Críticas

MISHIMA, UNA VIDA EN CUATRO CAPíTULOS (REESTRENO)

Transformers 2 va a acaparar la práctica totalidad de la atención cinematográfica este fin de semana, pero otra de las opciones de las que disponemos es un evento igualmente importante: el reestreno de Mishima, Una Vida en Cuatro Capí­tulos. Está considerado como uno de los mejores films biográficos jamás rodados y no veo ningún motivo para discrepar: te mete directamente en la cabeza de su personaje protagonista, que es un tipo absolutamente fascinante y está interpretado de bandera, visualmente es un portento artí­stico, la forma en la que te cuentan la historia es original y capta tu atención, y el contenido del film habla mucho y bien sobre las discrepancias y contradicciones que existen en la personalidad humana, sin olvidarse del contexto, la cultura y sociedad japonesas, donde el cambio y la tradición se encuentran enfrentados y cogiditos de la mano, al mismo tiempo.

bscap0006

El film está dirigido por Paul Schrader, que escribió Taxi Driver con cuchillos encima de la mesa y que abandera una clase de cine tremendamente inconformista al que hoy en dí­a apenas se puede aspirar. La pelí­cula fue financiada por George Lucas y Francis Ford Coppola, en aquella época enamorados del cine japonés, como lo estaba Steven Spielberg. Todos ellos se encontraban en la cima de su capacidad creativa y no parecí­an tener miedo  de nada. Mishima trata aspectos bastante perturbadores, pero es que tenemos aspectos bastante perturbadores. El film nunca aparta la mirada. Y eso es bueno porque un servidor se acercaba con un poco de miedo al film (“a ver si esto no va a ser más que una chorrada”), pero aunque parece complicado nos da unas cuantas pistas para seguirle el rollo, y está rodado con muchí­sima fuerza.

El resultado es la biografí­a del escritor japonés Yukio Mishima, un pájaro de cuidado: unánimamente considerado el escritor más popular de la posguerra, Mishima era un montón de cosas a la vez que intentaban cobrar un sentido, sin conseguirlo. Era un defensor de la tradición y del código del samurái, pero al mismo tiempo exhibí­a un gran interés por la modernidad. A un nivel aún más personal, Mishima era un tipo de sexualidad bastante heterogénea (heterosexual, homosexual, sadomasoquista) , pero nunca llegó a mostrar desprecio por las instituciones y por las relaciones comúnmente aceptadas en la época. Y, finalmente, en el centro de todo, intenta reconciliar sus obras con la realidad que representan, intenta averiguar la relación que hay entre las palabras y las acciones. ¿Cambiamos el mundo cuando lo interpretamos o el mundo funciona independientemente de nosotros?. ¿Ein?

bscap0004

Este montón de cosas metidas en Mishima, el caos y la confusión que rodearon su vida, culminaron en uno de los acontecimientos más surrealistas que se recuerdan en la historia del Japón reciente: su asalto a una sede militar, espada en mano, acompañado de cuatro acólitos, momento en el que arranca la pelí­cula.

Lo mejor del film es que no se conforma con examinar a Mishima desde fuera y prefiere repasar su personalidad a través de sus obras. La estructura del film es bastante compleja. No sólo está contado como un enorme flashback, sino que de vez en cuando se intercalan resúmenes de sus obras más representativas. Aquí­ la pelí­cula nos mete en decorados como si fuera una obra teatral, mientras vemos a varios personajes que representan las facetas del autor. Funcionan como minipelí­culas pero aún así­ nos dan una idea de cómo funciona la cabeza del escritor. En El Templo del Pabellón Dorado vemos como aborda su sexualidad, en La Casa de Kyoko aparecen varias historias interconectadas, todas ellas protagonizadas por un aspecto de Mishima: anticapitalista, moderniqui, artista, debilucho, atleta. En Caballos a la Huida, nos metemos en su desprecio a la polí­tica contemporánea y el respeto al honor tradicional. Aquí­ es donde la fotografí­a de John Bailey y la banda sonora de Phillip Glass –que se reconocerá nada más comenzar, fijo– se convierten en las protagonistas del film. No sólo “todo es muy bonito”. “Todo es muy bonito” y “Cuenta algo”. Sin esas partes no nos enterarí­amos de casi nada. Sirve, nos muestra el mundo a través de los ojos del protagonista. No es ni mucho menos, vací­o de contenido.

bscap0005

Pero sobre todo, Mishima destaca por la energí­a que Paul Schrader y su protagonista, Ken Ogata, inyectan al proyecto. El primero porque nunca deja que tal cantidad de ideas terminen por ahogar el carisma de su personaje protagonista. El segundo porque parece que se está dejando la piel en el pellejo (el clí­max del film, en el cuartel). Lo peor que podrí­a pasar al film es que terminara siendo un montón de conceptos, como la propia figura en la que está basado, desparramándose por ahí­. Pero Schrader y Ogata le dan foco y terminan conviertiendo al escritor en un gran, gran personaje que siempre convoca la atención del espectador. Si tiene pegas, no se las veo por ningún sitio. Es una pelí­cula con tanta garra que es casi inevitable que nos quedemos viéndola embobados y, de vez en cuando, pensemos si es posible que seamos capaces de albergar facetas contradictorias dentro de nuestra propia personalidad y si, en algún momento, seremos capaces de conciliarlas. Es lo universal que tiene esta pelí­cula, que acumula talento técnico a patadas y la clave de que el tiempo la haya terminado poniendo donde corresponde:  que se recuerde, que se vea tranquilamente en una gran pantalla, como se merece.


Paul Schrader | Leonard Schrader & Paul Schrader | Ken Ogata, Masayuki Shionoya, Haruko Kato, Junkichi Orimoto, Gí´ Rijí», Yuki Nagahara, Yasosuke Bando | John Bailey | Tomoyo Oshima, Michael Chandler | Philip Glass | Eiko Ishioka | Mataichiro Yamamoto | Francis Ford Coppola, George Lucas | American Zoetrope, Lucasfilm | Sherlock Media | 9 |
  • Manu D

    Yo también la vi en la tele, en le 93 o así­. Increible.

  • TheExpendables

    ¡Gran crí­tica, Rafa Martí­n!… ¡Me has convencido para comprármela próximamente en DVD!

  • http://jesusmanuelrubio.wordpress.com Jesús Rubio

    He ido al cine a ver esta pelí­cula, y reconozco que no tení­a ninguna, pero ninguna información. A veces pasa. Pero ya me hubiera gustado que eso hubiera sucedido con una peli de Batman. Hoy no era el ni el momento, ni el dí­a, y un par de cervezas esta tarde me pedí­an a gritos una siesta en la butaca. Gustarme…? pues no me mojo, pero eso sí­, lo suficientemente atractiva y estimulante como para que sopor que llevaba encima se me pasase y abriera los ojos como platos. Con todo, requirió más atención de la que le pude dar… lástima!

  • naxete_69

    Recomiendo ver las dos mejores pelis de Paul Schrader, “Posibilidad de escape” y “Aflicción”, la primera una especie de actualización del Travis de “Taxi Driver” en versión camello de lujo y la segunda con unos magistrales Nick Nolte y James Coburn.

  • Jau

    Vaya pues parece que sí­ la dan en Barcelona, en los Verdi, igual me paso.

  • Jau

    Pues creo que en Barcelona no la dan. Me la apunto de todos modos, no la conocí­a.

  • Gerion

    Vaya, vaya…realmente sorprendente, sorprendente y escueto como un golpe seco a la mandibula, difí­cil de contrarrestar.

    “Se mueve como una mariposa y pica como una abeja”·Bundini Brown(asistente de Muhammad Ali)

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast