Críticas

THE READER

En el año 2002 se estrenó con muy buenos resultados Las Horas la adaptación de la novela escrita por Michael Cunningham, una cinta dirigida por Stephen Daldry, que años antes habí­a debutado con gran éxito con Billy Elliot, y que contaba con un guión firmado por el dramaturgo David Hare. Seis años después director y guionista vuelven a unirse con la adaptación cinematográfica de otra novela de éxito, El Lector de Bernhard Schlink. No ha sido fácil llevar este proyecto a buen puerto, dos de sus productores, los realizadores Sydney Pollack y Anthony Minghella, fallecieron durante el rodaje, la actriz inicialmente prevista, Nicole Kidman, abandonó el proyecto después de quedarse embarazada, y durante la posproducción ha habido muchí­simos problemas por culpa del siempre temido Harvey Weinstein y que provocó la salida de Scott Rudin, uno de los hombres que ayudó a poner este proyecto en pie.

Permitidme que hable a partir de ahora de El Lector, porque su no traducción me parece una chorrada monumental. El protagonista de esta historia es Michael Berg, un abogado que ha pasado de la cuarentena, un corazón solitario que esconde un dramático pasado. Cuando fue adolescente conoció a una mujer misteriosa, llamada Hanna Schmitz, que le doblaba la edad y con la que inició un romance que duró tan solo un verano, puesto que la mujer desapareció de la noche a la mañana. Años después la casualidad hará que se encuentre de nuevo con Hanna, cuando la estén juzgando por su pasado nazi y por estar relacionada con la muerte de al menos 300 judí­as en un campo de concentración.

the-reader-critica-ralph-fiennes

Stephen Daldry nos va metiendo poco a poco en la historia de Michael Berg, primero con la crónica de este amor imposible y posteriormente con el proceso a Hanna y sus consecuencias. Y consiguió engancharme a esta historia desde el principio. Además está rodada con bastante gusto, con momentos que se quedan en la retina, incluso las escenas de sexo protagonizadas por Kate Winslet y David Kross están asumidas con naturalidad y lejos de cualquier morbo, algo que siempre se agradece. El espléndido guión firmado por David Hare, a la altura de él mismo, también contribuye al resultado del film.

Me atreverí­a a decir que el gran acierto, o uno de sus grandes aciertos, es Kate Winslet. A estas alturas me es difí­cil imaginar a Nicole Kidman en la piel de Hanna Schmitz, no tengo nada en contra de esta actriz, al contrario, creo que cuando quiere demuestra que es una intérprete cojonuda, pero el marmolillo que tiene últimamente por cara habrí­a afectado muchí­simo al resultado final de su interpretación, y llegados a determinados momentos de la trama no sé cómo habrí­a funcionado. La Winslet se enfrenta a un personaje de gran dificultad, una mujer avergonzada que esconde terribles secretos, y que se aferra a esta aventura con un joven como la única manera de sentirse viva, porque probablemente esta haya sido la única oportunidad que se le ha presentado, y consigue además que sintamos compasión por ella a pesar de estar implicada en algo tan aberrante, y todo ello lo hace con una facilidad pasmosa, sin grandes alardes, desarmando con tan solo una mirada. Aquí­ la Winslet demuestra, una vez más, que es una de las intérpretes que está en mejor forma, si con su interpretación de April Wheeler nos dejó perplejos, con su Hanna Schmitz merece no solo un Oscar sino que le hagan un monumento.

the-reader-critica-kate-winslet

La gran revelación de este film es David Kross, un joven actor de tan solo 18 años que resuelve de una manera brillante un personaje muy difí­cil para un joven de su edad. Está a la altura de Kate Winslet y del devenir de la historia en todo momento. Al lado suyo cualquier niñato de serie de televisión parece estar actuando en una representación escolar. Entre los trabajos de David Kross y Ralph Fiennes existe continuidad, de hecho hay un momento en el que Kross hace un pequeño gesto, de tan solo un segundo, que es completamente Fiennes. El bueno de Ralph está de nuevo enorme, en la piel de un personaje que le va como anillo al dedo.

the-reader-critica-david-kross

El resto de los secundarios también cumple, como Bruno Ganz, Alexandra Maria Lara o Lena Olin, que está estupenda en su doble papel.

Destacar también la bella fotografí­a de Roger Deakins y Chris Menges y el hermoso score que ha compuesto Nico Muhly, aunque en este caso siempre me quedaré con la duda de cómo habrí­a sonado la música compuesta por Alberto Iglesias.

Stephen Daldry nos ha narrado una hermosa y valiente historia que va más allá de cualquier relato sobre el Holocausto en donde siempre se nos ha presentado a las ví­ctimas y a los verdugos, aquí­ nos habla de las consecuencias que quedaron en la sociedad alemana y de los que por diversas circunstancias, al igual que Hanna, se convirtieron también en ví­ctimas del horror. Absolutamente recomendable.

LO MEJOR: Ese tandem formado por Stephen Daldry y David Hare. Una actriz de nuevo en estado de gracia como es Kate Winslet, estupendamente acompañada por dos intérpretes espléndidos como son Ralph Fiennes y David Kross. Y una escena que cada vez que la recuerdo lloro en la que intervienen una grabadora y un libro.

LO PEOR: La caracterización final de Kate Winslet.


Stephen Daldry | David Hare basándose en la novela El Lector de Bernhard Schlink | Kate Winslet, David Kross, Ralph Fiennes, Susanne Lothar, Karoline Herfurth, Bruno Ganz, Lena Olin, Alexandra Maria Lara | Roger Deakins, Chris Menges | Claire Simpson | Nico Muhly | Brigitte Broch, Christian M. Goldbeck, Erwin Prib | Donna Gigliotti, Anthony Minghella, Sydney Pollack | Harvey Weinstein, Bob Weinstein | Mirage Enterprises, Neunte Babelsberg Film, Weinstein Co | On Pictures: Zeta Audiovisual | 9 |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Manu D

    Aún no la he visto, pero no me da buena espina esta pelicula, me huelo a una nueva decisión de Sophie. Subconscientemente, al pensar en esta peli se me juntan numerosos prejuicios:
    -Kate Winslet es maravillosa, pero no puedo dejar de imaginármela remakeando la interpretación de la Steep,en plan “¡denme un Oscar ya que ya es hora!”, por las escenas que he visto. Y es que cada vez que veo a la Streep en La decisión de Sophie me quedo catatónico.
    -La carta fácil del tema duro, emotivo y siempre efectivo del holocausto nazi.
    -Las horas me dejó frí­o como un tempano, y todaví­a estoy convencido de que el Oscar a la Kidman fue por su nariz postiza, no por un papel totalmente olvidable.Un timo en plan “Cinema de qualité” en tiempos de mediocridad.
    -Que las dirige el mismo director.
    -Todo ese megaprestigio…
    No sé, no me fio.¿Me equivoco?

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    A mí­ me decepcionó un poco la pelí­cula, a ver si saco un poco de tiempo y comento lo que me pareció, sin duda me quedo con Revolutionary Road en general y con esa inmensa Winslet en particular, esa sí­ que me pareció un peliculón.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast