Críticas

AUSTRALIA

Una vez más se nos presenta el bello envoltorio, muy tí­pico para la época del año en la que nos encontramos. Serí­a grato encontrar un buen regalo debajo del papel y poder decir que ambas cosas eran buenas pero a veces hallamos algo decepcionante. El caso que nos ocupa peca de eso mismo, puesto que tras el papel y el lazo encontramos un paquete vací­o. Parece que hay cineastas que ponen más atención al aspecto técnico de sus filmes que a lo más importante: la historia y el guión. No hay pocas pelí­culas, especialmente antiguas, que hechas con menos de un décimo del presupuesto de Australia son mejores y más creí­bles, ya sea por un buen guión, interpretaciones destacadas por parte de los actores o una historia en condiciones bien desarrollada.

A juzgar por sus últimos, que no recientes, trabajos, podemos clasificar a Baz Luhrmann dentro de esa clase de directores que se conforma con que público y crí­tica entren a las salas cautivados por lo que le ofrece la vista. “Qué bonita fotografí­a, al cine”. “Mira que decorados, al cine”. “El vestuario no tiene desperdicio, al cine”: No se le puede reprochar el buen hacer en cuanto a fotografí­a y decorados se refiere porque estos son impecables, pero el guión es, simplemente, malo. Una  historia que, aunque ya vista en otras ocasiones, podrí­a dar más de sí­, queda relegada a efectos impresionistas que irrumpen en el guión (un niño que con magia para una estampida, por muy aborigen que sea, no es creí­ble) así­ como romanticismos aburridos que llevan consigo cambios radicales en la personalidad (una “Lady” de Inglaterra acostumbrada a todos los lujos posibles decide ir a Australia para vender una propiedad, donde tras unos sobresaltos iniciales pasa de ser lo dicho, una señora, a “una mujer que tiene derecho a beber como un hombre”, un hombre que ni manda ni se deja mandar, salvaje, aparece en un baile trajeado y sin barba después de declinar el ofrecimiento de “la señora patrona”).

australia-critica-1.jpg

Aún así­ podrí­a salvarse si las interpretaciones fueran buenas, y aunque reconozco que al menos Nicole Kidman va mejorando “algo” conforme se acerca el final de la pelí­cula, aquí­ el mejor trabajo es el de la perra de Drover (Hugh Jackman) y el niño aborigen, al menos no dan ganas de quitarlo de en medio. Muy falsa se ve a Kidman al principio en la piel de Lady Sarah Ashley (incluso el nombre es ridí­culo), o poco natural, aunque claro, puede culpar al botox de tal cosa. En algunos planos su cara se descompone angularmente dando la impresión de que su mandí­bula es de tamaño desproporcionado al resto de facciones, pero no estoy aquí­ para criticar su mal juicio respecto a su estética personal sino el papel que seguramente incluso ella misma esperaba como un resurgimiento. Tendrá que esperar a otra ocasión, esta ha fallado.

australia-critica-2.jpg

Hugh Jackman no la supera, desde luego, lanzando por la ventana el nivel que consiguió con La Fuente de la Vida, donde estuvo brillante. Sus posturas de vaquero y su forma de ser a lo macho man tiran para atrás a algunos, mientras que su personaje ha sido claramente configurado para atraer a gran mayorí­a del público. Sí­, me refiero al sector prácticamente femenino, que incluso se llegaban a oí­r suspiros en algunas escenas en las que aparecí­a provocando (duchándose con un cubo de agua, para ser más exactos). Cabe decir que en su personalidad también opera un cambio a manos de Lady Sarah, como no.

australia-critica-3.jpg

David Wenham, malvado secundario, está a la altura de los dos ya citados, ni más, ni menos.

A pesar de que al final se produce un ascenso que no desemboca en clí­max debido principalmente al aumento considerable de acción en la que no interviene Lady Sarah montada a caballo o Drover con su látigo a lo Indiana Jones, ni una historia que no es nueva ha lucido lo que hubiera podido ni los actores (que alguna que otra vez se meten en el papel y son pasables) han tenido escenas memorables, quedando como resultado los trabajos del director de dirección artí­stica y fotografí­a. Quizá el señor Luhrmann esté satisfecho después de todo, aunque eso no salva el frí­o recibimiento y el escaso éxito en taquilla de una pelí­cula concebida para premios y una buena cifra de recaudación.

No olvido una banda sonora que ha resaltado la ridiculez de algunas escenas más de lo que ya eran por sí­ solas (si vais a verla, no os salgáis hasta pasada la primera hora, en la que puede que penséis que habéis entrado a ver una pelí­cula que insulta la inteligencia), y que por el contrario, ha gozado de ciertos momentos de lucidez.

australia-critica-4.jpg

Tení­a interés en Australia cuando se filmó, el cual se fue perdiendo conforme veí­a los continuos avances (en promoción se han gastado una suma considerable que de poco ha servido) y aún así­ la he visto, para confirmar que esta pelí­cula es la perfecta mezcla entre Amar Peligrosamente y Pearl Harbor.

Ahora se queda en vuestras manos la elección ante la cartelera navideña, que no está siendo de las mejores. Si buscáis romanticismo puede que os convenza lo suficiente aunque a mí­ personalmente me ha parecido un romance absurdo a veces, pero me atrevo a decir que si es obligación ver Australia, la que se esperaba como una epopeya a la antigua, que sea en una pantalla grande. Siempre os quedará de recuerdo el envoltorio.

australia-critica-5.jpg

Lo mejor: La fotografí­a y los decorados.

Lo peor: Es una pelí­cula vací­a.

Me ha gustado más esto.

Roque Garcí­a.


Baz Luhrmann | Baz Luhrmann, Ronald Harwood, Stuart Beattie, Richard Flanagan | Nicole Kidman, Hugh Jackman, David Wenham, Jack Thompson, Bryan Brown | Mandy Walker | Dody Dorn, Michael McCusker | David Hirschfelder | Catherine Martin | Baz Luhrmann, Catherine Knapman, G. Mac Brown | Catherine Martin | Bazmark Films, Twentieh Century-Fox Film Corporation | 20th. Century Fox | 5 |
  • Tio lucas

    No me parecio mala, tiene sus altos y bajos, yo le daria un 7. Pudo haber sido mejor: Si es verdad que kidman va mejorando a travez que pasa el film, pero el papel le pega ya que se ve como un aristocrata con clase. Jackman tambien le pega el papel. Que le paso a nicole kidman en su bella cara. Todavia me acuerto en To die for… DIOS que cuerpo y que cara, lo qe se merendaba el tio tom cruise en sus tiempos.

  • http://atresminutosdelsol.blogspot.com/ Franbury

    A mi se me hizo excesivamente larga y el hecho de que hiciera amagos de terminar y luego siguiera con otra cosa, me poní­a de los nervios.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast