Noticias

PORQUE SABEMOS LO QUE TE GUSTA

Directamente salido del éxito de Chinatown (ná, nominada para 11 oscars), parece ser que Roman Polanski decidió que ya estaba bien de tanto aplauso y tanto elogio. Dos años después, estrenaba El Qumérico Inquilino bajo la apariencia de ser la guinda del pastel: el regreso del, en ese momento, director puntero de Hollywood al terreno del que es consumado especialista: el thriller psicológico. Añádase que gran parte de la audiencia tenia bastante fresco el recuerdo de uno de los pilares del género, La Semilla del Diablo (1968) con lo que la Paramount, productora de este nuevo film, estaba frotándose las manos y haciendo espacio en la caja fuerte para guardar sacos de billetes. Poco sabí­a la Paramount y, sobre todo, la audiencia, que estaban a punto de enfrentarse con una de las mayores pajas mentales jamás vertidas sobre una pantalla de cine.

quimerico1.jpg

Lo primero es lo primero: Ambientada en Parí­s, El Quimérico Inquilino –recientemente editada en Dvd, y acompañada de un libretito muy cuco con fotos de producción, detalles del rodaje, y análisis del film–  está basada en la novela de Roland Topor, y se encuentra protagonizada por tí­mido y apocado oficinista conocido como Trelkovski (que ostenta la doble nacionalidad polaca y francesa, como el propio Polanski. Y está interpretado por el propio Polanski. Y es contí­nuamente asaltado por la sensación de que no termina de encajar en el paí­s en el que reside. Así­ que vamos a tirarnos del guindo y decir que el personaje protagonista es, realmente, Roman Polanski). El caso es que Trelkovski ha alquilado un apartamento aprovechando que el inquilino anterior ha tenido un pequeño accidente: se ha tirado por el balcón –cinco pisos– y ahora se encuentra en el hospital, a un paso de la muerte y con más vendas que una viñeta final de Mortadelo. Parece ser que la suerte sonrí­e a Polanski Trelkovski y por fin puede disfrutar de su nuevo espacio para vivir. Sólo hay un problema: pasados unos dí­as, Treklovski comienza a experimentar una serie de alucinaciones a cual más rara (vecinos inmóviles en el cuarto de baño comunitario, para empezar) y poco a poco, se le empieza a ir la pelota de forma considerable…

El caso de El Quimérico Inquilino es que pertenece a una época donde nadie estaba todaví­a muy seguro de qué hacer con las pelí­culas sobrenaturales: ¿vamos a por todas o dosificamos el contenido?. Véase el ejemplo de El Exorcista, que reserva el festival de potas para su media hora final. Es decir: El Quimérico Inquilino es un film de terror sobrenatural pero no es COMPLETAMENTE un film de terror sobrenatural. Entre medias, se encuentra una disección de la comunidad de residentes del edificio –viejos carcamales con poca paciencia para el ruido–, un intento de relación amorosa con Isabelle Adjani (en un momentito hablamos de Isabelle Adjani) y, en general, una especie de análisis del aislamiento del individuo. La chicha de la historia está diseminada por toda la pelí­cula de forma casi imperceptible y dada la experiencia de hoy en dí­a es muy complicado ver pelí­culas de este tipo, porque estamos esperando a que el mal rollo dé comienzo a partir del minuto uno. No es el caso de este film, lo que podrí­a echar para atrás a muchos espectadores.

quimerico2.jpg

quimerico3.jpg

Si acaso, y dado que Polanski no es Marlon Brando, uno puede aguantar El Quimérico Inquilino simplemente contemplando la puesta en escena del film, que es absolutamente increí­ble en parte porque a los mandos de la imagen está uno de los mejores dires de foto de todos los tiempos: Sven Nykvist, quien aprovecha cada truco del libro de texto para sacar todo el partido al escenario en el que se desarrolla la mayor parte de la acción: el edificio (una de esas preciosidades monstruosas antiguas con amplios pasillos, escaleras de caracol y un patio en el centro). El uso de la luz, el uso del mobiliario, los espejos, etc, etc, etc… es motivo más que de sobra como para tolerar un film en el que estamos esperando que ocurra algo realmente contundente y que nunca termina de suceder hasta más o menos el último acto del film, que es cuando El Quimérico Inquilino cambia marchas y se convierte en algo que uno tiene que ver con sus propios ojitos y del que no puedo contar mucho porque si no la armo, pero baste decir con que los problemas de identidad de Trelkovski pasan a una nueva fase y lo que antes parecí­a un misterio con cierta base lógica pilla la salida más cercana y se va a los territorios del derrame mental (“¡Simone Choule no decepciona!” o la secuencia con un niño en el parque son dos ejemplos de ello)

Ah, sí­: Isabelle Adjani…

adjani.jpg

adjani2.jpg

adjani4.jpg

El Quimérico Inquilino es ligeramente decepcionante porque no se trata de un misterio como está mandado. Pero el caso es que Polanki estaba mucho más interesado en investigar la forma en la que se relacionan los inquilinos de una comunidad y de cómo una persona se desenvuelve en un ambiente ligeramente hostil y de rechazo. En este sentido, se puede decir que Polanski repitió los mismos temas en films previos como Repulsión o La Semilla del Diablo, pero con El Quimérico Inquilino aprovechó su estatus de superestrella para demostrar a todos que 11 nominaciones a los Premios de la Academia no habí­an alterado un ápice sus obsesiones, y que de nuevo estaba preparado para realizar films con muy poquitas concesiones al espectador. Otro motivo más para meterse en su cabeza y disfrutar en la medida de lo posible con el punto y final a lo que terminó conociéndose como La Trilogí­a del Apartamento.

quimerico4.jpg

COSILLAS:

– El análisis del film que acompaña a la edición en castellano del DVD está extraí­do del libro de Diego Moldes “Polanski: La Fantasí­a del Atormentado” Ed. JC, Madrid, 2005

– Polanski es el protagonista del film, pero no figura en los créditos como actor.

– Wikipedia ofrece unas cuantas explicaciones del film. Podéis verlas pinchando aquí­ (con SPOILERS, obviamente)

  • Bryto

    Ahi si que te has puesto mas romanticon que yo no Niebo?;)

  • Niebo

    Polanski for president. Esta peli hizo que me rindiera por completo ante su talento y su maestrí­a.
    Tiene un lugar privilegiado en el Olimpo del Celuloide.

  • Manu D

    Llevo mucho tiempo deseando verla y habéis hecho que me arda la sangre en deseos. Gracias por avisar de la edición del DVD.

  • Bryto

    Pues si, gran pelicula. No me extraña nada que el Sr Lynch se haya flipado con esa peli.

  • pasatiempo

    PUTO PELICULON

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast