Críticas

LOS GIRASOLES CIEGOS

En los últimos años el realizador José Luis Cuerda ha intentado llevar a la pantalla El Hereje, la adaptación cinematográfica de la novela de Miguel Delibes, y cuyo protagonista podrí­a ser Eduard Fernández. Se trata de un proyecto arriesgado y de alto coste, y que ningún productor está dispuesto a financiar. Hasta que alguien de luz verde a este ambicioso proyecto, el realizador ha tenido que tirar de otra serie de pelí­culas, como  la más que fallida La Educación de las Hadas que se estrenó hace dos años y que estuvo protagonizada por Ricardo Darí­n, o la que se ha estrenado recientemente, Los Girasoles Ciegos.

los-girasoles-ciegos-critica-javier-camara-maribel-verdu-roger-princep.jpg

Los Girasoles Ciegos intenta continuar el éxito de La Lengua de las Mariposas, una cinta que en el momento de su estreno gustó casi por igual a crí­tica y a público, y que fuera de nuestras fronteras llegó a tener aceptación, incluso Woody Allen habló maravillas de esta pelí­cula. Rafael Azcona, fallecido el pasado mes de marzo, guionista de La Lengua de las Mariposas, y el propio Cuerda, adaptaron algunas de las historias que componí­an la exitosa novela de Alberto Méndez, que murió a los pocos meses de la publicación del libro.

Si la acción de La Lengua de las Mariposas terminaba con el inicio de la Guerra Civil, la de Los Girasoles Ciegos se sitúa en el año 1940, meses después de que finalizara la contienda nacional. Los protagonistas son Lorenzo (Raúl Arévalo) un joven diácono y Elena (Maribel Verdú), una joven viuda que tiene a su cargo a su hijo de siete años (Roger Princep). Ambos cargan con una pesada losa, él participó en la guerra, en el bando nacional, y marcado por lo que vio en ella, arrastra una crisis vocacional y duda de su valí­a como sacerdote, y ella ha hecho creer a todos que es viuda, pero en realidad tiene a su marido, un profesor republicano (Javier Cámara), escondido en su casa, y vive con una doble incertidumbre, ya que además ocultar al marido, ha visto cómo su hija embarazada se ha escapado con su novio, un poeta comunista. El diácono es enviado a dar clases a un colegio ahí­ será donde conoce a Elena, se obsesionará con ella, poniendo en peligro todo el mundo de la mujer.

los-girasoles-ciegos-critica-maribel-verdu.jpg

Azcona y Cuerda no decidieron tomar los cuatro relatos que componen Los Girasoles Ciegos, sino adaptar el que para ellos era el más cinematográfico, el protagonizado por el diácono que intenta esconder su lascivia, y dejar en un segundo plano otro de los cuentos, el protagonizado por un poeta comunista que huye de la guerra junto a su novia embarazada. La cinta tiene un buen guión, que posee buenos diálogos y buenos momentos, pero el problema es que estos buenos momentos se quedan en el papel, aunque la culpa no es ni de Azcona ni de Cuerda, este último en la calidad de director y guionista.

La culpa es de un fallo de casting garrafal, que reside en el actor encargado de dar vida al diácono protagonista, Raúl Arévalo. Una verdadera decepción la que me he llevado con este intérprete. Personalmente creo que es de los mejores actores que han salido en los últimos dos o tres años, de hecho me gustaron mucho sus trabajos en Azuloscurocasinegro, El Camino de los Ingleses y Siete Mesas de Billar Francés, por la que fue candidato al Goya al mejor actor de reparto. Pero su trabajo en Los Girasoles Ciegos es un quiero y no puedo, en donde no consigue funcionar, tan solo lo hace cuando no se enfrenta a ninguna situación dramática, ni cuando tiene que compartir plano con Maribel Verdú, José Ángel Egido, Roger Prí­ncep o Fernando Ransanz, que literalmente se lo comen, por lo que finalmente se salva en una o dos escenas. Una lástima.  Arévalo en la piel del diácono está tan perdido como servidora intentando buscar desesperadamente la salida en un concierto de Melendi, una de mis pesadillas más recurrentes.

los-girasoles-ciegos-critica-raul-arevalo.jpg

Maribel Verdú está de nuevo espléndida, demostrando una vez más que cuando acierta en sus proyectos es de las mejores actrices que hay en este paí­s. Lo clava interpretando a esta mujer que hace de la mentira su mejor arma para proteger a los suyos, y por cierto, tremendamente parecida a Charo López, de hecho si se llega a hacer esta pelí­cula hace 25 años la salmantina serí­a la protagonista. Javier Cámara intenta hacer una interpretación desde la contención, queriendo convertir a su personaje en un muerto en vida, algo lógico ya que lleva varios años encerrado en su casa, pero el resultado no hay quién se lo crea, y por momentos hacía reír al personal con sus pretendidas escenas dramáticas. Roger Princep es pura frescura y consigue no caer repelente, algo bastante difícil en los niños actores, espero que no vaya perdiendo la naturalidad con los años. Y finalmente José Ángel Egido, que es un gustazo verle siempre, da igual lo que haga que este hombre siempre lo borda, en sus pocas escenas está inmenso.

Destacable es también el trabajo de ambientación así­ como la música compuesta por Lucio Godoy.

Los Girasoles Ciegos podrí­a haber sido una pelí­cula notable lamentablemente no se ha conseguido ese resultado.

LO MEJOR: El guión de Azcona y Cuerda y el buen hacer de Maribel Verdú y José Ángel Egido, este último merecedor del Goya al mejor actor de reparto.

LO PEOR: La interpretación de Raúl Arévalo. Y he querido dejarme lo peor de lo peor para el final, y es la aparición de Martí­n Rivas que interpreta al poeta huido. Vale que este chico ponga cachondas a las adolescentes al enseñar cacho en El Internado o en las portadas del Nuevo VALE, pero tiene el talento interpretativo de una almeja, como a alguien de la productora se le ocurra la genial idea de proponerle como actor revelación en los próximos Goya, la liaré parda, lo aviso.


José Luis Cuerda | Rafael Azcona, José Luis Cuerda, basándose en la novela de Alberto Méndez | Maribel Verdú, Javier Cámara, Raúl Arévalo, Roger Princep, José Ángel Egido, Irene Escolar, Martí­n Rivas | Hans Burmann | Nacho Ruiz Capillas | Lucio Godoy | Balter Gallart | Fernando Bovaira, Emiliano Otegui, José Luis Cuerda | Simón de Santiago | Sogecine, Producciones Labarouta, Producciones A Modiño, Estudios Organizativos y Proyectos Cinematográficos S.L. | Alta Films | 6 |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Yuna

    Mary Carmen, la pelí­cula no la he visto pero Raúl Arévalo me suele convencer como intérprete, no creo que esté tan mal. En cuanto a mi paisano Martí­n Rivas está todaví­a empezando como actor y no me parece malo y además con lo joven que es aún puede mejorar mucho, le queda camino por recorrer. Según tengo entendido el suyo es un papel bastante breve, creo que este chico se merece que se le dé una oportunidad. En cuanto al fenónemo creado por la serie que protagoniza, es algo temporal y externo al trabajo que pueda realizar como actor. No me parece justo que se le juzgue por eso.

  • George Kaplan

    Me resulta curioso que apenas pones mal ningún aspecto de la pelí­cula (dirección, guión, ambientación,´todo bien), pero sin embargo dices lo que pudo ser y no fue, sólo por la interpretación de Arévalo (que de verdad a mí­ tampoco me pareció tan mala) y por la del chorbaco ese que sí­ que me dio vergüenza ajena.

    En resumen que estoy de acuerdo en casi todo contigo salvo en que la nota general deberí­a ser algo más alta y no estar tan lastrada por esas 2 interpretaciones. Creo que como mí­nimo el trabajo de la verdú y Cámara lo merecen.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodrí­guez

    Ese es un momento gramático como dirí­a mi adorada Cándida Villar.

  • Balinese

    Yo estoy con Biniwoo en relación a lo que dice sobre la peli de Woody Allen. Y Raúl Arévalo yo creo que tampoco estaba tan mal. Respecto a lo de la almohada no pienso que fuera precisamente cómico…

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodrí­guez

    Pues estoy empezando a pensar que soy yo la que tengo el problema con Raúl Arévalo. Lo que habí­a visto de él me habí­a gustado mucho, le encuentro un actor muy natural e incluso un robaescenas, pero aquí­ se me cayó desde la primera escena, en la que comparte conversación con el Rector, no llegó a convencerme y durante todo el metraje estuve pensando en otros actores que podí­an interpretar su papel, sin llegar a una clara conclusión. Y si estuve así­ durante toda la pelí­cula pues no pude conectar mucho con ella, y es una pena porque tení­a elementos que sí­ me gustaban mucho.

    Y por lo demás, yo no habrí­a borrado la parte del campo pero sí­ la hubiese desarrollado algo más y evidentemente habrí­a elegido a otros actores, mejor dicho, habrí­a elegido a actores.

  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    A mi me parece bastante mejor peli que la de Woody Allen. Mucho más sólida (tienen la historia clara).

    A mi Arévalo tampoco me molestó

  • Miller. G.

    pues eso, suerte en Hollywood! …y a por los Rotten Tomatoes;)

  • regm2007

    Yo también opino que Arévalo no estuvo tan mal, pero le dieron más toques de comedia a su personaje de los que debieron, y le restan seriedad (¡hay que ver lo que le hace a las almohadas!). La mejor Verdú, sin duda. Javier Cámara no suele gustarme pero mal no lo hace. El niño ya tení­a antecedentes conmigo por El Orfanato, pero bueno. Elgido está muy bien. La música y fotografí­a muy buenas. Para mí­ sobró la historia del campo (la de Elenita y el muchacho) que ni me agradaba ni pinchaba ni cortaba en la historia, y además como bien decí­s los dos actores encargados de esa parte están terribles. En general lo peor de todo fue que antes de que comenzara me pusieron el tráiler de Camino, y llevaba intentando eludirlo desde que salió. Pues toma, bien grande. Desde luego, me deprime el tráiler, si viera la pelí­cula tendrí­a que ir al psicólogo. Volviendo a los Girasoles, no me ha gustado tanto una pelí­cula española desde El Laberinto del Fauno: 7’5/10.

  • Mimic1

    Mary Carmen, estoy contigo en todo menos en lo de Arévalo… yo no lo veo tan mal, a mi me dejó perpleja no se. Y vamos, lo del chico ese del Internado, el Rivas,… es que yo habrí­a quitado todas las escenas de esta parte, ya no es solo que los actores estén mal… es hacerlo desaparecer todo. No entiendo como Jose Luis Cuerda pudo dar como buena una interpretación como esa… porque la chica también, tela marinera.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast