Críticas

ANTICHRIST

Lars Von Trier, director de Antichrist, guarda cierto rencor a las mujeres. Todo aquél que haya visto un par de pelí­culas de este director danés sabe de lo que estoy hablando. Otra idea que quiero dejar caer: Lars Von Trier está como una cabra, una peculiar caracterí­stica que suele aprovechar de vez en cuando para su beneficio. En tercer lugar: este señor rueda como Dios. Como. Dios. Cuarto: el cine de género no es lo suyo. Quinto y último: es más listo que yo. Haciendo hincapié en esta última idea, y para resumir, a mí­ me parece que el mensaje de Antichrist es “son todas unas putas” y que los méritos técnicos  del film y sus dos interpretaciones únicas y principales, perfectamente ajustadas sin ser nada del otro mundo, quedan de alguna forma diluidos porque a Von Trier se le hace la picha un lí­o intentando atenerse a las caracterí­sticas emocionales del cine de terror (esta peli es inquietante, da una moderada cantidad de grima) pasándose por el forro todo lo demás: coherencia y sentido común, más que nada. Si alguien tiene otra interpretación mejor, para eso están los comentarios.

anti4

Ella (Charlotte Gainsbourg, intensa, da el pego, y como se masturba casi a puñetazos se lleva la Palma de Oro) y Él (Willem Dafoe, que no tiene absolutamente nada que hacer salvo ser Willem Dafoe, cosa que me basta sin tirar cohetes) son una pareja que ha perdido a su hijo en el prólogo inicial (blanco y negro, a cámara superlenta y absolutamente hipnótico) mientras están entrenando para las Olimpiadas del Follar, donde cuentan con enormes posibilidades de llevarse la medalla de oro, habida cuenta de lo que nos espera después. Ella acaba destrozada y Él, que es terapeuta, decide supervisar personalmente su recuperación, llevándosela a su cabaña familiar en un bosque a tomar vientos. Hasta ese momento, es un drama parejil de contenido psicológico –bastante leeeeento, pero nunca he tenido problemas: el ritmo de Von Trier me funciona porque cuando veo drama me molan las pausas largas, qué pacha– con imágenes acojonantes a espuertas (véase el entierro, un plano que va a mandar a muchos estudiantes de cine a tirarse por la ventana o a copiarlo en plan chusco, no sé cuál de las dos opciones es peor). Lo que sigue después… bien, lo que sigue después es algo parecido remotamente a un thriller en el que existen por ahí­ unas cuantas preguntas que Él comienza a cavilar viendo que el comportamiento de su mujer comienza a ser cada vez más cabraloca. ¿Qué le pasó al niño, exactamente? ¿Cuál es la clave del desequilibrio mental de la señorita?. Ambas preguntas, y aquí­ comienza a vérsele el plumero a la pelí­cula, son resueltas con “las soluciones me las saco del culo marca Von Trier”, un director que tiene la maní­a de escribir situaciones completamente absurdas que luego procede a justificar durante media hora hasta convencerte de que su guión sigue un discurso lógico y coherente.

anti2

A todo esto, hablemos del nivel de grimosidad. Aunque no lo parezca, esta no es la primera incursión de Von Trier en el terror. En su dí­a hizo Riget (que te reí­as con Von, y todo) y el tí­o tiene tablas. Aquí­ recorre todo el espectro, desde ligeramente inquietante hasta causar repugnancia suma, por aquello de polarizar a la audiencia. Hasta la última media hora de unos (bendito sea Dios, gracias) 90 minutejos, vas tirando. Tiras porque “ambiente inquietante” es una expresión que Von Trier parece haber reacuñado para hacer esta peli. El bosque se mueve. Y cuando digo “se mueve” es que se mueve: la imagen de los árboles se distorsiona para crear un efecto de movimiento que, como es natural con este pavo, parece forzado, pero en realidad te la sopla porque mola. A esto hay que añadir planos fijos con movimiento superlento de un personaje andando por paisajes en mitad de una bruma siniestra, cortesí­a de la fotografí­a de Anthony Dod Mantle. Dependiendo de tu estado de humor, o es lo más grande que has visto desde los travellings de El Resplandor, o parece un jodido anuncio de Volskwagen. La tensión en la pareja es cada vez mayor y la crueldad de las imágenes va en aumento, así­ que, estructuralmente hablando, Antichrist es una de esas pelí­culas que se lo juega absolutamente todo en las últimas treinta páginas, que deberí­an ser un cipote.

Y es cuando a Von Trier se le va absolutamente la pelota (y el cipote también, pero para entender esto último hay que ver la peli…)

anti5

Durante sesenta minutos, y cuando no estaba haciendo la pelí­cula de terror, Von Trier nos ha ido tirando a la cabeza idea, tras idea, tras idea. Que si la maldad es inherente en la naturaleza (ya sabéis, bosques amenazadores, animales pudriéndose). Que si la cabaña se llama Edén y eso quiere significar algo. La utilidad de la psicologí­a en lo sobrenatural (Von Trier te demuestra que ambos ámbitos son irreconciliables, no jodas, Sherlock). Que si tal y cual y pascual. El problema es que, conforme pasa el metraje, todas estas ideas van desapareciendo poco a poco en favor de una, la GORDA, que es la que Von Trier se ha ido escondiendo bajo la manga, y que es cada vez más y más evidente (más que nada porque es una frase textual del film, porque la gente habla así­, según el director danés, con aforismos): si la naturaleza es inherentemente malvada, la naturaleza de la mujer, por lo tanto, es inherentemente malvada.  Las chicas son malas por pura predisposición –divina, genética, sabe Dios por qué cojones–. Punto. Seamos sinceros. La idea, en sí­ misma, sin entrar en juicios de valor, es curiosa (y dado que el film es género sobrenatural-fantástico es, de alguna manera enfermiza, medianamente justificable). Pero pongamos esta idea de otra forma. “Este personaje es malo” “¿Por qué?” ¿Porque sí­?” “Ya, pero ¿por qué?” “Porque sí­”. Perdonad si soy corto, pero vaya truño de explicación, pardiez.

anti1

Von Trier será el puto amo, mira que me jode porque en el fondo le tengo cariño al tí­o, siempre intenta mirar las cosas bajo otra luz, pero ni siquiera él puede escapar de algo que es inherentemente de cajón (y ahí­ me he repetido): no importa todo el simbolismo que le quieras meter (que hay a plenty: los Tres Mendigos, las bellotas, el árbol, la piedra de limar),  si esa es tu idea sobre la que asientas la pelí­cula, amigo mí­o, todo el paripé se te va a ir al cuerno a la velocidad del rayo. Sucede. Desprovisto de cualquier otro tipo de mecanismo para sacar el film adelante más que esta idea, no me extraña que la cosa termine tirando por derroteros convencionales. ¡Persecuciones! ¡Torture Porn (incluye el famoso momento que causó oigs DESMAYOS en Cannes, quienes parece que no han leí­do muchos informes de ese grupo de plebeyos de Amnistí­a Internacional)! ¡Alusiones religiosas! ¡Buenos muy buenos pero que luego son malos, malos muy malos y que luego son no se sabe qué!)  Y la lista sigue y sigue hasta culminar en un plano final apoteósico que se convierte en el primer ejemplo de violencia machista psicológica a través del cuarto muro de la historia del Cine. Estoy seguro de que habrá muchas otras interpretaciones, bastantes de ellas más agudas, pero esta me funciona porque, cuando la aplico sobre el film, la cosa adquiere perfecto sentido, y el sentido que yo doy es este: a Von Trier le han dejado, está cabreado, deprimido y sólo, y ha decidido cascarse el equivalente del You Oughta Know de Alanis Morrisette en plan celuloide. Y al igual que la canción, no reflexiona por qué le han dejado. En su lugar, comienza a justificar que de alguna forma, es una ví­ctima de los acontecimientos porque LAS CHICAS SON MALAS y decide elevar ese mensaje a la categorí­a de Lo Universal y se pone a machacar cráneos. Eli Roth hace lo mismo, pero sin tanto rollo y con la mirada cinematográfica de Ojo Loco Moody. De alguna forma, me alegro de haber pasado de poner notas, porque no hay manera de cifrar esta movida. Baste que os diga que la experiencia me pareció similar a poner el hombro para que ese colega medio al que conocéis, medio majete, pero puto pesao filósofo al que le tenéis pillado el numerito, os llore sobre el hombro una hora y media.

Ese tipo de cosas se hacen gratis.


Lars Von Trier | Lars Von Trier | Charlotte Gainsbourg, Willem Dafoe | Anthony Dod Mantle | Anders Refn | Varios | Karl Júlí­usson | Meta Louise Foldager, Lars Jí¶nsson, Ole í˜stergaard | Peter Aalbí¦k Jensen | Zentropa Entertainment |
  • Gerion

    Psychokiller o tarantinorrr, o como pollas te llames ahora: Tu problema es que los demás tenemos memoria, Javi te escupio en la cara, aparte de bannearte y eliminar tus comentarios, ¿como respondes tú a eso?

    -“Pues te pido disculpas si te ofendí­, Javier.”

    Joder! que asco. Menudo lameculos. Parece que el que se quiere convertir en mascota eres tú, pero no llegas ni a eso, te quedas en Rata.

    PD: No tengo nada contra tu santa madre. Ella no tuvo culpa de cagarte.

  • http://rodriguezspain.blogspot.com/ triunviro

    Mary Carmen, deberias incluir la palabra madre en el moderador….jajaja

    Saludos

  • naxete_69

    Vas de listillo otra vez!! No me gusta “Scary Movie”, ni “Saw”, ni tu queridí­sima “Anticristo” a la que meto en el mismo saco que las otras en cuanto a mediocridad. Tu si que tienes pinta de amar ese tipo de cine para pocos privilegiados mentales. Enhorabuena porque con idiotas como tu tarados como Von Trier podrán seguir haciendo pelis en las que os tome el pelo y encima os guste. Si no fuera así­ el pobre ya hace tiempo que estarí­a en la misma situación de otros directores que han parido alguna obra maestra y luego se han perdido en el anonimato.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodrí­guez

    Un poquito de paz señores…. No cuesta nada.

  • tarantinorrrrr

    Sé que si supieras hablar pedirí­as whiskas pero al ser de la LOGSE tu nivel no supera el de un crogmanón. Pero ánimo, pobre paleto, que viendo la saga de scary movie aprenderás mucho.

  • RomeIsBurning

    Tarantinorrrrr, pues yo puse a tu madre ayer mirando no para Cuenca, ni siquiera para Albacete, sino para Castilla-La Mancha entera.

    Deja de impartir lecciones de gramática y ortografí­a, como una Bibiana Aí­do cualquiera, que no todo el mundo tiene la suerte de estudiar al lado de un colegio de pago como tú.

    Sigue así­, Tarantinorrrrr, que ya te están haciendo un hueco en La Fábrica de la Tele para compartir plató con Karmele Merchante…

  • naxete_69

    Por cierto que meterse con las madres es el recurso más triste cuando ya no tienes argumentos y jurarí­a que tras “tarantinorrrr” se esconde otro usuario al que ya echaron por algo parecido.

  • naxete_69

    “Hanticristo” hes una mierrda ppretenciosa y tarantinorrrrrr suvnormalito profundo.
    ¿Ves como con faltas de ortografí­a nos entendemos todos también?

  • tarantinorrrrr

    jajajajaja, el mierdecilla se enfada. Desde este momento te adopto como mi mascota. Corre, canelo, corre!

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast