Noticias Reportajes

I FESTIVAL DE SERIES DE MADRID

Dí­a 2:

Bueno, os comento lo más destacado de los talleres y la mesa redonda de hoy. Ha sido el mejor dí­a, con los talleres más divertidos y con una mesa redonda delirante, con un protagonismo absoluto de Boris Izaguirre. Ha habido aplausos y risas a raudales, mucho más que ayer, que estaba todo más contenido y flotaba ese aroma a autobombo en el ambiente.

TALLER DE DOBLAJE

Interesante taller, moderado por un representante de Cosmopolitan, en el que se ha hablado del proceso de traducción, localización y adaptación del doblaje, utilizando como ejemplo la serie “Sexo en Nueva York”. Tres de las cuatro voces principales han asistido y han doblado una escena en directo.

Ha sido un encuentro muy didáctico y muy completo, con un formato de preguntas y respuestas bastante ágil con el que se ha abordado todo el proceso de doblaje. Kenneth Post, traductor/localizador encargado de multitud de series y pelí­culas entre las que sólo puedo recordar “Independence Day”, nos ha hablado de su labor, la de traducir lí­nea por lí­nea los diálogos de las pelí­culas, tratando de conservar el sentido, la duración, las sí­labas y ciertos golpes de voz (las labiales).

La directora de producción de Tecnisón ha comentado las dificultades con las que en muchas ocasiones se encuentran los dobladores: capí­tulos de comedias en los que un personaje estudia español y se hacen gracias a costa de nuestro idioma, juegos de palabras intraducibles, situaciones en las que se tiene que cambiar el contexto (por ejemplo, una escena de “Sexo en NY” en la que se sustituyó un chiste basado en poner acento británico en VO por acento francés en la versión doblada), y nos han revelado que últimamente, con el tema de los estrenos mundiales, y para evitar posibles filtraciones a Internet, les llegan las grandes pelis y algunas series con la imagen completamente en negro, salvo el movimiento de los labios de los actores, que se ha rotoscopiado. Esto juega en contra del doblaje, que es una forma de actuación y que requiere de un estudio completo del trabajo del actor original, y el resultado se nota bastante.

Las dobladoras de “Sexo en NY” han intervenido para contar anécdotas varias, han dado su opinión de la serie y los personajes (curiosamente ninguna de ellas lo destaca como su trabajo más personal), y han acabado haciendo una demostración, y doblando varias escenas junto a personas del público. Después, ronda de preguntas, y han subido al estrado dos dobladoras de “Gossip Girl”, que han hecho lo propio con una escena en la que Leighton Meester y Blake Lively se pelean tirándose del pelo. Una escena escogida un poco a mala leche, ya que antes se habí­a explicado que las escenas más complicadas son las que obligan a los actores a hiperventilar.

Como curiosidad, la directora de producción del estudio y el guionista traductor han hecho patentes diferencias perceptibles entre los doblajes hechos en Madrid y los que vienen de Barcelona. Por ejemplo, en Barcelona se dice “jodido” en lugar de “puto”, “hijo de perra” en lugar de “hijo de puta”, y “moretón” en lugar de “moratón”, entre otros muchos pequeños detalles que ellos identifican rápidamente.

El taller ha concluido regalando a los presentes un libro sobre el doblaje de “CSI” (de las 3 series). El señor de Cosmopolitan casi provoca una estampida al decir que únicamente habí­a 40 libros, pero se han liado a sacar cajas, y al final no creo que nadie se haya quedado sin el suyo. Un libro curioso en el que se hace referencia a la esquela que AXN dedicó a la gran Concha Garcí­a Valero y que descubre que el doblador de Horatio es director de doblaje de “CSI” y “CSI: Miami”, lo que aumenta su leyenda aún más si cabe. Recordemos que hablamos del hombre que narra “Las supernenas” y pone voz a Johnny Bravo.

TALLER SERIES DE COMEDIA

Sorpresón. Pese a que únicamente estaban anunciados dos guionistas de “7 vidas”, han hecho acto de presencia Javier Gutiérrez, Carlos Areces y Marta Belenguer. Ha sido un taller centrado sobre todo en el guión y los actores, los dos pilares de la comedia según el moderador, Natxo López, que además de “7 vidas” escribió para “La familia Mata”. A su lado se ha sentado Sonia Pastor, que actualmente escribe para “Aí­da”, y que ha sido el parecido razonable del dí­a (una fusión entre Clara Lago y Edurne Pasabán). Ayer el premio al parecido razonable recayó en el director de marketing de Calle 13 Silvano Guillamet, fuuu-sión de Dennis Quaid con Hugo Weaving.

Se ha hablado de la importancia de los personajes, de que el principal objetivo es que el público llegue a sentir por los personajes algo que lleve a que quieran saber qué más va ocurriendo en sus vidas. Con “7 vidas” lo consiguieron, de modo que se percibí­a a los personajes como posibles habitantes de nuestro universo real, algo que parece que no ha vuelto a suceder en ninguna serie española.

Nuevamente ha planeado el espectro de la lacra que supone la duración de los capí­tulos en España, a raí­z de una pregunta del público. Los dos guionistas han coincidido en señalar que es contraproducente hacer comedia de 80 minutos. Se acaba metiendo mucha paja para rellenar y se rinde menos que con capí­tulos más concisos y compactos como pueden ser los de 20 minutos de las sitcom americanas.

Javier Gutiérrez ha hablado muy por encima de la labor del actor, que tiene que sacar adelante emociones de un texto que de por sí­ no las transmite, y tiene que lograr que un chiste tenga gracia. En este sentido, Natxo López ha citado a Woody Allen, quien aprendió en su primera etapa como monologuista que lo que realmente se debe hacer para transmitir humor es crear un buen personaje, que sea el vehí­culo para los chistes. Algo que corrobora Carlos Areces, quien ha puesto como ejemplo al gañán de “La hora Chanante”, cuya gracia no eran sus chistes, sino el hecho de que existiera un personaje con esa visión. También han dicho que Arévalo hace el mismo tipo de humor sin personaje que valga…

Marta Belenguer ha destacado la importancia de la figura del director, sobre todo a la hora de elegir al reparto que mejor pueda dar vida a los personajes y a los guiones escritos. En ese sentido destaca a Luis Guridi, que hizo triunfar en Telecinco “Camera Café”, un formato que antes se habí­a estrellado en Telemadrid. Lo que hizo Guridi fue tomar el concepto de la oficina y la cámara única y fija, y crear arquetipos de personaje identificables por los españoles. Telemadrid habí­a optado por copiar personaje a personaje y trama a trama la versión francesa, por lo que el público no terminó de sentirse identificado.

Areces ha contado que “Muchachada Nui” estuvo muy cerca de aterrizar en Cuatro, pero que eligieron La 2 porque les ofreció más estabilidad a corto y medio plazo. Preguntado por si no preferirí­a dar el salto a La 1 ahora que tienen una audiencia muy superior a la media de la cadena, ha dicho que esa misma audiencia en la otra cadena serí­a inferior a la media.

Javier Gutiérrez dice echar en falta un humor más negro y en parte menos accesible, algo que también apoyan los dos guionistas. A este respecto, Sonia Pastor ha aclarado que las productoras y las cadenas generalistas quieren ir a por la mayor audiencia posible, por lo que se busca un humor blanco, que puedan ver el nieto y el abuelo juntos. Por eso en la comedia española se acaban metiendo niños y ancianos con sus subtramas, porque se busca un consumo en familia. El problema es que no se genera una alternativa a esto, por lo que programas como Muchachada Nui suponen una rareza que una cadena como La 2 va a querer conservar a toda costa.

MESA REDONDA: LOCOS POR LAS SERIES

Así­, como quien no quiere la cosa, ha aparecido en el escenario Antonio Muñoz de Mesa, ya sabéis, uno de los chicos para todo de Cuatro, que ha hecho las veces de moderador… o eso creí­a él que iba a hacer. A su lado han aparecido Pepe Colubi y Antonio Trashorras, que tampoco figuraba en el programa. Muñoz de Mesa se ha disculpado por la ausencia de Imanol Arias, que se encontraba ilocalizable (supongo que por lo de su divorcio) y por el retraso de Boris.

Básicamente, se trataba de que los invitados hablaran de sus series favoritas. El primer debate ha surgido entre Colubi y Trashorras a propósito del consumo de series. Colubi es partidario del consumo en pequeñas dosis semanales, de la ausencia absoluta de spoilers (de hecho ha comentado que la simple noticia de la renovación de “Dexter” le fastidió la recta final de la primera temporada) y de alargar el visionado de los últimos capí­tulos (afirma tener pendientes los tres últimos episodios de “Los Soprano” desde hace tiempo, y quiere dejarlos para un momento especial). Trashorras, por su parte, se declara obseso del consumo masivo y dice que cofre que cae en sus manos cofre que devora en dos o tres dí­as.

Más o menos en este instante ha hecho su espectacular entrada Boris Izaguirre, irrumpiendo por la puerta de entrada del público y atravesando todo el pasillo del patio de butacas hasta subir al escenario y tomar asiento, ante el aplauso generalizado de la muchedumbre. A partir de aquí­, es imposible transmitir el ambiente, pero aquello se ha convertido en un auténtico descojone, un show protagonizado por el venezolano en el que las respuestas de Pepe Colubi han puesto un desternillante contrapunto. Ver al moderador absolutamente perdido, y disfrutando de ello, ha sido impagable.

Los invitados han comenzado hablando de las series que les han enganchado últimamente. A Colubi le ha hecho tilí­n “30 Rock”, mientras que Trashorras prefiere “Entourage”. Boris, por su parte, se ha enganchado a “Trauma”, una de médicos a la que las cotorras de ayer pusieron verde.

Seguidamente han hablado de las series más influyentes. Mientras que Colubi ha ido nombrando series por década (”Hill Street Blues” en los 80, “Twin Peaks” en los 90, “El ala oeste de la Casa Blanca” y “Los Soprano” a finales de los 90 y principios de esta década…), Boris se ha ido directamente a “Dinastí­a” y “Batman”. Sí­, “Batman” la de Adam West. A partir de aquí­, ha llevado toda la discusión a una dinámica gay que ha provocado un descojone constante en el público, y es que “Dinastí­a” es para él la versión gay de “Dallas”. Preguntado por qué es entonces “Falcon Crest”, ha respondido que la versión transexual.

Todo ello aderezado con anécdotas del rodaje (es increí­ble pero se sabe de memoria TODAS las tramas de TODAS las temporadas de “Dinastí­a”) y anécdotas de su propia vida, como que celebra sus cumpleaños poniendo la música de la cabecera de “Dinastí­a” para el momento en que aparece la tarta. También ha aportado un dato estadí­stico: “Dinastí­a” es la serie con mayor gasto en peluquerí­a de la Historia. Para Boris la peluquerí­a es la clave de lo que llamamos la nueva edad de oro de las series de TV, y hay una relación entre el cabello perfecto de los protagonistas de una serie y su repercusión social.

También ha señalado que moda y series de TV se suelen confundir. Para él la moda va 2 años por delante de la ficción televisiva. Cuando en una serie se muestra una manera de vestir, corresponde a lo que se llevaba hace 2 años. Dicho lo cual, ha puesto a Ana Rosa Quintana como ejemplo de mujer televisiva 2 años por detrás de la realidad.

Otro temas interesante (porque lo de la peluquerí­a y la moda es interesante, no lo neguéis) que ha figurado en la mesa de debate han sido la duración de las series. Boris se ha mostrado partidario de las series abiertas y de los culebrones como los que él escribí­a en Venezuela, mientras que Pepe Colubi envidia a los ingleses por crear series limitadas desde un principio, como “The Office” o “Extras”, concebidas como auténticas pelí­culas de 12 horas, con un principio y un final. Ambos se han mostrado de acuerdo en señalar que para una serie estándar, americana, una buena duración serí­a de 3 temporadas. Es lo justo para dar una resolución digna sin quemar a los personajes dando vueltas y sin acabar “saltando el tiburón”.

En serio, el descojone padre, y una maratón de frikismo comprimida en escasos 90 minutos de cháchara, sólo diré que Muñoz de Mesa y Pepe Colubi han acabado tarareando la sintoní­a de “Vacaciones en el mar” y que hacia el final, Colubi ha terminado ensalzando grandes producciones patrias como “Calle nueva”, “Código fuego” o “Ellas y el sexo débil”, de cuya cancelación ha afirmado que lloró al saber de ella.

Genial, una mesa redonda que no se ha tomado en serio a sí­ misma en ningún momento, con un boris desatado que ha hecho reí­r a sus contertulios y al público, y con algún momento delirante, como la pregunta de un señor del público desde un anfiteatro a gritos, porque no era posible hacerle llegar un micrófono. Como curiosidad, los tres invitados han señalado como uno de los momentos más emotivos de la Historia de la TV el final (los dos últimos episodios) de “A dos metros bajo tierra”, que por cierto aún tengo pendiente. Cuando Boris ha querido hablar de ello dando detalles, el público de forma espontánea le ha mandado callar para que no soltara un spoiler. Boris se lo ha tomado muy bien y se ha disculpado por casi destripar la serie.

Boris explicó vagamente el motivo de su retraso, y es que de camino al Cí­rculo por lo visto se encontró con Carlos Garcí­a Calvo, que no pudo evitar pararlo para recomendarle que no se hiciera un tratamiento con botox. También confesó que trabajó en la biblia de “Calle nueva”, una serie con Andoni Ferreño que aspiraba a ser la “Coronation Street” española.

La guionista de “Aí­da” explicó que planifican las temporadas (o medias temporadas) con una tabla de tramas que me pareció similar a la que pusisteis hace poco en un artí­culo, con “12 hombres sin piedad” y “Primer”. También aclaró que son las cadenas y las productoras las que obligan a que cada capí­tulo tenga una carga emocional intensa (tramas fuertes las llamaron), metiendo elementos del drama, drogas, prostitución, etc. Especialmente en “Aí­da” esto ha llevado a casos extremos y a que buena parte del público se indignara con el tratamiento de ciertos temas. Pero bueno, no es nada que “Padre de familia” o “South Park” no hubieran hecho antes.

Carlos Areces sacó el tema del enano, que llevó a una asociación de acondroplásicos (Areces corrigió a los ponentes cada vez que decí­an enano) a denunciar a la serie, denuncia cuya resolución sigue en el aire. Parece ser que representantes de esta asociación llegaron a preguntar al actor si le habí­an tratado mal en plató. La anécdota dio pie a una reflexión (en la que no se profundizó) sobre la existencia de una especie de autocensura surgida de la propia sociedad, donde parece que se puede ser polí­ticamente incorrecto pero sólo en ciertos temas, y que no es lo mismo que se sientan ofendidos unos que otros. Un tema peliagudo pero que sin duda está ahí­.

Mañana Iker Jiménez a las 20 horas. ¿Habrá alguna sorpresa? ¿Vendrá su mujer? ¿Serán Buenafuente y Berto disfrazados? La respuesta en un rato largo.

Herr Direktor.

Dí­a 1.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast