Críticas

LUNA NUEVA

Un apunte inicial: ¿recordáis como hace dos años estabamos prácticamente todos saltando como ranas en una parrilla contando horas, minutos y segundos para el estreno de The Dark Knight?. Bien. Este es el Dark Knight de las chicas. Sustituye “explosiones” y “hostias” por “abdominales” y “pasión”. Y vampiros. De acuerdo: no exactamente vampiros en el sentido más tradicional del género. En realidad, podrí­amos llamarles adolescentes, a secas. Dejando a un lado el contexto fantástico en el que se desenvuelve la historia –porque al final no tiene ninguna importancia–, la saga de Crepúsculo está protagonizada por auténticos inadaptados sociales que reúnen todas las caracterí­sticas psicológicas (angustia, tristeza, ansiedad, soledad) pero, hete tú aquí­, prácticamente ninguna de las mundanas (siendo las principales marginación y, sobre todo, la violencia que ejercen sobre ellos todos los matones de instituto).  Y este es el un problema, menor, pero problema de los muchos, muchos que tiene Luna Nueva, como los tení­a Crepúsculo: buenas pelí­culas en potencia que, en realidad, terminan asfixiadas por gente que malinterpreta desde el principio un material que, a su vez, deberí­a haberse trabajado mucho mejor.

ln2

Chris Weitz es el director de este film y, por increí­ble que parezca, hace que se eche de menos a la directora de la primera entrega, Catherine Hardwicke, quien tení­a el buen criterio de ir absolutamente a saco y convertir cada escena en una exhibición de angustia. Aquí­, de alguna forma, Weitz deja que el film respire como si el mediocre guión que tiene entre las manos le permitiera convertir el film en un thriller, en una de suspense o en una de hostias entre vampiros y hombres lobo. Luna Nueva no es absolutamente ninguna de esas tres cosas. Se mueve en terrenos muy extraños para nosotros tí­os que intentamos clasificar estas pelí­culas en un género que nos agrade. Si hay algo que sí­ es, es un film romántico, y uno en el que los dos principales interesados se pasan tres cuartas partes de la pelí­cula sin interactuar, lo que es la muerte de la pelí­cula y eso no hay cristo que lo salve. Weitz carece de ningún tipo de recurso visual para alegrar la historia y exagera muchos detalles que Hardwicke pretendí­a dejar a la intuición, empeñada como estaba en dar caña emocional. Weitz “michaelbayfica” el film en determinados momentos sin darse cuenta de que la pelí­cula no da más de sí­. Así­ sale lo que sale:  los efectos especiales son ridí­culos, las escenas de suspense no tienen suspense alguno y la pelea final es bochornosa. Mala señal.

Otro problema: Luna Nueva es una segunda entrega que nunca termina de contarnos una historia concreta. Veamos: la protagonista del film, Bella Swan, recibe la demoledora noticia de que su novio vampiro, Edward, la deja para siempre para salvar su vida; en un incidente previo, sus hermanos vampiros casi devoran a la pobre muchacha a bocados después de que ella se corte el dedo con un papel (en serio). Abandonada y amuermada, Bella encuentra refugio en los brazos de Jacob, un descendiente de nativos americanos que da la casualidad de que es un hombre lobo. En realidad no es tanto un novio de rebote como un  hombro sobre el que llorar, porque Bella pertenece a Edward, y Edward pertenece a Bella, hasta tal punto que uno es incapaz de diferenciar el AMOR de la PARANOIA OBSESIVA. Todo esto que os he contado, por cierto, remite gran parte a la pelí­cula anterior, a la que Luna Nueva no se molesta en hacer la más mí­nima referencia, porque cuenta con que ya la has visto. Por lo tanto, más que una historia en firme, es más el segundo capí­tulo de una miniserie concebida para ser vista de una tacada, en la mejor tradición del cine de nuestros dí­as, donde el concepto “secuela” se ha degradado enormemente.

ln3

Es una lástima porque los elementos nuevos son positivos y se concentran en la parte de film que transcurre en Italia –adiós bosques– en la que aparecen los llamados Volturi, una antiquí­sima familia de vampiros, bastante más reconocibles por los fans del género: van de negro, son pomposos, inquietantes, elegantes y, como mero detalle adicional, matan gente. Porque eso hacen los vampiros de cuando en cuando y da cierta vidilla, sensación de amenaza, aliña la pelí­cula. Todo lo que les rodea demuestra además que los de Summit Entertainment han decidido gastarse una moderada cantidad de dinero en este film, y su mejorado equipo técnico se luce. El diseñador de producción, David Brisbin, está contento, y se nota. El eibarrés Aguirresarobe, dire de foto, también. Alexandre Desplat, en la música, más aún. No se acaban las buenas noticias: entre los tales Volturi se encuentran Michael Sheen y Dakota Fanning, un par de actorazos (Fanning en particular, que empieza a dar verdadero miedo: está salvando la transición de niña a chica con una seguridad encomiable y su potencial es tremendo). A diferencia del trí­o de jóvenes protagonistas, estos dos no han hipotecado su futuro con esta saga, no tiene la presión o la desgana que puedan tener Pattinson y Stewart, y joder si se nota: se están divirtiendo, algo que el film necesita imperiosamente. No me esperaba que sucediera en el film anterior, esto de reirme, pero sí­ en este, tan interesado como está en tocar tantos palos de la baraja.

Los tres protagonistas principales son otro cantar. Robert Pattinson es un actor. Taylor Lautner no lo es, pero al menos parece tomarse sus problemas con cierto sentido del humor, y se agradece. No sé todaví­a si Kristen Stewart es carne o pescado. La actriz no hace absolutamente nada para inclinar la balanza en uno u otro sentido. Bella Swan es un personaje con una personalidad tan poco definida que es el público quien tiene que rellenar los huecos, porque Stewart no lo va a hacer por ellos: hay momentos en los que ni siquiera parece estar en la pelí­cula. La actriz tiene muy poco que agradecer al material original, uno de los protagonistas más reactivos de todo el cine reciente: siempre actúa en función de lo que la sucede y nunca parece tener ni el más mí­nimo asomo de iniciativa personal independiente. Pattinson –quien inteligentemente se está sobrecargando actualmente de films bastante diferentes de este– reconoce por instinto las debilidades de su personaje (es un chulopollas, un egocéntrico y un perfecto imbécil) y trata de evitarlas como puede, presentándole como una ví­ctima involuntaria de los acontecimientos, a ver si cuela, en el ambiente que se respira.

ln4

Porque nada parece salir de Luna Nueva por voluntad propia. Un acontecimiento sin mayor trascendencia –pero, en perspectiva, tan obvio como ridí­culo– desencadena una serie de situaciones en su mayorí­a producidas por malentendidos y coprotagonizadas  personajes que en la mayor parte son absolutamente irrelevantes (el padre, el rastas de la primera, menganito…) para la historia que se nos está contando, que la relación amorosa entre Bella y Edward, quienes, repito, no se ven durante tres cuartas partes de la pelí­cula, rellenadas por otra relación medio amorosa entre Bella y Jacob que, en realidad no va a ninguna parte porque Bella pertenece a Edward… y así­ el guión es una verdadera atrocidad infumable. Melissa Rosenberg es una guionista de probada experiencia y gran talento (escribe la serie de Dexter), así­ que me encantarí­a señalar con el dedito a la tal Stephanie Mayer, pero no puedo hacerlo porque no he leí­do los libros. Sólo puedo imaginar que se le da mucho mejor describir estados de ánimo que estructurar secuencias lógicas.

Serí­a fácil solventar Luna Nueva con esta frase: “Gustará a los admiradores, pero no creará fans nuevos”. Porque es cierta.  Los admiradores no necesitan más que un par de momentos reconocibles del libro para conseguir una experiencia satisfactoria. Si el Real Madrid hace dos jugadas al toque en todo el partido me doy por contento. Aquí­ sucede lo mismo Los que se acerquen a Luna Nueva como pelí­cula en sí­ van a atravesar muchos más problemas. Desde luego, es eficaz y cumple su propósito, no muy cinematográfico. Es un film con muy poca pasión, con muchí­simas prisas y que se apoya en un equipo no muy amplio de personas. No es Harry Potter, donde más de un millar de empleados consiguen un producto de calidad técnica superior año tras año. En cuanto a la referencia al fútbol… bien, las chicas tienen con Crepúsculo su propio fenómeno. Seguro que si vuestras novias son fans las veréis más contentas. Eso no tiene precio. Pero pagar por este film si no te gusta ni conoces el percal, no tiene sentido.


Chris Weitz | Melissa Rosenberg, basada en la novela homónima de Stephanie Meyer | Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Michael Sheen, Dakota Fanning, Billy burke, Ashley Greene, Peter Facinelli. | Javier Aguirresarobe | Peter Lambert | Alexandre Desplat | David Brisbin | Wyck Godfrey, Bill Bannerman | Marty Bowen, Mark Morgan | Summit Entertainment |
  • Ned Devine

    Robert Pattison se pasa toda la pelí­cula con expresión de “voy a vomitar”.
    Lo único potable es Tony Blair, que se lo pasó bien con sus dos escenas. Seguro que fué una semana de rodaje sin preparación (por su parte) de ningún tipo y muy bien pagada.

  • verwirrung

    “Estos parecen estar más preocupados en poner cara de oler su propio pedo”. O de oler un pedo y no saber quien ha sido. Robert Pattison es un actor del método. Del método Tribbiani.
    A “El caballero oscuro” yo le veo bastantes manchas, y casi nunca las comenta ni dios. Pese a todo, me gusta mucho. No dirí­a nada malo del montaje, pero el guión tiene más trampas que las 6 pelis de Saw juntas.

    Postdata offtopic julandrona: Evan Rachel Wood a 10 metros y maquillada como una torta de polvorón tampoco es para tanto.

  • Pecadorcillo

    @ Leto, jejeje, tampoco es que yo me dedique a ver pelí­culas para buscarles defectos o fallos técnicos. Es más, a veces se me pasan (creo recordar que necesité tres visionados para darme cuenta del actor negro que se vuelve blanco al ser arrojado contra una pared en Terminator 2)… pero mi problema con TDK fue que acudí­ a verla en medio de un hype descomunal, y después de la patochada del atraco inicial pues ya me puse de mala leche (sí­, ya se que el Joker mola mucho en esa secuencia, pero argumentalmente no hay por donde cogerla).

    Que conste que TDK me parece una pelí­cula muy correcta dentro de los géneros que abarca, pero muy lejos de esa ‘obra maestra’ que algunos dicen ver. Por eso lo comparo un poco con el caso de Crepúsculo, aunque las diferencias de calidad entre una y otra pelí­cula sean ciertamente abismales.

  • Fernando Ruiz Cabral

    Para InNuenDo:

    Uhmmm!!! No esta mal lo que dices. Sabias palabras.

    Un Saludo.

    Fern

  • InNuenDo

    acabo de verla…acompañando a mi novia obviamente y debo decir que por suerte ella pago su entrada…aun asi, creo que la critica de rafa es demasiado subjetiva, vamos, es una pelicula para niñas, punto, pero me dices:

    “Es un film con muy poca pasión, con muchí­simas prisas y que se apoya en un equipo no muy amplio de personas”
    algo que no puedo criticar, es la pasion y pausas de la pelicula, orientadas a la mentalidad femenina claro, pero cumplen su objetivo.

    Es facil hacerce el macho y decir que es una mierda de pelicula (yo no la veria de nuevo) pero hay que reconocer que cumple para el publico que esta dirigido.

    lo de TDK mejor paso de perder el tiempo leyendo esa pelea, a mi me encanto, a otros no tanto, y a otros menos, bien por ellos, a gustos colores, para que compara o mezclar con otras sagas, aunque entiendo el sentido de equiparar el nivel de convocatoria

  • Leto

    Pecadorcillo, sobre todo me quemó lo de la opinión sacada de Internet. Te llamo genio sarcásticamente porque no me parece objetivo valorar el montaje por esos fallos, ni tampoco coherente, puesto que pienso que el montaje es algo muy diferente a lo que te refieres. Mis disculpas si te has sentido ofendido, pero a parte de lo de genio, releyendo mis comentarios, no me he pasado de tono en ningún momento.

    y lo de que me haces gracia es porque no entiendo la peña que ve las pelí­culas y se fija en esas cosas. Fí­jate que TDK los tendrá a cascoporro, y no me doy cuenta de ellos, y no es que me esté coriendo con cada secuencia (creo que soy bastante objetivo con la pelí­cula, y sé que hay ciertas cosas que chirrí­an, y no me cuesta ponerlas). De todos modos, me ha sorprendido que se critique una de las mejores bazas de las que goza TDk. Sin más, un saludo Pecadorcillo. Sigo pensando, por cierto, que no es comparable la histeria por Crepúsculo con la admiración por TDK. Quizás, como comentan por ahí­ arriba, en cuanto a fenómeno, pero nada más.

    Lo dicho, un saludo, y espero que no sea el último debate que tengamos.

    P.D.: hace poquito vi la peli de nuevo, así­ que cuando la revise dentro de un tiempo me fijaré, pero la persecución del furgón me parece un cipote como escena de acción.

  • Pecadorcillo

    (que por cierto, releyendo mis anteriores comentarios, sí­ es cierto que he mezclado churras con merinas en alguna ocasión, y me disculpo por ello)

  • Pecadorcillo

    Bueno, ya veo que no tardan en aparecer los insultos, sobre todo por parte de mi querido Doctor Diablo, ese personaje tan humilde y proclive a aceptar las crí­ticas que la gente hace a la mierda de reviews que escribe. En fin, regreso a donde habí­a empezado: tanto criticar a las fans de Crepúsculo, y luego nos ponemos igual de irascibles cuándo alguien se mete con ‘nuestro TDK del corazón’ ;D

    Por cierto, más o menos sé lo que es el Racord y lo que es el Montaje. Y sigo pensando que el montaje de TDK es, cuánto menos, muy mejorable. Leto, por favor, antes de seguir utilizando más adjetivos ofensivos contra mi, te sugiero que revises toda la secuencia del furgón con ojo crí­tico, y te darás perfecta cuenta de cuándo el furgón policial desaparece de la nada cuándo a Batman le conviene.

    Y por favor, con educación, que aquí­ no hay fans histéric@s dispuestos a tirarse al cuello de todo aquel que no piense como ellos, ¿verdad? 😉

  • Fernando Ruiz Cabral

    Hola chicos. Gracias Rafa.

    Cuando una sección está dedicada a la crí­tica de una pelí­cula especí­fica, no acostumbro a mencionar otras pelis, pues no me parece que venga al caso; pero en este caso comprendo, porque sacarle más cosas a “Luna Nueva” es como tratar de exprimir un trapo en el desierto del Sahara; pero si algo podeis decir al respecto de este espermento, se los agradecerí­a, para alegrarme un poco el dí­a con sus locas ocurrencias de ustedes, jejejeje.

    En cuanto a TDK; bueno, su montaje es brillante; uno de sus objetivos es justamente darle la impresión al público de que Batman es el personaje central, cuando en realidad lo es el Joker; y es algo que logra en gran manera; ha pasado lo mismo que con la versión de Tim Burton de 1989. Cuando vi TDK, me parecí­a una pelí­cula larguí­sima la cual disfrutaba minuto a minuto; impresión que muy pocas pelis me han transmitido en toda mi vida. Montaje amigos, ¡Montaje!.

    Un Fuerte Abrazo a Todos.

    Atentamente:

    Fern

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast