Noticias

SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID

Madre mí­a. Ha sido llegar a Valladolid y comprobar que, aunque las comparaciones son odiosas, la organización de este festival anda muy muy lejos de muchos otros, como el de San Sebastián. Con esto no quiero decir que no me alegre de haber venido (señoritas de prensa, el año que viene quiero volver otra vez… eh?). Pero el caos que impregna a organizadores, público y prensa es alucinante.

Caos en la Seminci

Bueno, vamos allá. En primer lugar, cuando pregunto a qué sesiones y cómo puedo asistir como prensa, las simpáticas azafatas me dicen: “pues no sé, como cada dí­a cambian…” ¿¿?? ¿Cómo? Finalmente me hacen apuntarme en una lista para conseguir invitaciones, emplazándome a volver en un rato para recogerlas… cuando volví­ nadie me las pudo dar. Me remitieron a las taquillas del propio cine, de allí­ a la entrada, y de allí­ a la zona de prensa otra vez… y así­ parece ser que con todo el mundo. Imposible organizarse y desde luego que aún no he visto una entrada. Consigo colarme discutiendo a golpe de acreditación con el puerta. Para el público la cosa tampoco está mucho mejor…

En su caso, parece ser que es el primer año que venden las entradas por internet. Bien, pues en algunas sesiones han vendido el doble de entradas: unas por internet, y otras en taquilla, duplicadas, para la misma sesión. Imaginaos el pifostio que se puede montar en un cine con overbooking… Están dando en el clavo estos de la seminci.

Pero bueno… nos intentamos olvidar de todo esto. Vamos a la primera sesión, Los Reyes Magos, una pelí­cula finesa, o finlandesa, leches. Intimista y tal… bueno, ya me entendéis. La peli tení­a cosas salvables, aunque por un pequeño detalle… cada diez minutos los subtí­tulos electrónicos en español se evaporaban. Bueno, estaban también en inglés, se puede seguir, no hay problema… excepto por todo un patio de butacas gritando aplaudiendo y pataleando para que restituyeran los subtitulos. No hay manera humana de seguir una escena intimista así­. Os lo aseguro. El director de la peli, Mika Kaurismaki, se encontraba en la sala durante la proyección… y os podéis imaginar la mala leche que rezumaba al acabar la pelí­cula. Con toda la razón.

Mika Kaurismaki

Dos pelí­culas más pudimos ver ayer, la primera Hollywood contra Franco, un documental sobre cómo retrataban desde América a nuestra querida patria durante la época de Paquito. Tienen buenas intenciones pero da la impresión de que se le podí­a haber sacado mucho más jugo, ya que lo que se cuenta al final es sobre todo la vida de un brigada internacional, y cae más en un sentimiento emotivo que no molesta pero que se aleja del meollo en el que se deberí­a centrar la peli. Tras ella, Flame y Citron, una historia situada en la Dinamarca nazi que cuenta la historia de dos activistas del grupo de resistencia danés contra los nazis. Impecable factura pero su historia no me llegó a enganchar, quizá por lo enrevesado de una trama cuya multitud de nombres germanos me abrumó.

Mientras escribo estas lí­neas en la sala de prensa, las azafatas preguntan periodista por periodista… ¿tú tienes ya tus entradas? “Las de hoy, cuanto más tarde, más probabilidades hay de que tengamos aquí­ tu entrada…” “Si puedes justo antes de la siete… están por la mañana las de la mañana y por la tarde las de la tarde…” y eso teniendo en cuenta que cada cine se rige por una norma distinta. Espero que se le tomen como una crí­tica constructiva…

Más información en el Blog Mal de lo mí­o.

Samuel Rodrí­guez Cimiano.

  • Fallen

    Sí­ que es verdad que hay un desajuste en la organización, pero esperemos que no empañe la calidad del Festival.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast