Críticas

TE QUIERO, TíO

Ahhhhh… la amistad masculina. El “bro-mance”, que llaman. Sin venir mucho a cuento, un amigo mí­o bastante descorazonado con esto de las relaciones entre sexos me soltó una vez la siguente frase: “los romanos sí­ que eran listos: se enamoraban de los tí­os, se acostaban con las tí­as”. Se puede argumentar qué hací­an los romanos en esa época –aunque se acostaban. Mucho– pero no se puede argumentar que está apareciendo un género de comedia que supone el equivalente masculino de los “films de chicas”, desde Supersalidos a Te Quiero, Tí­o, pasando por Mal Ejemplo, al estar protagonizados por tipos muy inteligentes y más que competentes actores cómicos –casi todos relacionados de una forma y otra con Judd Apatow– . En el caso que nos ocupa, lo bueno es que la relación de amistad entre dos tipos se maneja con mucha sensibilidad, buena mano y buen tino. Lo malo es que tiene tal cantidad de fórmula metida a presión que casi termina por ahogar todas las virtudes individuales de la pelí­cula.

Las virtudes individuales son los actores y parte del guión. Los actores son Jason Segel, Paul Rudd y la simplemente deliciosa Rashida Jones (se la puede ver en The Office y en Parks &  Recreations, esta chica es un verdadero imán y necesita más: hacedme caso). Segel sigue intentando hacerse con una personalidad propia (le cuesta mucho llamar la atención cuando la escena no se centra en él) pero Rudd tiene más tablas y está simplemente fantástico. Es uno de los mejores actores cómicos de la actualidad porque nunca sabes cuándo está jugando al drama o a la comedia.

ilm1

El guión es tremendamente simple: el tí­mido y apocado Paul Rudd se quiere casar con Rashida Jones pero las perracas de las amigas de la novia sospechan de Rudd porque es un tipo que no tiene amigos. La situación cambia cuando se encuentra con el inversor Sydney Fife (Segel), un crí­o de 35 años que es la esencia de todo lo que nos hace tí­os (ASI SEA!!!) con el que conecta desde el principio. La amistad entre ambos dos crece hasta tal punto que Rudd pone en peligro la relación con su novia y a partir de ahí­ la pelí­cula –salvo una pelea con Lou Ferrigno– cae bastante a plomo, porque se la ve venir, y porque a pesar de mucho motherfuck o referencias a abuelas montando Sybians, es profundamente convencional y nunca se juega el cuello.

Por jugarse el cuello quiero decir que Te Quiero Tí­o sufre del mismo problema que otros films de Apatow: es original, es (convenientemente) ofensiva, pero no es excéntrica. Es bastante más respetuosa de lo que parece, en particular con la comunidad homosexual (representada por un sorprendentemente contenido Andy Samberg, que da vida al hermano de Rudd). No veo absolutamente nada de malo en ello; es comprensible que un film que habla sobre la amistad masculina termine abordando este aspecto, pero Te Quiero, Tí­o tiene el excelente gusto de no restar méritos a los homosexuales considerándoles unos heteros fracasados –y esto es una puya salvaje a Los Dos Lados de la Cama, por si nadie se habí­a dado cuenta– .

ilm2

Visualmente no se le pide nada a la peli, pero el caso es que el director John Hamburg tampoco hace mucho para interesar al espectador. Creo que es un problema porque la práctica totalidad del humor del film se desprende de los diálogos, y no de las situaciones mecánicas, mecánicas, mecánicas, mecánicas (es algo que echo muchí­simo de menos, particularmente desde que los Farrelly han perdido el rumbo), por lo que algo más de chicha, de alegrí­a no sólo no hubiera venido mal: a veces es imprescindible. Ayuda la quí­mica que hay entre Rudd y Segel: resulta perfectamente comprensible por qué son colegas, y su pinta de “tipos cualquiera” ayuda mogollón a que la gente se identifique con ellos.  Pero por lo general la sensación que da es que se está siguiendo una mecánica muy básica: dos tí­os haciendo chistes pero sin pasarse demasiado y cerrarlo todo bien y a casa. No es una opción mala para el finde, pero tampoco va a cambiaros la vida ni lo más mí­nimo. Colegas.


John Hamburg | John Hamburg, Larry Levin | Paul Rudd, Jason Segel, Rashida Jones, Jamie King, Andy Samberg, J.K. Simmons, Jon Favreau, Jane Curtin, Aziz Ansari | Lawrence Sher | William Kerr | Theodore Shapiro | Andrew Laws | Donald De Line, John Hamburg | Ivan Reitman, Bill Johnson, Tom Pollock, Jeff Clifford, Jeffrey Clifford | The Montecito Picture Company, DreamWorks SKG | Paramount Pictures | 6 |
  • WillMore

    Qué pesaos, que esta pelí­cula no es de Apatow, ni dirige, ni escribe, ni produce, ni ná, afortunadamente.

    Espabilao, igual lo que está muerto es tu sentido del humor.

  • Espabilao

    Ayer la vi con un colega porque se habí­a estropeado el proyector de la sala donde poní­an “¿Hacemos una porno?”.

    Hablando con total sinceridad, pasé vergüenza ajena viendo la pelí­cula. No sólo es que no tuviera ni la menor pizca de gracia (chistes de caca, culo, pedo, pis), sino que la gente se descojonaba como ovejas dejándose arrastrar al matadero.

    ¿Alguien me puede decir qué puta gracia tiene que Jason Segel se caiga y diga “Me he jodido el culo”? ¿Por qué la gente de la sala se descojonó con eso como si nunca hubieran oí­do la palabra “culo”?

    No querí­a creerlo, pero después de ver esto sé que el humor ha muerto.

    Yo le pondrí­a un 1 o, siendo muy magnánimo, un 2 (por lo buena que está la Rashida Jones, básicamente).

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast