Reportajes

LA PROTESTA DE TORONTO

Los organizadores del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) fueron objeto, la semana pasada, de una protesta contra su decisión de centrar parte del programa –concretamente su inauguración– en la ciudad israelí­ de Tel Aviv mediante un acuerdo de hermandad con la ciudad canadiense, y que ha sido considerado por los manifestantes como “un acto de complicidad con la maquinaria propagandí­stica de Israel”, ya que dicho programa, percibido como parte de una costosí­sima campaña de mejora de la imagen internacional del Gobierno hebreo, “ignora la realidad histórica” sobre la que se ha construido la que es, en la actualidad, la segunda ciudad más importante del Estado israelí­. A tal efecto, varias personalidades del mundo de las artes, entre las que se incluyen los actores Danny Glover, Viggo Mortensen, Wallace Shawn, así­ como el director Ken Loach o el cantante David Byrne,  han sumado sus nombres al de más de dos centenares de particulares, entre ellos casi una veintena de españoles, en las firmas de apoyo a la Declaración de Toronto: “La Ocupación no debe Celebrarse”, y que nuevamente pone de relieve la tensión entre cultura y realidad social, cuando la primera, en lugar de interpretar la segunda, pasa a convertirse en una parte activa de ella.

tiff2

Prueba de ello es el “renuncio” de la actriz estadounidense Jane Fonda, firmante original de la Declaración, que ayer se retractaba públicamente de su decisión, argumentando que dicho texto no estimula en modo alguno el debate entre israelí­es y palestinos, y que sólo contribuye a alimentar su división generacional, contaminando un ambiente cultural libre de ideologí­as como deberí­a ser un festival internacional de cine como es el de Toronto. Estos nuevos comentarios realizados por Fonda, respaldados por actores y personalidades con estrechos lazos con la comunidad israelí­ como Jerry Seinfeld, Lenny Kravitz, Natalie Portman o Sacha Baron Cohen, contradicen diametralmente una de las premisas básicas de la declaración: la ausencia, durante el programa inaugural, de realizadores palestinos a la hora de expresar su punto de vista sobre la situación actual de la ciudad de Tel Aviv.

En este sentido, el realizador canadiense John Grayson ha decidido retirar su corto “Covered” en señal de protesta contra los organizadores del Festival, quienes por su parte insisten en que la programación sobre Tel Aviv cubre la situación de la ciudad desde distintos puntos de vista y que gracias a la polémica desatada han cubierto su objetivo de desarrollar un debate fructí­fero sobre el conflicto israelopalestino.

LA DECLARACIÓN

El grueso de declaración de Toronto dice así­: “Protestamos que el TIFF, intencionadamente o no, se ha convertido en un cómplice de la maquinaria de propaganda israelí­. (…) El énfasis desarrollado en su propuesta de Ciudad a Ciudad (entre Toronto y Tel Aviv) queda vací­o dada la ausencia de realizadores palestinos. Más aún, la descripción no especifica que Tel Aviv fue construida sobre localidades palestinas destruidas y que Jaffa, el principal centro de cultura palestino hasta 1948, fue anexionado a Tel Aviv tras el exilio en masa de la población palestina. Mirar a Tel Aviv como una ciudad moderna y sofisticada sin considerar su pasado y la realidad actual en Cisjordania y Gaza, serí­a como elogiar el elegante estilo de vida en Ciudad del Cabo durante el Apartheid sin reconocer los correspondientes guetos de población negra, como Jayelitsha o Soweto”.

Por último, e importante que se señale: “Ni protestamos contra los realizadores israelí­es cuyos films han sido incluidos en el programa, ni sugerimos en modo alguno que se boicoteen las pelí­culas israelí­es que se presenten en el TIFF. Sin embargo, objetamos ante el uso de un festival internacional tan importante como escenario para una campaña de propaganda”, ejecutada, según los firmantes, dentro de la campaña de promoción “Brand Israel” iniciada en 2008 por el Gobierno israelí­ y los empresarios de comunicación canadienses Sidney Greenberg (Astral Media), David Asper (CGC) y Joel Reitman (MIJO Corporation), y confirmada por el propio cónsul israelí­ Amir Gissin en declaraciones al Canadian Jewish News en una entrevista con fecha del 28 de agosto de 2008, siempre según la declaración.

greyson

Greyson (en la foto, arriba a la derecha), el director que retiró su corto del programa del TIFF, sí­ llama deliberadamente al boicot de las pelí­culas israelí­es, en concordancia con la petición elevada en 2005 por varias ONG palestinas que llamaban a un campaña de condena contra Israel “y que es percibida por sus miles de seguidores como la única forma de que Israel actúe en concordancia con la ley internacional”, máxime después de la campaña de bombardeos iniciada el 27 de diciembre de 2008  por el Gobierno israelí­ sobre la Franja de Gaza en respuesta a los lanzamientos con cohetes desde la frontera de la Franja contra las comunidades del sur del Estado hebreo, perpetrados por las milicias palestinas afines a Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás), un conflicto que dejó entre 1.100 y 1.400 palestinos muertos (según cifras proporcionadas por Israel y por el Centro Palestino de los Derechos Humanos, aunque su estimación de civiles muertos difiere enormemente –295 a 926–) y 13 israelí­es fallecidos (10 soldados, tres civiles).

A la decisión de Grayson hay que sumar también la sentada organizada por el Grupo de Cine Palestino ante el consulado canadiense en la ciudad cisjordana de Ramala, según informó la coordinadora del grupo, Yehyah Barakat, a la agencia de noticias palestina Maan, y que instó a los artistas palestinos presentes en otros programas del Festival, como Ilia Sleiman, Yusri Nasrala, Dima Al Hur, Ahmad Abdalá, Rashid Bushareb y Ahmad Maher, a retirar inmediatamente sus piezas.

VOCES EN CONTRA

Uno de los aludidos, Ahmad Abdalá, retiró su film Heliopolis a instancias de sus productores. Fue la gota que colmó el vaso para dos directores del Festival, Piers Handling y Cameron Bailey (foto abajo), quien consideró “lamentable” esta decisión en otra carta abierta en la que “ratificamos su elección de Tel Aviv como foco inaugural del programa Ciudad a Ciudad” y “damos la bienvenida a la discusión que nuestras pelí­culas han despertado”. Recuerdan que los responsables de la Declaración de Toronto “en ningún momento llaman al boicot de las pelí­culas que se proyectan en el festival”.

bailey

Ya dije que era necesario recordar esta cuestión del boicot (Grayson ha decidido retirar su film como boicoteo, en contra igualmente de los principios de la declaración) porque es aspecto del texto en el que se han centrado algunas de las voces que han condenado la Declaración de Toronto. La actriz Minnie Driver considera que la declaración un “intento llevado a cabo por algunas personas influyentes para decidir qué historias pueden ser contadas, y que historias no pueden ser contadas”.  Portman,  Baron Cohen y Kravitz son algunos de los firmantes del texto más moderado, una carta abierta publicada en los diarios estadounidenses en la que consideran que “cualquiera que haya visto cine israelí­ reciente, sabe que las pelí­culas son polí­ticas, personales, cómicas y trágicas, algunas de ellas crí­ticas, y que en modo alguno sirven de propaganda para polí­tica alguna del Gobierno israelí­”. Una opinión mucho más mesurada que, por ejemplo, la del cineasta y rabino del Centro Simon Wiesenthal, Marvin Hier, quien equiparaba la declaración a “una llamada a la destrucción total del Estado de Israel”. El productor Tom Barad llama a la declaración “absurda” e “injusta”. “Cualquiera sabe que los crí­ticos más ardientes del Estado de Israel son sus propios directores”, explica.

A todo esto… ¿sabe alguien cuales son las pelí­culas que forman parte del programa De Ciudad a Ciudad?. “Dudo mucho que los firmantes de la Declaración de Toronto se hayan pasado mucho tiempo examinando los films que pretenden condenar”, afirma el crí­tico estadounidense Roger Ebert –un habitual de esta sección–. “entre ellos se encuentra Jaffa, de Keren Yedaya, una historia de amor entre un chico israelí­ y una chica árabe”; o “La Vida Según Agfa”, de Assi Dayan, un examen de personas de distintas razas que se encuentran en un bar raffish de Tel Aviv”.

tiff3

'Heliopolis', de Ahmad Abdalá

“Los verdaderos artistas no tienen paí­s. Hablan por ellos mismos y suelen actuar como la voz de la conciencia de su nación. Consideremos a Solzhenitsyn en Rusia, a Nadine Gordimer en Sudáfrica, a Andrez Wajda en Polonia, la Nueva Ola Checa, la Quinta Generación en China. Sus filmes ensanchan la mente, abren la discusión y ejercen presión sobre el cambio. Y cuando uno está en desacuerdo con la polí­tica de una nación, es la última voz a la que se deberí­a silenciar”, declara Ebert, a quien no obstante se le critica, desde los comentarios a su post, que malinterpreta el sentido de la declaración ya que esta ni pretende “castigar ni perseguir a los responsables de los films”.

El periodista cinematográfico del LA Times, Patrick Goldstein, condena la decisión de Greyson. “Coincido con él en que la ocupación israelí­ de los territorios palestinos es terrible, tanto para los palestinos ahora mismo como será para los propios israelí­es a largo plazo, pero no me puedo imaginar un foro menos propicio para criticar los logros artí­sticos de un paí­s que un festival de cine”, opina Goldstein. “Paul Simon grabó Graceland en un momento en el que el mundo boicoteó el régimen del Apartheid en Sudáfrica, pero Simon creí­a que  dar a concer al mundo el talento musical de la gente con la que grabó el disco excedí­a cualquier elogio que el represivo régimen en el que viví­a pudiera atribuirse sobre su disco. La historia le ha dado la razón. Y el mismo aperturismo deberí­a dedicarse a un Festival de cine”.

“Todo el mundo está en su derecho a criticar las polí­ticas de un paí­s, pero no termino de ver cómo los artistas de Israel son tan cómplices en las polí­ticas represivas de su Gobierno como… bien, como los artistas estadounidenses lo son en las torturas que el Gobierno de Bush perpetró sobre los sospechosos de terrorismo”, concluye.

Más…

Página oficial del TIFF – Aquí­

Declaración de Toronto – Aquí­

Carta abierta de John Grayson – Aquí­ (.pdf)

Ratificación de los organizadores del TIFF – Aquí­

Sentada del Palestinian Cinema Group (Maan) – Aquí­

‘A Destructive Protest’, de Roger Ebert – Aquí­

Opinión de Patrick Goldstein – Aquí­

  • http://isladeljota.blogspot.com el jota

    Ole, ole y ole.

  • http://isladeljota.blogspot.com el jota

    Se ve mi avatar cambiado?

  • http://isladeljota.blogspot.com el jota

    Yo tengo mi posicionamiento en polí­tica como casi todas las personas, pero esta es una web de cine (y además la mejor de todas), para hablar de polí­tica hay otras muchas miles de webs. No digo que no se deba hablar de polí­tica, pero ciñámonos a la noticia en cuestión y a sus implicaciones para con el cine (en este caso y en todos en que la polí­tica se implique con el cine o viceversa), por ejemplo, ha surgido el tema de ETA, pero se habla de este asunto en lo que atañe al cine (Medem y su maldite pelotita, Jaime Rosales y el tiro que tiene dado en la cabeza, etc.). No nos vayamos por los cerros de Ubeda que la polí­tica al final lo único que genera son enfrentamientos (y esto último está mas que demostrado, al Parlamento me remito), y nos aparta de hablar de la pasí­on que nos une a todos los que formamos esta familia que somos los usuarios y visitantes de LHP y sus creadores y colaboradores. Por cierto que coincido en que el artí­culo está impecablemente redactado y es muy interesante.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Rafa tampoco lo ha contado de ese modo, sí­mplemente ha expuesto la polémica que ha surgido y las distintas posturas en torno a la misma.

    Y sobre lo que decí­a meteo de la subvención de Tiro en la cabeza. Dudo mucho que siquiera costase eso la pelí­cula y, por tanto, mucho menos la subvención que le han dado.

    Hay mucho mito y mucha chorrada en torno a las subvenciones. Es cierto que hay una dependencia de las mismas, pero si hay gente haciéndose rico con ellas son dos y desde luego no suelen ser ni los directores ni los actores, sino algún productor espabilado.

    Y guste o no, son necesarias, otra cosa es cómo gestionarlas, pero el cine español, si quiere aspirar a unos mí­nimos estándares de calidad técnica y reclamo publicitario debe tener subvenciones. Es muy fácil decir que deberí­an desaparecer y luego pedir pelis como las americanas cuando nuestro mercado es infinitamente menor.

  • http://adadadad 00110011

    Perdonarme, he cometido un lapsus, he dicho que el reportaje es de Javi, y es de Rafa.

    Rafa, perdona por el error.

  • http://adadadad 00110011

    Seguro que no viene a cuento, cuando de repente hable del conflicto. Yo solo querí­a recordar y dar mi opinión sobre un conflicto, y ya de paso me mojo y digo que Israel es el culpable por varios motivos.

    Javi nos demuestra en el reportaje, que por cierto esta muy bien, un ejemplo de hasta donde puede llegar la propaganda israelí­. Siempre han intentado influenciar y contaminar la realidad.

  • http://adadadad 00110011

    Eljota, tampoco pasa nada si uno escribe sobre polí­tica, es mas, es muy necesario que se hable de ella, porque si tomamos una posición pasota y la ignoras es un error garrafal, porque si no te metes contra la polí­tica al final es la propia polí­tica que se mete contra ti.

    Rafa nos ha metido una noticia informativa sobre los acontecimientos de Toronto y este habla sobre unas protestas. Es muy normal que en los comentarios sigan por esa misma lí­nea. Yo solo pretendí­a vagamente recordar un conflicto. Yo ahora mismo no me siento capacitado para saber hasta donde llega las influencias o el poder sionista, pero soy consciente de que Israel desde hace mucho tiempo desde su tentáculos llegan a muchas partes del mundo para influir.

  • http://isladeljota.blogspot.com el jota

    Precisamente me meto en esta web para huir de la polí­tica (y del futbol y el Gran Hermano), así­ que por favor, por favor, centrémonos en el cine, dejad los análisis polí­ticos para otras webs. Vale que se hable algo de polí­tica, pero que sea por su repercusión en el cine o viceversa, pero centrar el tema en polí­tica o terrorismo…buff, vamos, es que me piro si empezáis con ese rollazo, que estoy mas que harto de peleas parlamentarias.

  • Bernie

    Que tal super rollo sesgadazo y como dice por alli el Dr. Saius yo tambien puedo explicar explicaciones ingeniosas para endulzarme la oreja, pero ni enterado que habia una guerrita entre el lobbywood y el pallywood

  • http://adadadad 00110011

    Veo que hablar de polí­tica en esta web se esta poniendo de moda, la otra vez entre para dar mi punto de vista sobre Venezuela.

    Javi, llevo leyéndote y me esta gustando mucho tus opiniones. Estoy de acuerdo con todo lo que estas diciendo.

    Yo supongo que aquí­ habrá gente que saben mucho sobre estos temas. Es muy importante saber como empezó el conflicto entre palestinos e israelí­es. Pero claro, todo el mundo enfoca que el conflicto es únicamente contra Palestina, pero Israel lleva mucho tiempo deteriorando la zona oriente desde 1948. Vale, cuando se acabo la segunda guerra mundial la ONU decidió que habí­a que partir Palestina en dos estados, entonces la liga árabe siempre se opusieron hasta que ya sabéis que terminaron en algunas guerras y eso hizo que Israel ganara mas territorio.

    Israel causo muchos problemas, tuvo que enfrentarse contra Jordania, Egipto, Libano, etc.

    Yo opinión que el detonante de todo este conflicto es la siguiente:

    El problema no son los lanzamientos de cohetes como nos dicen los medios que circulan por aquí­. El detonante principal de que Palestinos esten furiosos y con ganas de contraatacar es la represión sistemática que esta ejerciendo Israel sobre la zona, y esto son los principales problemas de esta situación. ¿Qué pasa con el muro que construyeron? ¿No es otro muro de la vergüenza? ¿Qué me decí­s de los bloqueos de conductos de agua para ciertas zonas y así­ en algunas zonas como Gaza estén en total sequí­a? Israel lleva utilizando su poder de forma abusiva, esta forma de represión que tiene contra Cisjordania y Gaza es totalmente injusta y arbitraria. Luego nos dicen la peña que los palestinos no son unos santos, pero claro, ¿como quieres que se comporten si estos están siendo machacados sistemáticamente? ¿Deben dejarse machacar? Debo recordar que el agresor o el invasor es Israel sobre unos determinados territorios. ¿Qué pasarí­a si un estado mayor apoyado por el paí­s mas potente del mundo te asfixia tu pequeño territorio, manejando tu territorio para sus intereses geoestratégicos? ¿Cómo reaccionarias si te tratara como si estuvieran en una cárcel con toque de turno, represiones intensa y constante? Además de abundantes secuestros, bloqueo de ayudas humanitarias, asesinatos colectivos, etc.

    Entonces los palestinos lanzan sus cohetes, comenten atentados terroristas porque otra cosa no puede hacer y tenemos la vergüenza y el cinismo de decir que no son unos santos. La gente le interesa que Palestina sea nula y pasiva. Distorsionan la realidad y nos dicen que estos deben parar de lanzar sus cohetes y dejar de atentar, pero claro, parece que los palestinos lo hacen porque le gustan, son unos sádicos que lanzan cohetes así­ porque así­, sin ningún tipo de motivos, ¿entonces que coño hace Israel? Nunca en la historia de la humanidad se ha tratado al agresor como la victima, es muy curioso que ningún paí­s de occidente digan que Israel lleva mucho tiempo cometiendo terrorismo de estado.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast