Críticas

TIRO EN LA CABEZA

Si alguien, a pesar de mi encarecida advertencia, o por simple curiosidad, decide finalmente adentrarse a ver Tiro en la Cabeza, una de dos, o es un estandarte de las más radicales tendencias del gafapastismo extremo (en el cual, con nombre, todo vale), o más vale que entre al cine repitiendo: “Jaime no se está riendo de mí­, Jaime no se está riendo de mí­, Jaime no se está riendo de mí­â€¦â€.

Es muy complicado comenzar a hablar de una pelí­cula que lo es por el simple hecho de haberse realizado con una cámara y proyectado en pantalla grande. De no ser así­, serí­a más sencillo encerrarla en una sala oscura de museo para que la gente se la quedara mirando un rato y luego prosiguiera su camino comentando lo mucho que te puede haber sugerido. Tiro en la Cabeza no tiene ritmo. No tiene diálogos AUDIBLES. No tiene información.

tiro-en-la-cabeza-critica-1

Habrí­a que haberlo grabado. Una montaña de acreditados formando una enorme cola en el festival de San Sebastián, pegándose por entrar y luego saliendo a los diez minutos, tras comprobar que la pelí­cula no va a ofrecer absolutamente nada. Pongámonos en situación: el film de Rosales muestra la vida normal de un hombre desde planos lejanos, de modo que ninguna de sus conversaciones se escuchan, a pesar de que los protagonistas hablan, se relacionan, gesticulan. Cuando digo ninguna, me refiero a NINGUNA, ninguna se escucha. Una vida normal, aburrida. O simplemente, no peculiar. Personas que van y que vienen y que nos importan una mierda, porque ya la pelí­cula da igual.

Mientras la veí­a pensé que Rosales se estaba descojonando de todo el mundo en sus narices, luego que simplemente se creí­a un genio creador por encima del resto de los mortales y luego que se estaba descojonando otra vez. La pelí­cula seguí­a sin que nada pasara. Plano largo de ventana. Plano de estación. Plano de bar. Rosales en su casa se seguí­a riendo de mí­ blandiendo sus Goyas en ambas manos. Plano interior. Plano de coche.

Por si fuera poco, no creo que un tema tan crudo como la violencia etarra se pueda tratar a la ligera como le salga de las narices al primer inventor del octavo arte que aparezca. ¿Qué pretendí­a? En sus palabras, mostrar el absurdo de la violencia, desnaturalizándola. Pero no creo que para mostrar el absurdo de un asesinato sea necesaria hacer una pelí­cula absurda. Creo que los tiempos en los que se pensaba que para mostrar el aburrimiento habí­a que aburrir ya pasaron, o al menos, ya deberí­an haberse superado en un ejercicio de cine inteligente. En este caso, es mucho peor porque Rosales entra en el juego como un elefante en una cacharrerí­a, con un desprecio por la muerte y una benevolencia final hacia los etarras impropias de su presuntamente inocuo acercamiento.

tiro-en-la-cabeza-critica-2

Sin duda hay quien ya ha calificado a esta pelí­cula de genialidad. Por mí­, que Rosales haga todos los experimentos fí­lmicos que quiera con su familia y los amigos que le aguanten. Si no me creéis, a ver que pensáis en la sala de cine tras veinte minutos de pelí­cula. Sencillamente os descojonaréis de muchas cosas: cómo un individuo puede rodar algo así­, presentarlo y que ciertos medios pierdan el culo por él. Seamos serios. Nadie habrí­a ni terminado de ver este objeto fecal si no fuera firmado por quién está firmado. Y os podréis descojonar aún más del resto de personas en la sala, mirando atentas como no pasa absolutamente nada en pantalla. Y con un poco de autocrí­tica, uno se puede acabar deshuevando de sí­ mismo y pasarlo estupendamente.

Samuel Rodrí­guez (colaborador).


Jaime Rosales | Jaime Rosales | Ion Arretxe, Iñigo Royo, Jaione Otxoa, Ana Vila, Asun Arretxe, Nerea Cobreros, Iván Moreno, Diego Gutiérrez, Stephanie Pecastaing | Óscar Durán | Nino Martí­nez Sosa | Ion Arretxe | José Marí­a Morales, Jaime Rosales y Jérí´me Dopffer | Miguel Morales | Fresdeval Films | Wanda Films |
  • Mercucio

    Creo que entiendo por donde va ataulfo.Me parece que lo que el dice es que en lo que nos debemos centrar ees en las hora, hora y media, dos, que debe durar la pelicula, en su argumanto, en lo que hacen los personajes, y alejarnos del director, movimientos politicos, financiaciones, y demas cosas que rodean la pelicula. Pero creo que tengo una explicacion para el.
    Claro que debemos meternos con la financiacion de esta pelicula.Y con cualquier financiacion de cualquier pelicula, que sea ta REMATADAMENTE MALA como la soledad, o Tiro en la cabeza. Y te dire porque. En españa, Hay ua buena cantidad de gente que quiere dirigir cine. Cine logico, con argumentos, conDIALOGOS, con PLANOS BIEN TOMADOS, con logica, con cerebro, que es lo que le han volado a esta pelicual de untiro.(jeh, chiste facil.)Nos metemos con su financiacion porque hay directores serios, que no se rien del espectador y que dicen; vamos a hacer una peli logica… y no tienen financiacion. Ejemplo, Los clientes del bar de las 7:35 de la mañana de Nacho Vigalondo, son sus familiares, y amigos.
    Nos metemos con su financiacion yy con la pelicula entera porque se rie de gente que tiene mas derecho que el fucking rosales a hacer cine.
    creo que esta claro….creo.

  • Mr.Chance

    Ummm, que curioso. Leyendo la critica de esta pelicula y los “jugosos” (algunos) comentarios posteriores de los usuarios, me he fijado que en el encabezado de la pagina (justo debajo del logo) esta una de las frases aleatorias que mas me gustan y con las que nos obsequian en cada visita en LHP;

    “”Tengo diez mandamientos. Los primeros nueve dicen: ¡No debes aburrir!”” – Billy Wilder

    Punto pelota.

  • http://www.costroblog.blogspot.com Gonzo

    Rosales es el Crispin Glover español

  • Billy Corgan

    No es “criticar por criticar” es remarcar el hecho de que el sr. Rosales es un pésimo cineasta. Además va de iluminado, manejando grandes conceptos como la “polivisión” solo para enmascarar el hecho de que no tiene ni puta idea de filmar. Te doy la razón Ataulfo en que esta discusión no va a ninguna parte, ya que no hay nada que discutir. Es evidente: ¡¡¡JAIME ROSALES ES UNA CASTAÑA CINEMATOGRAFICA, UN OPORTUNISTA Y UN TIMADOR.¡¡¡

  • Ataulfo

    Yo no he dicho que ataquéis a Rosales porque sea diferente, sino por comentarios como decir que Rosales es un “niño rico y enchufado”, o que otros autores han sufrido más que él para estrenar su obra, lo cual no lo veo precisamente como una crí­tica cinematográfica. Seguimos atacando a las personas en vez de ceñirnos al cine, cuando para colmo creo que nadie lo conoce personalmente y todo lo que sabemos de él es de oí­das. Criticar por criticar, el deporte nacional lo llaman.

    No creo que lleguemos a ninguna parte con esta discusión, y más si cada uno interpreta como le place los mensajes del otro. Si veo esta pelí­cula daré mi opinión, de momento lo único que puedo decir es que “La soledad” me gustó, no como cine experimental (que no lo es tanto) sino como pelí­cula en sí­.

  • Billy Corgan

    No olvidemos que el Sr. Rosales conscientemente ha utilizado el tema del terrorismo etarra, no porque le preocupe, sino porque sabe que va a conseguir mucha publicidad gratuita sobre la pelí­cula y sobre su persona, esto último me temo que es lo que más le importa. Lo peor no es que sea un niño rico, un enchufado etc… Lo peor es que es un soplagaitas, como he dicho en múltiples comentarios, sin ningún talento para el cine y ademas de un efectista que resulta bochornoso, propio de un cineasta amateur. Yo no le ataco por ser experimental, sino por ser un mal cineasta con muchos amigos y creo que es necesaria la critica para que este tipejo no se perpetue en nuestro cine.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast