Críticas

LA DUQUESA

El casi debutante Saul Dibb, un realizador salido de la televisión británica, lleva a la gran pantalla un relato sobre una de las figuras más emblemáticas de la sociedad inglesas del siglo XVIII, Lady Georgiana Spencer, Duquesa de Devonshire, tal y como proclama la publicidad, antepasado de Diana de Gales a la que el sector más cursi de la población británica, el mismo que eleva a los altares a la gran hermana Jade Goody, sigue llamando “La Princesa del Pueblo”.

critica-de-la-duquesa-1

La pelí­cula comienza con una adolescente Georgiana, una joven bella, inteligente y carismática a la que su madre casa con el Duque de Devonshire, un hombre que le dobla la edad y que busca un heredero, varón por supuesto. La joven comprenderá que ser la esposa de un Duque implica cumplir una serie de normas y pronto descubrirá lo sola que se siente en palacio y que su marido tendrá ojos para cualquier fémina que tenga a su alrededor menos para ella, para colmo de males terminará liándose con la mejor amiga de nuestra protagonista. Menos mal que Georgiana o G tiene como refugio a su agitada vida social, y es que la muchacha sabrá desenvolverse como nadie en cualquier tipo de sarao. Esto hará que la joven se convierta en todo un referente de la sociedad británica, en una creadora de tendencias para las señoras, ya que lucirá entre otras cosas unos pelucones tremendos, tal vez para esconder que luce una cornamenta más grande que la del padre de Bambi, y los polí­ticos se la disputarán como talismán.

La gran protagonista de este film es Keira Knightley. La joven estrella británica parece estar especializándose en las producciones de época, convirtiéndose en una especie de relevo generacional de actrices magní­ficas como Helena Bonham Carter o Kate Winslet, eso sí­, salvando de momento las distancias. Esta actriz que se convirtió en estrella a raí­z de su participación en la saga de Los Piratas del Caribe, se ha preocupado en los últimos años por escoger proyectos que la permitan crecer como intérprete, hasta ahora lo que mejor le ha funcionado son sus colaboraciones con Joe Wright en Orgullo y Prejuicio y Expiación. En La Duquesa carga con todo el peso del film y se desenvuelve muy bien en la piel de su personaje y hay coherencia entre los momentos más banales en los que se convierte en el centro de atención de cualquier fiesta, y en los más dramáticos, además es de agradecer que vaya controlando ese gesto tan caracterí­stico en ella que es ponerse de morritos.

critica-de-la-duquesa-2

La actriz está muy bien acompañada por Ralph Fiennes, que está espléndido en la piel de un marido opresor, Haley Atwell, a la que hemos visto en El Sueño de Cassandra, que da vida a la mujer que comparten los Duques de Devonshire, Charlotte Rampling, como la madre consejera de Georgiana, y Dominic Cooper, al que vimos en Mamma Mia! que interpreta a Charles Grey, amante de la protagonista, aunque este es el que menos lucido está del reparto.

Por lo demás es una pelí­cula espléndidamente ambientada, como buena producción de época cumple con los requisitos de una excelente dirección de producción a cargo de Michael Carlin, un magní­fico diseño de vestuario, que le proporcionó a Michael O’Connor el Oscar, sin olvidar por supuesto la fotografí­a de Gyula Pados y la espléndida banda sonora compuesta por Rachel Portman.

critica-de-la-duquesa-3

Pero la pelí­cula tiene un gran fallo y es que no se desprende en ningún momento de su imagen televisiva, no hay ninguna diferencia entre este film y las majestuosas producciones que la BBC nos regala con acierto de vez en cuando, en donde también nos encontramos con todo lo anteriormente comentado, es decir, unas acertadas interpretaciones y una puesta en escena espléndida, y es que la realización de Saul Dibb no deja de ser correcta y habrí­a agradecido que los guionistas, los tres guionistas, entre los que está el danés Anders Thomas Jensen, metieran algo más de chicha a la historia y dejaran de visitar lugares comunes.

Pero si no os importa esto último y os gustan este tipo de producciones, pasaréis un buen rato con La Duquesa.


Saul Dibb | Saul Dibb, Jeffrey Hatcher, Anders Thomas Jensen, basándose en el libro de Amanda Foreman | Keira Knightley, Ralph Fiennes, Charlotte Rampling, Dominic Cooper, Haley Atwell, Simon McBurney, Aidan McArdle | Gyula Pados | Masahiro Hirakubo | Rachel Portman | Michael Carlin | Michael Kuhn, Gabrielle Tana | Carolyn Marks Blackwood, Amanda Foreman, Christine Langan, Cameron McCracken, Franí§ois Ivernel, David M. Thompson | BBC Films, Qwerty Films, Magnolia Mae Films, Paramount Vantage, Pathé | Vértigo Films | 6 |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Balinese

    La he visto hoy en v.o.s. y me ha gustado bastante, coincido con regm. Creo que es una de las mejores interpretaciones de Keira. Tampoco creo que la historia se prestase a mucha innovación narrativa ni estética; pienso que es más importante transmitir la angustia o el sufrimiento de la protagonista que que el director se luzca más o menos.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodrí­guez

    A ninguna de las dos Vito.

  • Vito

    esta pelicula, al cual se parece mas, a orgullo y prejuicio, que me parecio un coñazo o a expiacion

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast