Críticas

STAR TREK

Tarea homérica la que se ha montado el Abrams. A pesar de que cronológicamente hablando estamos ante la undécima aparición de Star Trek en la gran pantalla este nuevo film es, a la vez, precuela y revisión –hasta cierto punto– de una saga con un canon definido a lo largo de 30 años de historia y que con este film pega el salto al cine de entretenimiento veraniego que entendemos actualmente, en términos de puesta en escena, dinamismo y en general, megapresupuesto. Lo consigue, pero no es ni mucho menos un triunfo espectacular. Tampoco es que tenga que serlo. Baste con que funcione. El film sufre tremendamente por ser precisamente un episodio introductorio (y porque su historia es un verdadero pifostio), pero da en el clavo a la hora de sentar las bases de cara a nuevas secuelas que no tendrán que perder el tiempo presentándonos nada nuevo. Y esas bases comienzan por el excepcional y acertadí­simo reparto del film, con Chris Pine y –un absolutamente fantástico– Zachary Quinto a la cabeza.

stc1

La trama central de la pelí­cula gira en torno al primer viaje de la nave espacial Enterprise, avanzadilla de una flota de pacificación espacial en la que destacan el rebelde recluta James Kirk –Han Solo, básicamente– y su tira y afloja con el brillante y asquerosamente niño colleja y segundo de a bordo, Spock. Juntos se enfrentan a una nave monstruosa capitaneada por un tal Nero que quiere borrar a La Tierra de la faz del universo.

Servidor se hubiera quedado perfectamente a gusto si el motivo del tal Nero fuera “porque le sale de los huevos, pasa algo”, pero Abrams es el creador de Perdidos por una razón: en su mundo, viajar desde un punto A hasta un punto C implica pasar por D, E, P, X y -1 si hace falta. Entra en acción el socorrido (y peligrosí­simo) recurso del  espacio-tiempo, teóricamente justificable porque así­ aprovecha para introducir algunas variaciones en el mundillo de Star Trek y, de paso, meter un cameo que hará que todos los fans acribillen la pantalla de cine con su esencia. Chochamen de cuidao (en gran medida porque los guionistas están a otras cosas), la peli está obligada a recurrir a un flashback de cinco minutos y a varios personajes “José el señor que te explica cosas”. Bana tira del carro con su eficacia acostumbrada. Correcto villano.

stc2

Pero hete aquí­ que de alguna forma nos importa seguir este verdadero desparrame porque dicho desparrame está protagonizado por personajes que nos caen bastante bien y porque Abrams y su equipo no sólo se preocupan de homenajear a los fans de la saga, sino que intentan alienar lo menos posible a los espectadores iniciados. Star Trek hace lo que puede por dar forma a los personajes secundarios que acompañarán a nuestros protagonistas en sucesivas aventuras, y cada uno de ellos tiene un matiz que lo hace perfectamente identificable –Simon Pegg, en el papel de ingeniero Scotty comienza a sufrir el sí­ndrome Florentino Fernández, y John Cho tiene tendencia a fundirse con el decorado, pero Zoe Saldana y Anton Yelchin lo clavan bastante bien–.

Pine, Quinto y en menor medida por el tiempo de pantalla, Karl Urban son, no obstante, aquellos con los que nos vamos a quedar por un motivo sencillo: Star Trek puede ser una épica espacial, una saga legendaria y todo lo que queráis, pero sobre todo tiene cierto encanto de Serie B del tipo “conste que nos estamos tomando esto un pelí­n a cachondeo, pero no demasiado”. Independientemente o no de la serie, es una condición que beneficia muchí­simo a una pelí­cula de palomitas, y estos tres intérpretes lo han pillado a la perfección. El mejor ejemplo de lo que os digo tiene lugar en los diez primeros minutos en los que Kirk sube a bordo de la nave y que conforman una escena de humor y acción que va a toda pastilla. No sólo supone un agradecidí­simo cambio de ritmo entre tanta solemnidad previa, sino resulta sorprendente ver a un tipo como Pine evadir el sambenito de guaperillas de Loka haciendo el chorra a las primeras de cambio y disfrutando enormemente con su papel de rebeldillo, al margen de que Urban mantiene el espléndido cinismo del personaje original de Bones McCoy.

Dejo a Quinto para el final porque le toca lidiar con la más fea: personaje contenido y reprimido por antonomasia, el frí­o y cerebral Spock es un personaje que requiere que el actor que le da vida sea capaz de mostrar doce sentimientos a la vez levantando la ceja izquierda. Para cuando Quinto/Spock tiene su primera gran escena, ante un concilio de sus semejantes, las dudas están despejadas. Dudo mucho que termine encasillado. Tipo a seguir.

stc3

Lo demás se cimenta en los efectos digitales –que consternan, aunque la integración de algunos de los elementos todaví­a chirrí­a un poco–, su diseño de producción –que salvo una nieve que parece poliestireno cumplen bastante bien sobre todo en los grandes sets–, la banda sonora de Michael Giacchino –a su nivel habitual, esto es, portentosa– y por la puesta en escena de Abrams, quien en esta ocasión se abona a los reflejos de las lentes de las cámaras para dar una imagen distintiva y relativamente realista al film (aunque este recurso se repite más que el ajo). El tipo sabe dirigir acción, y prácticamente todas las escenas de peleas y persecuciones están resueltas visualmente de forma variada, cámara en mano, de manera dinámica, cercana e impecable. En general, Star Trek no es ni más ni menos que una fenomenal presentación de personajes acompañada por una no tan fenomenal trama central y que consigue exactamente lo que Batman Begins hizo a la hora de revitalizar a una saga: comenzar a guardar cola para la siguente entrega, porque se promete un cipote de cuidado.


J.J. Abrams | Alex Kurtzman y Roberto Orci | Chris Pine, Zachary Quinto, Eric Bana, Zoe Saldana, Karl Urban, John Cho, Simon Pegg, Anton Yelchin, Bruce Greenwood, Ben Cross, Clifton Collins Jr. | Daniel Mindel | Maryann Brandon, Mary Jo Markey | Michael Giacchino | Scott Chambliss | David Witz, J.J. Abrams, Damon Lindelof | Bryan Burk, Roberto Orci, Alex Kurtzman | Paramount Pictures | Paramount Pictures | 7 |
  • http://angeloydiabolo.blogspot.com/ Angelo y Diabolo

    han solo+star trek= simpatia por el publico no cercano a la saga
    agujeros de gusano +paradoja= reinicio de la saga sin traicionar a los fans
    y no parar quietos ni uun solo momento

    j.j tiene el cocktail perfecto

  • grijaldo

    Pues cuando los escuche os lo cuento,pero pinta que me van a molar mazo,ya os diré.

  • darkavm

    La parte final del trailer de Sherlock Holmes también es de esos tios.

  • Leto

    jejej, a mí­ también me pasó lo mismo, estaba deseando que saliera en la peli, pero ná. Es un temazo, y ese grupo tiene varios que están muy bien también (moving mountains me encantó).

    jejeje, buena la última.

Críticas

cazafantasmas

Ni tan originales, ni tan deudoras.

escuadron

David Ayer con correa.

bourne-main-stage-56ba78cf1d848-1

Deberían haberle dejado en paz.

ahorameves2

El mismo truco no impacta igual la segunda vez.

The_Shallows-782573002-large

Batalla a muerte en Boca del Cielo.

Twitter

Podcast