Críticas

DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS

Vista en perspectiva –y esta perspectiva va a cambiar muy probablemente con el paso del tiempo– creo que Donde Viven los Monstruos se trata de un film que reúne una cantidad de talento absolutamente descomunal pero que a la mí­nima que se despista pierde completamente el norte porque Jonze  parece incapaz de orientar al increí­ble equipo creativo con el que trabaja hacia una dirección concreta. Serí­a muy injusto, sin embargo, reducir la pelí­cula a ese nivel, porque está repleta de ideas buenas, de un diseño brillante, y en general, se trata de un producto visualmente inconmensurable, creativo, original, y humano como pocos, prácticamente ninguno, se han visto esta temporada.  Lástima que, en sus propios términos, y entrando en su juego, nunca dejó de parecerme nada más una peli decente, sobre todo por falta de vigor y por lo poco trabajada que parece su historia.

Pero, oye, vaya términos.

wwta1

Donde Viven los Monstruos no es un film para niños, sino una exploración de la infancia desde la mirada de los adultos. Y es una mirada profundamente psicológica y muy incómoda. El film, adaptación del relato corto de Maurice Sendak, es una crónica de la depresión infantil. La que tiene Max, que ve cómo su madre soltera se ha echado nuevo novio. Para el chaval, es la guinda del pastel de un dí­a lleno de frustraciones que termina con el pequeño huyendo de su casa, y escapando a un reducto de su imaginación: una isla solitaria donde habitan unas enormes criaturas peludas.

La primera vez que vemos a Max, el pequeño está corriendo por la casa, berreando como un recién nacido y destruyendo la habitación de su hermana. Es demasiado mayor para hacer esas tonterí­as, pero todaví­a no lo sabe del todo. La pelí­cula nos lleva al primer momento en el que un niño se da cuenta de que tiene que cambiar su comportamiento si desea encajar en el mundo. El cambio tiene lugar a través de la relación entre Max y Carol, una de las criaturas, cuyo comportamiento se parece bastante al del chaval: la misma frustración, la misma violencia. La destrucción es uno de los puntos claves del film; un adolescente reacciona ante la frustración con crueldad sibilina. Un niño de 10 , nos cuentan Jonze y Eggers, simplemente destruye. Y desde este punto de vista, uno entiende por qué en el mundo imaginario de Max no hay lagos con arco iris ni vuelan unicornios, sino que se parece más bien a un páramo manchego.Y por qué todas las criaturas que le rodean están tan deprimidas como él. Vale la pena repetirlo: un film medio fantástico sobre la depresión infantil. Olé sus huevos.

wwta2

El problema de Donde Viven los Monstruos es que hay un montón de momentos en los que carece de vida. Ya sea porque hay cuarenta minutos en los que no sucede nada, bien porque Spike Jonze sigue sin estar convencido de estar calando en el público con el tema, que es enormemente complejo y nunca, nunca, nunca termina de dar la sensación de estar completamente desarrollado. Hay poquí­sima progresión en la pelí­cula. La forma en la que Max acepta que tiene que dejar de comportarse como un animalito a través de su relación con Carol sólo se deja intuir. El resto de criaturas no son más que unos leves esbozos que dan a entender quizás, una pequeña faceta de la personalidad del crí­o, pero nada más. Es una forma como cualquier otra de contar cosas, pero en esta pelí­cula es contraproducente que no veas: explicarle al público una idea de forma sutil es una cosa, dejar que la pille al vuelo por pura ciencia infusa es otra y peor, más que nada porque perdemos mucha fuerza como narradores.

El caso es que, que no es  fácil explicar los defectos de una pelí­cula como ésta, pero adjetivos como “muda”, “distante” o “difuminada”  le vienen como anillo al dedo. Eso sí­, también se le pueden aplicar dos expresiones más: es valiente como pocas –si hay algo que el film nunca hace, jamás, es comprometerse: va a muerte con su visión, por muy alienante que sea, lo que es para levantarse y aplaudir– y comprende una colección de talentos como no se ha visto en años y que ninguna pelí­cula de esta temporada llega siquiera a mirar de frente.

wwta3

Y cuando digo ninguna, es NINGUNA. Un director como Spike Jonze, sorprendentemente intimista en esta ocasión; guión de Dave Eggers (Nominado al Pullitzer con 30 añitos con A Heartbreaking Work of Staggering Genius. Nominado al National Book Critics Circle. Ganador de  un TED); música de Karen O y Carter Burwell. Más: fotografí­a de Lance Acord y diseño de producción de K.K. Barrett, estos dos últimos miembros del equipo técnico personal de Sofia Coppola y que desarrollan unos planos que te matan, unos escenarios que te matan.Todo ello producido bajo la atenta mirada de un productor llamado Tom Hanks y con la estrecha colaboración del autor de la obra original, Maurice Sendak. Y por si fuera poco y en breves papeles, Catherine Keener y Mark Ruffalo, dos actores con los que nadie falla. Y coronado por un chaval como es Max Records que logra trasladar perfectamente cada punto de “crio irritante que te meto dos sopapos al que interpreta”. Y muñecos desarrollados por la factorí­a de Jim Henson con voces de Gandolfini, Cooper, Dano y Whitaker. La suma de todos ellos es motivo más que de sobra para ir a ver esta pelí­cula porque es el equivalente creativo al nivel técnico demostrado en films como Avatar. Es explosivo. Y es un problema. A veces es incontenible. A veces es demasiado. Cuando decí­a que la pelí­cula “pierde el norte” no es que se vaya por los cerros de íšbeda (en realidad, está sorprendentemente bien centrada en su tema, otra cosa es que le ponga fuerza), no: es que deja de contarnos cosas, para que todo el mundo que trabaja en la peli te demuestre lo bueno que es. No pasa a menudo. Pero pasa.

Para todo el bombo que la hemos dado, podrí­a ser decepcionante. Lo es, pero hasta cierto y limitado punto: Donde Viven los Monstruos no está aquí­ para hacer amigos. Cierto es: apenas es una historia coherente, para ser un film que describe una sensación exhuberante como es destruir cosas, se hace muy triste ver la escasa energí­a que pone en el empeño. Es una pelí­cula que depende mucho de su carga visual y de la banda sonora porque no tiene cosas que contarnos. Pero es una mirada distinta, menos pedante de lo que podrí­a parecer desde un primer momento y, en términos generales, otra pelí­cula más de Spike Jonze que desafí­a expectativas en una época donde, maldita sea, se desafí­an demasiadas pocas veces.


Spike Jonze | Dave Eggers, basado en el relato corto homónimo de Maurice Sendak | Max Records, Catherine Keener, Mark Ruffalo. Con las voces de: James Gandolfini, Forest Whitaker, Chris Cooper, Paul Dano, Lauren Ambrose. | Lance Acord | James Haygood, Eric Zumbrunnen | Karen O, Carter Burwell | K.K. Barrett | Tom Hanks, Gary Goetzman, Maurice Sendak | Bruce Berman, Thomas Tull, Emma Wilcockson | Warner Independent Pictures, Playtone | Warner |
  • http://anchiano.blogspot.com DjHulk

    Una pelí­cula que está más cerca del “pestiño infumable” que de la pelí­cula correcta. Creo que has sido demasiado indulgente con tu crí­tica. En la pelí­cula hay talento, sin duda, y contiene propuestas estéticas notables, pero si tenemos en cuenta que el libro que adapta, es un cuento infantil mayormente compuesto de ilustraciones, yo dirí­a que simplemente no daba para hacer una pelí­cula. Y esta es la prueba.
    ¡Un saludo!

  • MecagoenJhonFord

    Preciosa y única, de lo mejor del año.
    En 100 años de Hª del Cine siempre la panda con el mismo rollo… Que si la historia, el guión, la fotografí­a…
    No dais pena, sino risa, porque sois una generación sin mucho futuro ya…
    Esperemos que el cine siga por los derroteros que pelí­culas como esta exploran; mientras tanto aun podéis gastar vuestro dinero en avatares y lunas nuevas.

  • Eweisze

    De las peores pelí­culas que he visto este año. Aburrida, deprimente, personajes inaguantables, guión catastrófico… Una pérdida de dinero y tiempo, sin duda la decepción del año hasta la fecha.

    Le doy un 4 porque está bien hecha y la fotografí­a es lo único bueno que tiene.

  • ciruelo

    Pues a mí­ me gustó mucho la pelí­cula y sí­, entendí­ algo más que Rafa la peli (sin ofender eh?) y entendí­ lo q representaban los monstruos. Es verdad que la pelí­cula se ha vendido como una peli para niños, pero es normal en realidad, teniendo en cuenta que el libro es una referencia absoluta en la literatura infantil. Mi novia es profesora infantil y el libro para ella es imprescindible en su clase, y al ir a verla nos gustó mucho a los dos, sabiendo de antemano que la pelí­cula no iba a ser para niños sino que iba a indagar más en el mundo psicológico de Max.
    Creo de todas maneras q es bueno para esta pelí­cula conocer el libro y entenderlo, para saber que no es una aventura, ni una historia de acción, ni una historia de afables monstruitos.
    Eso sí­, magní­ficamente hecha y totalmente recomendable!

  • ManuPIMO

    (Lo siento pero escribiendo en un recuadro tan pequeño pierdo la noción de los puntos y aparte y los párrafos jajaja)

  • ManuPIMO

    Joder Rafa, no puedo estar más de acuerdo contigo jajaja. Para mí­ Adaptation es una obra maestra y siempre se la intento vender a todo el mundo, cinéfilos incluidos y a nadie le parece tan buena como a mí­. Tengo la sensación de que la gente solo está dispuesta a “aceptar” guiones que sean fuertes en contenido o sean fuertes estructuralmente con sus giros, subtramas etc. Guiones de este tipo escasean pero os pongo un ejemplo para la reflexión, de la gente que dice que El Club de la Lucha es un peliculón, ¿cuanta gente asumió que el mensaje de la pelí­cula era una patada en la boca a nuestra sociedad y a nosotros mismos? estoy convencido de que la mayorí­a de la gente se quedó con el giro argumental, con que Brad Pitt sale muy cachas etc. Kauffman en mi opinión es un maldito genio porque es capaz de cargar sus guiones en ambos sentidos, el ejemplo que ha puesto Peter Banning es jodidamente brutal porque todo el mundo se queda con que sus guiones son formalmente espectaculares pero yo creo que ese hombre también sabe algo acerca de la vida. Desde luego que esos guiones son dinamita que hay que manejar con cuidado pero lo que admiro de Jonze es que siempre ha preferido jugar con dinamita (recordemos que este hombrecillo estaba detrás de Jackass) a otros que se conforman con jugar con juegos artificiales (como Gondry quizás) y si hay una señal de inteligencia en esta vida es saber rodearte de los mejores. El “problema” en mi opinión es que Jonze también sabe demostrar que es de los mejores y cuando le sale algo como Adaptation hay tantos motivos por los que destacar la pelí­cula que la gente es consciente de que acaba de ver una obra maestra pero no sabe porque. No se si esto que acabo de decir os parece una limpieza de sable en toda regla pero espero haberme expresado bien jajaja.

    Más motivos por los que creo que Jonze es amo.
    http://www.viceland.com/viceDiary/photos/MADRID%20-%20SPIKE%20JONZE%20PARTY%20-%20WHERE%20THE%20WILD%20THINGS%20ARE/index.php?country=es

Críticas

losultimosjedi

Ampliando horizontes en escala de grises.

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

Twitter

Podcast