Críticas

SÓLO QUIERO CAMINAR

Solo Quiero Caminar puede interpretarse como el regreso de Agustin Diaz Yanes (uno de los guionistas más ilustres del cine español contemporáneo) al terreno que mejor conoce. Sólo Quiero Caminar es la secuela uno de mis pelí­culas favoritos de los últimos 20 años: Nadie Hablará de Nosotras Cuando Hayamos Muerto, posiblemente uno de los últimos grandes ejemplo del thriller español que durante la década de los noventa abanderaron gente como Barroso o Urbizu. Es, hasta la fecha, el mejor trabajo de Victoria Abril en pantalla y ella es el nexo común con este nuevo film, mucho más largo, mucho más ambicioso, más complejo y bastante más irregular. Sin embargo, es una pelí­cula que cuando se mete en harina consigue llamar la atención del espectador como pocas pelí­culas patrias y en el que la mayor parte de las interpretaciones son, particularmente las de Ariadna Gil y Diego Luna, fenomenales.

Conviene no ahondar mucho en la trama. Baste decir con que Gloria Duque (Abril) es la cabeza pensante de un cuarteto de mujeres que van por la vida a salto de mata, atraco chungo tras atraco chungo.  Tarde o temprano –más bien un poco más tarde de lo deseable– sucede lo que tení­a que suceder: cruzan sus caminos con una organización mafiosa mexicana cuya falta de escrúpulos es sólo comparable a su nivel de incompetencia, y de la que sobresale un joven asesino llamado Gabriel (Diego Luna) quien tiene la desgracia de caer rendido a los pies de la más demoledora, frí­a y simplemente badass componente del grupo, Aurora (Ariadna Gil), mujer con una misión en la vida: vengarse a saco.

caminar1.jpg

El problema de Sólo Quiero Caminar es realmente extraño, si tenemos en cuenta que detrás de esta peli se encuentra un hombre que lleva muchí­simo tiempo metido en este negocio. Es como ver la segunda pelí­cula de un director novel: sacrifica foco e impacto emocional por afán de espectáculo. La trama es compleja, sí­, pero es innecesariamente compleja. Y lo que es peor, Yanes no parece estar muy seguro de que la estemos entendiendo (quizás es por ello por lo que, durante la primera media hora, cada escena es acompañada por un texto que indica el lugar donde sucede la acción). Hay partes del film, como la mecánica del atraco principal, que se nota que están bastante bien discurridas en sí­ mismas pero el caso es que tampoco parecen encajar muy bien en el resto de la pelí­cula, que dedica gran parte de su tiempo a convertirse en un drama de personajes sin tener en cuenta que está jugando con demasiados elementos como para que nos concentremos exclusivamente en la psicologí­a de la friolera de al menos cuatro protagonistas. Esta amplitud de miras se veí­a venir en Nadie Hablará de Nosotras… pero funcionaba porque no importa a qué personaje se nos presentara: todo giraba siempre en torno a un centro, como era la relación entre Duque y su suegra, ¿recordáis?. Centro que aquí­ no hay porque Gloria Duque ve reducido su protagonismo y porque la supuesta heroí­na del film, Aurora, se pasa media hora en un taller, desarrollando un PEDAZO DE INVENTO QUE DE VERDAD HAY QUE VERLO.

Pero (y esto es innegable), lo que si mantiene respecto a su ilustre predecesor, es que debajo de esta maraña de tramas y conflictos se encuentran elementos bastante potentes. Es una pelí­cula bastante dura, bastante rica en situaciones (lo que por lo menos la convierte en bastante amena) pero sobre todo trata temas que muy pocos realizadores se atreven a abordar, en particular en lo que se refiere a la mujer, que para Diaz Yanes es una criatura sagrada, cuyo fruto de su vientre pisa el suelo dejando un rastro de luz. Amantes, esposas, viudas o madres, las mujeres de Diaz Yanes son un ejemplo de dignidad que tienen que aguantar dí­a tras dí­a las mamarrachadas de criaturas estúpidas dotadas de polla, lo que las convierte en protagonistas ideales de un thriller como está mandado. Sólo Almodóvar es capaz de construir personajes semejantes pero Yanes es superior porque si al realizador manchego “universal” le pierde la petarda que lleva dentro, a Yanes lo que le pierde es el espí­ritu cañí­ flamenquito –el tí­tulo es el mismo que el de un disco de Paco de Lucí­a–, y definitivamente me quedo con este último.

caminar2.jpg

Además, escribe muy bien los diálogos. Es verdad que algunos están impregnados-de-poesí­a-oigs que hacen rechinar los dientes, pero no molestan porque siempre están acompañando a una idea bastante clara, y explicada de forma normal. Claro está, hace falta intérpretes que sean capaces de decirlas sin que esto parezca el Romeo y Julieta de Baz Luhrmann. Abril lo hace (hasta dormida), Gil lo hace, y a pesar de que sigo teniendo enooooormes problemas con Pilar López de Ayala, quien interpreta cada maldito papel como si estuviera en una de Kieslowski, pues vamos a decir que sale del paso. El crack, de todas formas, es Diego Luna: quizás esa pinta a lo Reservoir Dogs está pasada de moda, pero en sus primeros diez segundos logra convertir a cierto mafioso mojabragas de la tele nacional en una maricona con patas. Recoge perfectamente el espí­ritu del inteligente asesino solitario en conflicto consigo mismo que se vio en el primer film con Federico Luppi, evoca la tradición histórica de Alain Delon en El Silencio de un Hombre (ojo al guiño) y escupe hasta el diálogo más enrevesado una facilidad que asombra.

Así­ que, en general, Sólo Quiero Caminar es una pelí­cula que es fácil de malinterpretar. Creo que tiene muchas más virtudes que defectos, pero éstos últimos cantan más que las primeras. Tiene el problema de que a veces es demasiado retorcida para su propio bien, y el espectáculo que nos presenta en pantalla es, en ocasiones, ligeramente extravagante (hay más disfraces que en una de Mortadelo, y lo del INVENTO es directamente de “pero no me jodas”). Sin embargo, hay que reconocer que sus últimos 60 minutos son un tiro y que, en el fondo, el pifostio que se nos ha presentado durante la mitad anterior contribuye de alguna forma a que el film termine llegando. Si somos capaces de discriminar lo que vale y lo que no vale, perdonar la abominable versión del Gimme Shelter que suena a mitad de pelí­cula, y centrarnos en que al fin y al cabo ésta es una obra de palomitas realizada por un buen cineasta, magní­fico escritor con ganas de volver a casa y quitarse de encima el follón organizado con su obra anterior, Sólo Quiero Caminar es una elección estupenda para reconciliarse brevemente con nuestro cine, porque visto lo visto en lo que llevamos de año, éste es el mejor ejemplo de 2008.


Agustí­n Dí­az Yanes | Agustí­n Dí­az Yanes | Ariadna Gil, Diego Luna, Pilar López de Ayala, Victoria Abril, Elena Anaya, Jose Marí­a Yazpik, Carlos Bardem | Paco Femenia | José Salcedo | Javier Limón | Rafael Mandujano | Eduardo Campoy, Pablo Cruz | Gael Garcí­a Bernal, Diego Luna | Canana Films, Drive Cine | Hispano Foxfilm | 7 |
  • naxete_69

    A mi no me gusta nunca comparar una pelí­cula con el libro en que se basa. Más que nada porque lo que importa es la pelí­cula, nunca puedes plasmar todo lo que entra en un libro ni el cómo se lo imagina cada uno. “Blade Runner” por ejemplo es mil veces mejor que el libro en el que se basa y de “Alatriste” no me he leí­do ni un libro pero me encanta la épica crepuscular que se le impregna al film, el tono clásico y el excelente reparto. Y eso para hablar de cine español ya es demasiado. Dí­az Yanes es de lo mejorcito que tenemos ahora en nuestro cine.

  • Comediante

    Silvia, con mis disculpas, intentaré mejorar tu fórmula:

    Sólo Quiero Caminar =

    Kill Bill + (“Follame” – sexo)
    ___________________________________ X Las Angeles
    de Charlie
    Pepa, Luci y Bom y… del Montón

    Oye, pues he visto combinaciones mucho peores.

  • http://www.lashorasperdidas.com alemanysocio

    naxete_69, respecto a lo de alatriste , entiendo perfectamente ese odio generalizado, yo lei los libros y me engancharon pero la pelicula me pareció una autentica mierda, y mira que habí­a dinero para hacer una buena pelí­cula, creo que con el paso del tiempo el cine español lo volverá a intentar y espero que consiga mejores resultados ( Y MIRA QUE SOY BASTANTE DEFENSOR DEL CINE ESPAÑOL)

  • naxete_69

    Sinceramente no encuentro ninguna lógica al odio que hay por “Alatriste”. A mi me parece una de las mejores pelí­culas españolas de los últimos años. Y por supuesto que “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” está entre los 10 mejores filmes españoles de todos los tiempos.

  • Silvia Broone

    Kill Bill a la española, así­ la definirí­a yo. Empiezo a pensar que los cineastas españoles se dividen en: salidos, obsesionados con la guerra civil, tronados, e Isabel Coixet. En la de tronados, creo que voy a meter al bueno de Yanes, que no sé que es lo que se mete, para que le saliera escribir esta pelí­cula.
    Aunque no lo parezca, a ratos me gustó. Es verdad, hay diálogos y situaciones buenos, también hay diálogos que parecen sacados de una canción de Sabina, en detrimento del realismo y la dignidad de la pelí­cula.
    A Yanes le gustan el flamenco, los toros y Cádiz. Me parece muy bien. Alguien que no sea Woody Allen, tiene que recuperar las esencias patrias como es debido. Aunque Ariadna Gil vestida de rojo, con una especie de bata de cola, como un toro bravo, o como la Pantoja diez años menos, me cabrea. Solo superado por lo de Pilar López de Ayala disfrazada de monja.
    Tema actores:
    Victoria Abril: siempre es la mejor.
    Pilar López de Ayala: demasiado fina para este tipo de papeles. Mejor en papeles a lo Juana la loca.
    Elena Anaya: es muy guapa.
    Ariadna Gil: sí­, actúa bastante bien, creo que es porque tiene poco diálogo, porque es otra de las que le falla la dicción.
    Diego Luna: no sé si actúa bien o mal, y además me da igual. Es muy atractivo.
    El otro mafioso: ¡es igualito a Figo!

  • juan_mas

    Cual es el ivento!!!? Por dios decidmelo!!

  • michelin

    Me timaron, la imagen que aparece en la pagina principal no corresponde a esta pelicula, es de la Mexicana “El Bufalo de la Noche” una de las peores peliculas mexicanas de las ultimas decadas y donde Diego Luna es orinado, asi es, orinado durante una escena sexual, jejejeje.

  • Manniano

    no comparto nada sobre los actores. Lopez de Ayala, Diego Luna y el jefe mafioso de largo los más entonados.
    Abril y Gil están nefastas y son la cruz de la pelicula, una con cara de mala leche durante toda la peli, sin ningun matiz, y la otra haciendo lo mismo de siempre, pero peor.

    la pelicula, muy justita pero con momento apreciables.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodrí­guez

    A ver si no tardo mucho en verla, y muy aguda esa comparación con el seudo Tony Montana que vuelve locas a las nenas (a mí­ no desde luego).

  • Parasiempre

    Me gustó mucho “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”. No he visto “Sin noticias de Dios” y “Alatriste” me pareció directamente el powerpoint más caro d ela historia del cine. Me encantan Victoria Abril, Ariadna Gil, Elena Anaya y Diego Luna. Este chaval me aprece infinitamente superior a su compatriota Gael Garcí­a y no entiendo como la fama internacional le ha llegado más a Bernal, pero bueno. Tampoco puedo con Pilar López de Ayala haga lo que haga la veo frí­a y distante, no se por que. Y ahora mismo, mientras llega Apaloosa, Choke y Quantum, creo que “Solo quiero caminar” es la mejor opción que hay en cartelera. Así­ que a verla deprisita porque las otras 3 están al caer.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast