Críticas

MY BLUEBERRY NIGHTS

Un film “lento”, como se dice, suele abarcar una historia en la que realmente lo importante sucede dentro de los personajes, cuyos cambios internos resultan más importantes que las acciones que realizan, o más que las situaciones en las que se desenvuelven. No está sucediendo nada de interés a su alrededor, pero sí­ que está sucediendo dentro de su cabeza y de su corazón. Por lo general son extraordinariamente bien aceptados por su capacidad para abordar los entresijos del comportamiento humano. Pocas veces se suele decir que el guionista es un puñetero vago, al que le resulta mucho más fácil cacarear diálogos que imaginar diferentes escenarios para sus personajes. Pero esa es otra historia.

Bien. Afamado director de pelí­culas completa su guión y, de repente, le entra la súbita necesidad de penetrarse analmente a sí­ mismo. Como descubre que es fí­sicamente imposible, decide crear una especie de muñeca hinchable en forma de pelí­cula con la que puede copular una, y otra, y otra vez sin que se gaste gracias al milagro de la copia digital. El director llega a este estado, generalmente, producto de uno de los males enfermizos de la cultura contemporánea: la lamida de ojete sin paleativos. Humanos como son, estos directores eventualmente terminan cediendo a la presión constante que significa estar en un pedestal. Y cuando eres Wong War Kai, y has tenido a TODO el puñetero Festival de Cine Internacional de Cannes, empezando por su presidente, Gilles Jacob, conteniendo la respiración –e incluso planteándose retrasar su celebración– a la espera de que llegue tu pelí­cula, amigo mí­o, eres uno de los elegidos.

mbn.jpg

Sumémosle a esto el hecho de que My Blueberry Nights es el primer film de este director concebido con una audiencia extranjera en mente. Wong Kar Wai debe seguir siendo Wong Kar Wai (o W.K.W, como figura en los créditos del film… no sigo, vuestra mirada lo dice todo). Es decir: debe ser fiel a sí­ mismo porque no tiene mucho sentido fichar a Jude Law, Rachel Weisz, Natalie Portman y a Norah Jones para rodar la quinta entrega de Jungla de Cristal. Y si es posible, debe dar aún más caña que de costumbre. Por lo tanto, tenemos un film lento, tenemos un film de autor (sobrado), y tenemos un film que debe ser EXTREMADAMENTE nostálgico, EXTREMADAMENTE irreal, EXTREMADAMENTE bello, EXTREMADAMENTE contendido pero, al mismo tiempo DILUIDO PARA EL GRAN PíšBLICO. ¿Cómo combinas estos elementos? ¿Cómo se puede resolver tamaño desafí­o?.

La respuesta es: NO SE PUEDE, porque luego sale lo que sale. My Blueberry Nights es un film visualmente sin rival alguno. Ninguna pelí­cula que un servidor haya visto desde principios de año llega a la suela de este film en este campo. Pelí­culas como The Fall tienen carta blanca para hacer lo que les dé la gana porque se trata de historias que transcurren fuera de la realidad. Pero, por lo que a esta temporada se refiere, ninguna pelí­cula estira tanto el envoltorio como el nuevo film de WKV, que es una cátedra sobre iluminación impartida por Darius Khondji (Se7en, La Ciudad de los Niños Perdidos) y puesta en escena –si exceptuamos la ridí­cula cámara lenta que suele aparecer de cuando en cuando– y que tiene un precedente directo en Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick. Oh, sí­… oní­rica, sugestiva, poética… la clase de pelí­cula de la que estudiar en la calidez de vuestro hogar y no, nunca, en el cine, donde es muy probable que os hayáis dormido a los cinco minutos.

mbb4.jpg

Al margen de que la historia no es precisamente el acabóse: una chica a la que su novio le ha puesto la cornamenta decide realizar un viaje por todo el paí­s, cambiando ligeros aspectos de su identidad y conociendo a varios personajes encadenados a la barra de un bar, todos ellos en mayor o menor medida por cuestión de amorí­os o de simple compañí­a. Se trata de un guión bastante curioso, ya que viene de la mano del habitual maestro de la novela negra Lawrence Block quien en esta ocasión decide meterse en el terreno romántico, escribiendo personajes mucho más apasionados y vivaces que los que WKW suele manejar habitualmente, e interpretados por actores que son simplemente demasiado bellos (cabe decir que aquí­, Rachel Weisz es DINAMITA PURA: no hay mejor sensación, os lo aseguro, que estar media hora encontrando el huequecito en el asiento para encontrar la posturita y justo antes de cerrar los ojos, encontrarse con esta mujer en pantalla, despertando hasta a los muertos) como para creerse en algún momento que alguien les ha dejado (bien, Hugh Grant se fue de lumis casado con Elizabeth Hurley, pero eso es la vida real, conste).

Sin embargo, aquí­ el amigo WKW/CR7 parece completamente empeñado en que el resto de la audiencia que no tuvo la oportunidad de ver Las Cenizas del Tiempo, Happy Together o Deseando Amar (seis mil millones y contando) aprecie y saboree su inmenso talento visual y su capacidad para revolver la narrativa de una pelí­cula –se puede argumentar que Jones, que por cierto no lo hace nada mal y es un angelito, interpreta a tres personajes–. El problema es que la historia no da mucho de sí­ y tiene problemas para encontrar el tono: tiene un aire así­ como de recuerdo, pero hay mucho diálogo, y los conflictos de los personajes son, a veces, demasiado cotidianos. Si a eso añadimos que Wong War Kai meterí­a la cámara hasta en el interior de una pecera para conseguir el efecto deseado, sucede que al final uno no sabe con qué quedarse, si seguir la historia –que no tiene mucho– o apreciar la excelente factura del film –que a los veinte minutos comienza a cansar–.

mbn5.jpg

Siempre se puede sacar algo y seguramente los aficionados se quedarán con el recuerdo de muchos planos y muchos detalles que a primera vista pasan desapercibidos. O disfrutar de la espléndida banda sonora del film, con las colaboraciones de Ry Cooder, Norah Jones o Cat Power. Pero, de verdad que a veces no hay Dios que aguante esta pelí­cula, porque es WKW desparramado por todas partes y en su versión más eXXtrema, justo lo peor que le podí­a pasar a un director caracterizado por trabajar casi siempre al servicio de la historia. Creo que tendrá mucha mejor acogida en DVD y Blu-Ray (empezando por el que suscribe), donde podremos parar tranquilamente el film cada 20 minutos, meternos el litro de café, y tirar palante.

((Todo ésto, para ésto, monsieur Jacob…, ¿ein?))


Wong Kar Wai | Wong War Kai y Lawrence Block | Jude Law, Natalie Portman, Rachel Weisz, Norah Jones, David Strathairn, Frankie Faison, Cat Power | Darius Khondji | William Chang | Ry Cooder | Judy Rhee | Wong War Kai, Jean-Louis Piel | Stéphane Kooshmanian | Block 2 Pictures, Jet Tone Production, Lou Yi Ltd., Studio Canal | Vertigo Films | 5 |
  • mariana

    Querí­a decir que no, no se habí­an dormido. Le he dado a la tecla antes de tiempo.
    Es una pelí­cula lenta, pero en la que pasa una historia, mas o menos simple, y la estética y la música, el sentimiento te atrapan. Al menos a mí­.

  • mariana

    A mí­ me encantó. De lo que he visto de Wong Kar Wai hay cosas que me gustaron y otras que no. 2046 me aburre y no la entiendo. Esta se me pasó en un vuelo. No me aburrió y es mas, terminó la pelí­cula, los tí­tulos de crédito y hasta ese momento nadie se fue de la sala. No, se habí­an dormido.

  • steve james 3

    el amor es una mierda. fin.

  • regm2007

    Claro que lo dudo Lumiere, para mí­ Weisz es mucho mejor que Blanchett, que también es buena :)

  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    Me da un palo inmenso ver esta peli

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Regm si Cate Blanchett hubiera salido en la pelí­cula el resultado final del film serí­a mucho mejor, eso no lo dudes…

  • http://cronicascineviperas.blogspot.com/ Moleskine

    Hmmm… raro que no coincida contigo xD
    A mí­ entre la Jones, que me dejó alucinado, y la factura visual… se me pasó en un suspiro. La peli no es más que una etapa en la vida de una chica, pero al terminar me dejó la sensación de haber visto algo nunca hecho antes, aunque para nada sea así­. En resumen, que no me pareció nada aburrida.

  • regm2007

    La fotografí­a es muy bonita, la bso no está mal, Rachel Weisz lo borda (si Cate Blanchett hubiera hecho su papel le habrí­an dado un p*t* Oscar) y Daniel Strathairn también está genial. Muy lenta, sin embargo. 6’5/10.

  • http://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    Comprendo tu punto de vista pero sus pelí­culas me parecen bastante unidas. De hecho, Las Cenizas del Tiempo, para ser una peli de artes marciales, termina pasando un poco del género para centrarse en la historia. Las escenas casi repetidas de Deseando Amar sirven para trasladar un efecto de rutina… en fin, no sé: el tí­o rueda sin guión y le presta mucha atención a los elementos formales, pero siempre he sacado algo en claro de lo que me cuenta.

  • plastic

    “un director caracterizado por trabajar casi siempre al servicio de la historia”
    no comparto ésta idea, si por algo se caracteriza wkk es por supeditar el relato a la puesta en escena, wkk rueda sin guión, la fotografí­a, la música etc son los elementos protagonistas…

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast