Críticas

IN THE LOOP

In the Loop es un film protagonizado por gente horrible que es muy divertida, lo que pilla a la audiencia a contrapie: este film está protagonizado por la misma clase de gente que la sociedad lleva condenando desde el principio de los tiempos. Ellos tienen el poder. Y son idiotas. Desgraciada o afortunadamente, son unos idiotas muy graciosos. Este es el núcleo sobre el que funciona esta sátira, que sinceramente sólo veo un adjetivo para definirla: ejemplar. Ejemplar por puesta en escena, guión, ritmo e interpretaciones. Absoluta, total y simplemente per-fec-ta.

loop1

Es un film con varios protagonistas, pero en realidad uno de ellos sirve para ejemplificarlos a todos: el director de comunicación de Reino Unido, Malcolm Tucker (Peter Capaldi), quien tiene que lidiar con la última tonterí­a pronunciada por uno de sus ministros, el mindundi Simon Foster (Tom Hollander) , quien afirma en los meses previos a la invasión de (Afganistán) que la eventual entrada en guerra es “impredecible”, cuando es de todo menos eso. Reino Unido desea entrar en guerra porque EEUU desea entrar en guerra. Tucker, el equivalente polí­tico de Hannibal Lecter, debe comenzar a esquivar balas para asegurar la entrada de Reino Unido en el conflicto, controlar al imbécil del ministro y anular a los mariquitas liberales de Washington, quienes ven en Foster una cabeza de turco para evitar la invasión.

No sabemos si es la vena escocesa de Tucker la que le hace ver todo este asunto como un mero entretenimiento para demostrar que él es el más chulo, o si bien está tan absolutamente supeditado al concepto de “funcionario” que se comerí­a un niño muerto –preferiblemente no el suyo– para cumplir los deseos del primer ministro. El caso es que todos los personajes están cortados por el mismo patrón, incluyendo los “buenos”: la subsecretaria de Estado Helen Clarke (Mimi Clarke), y el militar estadounidense y antiguo amante de la anterior, el general George Miller (James Gandolfini), los principales oponentes a la entrada en la guerra que, a lo largo del film, van a recibir un severo baño de realidad porque, evidentemente, no se enteran de un pijo de cómo funcionan las cosas.

loop2

Wikipedia define sátira como “un género que expresa indignación hacia alguien o algo, con propósito moralizador, lúdico o meramente burlesco”. Indignación es la palabra clave de In The Loop pero la pelí­cula sólo os la va a mostrar explí­citamente una vez (un hombre sentado en una silla, una vez está todo el pescado vendido, mirando al infinito como si acabara de vender su alma al diablo). El resto os la va a sacar de dentro. En cuanto a lo de “meramente burlesco”, el film excede esa clasificación: es un descojone. Funciona tanto a nivel más chusco, con los diálogos –escupidos como una ametralladora y reinventando el vocabulario de tacos anglosajón (“Fuckitty-bye!!!”)– como en un rollo más elegante: toda la estructura del film nos recuerda a esas comedias screwball de los años 50, en las que un malentendido da lugar a otro peor.

El film es un elogio del guión. De lo que supone tener un film con un guión de piedra berroqueña. Este film parece que, a falta de 20 minutos, se va a hundir. Hay demasiadas tramas, demasiados personajes (aparece por ahí­ un individuo –Steve Coogan– quejándose de que a su madre se le va a caer un muro de piedra encima y nos preguntamos qué coño tiene que ver esto con la pelí­cula…toda esa parte, por cierto, es Monty Phyton puro y duro), demasiados frentes abiertos. Pues bien, Armando Ianucci cierra todos estos cabos sueltos en el clí­max final con una economí­a envidiable. Es lo que tiene cuando gozas de una seguridad total y absoluta en la historia que estás contando, en el tono en el que cuentas la historia, y los actores que la están interpretando. Ni una sola vez In The Loop se aparta de los principios que establece a lo largo del film, nunca deriva, jamás regatea. Jamás cae en la trampa de abusar de los estereotipos, porque se niega a simplificar la información: el proceso de entrada en guerra es complicado, lleno de recovecos, y el film se mueve en un terreno un poco por debajo de la cúpula polí­tica, sino en los entresijos de los preparativos. A nivel de complejidad, es similar a El Ala Oeste de la Casa Blanca, sin ningún tipo de decencia o vergüenza ajena o propia.

loop3

Evidentemente, Tucker es la estrella del film dentro de un reparto uniformemente excepcional. Una nominación al Oscar a Peter Capaldi serí­a de rigor. Es como el Jack Sparrow de los hijosdeputa, un verdadero maní­aco en potencia, un torturador psicológico y un verdadero supervillano. El resto del reparto se encuentra a la altura. No sobra nadie: ni Gandolfini, ni Kennedy ni Rasche ni, por supuesto, Hollander (al que recordaréis como el malo de Piratas del Caribe), quien asiste en la más completa inopia al espectáculo que se desarrolla a su alrededor. La verdad es que no  me paré a analizar las interpretaciones. Estos tipos se funden con los personajes. Ya está.

Ianucci, creador de la serie cómica británica sobre polí­tica interior The Thick of It, ha empleado a muchos de los personajes recurrentes en esa serie y los ha trasladado al ámbito internacional sin pronunciar ni una sóla vez la palabra Afganistán. Al igual que su serie, In the Loop es un film de horror disfrazado de sátira, oculto bajo diálogos y situaciones divertidas por no llorar y bajo cierto nivel de complejidad que puede echar para atrás a gran parte de la audiencia que quizás está buscando un mensaje más claro. Pero el film te asegura que esa gente, por increí­blemente incompetente y amoral que sea, existe. Y ejerce cierto control sobre nuestras vidas. Los pocos que se atreven a enfrentarse a ellos acaban en la puta calle o en el olvido de un despacho del sótano. In the Loop atenta contra el Gobierno (malvado), contra los fundamentos de la Democracia (inútiles), contra los liberales (mariquitas), contra los conservadores (garrulos). Contra todos. Siguiendo la definición de sátira, es una maldita apoteosis.

Y luego, va más allá.


Armando Ianucci | Jesse Armstrong, Ian Martin, Tony Roche, Simon Blackwell, Armando Iannucci | Peter Capaldi, Tom Hollander, James Gandolfini, Mimi Kennedy, Chris Addison, Anna Chlumsky, David Rasche | Jamie Cairney | Anthony Boys, Billy Sneddon | -- | Kay Brown | Kevin Loader, Adam Tandy | David M. Thompson, Paula Jalfon, Christine Langan | BBC Films, UK Film Council |
  • Daniela Campos

    Creo que es una película increíble, con toques
    políticos, destacando el trabajo de Armando Iannucci quien escribió el guión, el mismo que
    dirige la serie Veep de HBO. Además he leído que es de las mejores películas.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast