Críticas

QUEMAR DESPUÉS DE LEER

Sólo 8 meses después del estreno en España de No es paí­s para viejos, llega a nuestras pantallas la nueva pelí­cula de los Joel y Ethan Coen, Quemar después de leer. Llegan casi seguidas porque se rodaron casi a la vez, y los hermanos han sabido diferenciar perfectamente entre la agobiante sobriedad de la primera del caótico desparpajo en el que nos sumen en ésta nueva joyita basada, a saber hasta qué punto, en una novela de igual nombre escrita por un ex-director de la CIA. Joel y Ethan se han hecho con un reparto mayoritariamente de habituales o repetidores y fichajes estelares como Brad Pitt o John Malkovich para rodar un thriller de espionaje con mucho humor y la estupidez humana de nuevo como motor de los acontecimientos.

chad-y-su-mierda-de-espias.jpg

El argumento, como era de esperar, está lleno de giros que no puedes ponerte a contar sin revelarlo todo, pero la premisa principal es la siguiente: Ozzie Cox (Malkovich) es un iracundo analista de la CIA que pierde su trabajo y decide escribir unas memorias. Con un poco de mala suerte y la mano de su mujer (Tilda Swinton), una frí­a y manipuladora zorra que busca su información bancaria para poder usarla en un futuro divorcio, un cd con parte de las memorias y más “mierda de alto nivel” acaba en un gimnasio, en manos de Chad y Linda (Brad Pitt, posiblemente en su papel más desparramado y Frances McDormand), dos auténticos cenutrios obsesionados con el fitness y la cirují­a estética respectivamente, que trabajan allí­ y que intentan devolvérselo a su dueño a cambio de una “recompensa”… aunque eso signifique tener que ponerse a jugar a los espí­as.

Al cóctel se suman un polí­gamo agente federal bastante patán (Clooney), su pistola, y el artefacto que fabrica en su sótano, los omnipresentes agentes de la CIA que observan el ir y venir de personajes bajo las órdenes de un J.K.Simmons que no termina de encontrarle el sentido a lo que pasa, el pobre jefe de Chad y Linda, que no sabe cómo tirarle los tejos a ésta y tiene que conformarse con verla buscar novios por internet, y hasta la mismí­sima embajada rusa. El resultado es una disparatada pelí­cula “de espí­as” con unos personajes tremendos y algunas escenas que entrarán directas en la lista de highlights de los hermanos.

harry-pfarrer-en-la-cama-con-todas.jpg

Las interpretaciones son sin duda lo mejor de la pelí­cula. Cualquiera de los actores principales está genial en su papel, pero la palma se la lleva como era de esperar un Brad Pitt haciendo de musculoca que rebosa gracia y patetismo a partes iguales. El antaño macho alfa conocido como Tyler Durden se sirve de un tupé oxigenado, un abominable repertorio de bailes y un par de caras de poker para marcarse la interpretación más descacharrante de toda su carrera. Los hermanos Coen consiguieron peinar a Javier Bardem a lo Colón y que aún con esas diera miedo. Lo que han hecho con Brad Pitt ha sido una proeza de similares caracterí­sticas. George Clooney hace un papel que por momentos es casi de anuncio de Martini, un galán torpón y carismático, pero en otros momentos lo vemos como un auténtico maniático, y mucho se puede deducir de su curioso gusto para el bricolaje. McDormand remata un personaje decididamente idiota, Malkovich se excede cuanto quiere con el furibundo agente de la CIA con el que empieza toda la historia, Tilda Swinton se marca un papel que lleva “zorra despiadada” escrito en la frente y el gran J.K. Simmons sale poco pero lo borda con un par de escenas realmente divertidas que te dejan con ganas de más.

Absolutamente ninguno de los actores cojea ni un poquito, y, aunque no pase como en El gran Lebowski donde el carisma de los personajes se antepone a la historia (que llegada a cierto punto, te da lo mismo con tal de que el Nota, Walter y Donnie sigan en pantalla) sino que la historia prima sobre los personajes, todos tienen la gracia y, sobre todo, la estupidez de sobra como para que todas sus escenas queden bien.

ozzie-cox-llevando-fatal-la-jubilacion.jpg

Y supongo que ahora viene la terrible parte… el tener que compararla con otras pelí­culas de sus creadores. Los Coen son unas máquinas de hacer cine que todaví­a no han estrenado una pelí­cula que sea realmente mala; (incluso las más flojas, como por ejemplo Ladykillers, tení­an algún momento y/o personaje memorable) y por otra parte nos han regalado al menos 3 obras maestras, a agregar más según gustos personales. Quemar después de leer, al menos en su primer visionado, gusta bastante, pero no llega al Olimpo de sus directores. Podrí­a situarse entre Fargo y El gran Lebowski en cuanto a temática, aunque le falta la seriedad del “noir” de la primera y el carisma de los personajes de la segunda para poder compararse a ellas.  A su favor voy a decir que todas las pelí­culas de los Coen me han parecido mejores con el paso del tiempo, aun las que me parecieron muy buenas a la primera, y que no encuentro motivo alguno para sospechar que no vaya a pasar lo mismo con ésta.

Resumiendo: Quemar después de leer es, ante todo, una pelí­cula de los hermanos Coen. Eso deberí­a bastar para que estuvierais corriendo dirección cine. Si no os basta, decir que es divertida, con un humor que, pese a estar basado en la idiotez, es bastante inteligente, su correspondiente ración de violencia, poca pero bien servida, unas actuaciones geniales, alguna que otra escena para el recuerdo y, para quien le valga como razón, Brad Pitt haciendo bailes ridí­culos. Y mierda de espí­as. Mierda de alto nivel.

Lo mejor: Casi todos los protagonistas tienen algún momento estelar. El encuentro entre Chad y Cox. La visita a la embajada. La escena del armario. Las dos escenas de J.K. Simmons, incluyendo la frase final.

Lo peor: Siempre esperas un poco más de los tí­os de El gran Lebowski. Alguna que otra escena que no viene mucho a cuento (Cox con su padre, o en la cena) Que no le dieran un papel a Steve Buscemi.

Isaac Mora (colaborador).


Joel Coen, Ethan Coen | Joel Coen, Ethan Coen, Stansfield Turner | Brad Pitt, George Clooney, John Malkovich, Frances McDormand, Tilda Swinton, J.K. Simmons, Richard Jenkins, David Rasche | Emmanuel Lubezki | Joel Coen, Ethan Coen | Carter Burwell | David Swayze | Joen Coen, Ethan Coen, Tim Bevan, Eric Fellner | Robert Graf | Working Title Films | Universal | 10 de octubre del 2008 | 8 |
  • Nimbex

    La he visto esta tarde y me lo he pasado pipa. Coincido con la mayorí­a: el señor Pitt se sale. Y los demás también, están todos absolutamente geniales: Clooney, Malkovich, McDormand, Simmons, Swinton. Sencillamente geniales.

  • Jabbo

    Vengo de verla, y ha sido un disfrute increí­ble. La última escena, con J.K. Simmons, ha provocado que toda la sala acabemos llorando de la risa. Me parece buena, acertada y redonda, no cojea por ningún lado, y no hay actores, hay reparto, actúan como equipo, sin protagonismos ni chorradas de ese tipo. Y la sorpresa de lo que está Clooney construyendo es brutal.

Críticas

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

sicario el dia del soldado

El camino a la redención.

theendlessport

Nunca caminarás solo, hermano.

Twitter

Podcast