Críticas

QUANTUM OF SOLACE

¿Para qué dejar pasar tiempo? ¿Eh?. Más o menos dos horas después de los eventos narrados en Casino Royale, Quantum of Solace arranca y James Bond ya está de nuevo liado a hostias. Buena o mala señal, dependiendo de cómo se mire. En mi caso, y ciento cuatro minutos después, esta esperada secuela termina y con ella, buena parte de las esperanzas depositadas en esta nueva revisión de la franquicia de James Bond, que aquí­ se deja de milongas y abandona el desarrollo de los personajes para centrarse única y exclusivamente en las escenas de acción. Lo que yo no veo absolutamente condenable, dado que al servicio de Marc Forster se encuentra básicamente el mejor equipo de especialistas que trabaja en la actualidad. En resumidas cuentas: Casino es un film de espí­as, Quantum se trata de un producto de hostias y explosiones presupuestado en 200 millones de dólares. Actuad en consecuencia.

quantum4.jpg

Quantum of Solace pierde buena parte del impacto de Casino Royale. Ya no estamos aquí­ para revitalizar franquicias sino para hacer olvidar al público las cosas malas que suceden de puertas afuera. Teóricamente, todo deberí­a ir mucho más “sobre ruedas” que en la entrega anterior. Daniel Craig maneja su personaje con total seguridad, sabiendo que esta vez no tiene que preocuparse de desarrollar las caracterí­sticas básicas de la persona en la que va a convertirse. O sea, Craig ya no es un tí­o que se está transformando en James Bond: YA ES James Bond. Y con ello viene lo que viene: toques de frivolidad, cochazos, pibones a juego –a las que no se camela con los ojitos, directamente se las folla–, malvados ligeramente excéntricos como el media mierda al que da vida Mathieu Amalric, combinados con el general golpista de-dónde-sea que tanto y tanto juego da últimamente, todo ello en escenarios de esos que se ven en postales, cuando vas a comprar tabaco.

Es decir, fórmula. Pero la fórmula no es mala, al fin y al cabo, todos los ingredientes que hacen de un film de Bond lo que es, se encuentran en Quantum of Solace ((Como nota personal: ésta una saga de la que me encanta hablar porque se ha prolongado durante más de 30 años: el resultado de las comparaciones entre los films es inabarcable, pero si bien se pueden ver muchas diferencias entre un film de Connery y otro de Brosnan, por ejemplo, la verdad es que existen constantes que se mantienen, y las encontraremos aquí­)). La fórmula no es mala, pero la manera en la que Marc Forster maneja el material es otro cantar. Lo que se lí­a, el pavo.

quantum3.jpg

Básicamente, este tipo no es un director de acción. No estoy hablando de las secuencias de explosiones, de persecuciones o de tiroteos. Me refiero a lo que sucede entre ellas. Me refiero a la tensión constante que creo que hay que mantener aunque no esté sucediendo nada en pantalla. Forster es un creativo todoterreno y visualmente es mucho más elegante que su antecesor, Martin Campbell. En Quantum of Solace encontramos momentos nunca vistos anteriormente en un film de Bond (la banda sonora cobra vida propia en determinados momentos, como el tiroteo en la Ópera) y el diseño de producción (sobre todo en el escenario del clí­max del film) brilla especialmente. Pero Forster nunca termina de encajar las piezas, y eso es algo que Campbell sabí­a hacer y muy, muy, muy bien porque no serí­a un creativo, pero desde luego era un artesano y un profesional como la copa de un pino.

Quantum of Solace puede resumirse así­: hablamos, explosión, hablamos, explosión, hablamos, explosión. No hay incertidumbre sobre el desarrollo de las relaciones entre los personajes, ni hay mucha más profundidad en el personaje de Bond salvo en un par de escenas que comparte con un viejo conocido de Casino…, el intérprete Giancarlo Giannini (con su solidez habitual). La relación amor-odio con M permanece imperturbable y en lo que la parte que le toca a las chicas, todas han dejado de tener esa cualidad misteriosa que convirtió a Eva Green en una de las mejores chicas Bond del cine reciente. Olga Kurylenko es absolutamente espectacular, y gracias a la solidez de esta franquicia recibe buenas lí­neas de diálogo, y cierta dimensión. Pero todo lo hemos visto el año pasado. En vez de profundizar, nos mantenemos con el mismo rollo.

quantum2.jpg

Pero si la trama es más enrevesada de lo que deberí­a ser (y mucho más a la gornú: Bond se limita a dejar chorros de cadáveres, causar enorme devastación material, conseguir medios de transporte de forma más bien difusa, y recopilar pruebas que pasa a Inteligencia, para que ellos le lleven a la siguiente fase del juego)  las escenas de acción son de lo mejorcito. Vale que Forster no tiene ni idea de situar geográficamente una persecución, pero el film cuenta con extraordinarios especialistas, y los efectos digitales prácticamente brillan por su ausencia. Son secuencias dinámicas, un poco repetitivas –bastante saltito, bastante pelea–, vale, pero sumamente espectaculares. A pesar de ser el film de Bond más corto, es el que más escenas de este tipo contiene, y van a dejar satisfecho a la mayor parte de la audiencia que busca entretenimiento a saco.

A la parte minoritaria que desea ver algo más de introspección… bien, qué puñetas de introspección vamos a ver en una del 007, ¿verdad?. Pero sí­ que se agradecerí­a la misma variedad de situaciones que en Casino Royale –me refiero, por ejemplo, a las magní­ficas secuencias del póker o el rescate del avión–. Quantum mantiene, en lí­neas generales, la aproximación “realista” de su predecesora –en particular en la fotografí­a– aunque nunca termina de escaparse a la sensación de que, con tantas tramas como cierra, en realidad estamos asistiendo a la parte de Casino Royale que quedó por rodar. Y si a eso le sumamos las inmensas cantidades de “esto ya lo he visto”, pues en general me parece que estamos ante una secuela bastante decente y tremendamente profesional en lo que acción se refiere, pero que se queda un poco corta en sopresas, intriga y gente interesante. Y por gente interesante, me refiero a personajes como el agente de la CIA Felix Leiter, al que da vida un excepcional Jeffrey Wright, y que acojona en la primera escena, y ni siquiera dice ni mu. Leiter nos recuerda que gente como él o Bond, de vez en cuando y sin agitar, batir, o matar al perro a hostias, compensan mucho más que 300 kilos de TNT. Eso último, a este film le sobra.

quantum1.jpg

¡¡¡FERNANDO GUILLÉN-CUERVO!!!. FUCK. ME!!!


Marc Forster | Paul Haggis, Neil Purvis, Robert Wade | Daniel Craig, Mathieu Amalric, Olga Kurylenko, Judi Dench, Jeffrey Wright, Gemma Arterton, Giancarlo Giannini, Jesper Christensen | Roberto Schaefer | Matt Cheese, Richard Pearson | David Arnold | Chris Lowe | Barbara Broccoli, Michael G. Wilson. | Callum McDougall, Brian Miller, Anthony Wade | MGM, Columbia Pictures, Danjaq, Eon Productions | Columbia Pictures | 6 |
  • http://angeloydiabolo.blogspot.com/ Angelo y Diabolo

    lo malo es q para disfrutarla en su totalidad haya q verla conjuntamente con casino royale, normalmente las pelis de bond no estan muy conectadas entre si salvo por los secundarios comicos…
    lo mejor es q esta preparando el terreno tanto para Q como para moneypenny… a ver si aparecen de una vez!!!!

  • mariana

    Una pena. Lo siento por Bond. Si van a seguir así­ que le dejen morir en paz.
    El doblaje de pena. Puede parecer una cosa menor, pero no lo es, sobre todo el de la chica.
    Parece un anuncio de desastre total. Escenas de acción a todo trapo, sin conexión, que solo sirven para demostrar lo cachas que está Craig (no lo pongo en duda). Un guión de pena, y, para el contenido que tiene, le sobra la mitad de metraje.

    No es que las pelí­culas de Bond, de ninguna época destaquen por el guión, pero es que aquí­ no hay nada, ni siquiera algo del glamour, o el estilo, o ese algo que hace a Bond, con licencia para matar, con clase. James se podí­a haber llamado de cualquier otra forma.

  • rafael garcia

    Respecto a lo que dicen algunos de que esta es un paso atrás con respecto a la mejoria de guión, historia y personajes de “Casino Royale”.
    Creo que el gran problema es que a los productores de sagas con tanto “fandom” les asusta las opiniones de un sector de la audiencia, que aunque minoritaria suele ser la más ruidosa.
    Es el sector más talibán y fanático, ese cuya idea de “renovar” la saga sea que Bond use un Lotus en lugar de un Aston Martin, es decir en modificaciones tan intrascendentes que pasan inadvertidas para todo aquel que no es un “talibán” de la saga.
    Pero claro es que ellos quieren que cada 2 años se ruede LA MISMA PELICULA.
    Para esta gente, conceptos como buena historia, buenos dialogos…..son cosas sin importacia, lo único que importan es que se repitan las mismas situaciones y frases que han aparecido tropecientas veces.
    Pero es que encima tienes que aguanta que critiquen la falta de coherencia y credibilidad en el argumento de “Quantum of Solace”, al mismo tiempo que alaban pelí­culas tan coherentemente lógcas como “Goldeneye” o “La Espia Que Me Amó”(la última de 007 es “cinema verité” comparada con estas).

  • Sr. Libro

    Tras muchos meses vuelvo a escribir en esta página; saludos a todos!!!!!
    Con respecto a la peli, voy a decir lo que me produjo al verla, que no es otra cosa que ABURRIMIENTO. En poco tiempo nadie hablará de ella. Una pena porque Casino Royal si estuvo a la altura.

  • davidoxxx

    Por cierto “alemanysocio”, te perdono lo de que Daniel Craig supere a Roger Moore, porque me parece la época mas ridí­cula de Bond, pero JAMAS, y digo JAMAS, le hará sombra a Sean Connery, además de que viendo lo visto, ni siquiera le van a dar la oportunidad.

  • davidoxxx

    Creo que aquí­, se esta hablando de esta pelí­cula, en muchos casos, desde el respeto a la anterior, y es por eso que no deja de hacérsele referencia constantemente, porque “Casino Royale” si que marco una clara mejorí­a, en cuanto a argumento, calidad de los personajes, y acción, en comparación con lo que se habí­a convertido la saga desde hacia tiempo (bastante tiempo por cierto).
    La combinación de “Casino Royale” simplemente era perfecta para reinventar a James Bond (cosa que le hacia bastante falta al personaje), y no me cabe la menor duda de que si en esta segunda parte, se hubiera siquiera intentado seguir por esa lí­nea, la mezcla de ambas pelí­culas habrí­a sido acojonante. Pero por la contra, no estoy seguro quien cojones (seguramente la producción, esos caprichosos hijos de puta que tanto daño le están haciendo al cine), decide unir al nuevo Bond con el viejo, presentando una primera fase de la metamorfosis, y que apunta a ser mas pronunciada en las sucesivas secuelas, lo cual es una puta mierda, puesto que para volver a lo de antes, sencillamente que no hubieran hecho cambios.
    En definitiva es una pena ver que se pierde lo que prometí­a la anterior, y que sí­, que no esta mal de ver “Quantum of Solace” (el tí­tulo también se las trae), pero no es lo que un servidor esperaba ni mucho menos.
    Un saludo al foro y hasta otra.

  • Billy Corgan

    Vamos a ver, el problema de la pelí­cula no es que Marc Foster sea una mala elección, yo creo que el hombre hace lo que puede con una mierda de guion. Si os fijais esta es la pelicula de Bond con los malos mas cutres de la saga, como pueden pasar de Le Chifre( dios¡¡¡ este tipo llora sangre) al soplagaitas de Dominique Green y quedarse tan anchos, si algo han tenido siempre estas pelis, incluso las mas flojillas, son villanos carismáticos y los de esta ultima dan risa .

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast