Críticas

EL HOMBRE LOBO

El Hombre Lobo es una de esas pelí­culas prometedoras que acaban sin cumplir las expectativas -por uno o varios motivos- del público en general. El tráiler era suficientemente interesante, mucho más que lo que se acabarí­a por ver en el cine.

El primer fallo es el guión, que no es bueno, o directamente es malo, y como parte fundamental de una pelí­cula, arrastra todo lo demás: los miembros principales del reparto, Benicio Del Toro, Anthony Hopkins, Emily Blunt y Hugo Weaving, hacen lo posible con sus personajes, unidimensionales todos, sin lograr grandes interpretaciones (que hubieran podido dar mucho más de sí­ si no se hubieran visto impedidas por la escasa profundidad de los personajes). Pero repito, no es error de casting. Para la base de la que partí­an el resultado es más que decente.

Geraldine Chaplin tiene una intervención corta y puede que malgastada (aunque bien pensado la de quién no: Emily Blunt es inservible la mayor parte del tiempo), que me recordó a la que ya tuvo en El Orfanato (2007). La misión que su personaje tiene en la historia es contradictoria y algo confusa, o mejor dicho la de confundir, bien sea a propósito, a causa del recorte de escenas o por el guión.

Muchas de las tramas no tienen relevancia o la van perdiendo debido a la forma en que han sido enfocadas, desde la romántica hasta el pasado de la familia de Lawrence.

critica-de-el-hombre-lobo-1

El comienzo del film es muy acelerado, para continuar desarrollándose lentamente (demasiado lentamente, tanto que a veces lo más interesante para mirar era el reloj), lo que origina un ritmo que induce aburrimiento y que no es el esperado en este tipo de pelí­cula. Por último, sin muchos acontecimientos interesantes o destacables a lo largo de la simple trama (que contiene elementos surrealistas que en su mayorí­a están de más -¿Qué hace Gollum fuera de El Señor de los Anillos y con qué objetivo?-), encontramos un final que, a juego con el principio, se precipita.

critica-de-el-hombre-lobo-2

Los efectos especiales oscilan entre ser mediocres y malos (lo cual no dice mucho de una superproducción de cuyo presupuesto no se ponen de acuerdo los medios: unos dicen 85 millones de dólares, otros 110 y otros 150. De ser una de las dos últimas cifras –o incluso la primera- deberí­an reflexionar acerca de lo invertido, puesto que en pantalla vemos un film que bien podrí­a costar la mitad). Cabe señalar la primera escena en la que Lawrence sale al exterior como hombre lobo, que a mi parecer es ridí­cula, por no mencionar cosas sueltas como un oso en el campamento gitano que daba el cante innecesariamente (pues su presencia no tiene objetivo alguno sino decorativo) o el ya mencionado Smeagol.

El gore y abusivo uso de la sangre en determinados momentos ni sobra ni se hace indispensable, se presenta más bien como una estrategia para llamar a cierto público a las salas que como un intento de realismo.

critica-de-el-hombre-lobo-3

Del mismo modo, encontramos los tí­picos fallos perdonables que nunca abandonan este género (POSIBLE SPOILER: la persona que está más cerca del monstruo es la única que, aunque de espaldas –como siempre- y a pesar de los ruidos que la criatura emite, no se da cuenta de lo que sucede o de lo que tiene detrás FIN POSIBLE SPOILER) y los propios de pelí­culas con licántropos (POSIBLES SPOILERS: Siempre que haya una pelea entre dos hombres lobo uno se rasgará las vestiduras para que puedas distinguir quién es quién, habrá luna llena todos los dí­as de la semana, las balas de plata sólo las usarán hacia el final de la pelí­cula y hasta el último momento no surtirán efecto… FIN POSIBLES SPOILERS).

La ambientación es adecuada, pero está desaprovechada al reducirse a contados espacios. Probablemente el vestuario es el aspecto técnico mejor empleado. Pelí­culas como la reciente Sherlock Holmes te sumergen de lleno en la época victoriana más fructí­feramente.

El mayor alago atribuible a la banda sonora es que al menos no es la que rechazaron, compuesta por Paul Haslinger. La partitura no es ni de lejos la más memorable de Danny Elfman, apreciándose más que nada en los momentos que intenta (a veces descaradamente) asemejarse a la compuesta por Wojciech Kilar para Drácula (1992), pelí­cula que, junto con La Momia (1999), constituye la aspiración de ser de El Hombre Lobo, pero que para su desgracia (y nuestra) de ahí­ no pasa, quedándose  finalmente en algo más próximo a Van Helsing (2004).

Aludida Van Helsing, decir que la dirección de Joe Johnston es tan buena y/o novedosa como la que Stephen Sommers demostró en 2004, es decir, ni molesta ni aporta nada.

Lo mejor: El esfuerzo de los actores; ciertos decorados; las escenas en el manicomio.

Lo peor: El guión, veneno de esta pelí­cula; el ritmo, irregular y lento (que no pausado); el principio y final precipitados; los elementos surrealistas.

Roque Garcí­a.


Joe Johnston | Andrew Kevin Walker, David Self. Basándose en un guión previo escrito por Curt Siodmak | Benicio del Toro, Emily Blunt, Anthony Hopkins, Hugo Weaving, Geraldine Chaplin | Shelly Johnson | Walter Murch, Dennis Vikler | Danny Elfman, Paul Haslinger | Rick Heinrichs | Sean Daniel, Benicio Del Toro, Scott Stuber, Rick Yorn | Bill Carraro, Ryan Kavanaugh | Universal Pictures, Relativity Media, Stuber Productions | Universal |
  • Manu D

    Esperaba esta peli como agua de mayo, era mi momentazo cinematográfico de este año y la verdad es que me ha dejado traspuesto.
    Por un lado, la intención de recrear el cine clásico de la Universal y ponerlo al dí­a me tení­a hirviendo de hype, pero :
    -Detalles de la dirección artí­stica como el comienzo, sin creditos de presentación, y con un sólo tí­tulo a la manera antigua, siendo éstos en cambio desarrollados al final de la pelí­cula. Hoy dí­a en que ni siquiera han aparecido los primeros créditos finales y la gente ya se está levantando de la butaca y la sala se ilumina. Ni los pude ver.
    -Todas las situaciones suenan a ya vistas por cualquiera que conozca un mí­nimo de este género cinematográfico, por no hablar de sus tí­picos elementos: campamento de gitanos, mansión lóbrega, romance él-ella, Londres, rollo victoriano, consulta a libros con grabados terrorí­ficos que hablan sobre la maldición… elementos todos ellos muy disfrutables por los amantes del género y que bien empleados no tienen por qué chirriar, pero parece en cambio que el director o el guionista se avergonzasen de tanto copieteo e intentasen aportar algo nuevo a los orí­genes de la licantropí­a, quedando una explicación atropellada, fugaz, vací­a y deslavazada.
    – Los efectos especiales… Por supuesto me quedo con el dúo Baker-Landis de cajón, aunque tampoco están mal del todo, pero no harán historia ni de coña. Eso sí­, visto lo visto, los CGI jamás llegarán al nivel de realismo del látex puro y duro. Y prefiero mil veces ver a un muñeco de plástico que cante un poquillo, a la irrealidad inmaterial que siempre me provoca todo lo digital, y cuando digo esto también incluyo cielos, fondos, decorados… Montones de detalles que se están empezando a recrear por ordenador para ahorrar presupuesto en decorados y atrezzos y que para mí­, se están cargando el cine.
    – La trama es como una montaña rusa, a veces rapidí­sima y otras tediosa. Guión absolutamente mediocre y con frases penosas (las de la gitana Maleva, o esa última de Hopkins…)
    – Ni un sólo momento de suspense en la pelí­cula, y terror ni de coña. ¿Es que no se podí­a haber jugado con el suspense en las calles de Londres o en el Páramo como hizo Landis? Ya que se copiaba, coño, que se copiase lo mejor de otras pelis, que Un hombre lobo amercicano en Londres es ya también un cásico. Por dios si el hombre lobo pide a gritos este tipo de escenas. Todas las escenas con el monstruo son en cambio aceleradí­simas y caóticas sin dar tiempo al menor atisbo de miedo en el espectador. ¿Es que Baz Luhrman inspira ya a otros cineastas?
    El resultado final es una pelí­cula tan pretendidamente vintage que resulta rancia, más que evocadoramente clásica. Incluso en los créditos finales, dice descaradamente inspirarse en el film original del 41, pero es precisamente ese exacerbado respeto por el original lo que resulta irritante a medida que avanza el film y uno se va preguntando por qué no intentaron hacer algo un poquito innovador el alguno de los aspectos del mito del hombre lobo.
    Todo muy desaprovechado y con el equipo demasiado empeñado en todo momento entre sus aspiraciones de fidelidad a los clásicos y su intento de puesta al dí­a con las técnicas modernas, que en cambio no han aportado absolutamente nada nuevo al mito.
    Sniffff
    A los aficionados a la licantropí­a en el cine les recomiendo Aullidos, casi casi la mejor pelí­cula de hombres lobo de la historia. Un acierto total en la recreación del mito y su intento de puesta al dí­a, totalmente efectiva en su falta de pretensiones. Y tiene ya treinta años…

  • galahad

    Pues yo vi la pelí­cula anoche, y la verdad es que me gusto.
    No es una maravilla, pero es más de lo que me espero en estos dí­as.
    Es una pelí­cula entretenida, que en más de una ocasión me ha sorprendido, me encanta cuando al principio después de matar al primer incauto aparece el nombre de la peli, es entrañablemente cutre, lo que me recuerda mucho al cine clásico, y creo que eso es lo que se proponen los encargados de dirigir el film. Por lo tanto creo que han conseguido lo que esperaban.

    Un saludo

  • frikkiman33

    A mi me ha parecido una peli de lo más correcta y entretenida.

    La dirección es dinámica, y si bien el guión no es una gran historia (sobre todo al final, que es un poco desmadrado), la peli tiene un aire de clasicismo que le favorece.
    Creo que es una pelicula hecha con bastante cariño y respeto al personaje del Hombre Lobo, y eso se nota en toda la pelicula.

  • grijaldo

    Lo de la crepusculoca lo saqué de Zona Negativa,creo,aunque hay poco mas que leer.

    Y la verdad es que tienes razon Vennora,el hombre lobo carece de adaptaciones literarias de peso o digamos,actuales que apoyen al fenomeno.
    No es como los vampiros o los zombies,que tienes donde elegir.

    Pero vamos,lo de esa chica es para hacerla daño,directamente.

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast