Críticas

ARRÁSTRAME AL INFIERNO

Arrástrame al Infierno tiene como estrella principal a Alison Lohman, una actriz que prácticamente podrí­a ser tu vecina (ojalá) y que a diferencia de otras contemporáneas no parece tener fecha de caducidad a la vista. Para hacerse una buena idea de lo que es capaz esta chica, basta con ver La Flor del Mal, pero cuando se trata de meterse en un film de género, la señorita demuestra que puede llevar un film en volandas perfectamente. Porque esto es género puro y duro, tanto que va acompañado de giros de guión capaces de partirte el cuello. En estas pelí­culas lo que importa no es tanto el por qué, sino el cómo. Y el cómo viene de la mano de Sam Raimi, hasta los cojones de rodar Spider-Man, y con ganas de reverdecer viejos laureles, los de su primera etapa de cineasta de horror escatológico. Y chico, si se acuerda de cómo hacerlo.

drag1

Arrastrame al Infierno, por absurdo que parezca, es una de las sátiras más disparatadas sobre la crisis económica de hoy en dí­a que he visto…bien, desde que empezó la crisis económica. La cosa va de una empleada de banco llamada Christine Brown que necesita desesperadamente una promoción no sólo por las pelas que conlleva, sino en cierto modo para recuperar una saludable dosis de autoestima frente a su prometido, un exitoso profesor universitario, y frente a los padres de él, que la consideran una muerta de hambre. Para conseguir este ascenso, su jefe (David Paymer, en un sutil ejercicio de cabroní­as) la incita a demostrar garra y mala hostia, cosa que Christine prueba negando, con todo el dolor de su corazón, la hipoteca de una anciana mujer. El problema, básicamente, reside en que la mujer es una bruja y en represalia echa a Christine una maldición del copón y medio: en tres dí­as, la criatura demoní­aca conocida como la Lamia se apropiará del alma de Christine, quien tendrá tiempo de sobra para pensar en las consecuencias de sus actos y en qué mercados de deuda depositar sus inversiones… mientras se pudre en el Infierno.

Total, que Sam Raimi ha decidido volver por los fueros de Posesión Infernal. Es el mejor ejemplo de la clase de pelí­culas que hací­a hace veinte años: involucraban demonios, guantazos, un protagonista convertido en muñeco de recibir hostias, y exageradas cantidades de sangre, pero de tal forma que nunca resultaba particulamente angustioso, gracias a la ligereza con la que Raimi abordaba todo el asunto, gracias a su estilo, que casi convertí­a al film en una tira cómica. Arrástrame al Infierno no es exactamente lo mismo: tiene mucho más dinero y, en general se nota que es un hombre de casi 50 tacos, mucho más controlado, más elegante, con mucha menos ansia. Arrastrame al Infierno es una pelí­cula básicamente de escenas de sustos (pero con muchí­simo ritmo de suspense “en algún momento llegará…”): Christine en el aparcamiento, Christine en el funeral, Christine en la mansión, Christine en el cementerio. Entre ellas se encuentran las secuencias que hacen avanzar el film, salvando la increí­ble cena de Christine con los padres de su prometido, que funciona para las dos cosas. Pero contienen una fotografí­a tan limpia y brillante, una banda sonora tan operí­stica, un ritmo tan parecido a un gag humorí­stico y unas interpretaciones tan exageradas que es imposible sentir verdadero miedo, más que nada, sino auténtica y sana emoción trepidante.

drag2

Todo eso era de esperar (Raimi siempre ha sido un virtuoso de la cámara y sus films son una exhibición de ritmo y montaje). Lo verdaderamente curioso es que el director, y su hermano Ivan, plantean algunas preguntas muy curiosas a lo largo del metraje. Exactamente, qué estamos dispuestos a sacrificar para escapar de un destino fatal. O si una buena persona debe recibir un castigo exagerado por sus acciones. O bien hasta qué punto somos capaces de dañar a otras personas para desembarazarnos de nuestros problemas –sin profundizar mucho, hay que decir que la maldición es una patata caliente susceptible de pasar a otra persona, momento en el que la pelí­cula avanza por derroteros morales en la mejor tradición del cine de terror–. De vez en cuando, Raimi plantea estas cuestiones como quien no quiere la cosa (al igual que algunas menciones a los problemas de sobrepeso de la protagonista), en otras, las aborda directamente, pero siempre en relación al film y nunca sin hacer trampas al espectador. Christine hace, nosotros juzgamos. Christine que, además, tiene cosas que nos resultan muy simpáticas, y otras no tanto: tendréis que esperar al film para ver de qué es capaz esta chica.

Film que por otro lado, simplemente es Entretenido. De. Cojones. Al margen del ritmo de veinte sustos por minuto (no es Scream, pero casi), Lorna Raver, actriz televisiva con más de 40 apariciones a sus espaldas, esta fantástica como la vieja bruja. Los efectos especiales prácticos de muñecajos lucen muchí­simo más que los efectos digitales, el ingenio de Raimi para hacer perrerí­as a su protagonista parece no tener fin. Los problemas sólo se limitan a los últimos 20 minutos, porque Raimi se monta lo que parece un clí­max tan espectacular en la mansión que el resto del film nunca termina de estar a la altura. Y sin embargo, se mantiene que da gusto porque Raimi no es un tí­o que juegue con una sola carta: tiene un montón de soluciones para conseguir que el espectador se entretenga como Dios manda durante el verano, y esto es: haciendo pelí­culas cortitas y sin ningún tipo de pretensión para tomarse una caña después, y sin mal sabor de boca. Y si uno se permite especular, me alegra enormemente que haya realizado este film, un respiro para descansar un poco después de tanto trepamuros y para afilar las garras de cara a la cuarta entrega de Spidey. Todos sabemos que Up se estrena esta semana, pero como segunda opción, esta pelí­cula. Y sin ningún tipo de remordimientos.


Sam Raimi | Sam Raimi & Ivan Raimi | Alison Lohman, Justin Long, Lorna Raver, Dileep Lao, David Paymer, Adriana Barrazza, Chelcie Ross, Molly Cheek | Peter Deming | Bob Murawski | Christopher Young | Steve Saklad | Sam Raimi, Robert G. Tapert | Joshua Donen, Joseph Drake, Nathan Kahane | Buckaroo Entertainment, Ghost House Pictures, Mandate Pictures | Universal Pictures | 7 |
  • cinefila888

    Es genial, muy entretenida!!

  • Gerion

    “Tu comentario está esperando moderación”

    Bueno, dado que hoy estamos en plan censor, y modreran mis comentarios, aunque no tengan ni enlaces ni insultos personales, pedirí­a que retirasen los comentarios hacia mi persona, ya que no permiten que responda.

  • http://www.nochedecine.com JoeHickey

    a mi me pareció un rollo, es más asquerosa que de miedo la verdad

    lo unico bueno alison lohman y la viejecilla gitana…

  • pasatiempo

    joooder gerion que empeño hijo…sam raimi violo a tu madre y mato a tu padre o simplemente te aburres….
    toma con este enlace te piso los otros dos:
    http://www.youtube.com/watch?v=0Rz10NUkHWo

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast