Críticas

UN TIPO SERIO

La última pelí­cula de los hermanos Coen supone seguramente uno de sus trabajos más personales en muchos años y un retrato de cierta parte de la sociedad americana tan certero, cruel y a la vez amable como el que nos proporcionaron en Fargo, aunque en un contexto muy diferente.

Un Tipo Serio nos cuenta la historia de Larry Gopnik (Michael Stuhlbarg), un profesor universitario que vive en una apacible comunidad judí­a de clase media de la América de principios de los 70. Su vida es una de las tantas vidas ordenadas y perfectamente ensambladas de esa comunidad hasta que un buen dí­a su mujer le dice que se ha cansado de él y que ha encontrado a otro hombre, un tipo serio de verdad, o como lo llaman los judí­os, un mensch. Ese es uno de los varios pilares de la vida de Gopnik que empiezan a derrumbarse, uno detrás de otro: la necesidad de acoger a su hermano, un intento de soborno en la universidad y dos hijos en plena e insoportable adolescencia. Una vida aparentemente perfecta se vuelve del revés de la noche a la mañana y eso provoca que la idea que Gopnik tiene de la vida deje de tener sentido. A partir de ese momento la pelí­cula cuenta la constante búsqueda de respuestas que realiza Gopnik tratando de reordenar las piezas de su vida y el sentido de la misma, algo que en una comunidad profundamente judí­a pasa inevitablemente por la religión.

a-serious-man1

Los Coen, como ellos mismos dicen, se inspiraron en su propia infancia para construir esta historia, ya que aunque ésta pelí­cula no es autobiográfica, si que retrata una comunidad judí­a como la que les vio crecer, y el protagonista, Larry Gopnik, es el reflejo de varias personas y anédotas que conocieron entonces. Un tipo corriente y respetable al que su apatí­a y su falta de metas le juegan una muy mala pasada. Pero además la pelí­cula indaga mucho en la importancia de la religión en una comunidad judí­a practicante y que vale, como muchas otras creencias, para dar sentido y consuelo frente  a esas cosas que no comprendemos o no queremos comprender.

La pelí­cula en cierto modo provoca esa misma sensación de desconcierto que vive Gopnik, ya que durante buena parte de la misma el protagonista es la persona más inactiva del planeta, y en vez de acompañarle en un viaje que progresa en una dirección concreta, lo que vemos es cómo su actitud pasiva le lleva a ser el objeto de todos los golpes. Es su entorno el que actúa, no él, y por ello la historia tiene esa misma caracterí­stica de ser un calcetí­n dado la vuelta, como la vida de su protagonista.

También parece que la pelí­cula trata de representar en la figura de Gopnik el estado de la sociedad americana de entonces. Una sociedad pasiva y acomodada que necesitó que le agitasen las bellotas para despertar ante un mundo que ni era idí­lico, ni estático, y donde las aparentemente sólidas bases sociales escondí­an numerosas debilidades que cosas como la guerra de Vietnam pondrí­a sobre la mesa con todo el dolor y el desconcierto que ese tipo de cosas provocan en cualquiera. Algo similar, también, a lo ocurrido en el 11-S, y no me refiero al acto de ser atacado, sino al de ver cómo se tambalea tu mundo justo en el momento en que todo parecí­a cuadrar mejor, igual que un terremoto.

a-serious-man2

Personalmente me resulto una pelí­cula extraña pero hipnótica y muy inquietante precisamente porque pareciendo todo muy ordenado no dejas de tener la sensación de que todo esta del revés, y te obligas a recolocar las piezas para encontrar el sentido de aquello que cuenta la pelí­cula. Igual que le pasa a Gopnik, esa reordenación no deja de ser un intento, muchas veces inutil, de volver a poner todo en su sitio.

Michael Stuhlbarg hace un papel genial. Es el mundundi por excelencia, un tipo que de puro formal resulta patético y cuya actitud apocada es tanto o más molesta que las cosas que le suceden (los abrazos de Sy Ableman duelen más que muchos golpes, ya lo veréis).

También ayuda muchí­simo la excelente banda sonora de Carter Burwell, que se luce como hace tiempo que no veí­a. Sensible, enrarecida y bella a partes iguales.

Si queréis desintoxicaros de las palomitas navideñas, esto y un buen régimen de ensaladitas son mano de santo.


Joel Coen, Ethan Coen | Joel Coen, Ethan Coen | Michael Stuhlbarg, Richard Kind, Fred Melamed, Sari Lennick, Aaron Wolff, Jessica McManus, Peter Breitmayer, Brent Braunschweig, David Kang | Roger Deakins | Joel Coen, Ethan Coen | Carter Burwell | Jess Gonchor | Ethan Coen, Joel Coen | Tim Bevan, Eric Fellner, Robert Graf | Mike Zoss Productions, Relativity Media, Studio Canal, Working Title Films | Universal Pictures | 8 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Ghuz

    Es una lastima que el cine se este diluyendo tanto.
    Digo esto en relacion al asunto que se habla en una de las noticias de este blog sobre el uso del 3d y como lo afecta, como poco a poco el comercio se ciñe sobre el arte y como a su vez tenemos que ver como el buen cine se deja de lado, solo por presentar lo tragico, comico y simple de una historia cuelquiera. Y en esto los Coen son dioses. Le guste a quien le guste. No hay necesidad de asuntos tan complejos, ni de relatos demaciados retorcidos. Nos cuentan una historia, y ya. Y esto no es un hecho solo de “entendidos”, es sencibilidad artistica. Nada mas. Algo que lamenteblemente esta quedando fuera de las salas de cine.
    A mi este film me hiso reir una vez mas de la tragedia, cosa que los Coen logran a la perfeccion, pero no para alivianarla, como se hace ultimamente, si no para sacar provecho de ella. Todo se resume en uno de los textos del film: “Cuando descubres que la verdad es mentira, que tus esperanzas estan muertas,¿Luego que? ”
    Opino igual que Walter en su critica y que 00110011 en relacion de como uno disfruta mientras estos señores nos toman el pelo.
    Lo de mas, es mierda. Aqui nadie trata de ser mas entendido que nadie. Aqui solo queremos ver cine. Y el cine se compone de historia. Si la historia no nos afecta, se pasa a otra. Pero si la sencibilidad, y sobre todo la sencibilidad no estan presente al ver cien, y para alguno al hacer, ¿De que sirve todo lo demas? ¿Y luego que?

  • http://www.ciudadanomike.com Mike

    Estaba generalizando. No te estaba señalando

  • http://adadadad 00110011

    Vamos a ver, respeto totalmente que no te guste la pelí­cula, es cierto que explota mucho el mundo de los judí­os, si no tienes nada que ver con esa religión es compresible que la pelí­cula no te llegue. Pero lo que no acepto es que faltes el respeto a las personas que le gustaron la pelí­cula.

    Vamos por parte, no es porque yo me considere más listo que los demás cuando digo que una pelí­cula de los Coen me gusta, vale, puede que algunos le den por ser unos entendidos, pero ¿que quieres que haga si a mi me ha gustado? No suelo dar explicaciones a la gente cuando veo que una pelí­cula me gusta, es mas, pienso que esta pelí­cula es muy tí­pica de los Coen, ya que es muy extrañable y siguen empeñados en hacer cosas muy diferentes. Qué un director se atreva a contra una historia sobre un tipo totalmente aburrido hay que tenerlos muy gordos. Los Coen hacen que todo resulte exótico y atrayente, y esas cosas me encantan, ¡¡¡me encanta como me toman el pelo!!!

  • http://www.ciudadanomike.com Mike

    Hay dos clases de pelí­culas de los Coen: Las joyas como “Fargo” y “el gran Lebowski” y las pajas mentales como esta que nos ocupa, como “quemar despues de leer” y en cierta medida “no es pais para viejos”.

    No llego a entender como pueden los entendidillos y “sabiduriosos” hacerse mil gayolas con estas supuestas perlas, según ellos “de culto”, cuando no es más que un ejemplo de charlatanerí­a cinematográfica. Si no la firmasen ellos seguro que recibí­a su merecida lapidación. No sé por qué algunos piensan que decir “vi tal pelí­cula de los Coen” les hace parecer más intelectuales.

    Ha sido horrible. Varias veces pensé “¿pero qué cojones estoy viendo?”. Una tremenda plasta de mierda. Eso sí­, de los Coen.

  • http://adadadad 00110011

    Walter, coincido totalmente con tu buena critica.

  • neohell

    Y añadiendo al comentario anterior, como el protagonista, que es fí­sico, sufre más por no saber esos cabos sueltos, que por todo lo que le ocurre.

  • neohell

    —- SPOILER ——

    En realidad el secreto de la pelí­cula es que deja TODOS los cabos sueltos: (lindes, matrimonio, huracan, ascenso, los 20 pavos, Arthur, etc.).

    Al final, la moraleja del film es una de las frases que dijo en segundo rabino. “A quién le importa?”

  • Jocaiba

    Me ha gustado bastante pero sin entusiasmarme.
    Lo mejor: las interpretaciones, todos están geniales, la impecable puesta en escena acompañada de una música preciosa y el hipnótico final, lo mejor de la pelí­cula.

    Es “demasiado judí­a”, me reí­ mucho más con Quemar después de leer.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast