Críticas

SANTOS

Anoche pude ver Santos en la premiere madrileña de la pelí­cula, en los cines Kinepolis de Pozuelo, en la Ciudad de la Imagen. Como sabéis es una peli que llevaba bastante tiempo esperando y estar allí­ compartiendo sala con los responsables de la pelí­cula, especialmente con el amabilí­simo Nicolás López, era ya un acontecimiento. Así­ que en esa tesitura me resultó bastante extraño encontrarme ante una pelí­cula que me produjo sensaciones encontradas.

Santos es una pelí­cula hecha por un auténtico freak, que bebe mucho de experiencias personales y que entremezcla aventuras, humor y amor a partes iguales. Pero además, Santos contiene una mitologí­a propia (que Nicolás López ya ha dicho en alguna ocasión que querrí­a ampliar si el éxito de la pelí­cula lo permitiese) que también se esmera en aunar estos tres pilares de la pelí­cula. Esa mitologí­a planteada por Nicolás López quizás ya de entrada resulta demasiado enrevesada y demasiado explicada a lo largo de la pelí­cula. De entrada es muy bizarra y a lo largo de la pelí­cula introduce nuevos elementos que al final hay que explicar a través del personaje que ejerce de mentor/narrador, el Antropomosco encarnado por Willy Toledo. Una retorcida trama, al menos tal y como se cuenta, que exigirá a más de un espectador tener cierta idea de los arquetipos que suelen verse en los cómics de superhéroes para encajar cada elemento en su lugar y tratar así­ de simplificar la cosa. Una trama que resulta compleja sin serlo y sin necesidad de que lo sea. A fin de cuentas lo que López nos cuenta es la historia de un perdedor acobardado que tendrá que hacer frente a sus miedos y complejos para cumplir una doble tarea, salvar el universo y reconquistar a su chica.

santos-2.jpg

En ese terreno más personal y menos fantástico es donde mejor funciona la trama, en el triángulo formado por el Niño Bola (Javier Gutiérrez), Laura (Elsa Pataki) y Pablo Antares (Leonardo Sbaraglia). Es la parte que mejor comprendemos y que mejor justificada está en la pelí­cula porque a fin de cuentas es la que habla de amores imposibles, de decepciones personales y de superar los complejos.

Pero no olvidemos los tres pilares que decí­a: aventuras, humor y amor. Los tres están presentes pero parece que cada uno vaya por separado. Me refiero a que hay momentos en los que convergen esos tres elementos pero hay algo que no me termina de cuajar. Hay momentos aparentemente cómicos que están narrados en un tono muy sobrio, y otros que en cambio parecen serios, se desvirtúan con algún elemento cómico que me descolocaba bastante. Es como si el director quisiera componer un cubo de Rubik en el que nunca termina de resolver todas las caras. En cada cara siempre queda algún cuadradito de otro color que te rompe los esquemas. Por ejemplo hay un cumpleaños al comienzo de la peli que empieza con tono cómico y al instante se convierte en un drama, que se vuelve a romper con la acción de uno de los personajes al final. O una escena entre Sbaraglia y Pataki donde el primero muestra su lado humano y al instante una acción humana se convierte en algo totalmente bizarro.

santos-1.jpg

Con todo, también hay momentos que funcionan muy bien, los que son puramente cómicos o los que plantean ya de inicio su tono épico de forma cómica y grandilocuente aposta. Esos momentos son sobre todo los protagonizados por Willy Toledo y Leonardo Sbaraglia. El primero porque es un actor de comedia estupendo, sabe marcar los tiempos y llevar los diálogos a un terreno muy natural. El segundo porque es a esta peli lo que Mugatu era a Zoolander. Sbaraglia se desmelena, sobre todo en la segunda mitad de la peli, y verle usar sus poderes resulta descacharrante en algunos momentos.

No me cuajaron tanto Javier Gutiérrez y Elsa Pataki, que si bien están correctos, los veo con muy poco feeling entre ellos. Además, siendo Gutiérrez el protagonista, no parece del todo convencido del papel que le ha tocado. Ni especialmente dolido cuando fracasa, ni especialmente convencido cuando decide afrontar la situación. Además su frikismo parece reducirse a sus camisetas cuando en realidad ese parece un aspecto esencial de su personalidad. Y eso quizás sea un problema algo más serio de lo normal, a fin de cuentas uno siempre acompaña al protagonista y para entrar en la peli uno tiene que creérselo del todo. A mí­ me costó.

santos-3.jpg

El aspecto visual del mundo creado por Nicolás López es uno de los puntos más notorios de la pelí­cula, aunque muchas veces la planificación parece sacrificada a favor de los efectos digitales (muchas escenas se rodaron sobre croma) con cantidad de planos frontales a la acción en esos momentos. Se nota el esfuerzo y en más de una escena la peli gana en espectacularidad, aunque otras veces el ordenador se nota bastante y más que sumar, resta.
En definitiva, una pelí­cula que me arrancó algunas carcajadas, pero que me dejó bastante tibio el resto del metraje, que incluso siendo breve (hora y media aproximadamente) se hací­a algo largo.

Quedo a la espera de la próxima pelí­cula de Nicolás, con Salma Hayek produciendo, porque no olvidemos que este tipo tiene 25 años, que a esa edad muchos sueñan con siquiera hacer un corto decente. Aquí­ hay futuro porque el tipo tiene su propio universo, y éste, es apto para un gran público. Es cuestión de ir puliendo aristas.


Nicolás López | Nicolás López | Javier Gutiérrez, Elsa Pataky, Guillermo Toledo, Leonardo Sbaraglia, Pablo Pinedo, Jenny Cavallo, Sebastián "Berta" Muñiz | Chechu Graf | Diego Macho | Manuel Riveiro | Nelson Daniel | José Manuel Lorenzo, Eduardo Campoy, Nicolás López, Elizabeth Avellán | Miguel Asensio | Boomerang Cine, Telecinco Cinema, Sobras Producciones | Buena Vista International | 4 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • juan_mas

    Aún no ha llegado al cine de verano de mi pueblo.

  • Nicolas Lopez

    Hey Juan_mas…
    pregunta, ¿la viste?
    Y si lo hiciste, que te parecio. Explayate. Abrazo,
    n

  • juan_mas

    Paparruchas, he dicho lo que pienso. Y paso de callarme cuando veo algo muy claro. Que sí­, que Nicolás ha sido muy amable, eso yo lo sé mas que de sobra. Lo ha demostrado cada vez que ha intervenido en esta página. Pero la peli tiene un montón de defectos que aquí­ solo se nombran de una forma un tanto superficial para no profundizar y llegar a la conclusión de que es una jodida bazofia. Aún así­ pienso que el tema de conocer al director no debe de intervenir en la elaboración de una crí­tica. Y vamos, digas lo que digas se nota al lejos…

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast