Críticas

TENIENTE CORRUPTO

Teniente Corrupto es un film… complicado. Mucho, gente, lo siento. Lo recomiendo siempre y cuando tengáis en cuenta que le he visto muchos problemas. Veréis: se trata de una pelí­cula que cuenta con una gran baza, que son sus actores, los dos principales, absolutamente maravillosos.  Pero es que es un film que compromete ciertos aspectos como pelí­cula, y sobre todo, como historia, que parece un conjuto de escenas aisladas potentí­simas porque están fenomenalmente interpretadas y dirigidas pero nunca llegan a juntarse en una peli completa. En perspectiva, temo que Teniente Corrupto, aun con todo lo bien dirigida que está será recordada como la pelí­cula en la que Cage volvió a hacer el cabra, pero muy poco más. No es moco de pavo: se agradece una intensa experiencia dependiendo de un actor. Pero siendo exigentes, y siempre desde un punto de vista personal, flaquea un pelí­n porque jamás me dio la sensación de que me estuvieran contando una historia, un caso, lo que fuera.

teniente1

Es un film que sabe a lo que va: a impresionar al público pervirtiendo valores teóricamente nobles. Nuestro protagonista, Nicolas Cage, es un policí­a pelí­n cabroncete pero bastante noble en el fondo que, inmediatamente después del paso del Katrina, se jode la espalda salvando a un preso encerrado de la marea alta. Corte a seis meses después: el amigo supera su dolor esnifándose hasta la lí­nea de fuera de banda de Anfield y conviviendo con una prostituta de clase media-alta igualmente enganchada. Como véis, en la sinopsis no he metido el motor de la peli: ha habido una matanza de una familia y Cage debe investigarla. Es que, el problema, no me importa porque a Herzog no parece importarle. Parece más centrado en grandes personajes. Son tan grandes los egos de este film (el policí­a acabado, la puta enfarlopada) que la  lí­nea argumental de la peli, en algunos momentos, desaparece.

La gran baza de Teniente Corrupto es que apuesta a una carta. Y no falla. Nicolas Cage, como habréis podido adivinar, vuelve a regalarnos una de esas interpretaciones que sólo se puede permitir él, que tiene en el saco La Búsqueda 3 para volver a ser “el actor familiar amigo de los niños”, porque de lo contrario no trabajarí­a ni en un especial de Cruz y Raya de puro chiflado que está. La cuestión es que cuando Herzog invierte dos minutos en presentarle flipando en colores con una iguana, te das cuenta de que Herzog te está hablando de este señor, no del caso policial, no de la historia, no de la PELICULA.  Es un punto de vista muy reduccionista, y en un policí­aco, donde se supone que la trama goza de enorme importancia porque es a través de ella como cambian los personajes,  resbala. En el caso del 92, Ferrara evitaba explicar las circunstancias del personaje, sino que se centraba en explicar su redención a través del film. Esto no pasa aquí­: Herzog, en muchas ocasiones, deja que Cage se exhiba aunque no sume nada al resto de la historia. Los actores que tendrí­an que sumar, y en particular Xzibit, parecen… accesorios.

teniente2

Como véis, se trata de una pega muy, muy circunstancial, y muy personal,  pero que de todas maneras afecta a la forma en la que se nos describe a nuestro teniente, porque de vez en cuando le hace caer en la parodia (no discuto que sea un descojone: amenazar a una ancianita con una pistola no tiene precio). Es en ese momento cuando Herzog saca las armas secundarias: o bien la trama pura y dura, como último recurso, no como principio, o bien a Eva Mendes. Que en este film es grande. Me quito la peluca. Qué grande es Mendes en esta peli. No es que quiera halagar a la señorita por ser una actriz capaz de tajarse una loncha delante de una cámara, sino porque aparenta que es una tí­a a la que todo le va cojonudo, cuando en realidad es una mantenida que nada en el fondo del barril. Es humillante. Y para humillarse delante de una cámara hace falta mucho, mucho valor.

¿Por qué se desatiende a la trama? Porque Herzog no rueda pelí­culas. En realidad, junta a unos cuantos actores delante de una cámara y les somete a tanta presión que el primero que pida la baja  por ansiedad paga las birras. Teniente Corrupto no es una excepción. Cage importa, Mendes importa, todo lo demás pasa a un segundo plano. Circunstancialmente, es un thriller policí­aco (correctito, no con muchas sorpresas, pero llevado con lo justo). Aún más circunstancialmente, es un remake del film de 1992 dirigido por Abel Ferrara, que Herzog asegura que no vio, pero hacedme caso, compañeros y compañeras, en espí­ritu y en un par de escenas: lo es. No tiene nada que ver y cualquier comparación es una pérdida de tiempo, pero lo es (de ahí­ que Ferrara deseara que “todos los implicados ardieran en el Infierno”)  Pero en el fondo, Teniente Corrupto es, como todo lo que hace este hombre, un acto de valor. Y sólo por eso vale la pena: como experiencia, es realmente fantástica.

teniente3

En general, se trata de un film absolutamente recomendable para ver este finde pero dudarí­a mucho en recomendarlo como ejemplo de peli porque faltan muchas, muchas cosas por pulir — el film sufre porque se vende como es un policí­aco pero en realidad es un drama de personajes que necesita imperiosamente de una trama para sobrevivir y es una trama que se abandona muchas veces en favor de los actores,  imaginaos una pescadilla que se muerde la cola– ,  y tiene mucha dependencia de las interpretaciones. Quedaos con el hecho de que es bastante entretenido y de que es un recital de sus actores. Pero poca cosa más.  Reconozco que es posible que tenga la calidad suficiente para que algunos la elevéis al nivel de “gran peli”, pero repetidos visionados la terminan  poniendo, en opinión de un servidor,  al nivel de “otra exhibición más de Nicolas Cage, el pirado”. Con todo, ya os digo: más difí­cil de lo esperado pero con pocas cosas en el fondo. No decepcionará, pero algunos pediréis incluso más. Una especie de Pinto-Valdemoro. Contiene grandes cosas –una patética historia de amor, unos personajes maravillosos, unas escenas de tensión muy bien resueltas sin que sepa muy bien de dónde, cómo, cuándo salen–  pero Herzog no presta demasiada atención a contar una historia en total. Un golpe  muy potente, y admirable de cojones, que necesita de cierto contexto.  En descargo del film, siempre me da la sensación de que es una pelí­cula muy difí­cil de resumir, que depende muy mucho de la experiencia personal del público. Quizás por eso es ambigua, y, en el peor de los casos, incompleta.  Pero criticarla, y debe ser criticada, no es fácil.  En absoluto.


Werner Herzog | William M. Finkelstein | Nolas Cage, Eva Mendes, Xzibit, Val Kilmer, Fairuza Balk, Brad Dourif, Michael Shannon, Shawn Hatosy, Vondie Curtis-Hall | Peter Zeitlinger | Joe Bini | Mark Isham | Tony Corbett | Alan Polsky, Gabe Polsky, Edward R. Pressman, John Thompson, Nicolas Cage | Alessandro Camon, Boaz Davidson, Danny Dimbort, Avi Lerner, Diego J. Martinez |
  • http://www.megustaelcinecomercial.blogspot.com abogado77

    La verdad, me gusta más la versión comercial de Nicolas Cage, que no éste tipo de tostones aburridos que sólo se tragan los crí­ticos y demás.

  • ElAleL

    Creo, con toda sinceridad, que es la mejor crí­tica que he tenido la suerte de leer en este bendito blog. Se que un comentario así­ no aporta demasiado, pero estoy absolutamente fascinado. Si uno de los objetivos (no siempre evidentes) de una crí­tica es polarizar en la medida de lo posible al público que la lee, a mi me ha convencido para ver “Teniente corrupto” de manera definitiva.

    Bravo.

  • pasatiempo

    jajajaja es que las de crank son cojonudas (como peli para pasar el rato), hombre la dos ya se repite un poco en situaciones eso si…

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast