Noticias

SITGES DíA 9

Tremendo dí­a de emociones. Congoja en el desnudo personal de Clive Barker durante su masterclass, nostalgia por la aparición en silla de ruedas de Paul Nashy y aplastante terror en la poco novedosa pero efectiva Paranormal Activity.

Una voz agrietada, o más bien arrugada, nos daba los buenos dí­as en la sala Tramontana. “Quiero seros útil y no hablaros en abstracto sino tener un diálogo como amigos. No hay ningún tema del que no quiera hablar excepto de mi madre y los conejos” Risas. Clive Barker presentaba sus intenciones, querí­a que cerraran la puerta de entrada. Iba a profundizar. Y comenzó a contarnos algo muy í­ntimo de lo que querí­a desprenderse.

Hace varios años le llamó una mujer preocupada y nerviosa. Su hijo Josh se acababa de ir a Irak falsificando su documentación (pues era menor de edad). Habí­a ido a morir, y su madre, desesperada, pidió a Clive que le llamara ya que el chico admiraba sus libros y sus pelí­culas. Clive, incrédulo, acabó llamándolo. Inicialmente el chaval no creí­a que el que tení­a al otro lado del teléfono fuera el mismí­simo Clive Barker pero, después de más de 18 meses de conversaciones semanales, llegaron a convertirse en amigos. Descubrió que el joven era un diamante en bruto con un universo creativo interior riquí­simo. Clive, estimulándolo, consiguió traerlo de vuelta. Se conocieron en persona y lo metió en la escuela de cine de Los Ángeles (pues una de sus nuevas aspiraciones era convertirse en director de cine de terror). Clive llegó a llamarlo hijo. Durante cuatro años estuvo apoyándolo en todos sus proyectos descubriendo el inmenso talento que derrochaba. Hace tres semanas murió de una sobredosis accidental.

clivebarker

El silencio sepulcral en la sala Tramontana pesaba. Clive se apartó un poco del micro para no lanzar sus sollozos por los altavoces. Tras varios segundos, el público se levantó y aplaudió durante minutos. Más calmado, Clive dio las gracias por haber creado esa atmósfera de intimidad, que necesitaba desahogarse y, sobre todo, hablar de toda esa gente que le viene diciendo que tiene una idea genial para una novela o una pelí­cula. “¿Qué haces contándomelo coño? ¡Escrí­bela! ¡Ruédala, joder!”. Clive nos hablaba además, ofreciéndole un gesto despectivo a Spielberg, de que la creatividad no tiene nada que ver con billetes ni contables. Que nadie piensa en su contable cuando tiene una página o un lienzo en blanco delante. Que la vida no es un ensayo, que el arte sale de las tripas, del corazón, de dentro (escalofriantes los golpes que se daba en el pecho mientras lo decí­a). Que tenemos que vomitar cuando nos apetezca y que cada vomito es personal y distinto, que no debe preocuparnos la opinión general o el rechazo. Odia Hostel porque no apoya lo malvado por lo malvado.

Luego las palabras dejan de salirle, vuelve a emocionarse mientras la traductora hace eco de sus últimas palabras se derrumba. Se acerca al micro y finiquita su discurso rogando comprensión y que no aceptará firmar ningún autógrafo ni firmar foto alguna y vuelve a dar las gracias al público por haber compartido este momento tan precioso. Se remite por última vez al espí­ritu de Josh y se despide levantando la mano, cerrándola y llevándosela al pecho. Nunca he oí­do unos aplausos más coordinados que los que siguieron a su marcha. Destrozados y a la vez privilegiados, seguimos con la mirada a Clive hasta que salió por la puerta. Alucinante y único.

Después de un dí­a que empieza con un momento que sabes que recordarás durante toda tu vida me dediqué a vagar durante varios minutos por el hall del Meliá hasta que decidí­ seguir con el trabajo. Tomé aire y me dirigí­ a la rueda de prensa de los hermanos Pastor.

Según el dúo de directores catalanes (David, el mayor, y Álex, director del cortometraje ganador en Sundance La Ruta Natural producido por la escuela de cine ESCAC) su pelí­cula está bendecida por la suerte. El oportunismo (fatí­dico) de la pandemia gripal actual (el guión se escribió inocentemente hace más de cinco años) y la elección de Chris Pine antes de su éxito internacional con el Star Trek de Abrahams (el estreno del filme se ha retrasado para aprovechar su novedosa fama). Durante el curso de preguntas promulgaron un cine fantástico alegórico, que utiliza el terror o la ciencia ficción para hablar del hombre, y aseguraron que para ellos la codirección es una ventaja (eso sí­, no exenta de discusiones; aclaran que como entre ellos hablan en catalán nunca durante el rodaje percibió el equipo crisis alguna). Adaptarán Retrato de Tiza, cómic de culto de Miguelanxo Prado, y a largo plazo desarrollarán otro proyecto en tierras estadounidenses.

-

De Carriers se han dicho cosas muy distintas, pero nadie ha salido echando fuego por la boca como con otros tí­tulos del festival. Un peculiar drama familiar en un contexto postapocalí­ptico con ecos de Mad Max, unos personajes llamativos entrelazados en conflictos resueltos con demasiada urgencia y una linealidad narrativa que nos da la sensación al acabar la pelí­cula de que todo ha pasado de seguidilla. Aún así­, un impresionante ejercicio de atmósfera y dirección de actores pero, sobre todo, la alegrí­a de que el talento nacional se está desahogando en alguna parte del mundo.

Apuntando al género más puro, y después de las malas opiniones cernidas sobre Paranormal Activity, la proyección de la tarde en el Auditori fue mirada por la mayorí­a del público con desconfianza. Y, sorpresa. Toda una masa de cabezas frente a la horizontal pantalla del coliseo cinéfago de Sitges temblaban apoyadas en los reposacabezas. La tensión y el terror se apoderaban de nuestras retinas con un producto poco novedoso en su forma (cámara amateur que pretende mostrar su realismo y momentos de primera persona) pero escabrosamente efectivo por sus situaciones, sus personajes, sus actores (pocas actuaciones se han visto en la programación tan creí­bles como éstas) y una montaña rusa siempre cuesta arriba que acaba lanzándonos con su final a la catarsis total del “grito pelao”.
Del resto de tí­tulos proyectados durante el dí­a Ingrid asqueó (y no en el sentido escatológico), Accident nos hizo pasar el rato y Cold Souls, con un Paul Giamatti haciendo de sí­ mismo, fascinó (una ópera prima de Sophie Barthes firmada con seriedad y perfeccionismo).

cold-souls-02

Elias Querejeta (productor de El Espí­ritu de la Colmena, La Caza o Los Lunes al Sol) recibió una “marí­a honorí­fica” por toda su carrera y Paul Nashy, en la última sesión del Auditori, habló para el público excusándose por no haber podido estar en la presentación del tráiler de La Herencia Valdemar. “Estoy pasando una averí­a”, dice acompañado por Ángel Sala en su silla de ruedas. Además invitó a la lectura de su biografí­a recién editada de más de 500 páginas ilustradas. Emocionadí­simo y entrañable, dio las gracias a su público por estar tantos años en esas butacas disfrutando del fantástico con tanta fidelidad. Tras las inmortales palabras de un inmortal la proyección de dos cortometrajes de temática zombie (uno francés con una gran factura y un especial sentido del humor y otro nacional con Macarena Gómez, que durante la presentación mostró su habitual desparpajo, de protagonista). Survival of the Dead y Dead Snow cerraron la noche con dos grandes decepciones. Un Romero sin chispa ni alma en una pelí­cula injustificada y luego nazis resucitados en otro film más del subgénero que ya hace años que huele a caduco (Danny Boyle fue el último en aportar algo renovador).

george-a-romero-survival-of-the-dead-03

“ZOMBIELAND” y ZOMBIEWALK, parece que el dí­a de mañana sigue pendiendo de los hilos de sangre coagulados como telarañas en los sobacos inertes de los muertos vivientes.

Fernando Polanco Muñoz (colaborador).

  • david_darko

    Tenia ganas de ver INGRID, pero despues de leer los comentarios de amigos qe estan en el festival y de criticas y comentarios de prensa, me da que la pelicula que me monté yo en mi cabeza será mucho mejor. Lastima. Genial lo del Clive baker, por duro. Un gran escritor y artista en general.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast