Críticas

ESPERPENTOS

Yo pertenezco a una generación en la que Ramón del Valle-Inclán suena a teatro y literatura, pero porque lo dimos en su dí­a como parte de la historia de nuestra literatura en el colegio, no porque hayamos conocido sus obras o porque leamos sus textos. Vamos, pura ignorancia.

Esta pelí­cula nació desde el principio con la vocación de hacer llegar a la gente, de una forma artí­stica más contemporánea como es el cine, los esperpentos de Valle-Inclán. Una pelí­cula que finalmente se ha estructurado más como una serie televisiva (no en vano su estreno ha sido en el nuevo Canal Cultural) que como pelí­cula por necesidades de producción. Nació como pelí­cula, pero que, tras los cambios en la dirección de TVE vio recortado su presupuesto y tuvo que concebirse de otro modo distinto, en tres episodios que se emitirán por televisión y que aquí­ aparecen unidos.

Esa estructura está muy presente en la pelí­cula, que pone de forma sucesiva esos capí­tulos, capí­tulos que en cada caso representan un esperpento y cuyo hilo conductor son dos ancianos espectadores de la época. Cada capí­tulo, además, evoluciona también en su estilo y medio narrativo. El primero se representa como una lectura, el segundo como obra teatral y el tercero como pelí­cula, y en cada caso, la forma en que los actores abordan su trabajo, varí­a según ese medio en el que, en cada caso, se encuentran. Evolución en el lenguaje y evolución en los acontecimientos externos a esas obras, todas ellas interpretadas por una misma compañí­a que pasa de leer a hacer pelí­culas, y a la que rodean distintas circunstancias en cada momento. Empiezan por la primera república, siguen con la dictadura de Primo de Rivera, y llega a la segunda república.

El gran problema de la pelí­cula es el hecho de adaptar unos textos concebidos desde el inicio para el teatro que resultan totalmente anacrónicos con el mundo actual. ¿Problema de la obra o problema de nuestra ignorancia? Quizás ambas cosas. Pero cinematográficamente hablando se ve que aunque hay intención de hacer cosas interesantes, ninguna ayuda a olvidar la teatralidad del conjunto.

Lo mejor, por contra, un elenco de los de lujo con Juan Luis Galiardo y Juan Diego a la cabeza de cada historia. Dos pesos pesados que aquí­ se encuentran en su salsa y se nota. Algo que se comprende ya que ellos han sido los primeros implicados en el proyecto, no sólo sin haber cobrado, sino que posiblemente palmando algo de pasta.

Entiendo la intención didáctica de la pelí­cula, y en ese sentido, como esfuerzo, no tiene discusión. El mismo equipo lo afirma, no es una peli de masas, sino una pelí­cula que permita acercarnos a la obra de este clásico de nuestra literatura y nuestro teatro. Pero como peli se queda coja, le falta ritmo y tiene una realización y una pátina de las que espantan audiencias, not por malas, sino porque al ritmo al que estamos acostumbrados, un monólogo puntual resulta mortal.

Es una pelí­cula que puede acabar viéndose en institutos y aulas, pero que como producto, no tiene posiblidades de tener gran audiencia y a la que la literalidad sobre el texto original (tampoco hay otra forma de acercarse a este autor que no sea respetando sus diálogos) le lastra más que ayudarla, porque en casi todo momento, al menos tal y como han concebido la idea, remite al teatro, y ya sabemos que el teatro filmado, aunque a ratos se huya de los planos abiertos y la perspectiva de la cuarta pared, no funciona bien como cine.

En definitiva, como acercamiento a Valle-Inclan es una pelí­cula/serie muy respetuosa y donde los actores, que son aquí­ el centro, se han volcado de lleno. También funcionará para los nostálgicos de ese periodo y del teatro de principios de siglo XX. Sabiendo lo que se va a ver puede gustar mucho. Pero si uno lo que quiere es ver cine, tal cual, casi cualquier otra opción (siempre que no sea una castaña) es mejor.

Siempre me queda la duda, en cualquier caso, de por qué en España cuesta tanto hacer una buena transcripción del teatro al cine. Quizás con obras actuales no haya ese problema, pero los anglosajones, sobre todo los ingleses, llevan años adaptando clásicos, y mucho menos adaptables por su lenguaje, como el caso de Shakespeare, y rara vez tiene uno la sensación de que le han metido en una sala de teatro contra su voluntad. Se asume ese lenguaje como parte de un contexto histórico, pero no da la sensación de “esto parece un teatro” que aquí­ sucede tantas veces, bien por ritmo, planificación, puesta en escena o, incluso, presupuesto. Creo que es una labor realmente complicada hacer cine sin mearse en la esencia de esas obras teatrales, que son los diálogos y monólogos, pero lo poco que he visto aquí­ pocas veces consigue un equilibrio en esos aspectos. También puede ser, como hemos dicho muchas veces, que cada obra tiene su medio y traspasarlo a otro manteniendo una total fidelidad al original suele ser imposible.


José Luis Garcí­a Sánchez | Rafael Azcona, José Luis Garcí­a Sánchez | Juan Luis Galiardo, Juan Diego, Antonio Dechent, Manuel Morón, Emilio Gaviria, Adriana Ozores, Pilar Bardem, Pepe Quero, Jesús Franco, Lara Grube, Sebastián Haro, Carolina Lapausa, Francisco Merino | José Luis Alcaine, Javier G. Salmones | Mercedes Cantero, Buster Franco | Antonio Meliveo | Juan Diego, Juan Luis Galiardo, José Luis Garcí­a Sánchez | Juan Gona, Pepe Iglesias, Xen Subirats | Gonafilm, TVE | TVE | 5 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • George Kaplan

    Pues hace cosa de 15 o 16 años, una de las experiencias culturales más impresionantes que viví­ fue la adaptación de las Comedias Bárbaras de Valle Inclán que hizo el Centro dramático nacional. Desde entonces tengo interés por cualquier cosa relacionada con este autor por lo que tendré que darle una oportunidad a esta pelí­cula, aunque entiendo las objeciones que le pone Javier, porque adaptar este tipo de obras al cine es complicado y el resultado raramente puede ser dinámico si uno es mí­nimamente fiel al original. Digamos que es otra forma de contar historias alejada de lo que acostumbramos a ver hoy dí­a.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Como digo no es una gran peli pero tampoco termina de funcionar como tal. Es más una intención de acercar Valle-Inclán a la gente que la de hacer una buena adaptación del material.

    Creo que como obra didáctica y culturizante, que en buena medida esa es su intención según, por ejemplo, Juan Luis Galiardo, funciona. Funciona porque te da una buena muestra de los textos del autor, de sus intenciones, de cómo critica su sociedad a través de obras aparentemente banales. También funciona a nivel actoral. El reparto es genial y se nota en las interpretaciones. El mejor episodio, para mí­, es el del Capitán Friolera, donde tanto Galiardo como Juan Diego y Adirana Ozores están geniales.

    Pero como entretenimiento no funciona, se hace lento, se nota que está concebido a modo de episodios y el ritmo está muy condicionado por la concepción teatral de los textos. A mí­, bien porque realmente no funciona o porque hoy dí­a todo lo consumimos inmensamente más rápido que hace 80 años, no me entusiasmo y me produjo bastante sopor en algún momento.

  • Jau

    En principio no la iré a ver pero estoy seguro de que a pesar de sus limitaciones debe ser una obra más digna que muchos de los bodrios que abundan en la cartelera.

  • Vito

    bueno… al menos salvo alguna comedia española que hay cartel… merece la pena el visionado o no es mas de los mismo

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast