Críticas

FURIA DE TITANES (2010)

No es Uwe Boll, vale, pero Furia de Titanes es un ejemplo chusco de “épica estándar de 100 millones pasa por caja” donde el prota es cachas y newcomer, los malos son actores consolidados y hablan en perfecto inglés, y contiene unos 12.547 planos CGI, preferiblemente en plan cámara grúa. Lo que la convierte en “ejemplo chusco” son matices como que simplemente da vergüenza ajena durante una primera media hora marcada por exposición a tuti, discurre con una progresión a trompicones de “bicho gordo” a “bicho aún más gordo”, y es como medio romántica pero prota masculino y femenina respiran tanta quí­mica como una fiesta en mi pueblo durante los 50, y es medio violenta pero a nadie le explota la cabeza. Y es mecánica. Y es frí­a e inhumana: su héroe es un jodido hipócrita. Y sus malos son un coñazo.  Y técnicamente está bien, pero se le puede exigir mucho más porque el efecto de “nube de humo tenebrosa” ya lo hacen en Perdidos, sus efectos prácticos se reducen en su mayor parte a “columnas de piedra que explotan” y ningún set es particularmente memorable (rocas, más rocas y oh no, más rocas). Hubiera podido ir de tópico y decir cosas como “por lo menos no aburre”, pero aquí­ hay que trazar la lí­nea, y “no aburre” ya no me cuela.  El clí­max final incluye a un tí­o con un caballo alado dando de hostias a un bicho gigante y no aburrirá, pero queda falso y queda precipitado, y lo que hemos visto durante los 90 minutos precedentes se encuentra exactamente a la misma altura. Así­ que, desde mis ocho euros, permitidme que opine: 3D o no 3D,  esta peli es profuuuuundamente mediocre. Con el pelí­n de clase que le dan las pelas que se han gastado. Pero castaña, al fin y al cabo.

clashsam

Uno ha terminado valorando las pelí­culas de esta clase intentando discernir algún detalle que las separe del resto de su especie o, preferiblemente, evitando comparaciones con la original que a dí­a de hoy suele precede en el 99 por ciento de estos casos (en este caso la peli de Desmond Davis del 81). Pues bien: es prácticamente imposible, así­ que apliquemos la plantilla estándar. Como ya sabrá todo el mundo a estas alturas, Sam Worthington interpreta (por emplear la palabra al uso) a Perseo, el hijo del dios Zeus y una mujer, Danae, que se propone salvar a la Humanidad de las garras de los dioses del Olimpo, enfrentados con los mortales quienes se han hecho mayorcitos y quieren seguir su camino libre de influencias, lo que no deja de poner a nuestro héroe, quien tiene un pie en ambos mundos en una situación un poco incómoda. Que ahora Perseo vaya y tenga tenga una familia adoptiva muerta a manos de Hades (el final boss), simplificando el asunto enormemente, es sintomático de que estábamos ante una trama con cierto gracejo que podrí­a ser haber sido bien aprovechada en manos que no fueran las de nuestro hijo de puta de siempre: el ejecutivo estándar de Hollywood, quien termina reduciendo la historia a conceptos como “escorpiones gigantes”, “escotes”, “espadas”, “dioses que brillan” y “jodido Kraken” para dar luz verde a un film que se va a estrenar en menos de 12 meses, por lo que hace falta un verdadero “artesano” que ruede rápido y fácil. Siendo sinceros, la palabra “artesano” ha degenerado en nuestros dí­as a “un tipo que se deje los lomos currando durante 24 horas al dí­a en un set con una guillotina sobre su cabeza a la mí­nima que intente hacer algo (palabra prohibida) personal”. Nadie mejor que Louis Leterrier, del que sólo me molesta ese aura que se está creando en plan “especialista en acción” cuando el tí­o no pasa de vulgar machaca (al que me diga que los méritos de la nueva de Hulk son suyos, de verdad que me harí­a flipar). Y lo de machaca se nota.

Para que nos hagamos una idea, Furia de Titanes es la clase de peli en la que, mientras ves cómo Zeus se folla disfrazado a Danae para engendrar a Perseo MIENTRAS una voz en off te cuenta que Zeus se está follando disfrazado a Danae para engendrar a Perseo, le parece conveniente INSERTAR la jeta de Liam Neeson sobre el disfraz que utiliza para terminar de remachar, por si no lo habí­as comprendido, que Zeus se está follando (atención) disfrazado a Danae para engendrar a Perseo.

¿A que leer este párrafo es un jodido coñazo?. Pues eso es a grandes rasgos la primera media hora del film y cachos  de lo que viene después, donde la peli asume que la audiencia (o sea, tú) es retrasada mental. Tal comprensión de la mente del espectador se aplica a todos los aspectos del film, desde los personajes hasta el desarrollo de la acción, y particularmente a la interpretación de la mitologí­a, que es como el pegamento que intenta cohesionar este film. Porque, como en realidad estamos hablando más de potentes arquetipos que de personajes más o menos tridimensionales (ka-ching), la pelí­cula no considera realmente imprescindible molestarse en hacerles interesantes. Los mitos, al fin y al cabo, son mitos porque molan, ¿no?. Pues nada. Zeus es un cabrón muy listo porque es el Amo y Hades es un bastardo horripilante. Punto. Los seres humanos, según el film, tienen que ser mucho más divertidos, a pesar de que Furia de Titanes precisamente es del género fantástico porque dioses y humanos deberí­an tener un peso especí­fico que aquí­ se nos cuenta o bien por terceros, o bien con voz en off, o bien se despacha en una escena.

clashfien

Jo.

Pues no son divertidos. Llegamos a este punto de “los humanos” con Sam Worthington. Yo todaví­a me resisto a llamarle “constructo de márketing” como estoy empezando a leer en algunas webs, pero si estáis buscando a la gran promesa del cine de acción que se adivinaba en Terminator Salvation, no lo encontraréis aquí­ mucho más que en Avatar. En T4 funciona –y me parece increí­ble que esté diciendo esto porque esa peli no hay por donde cogerla– porque quien mueve la peli es él. Y eso le da una confianza que no veas (¿os acordáis de cuando le hace un arrumaco sin venir a cuento a Moon Bloodgood durante un tiroteo?. Esas cosas, en pequeñas dosis, funcionan). No está arropado por una cohorte de secundarios como sucede aquí­. No está esclavizado por una trama que casi podrí­a progresar sin su presencia, como sucede aquí­. Perseo bien parece actuar puramente por venganza personal por su familia muerta más que para salvar a Andrómeda, lo que le convierte en un héroe de mierda, no tiene otra cosa más que estar cabreado toda la peli, y es justamente cuando no lo está (al principio con el fantástico Pete Postlethwaite) cuando se vuelve medianamente majete, hasta que una escena vomitivamente hipócrita “rollo padre-hijo” con Liam Neeson rinde todas sus intenciones en el olvido (¿tú no odiabas a los dioses, colega?) y le convierte en un Kratos sin testí­culos. Eso no lo salva ni el Chuache de Conan, no lo va a salvar este tí­o. La culpa no es suya, pertenece a algo más grande: un espectáculo de CGI en 3D. Pero podrí­a hacer más.

Los mencionados secundarios lo tienen mucho más fácil, empezando por Mads Mikkelsen (que hace como de “mentor guerrero de nuestro prota”, pero este tí­o me está dando la sensación de que podrí­a hacer casi cualquier cosa) y culminando en Alexa Davalos, quien interpreta a Andrómeda –es la mujer que va a ser sacrificada a cambio de aplacar la ira de los dioses– y en la mejor tradición de la escuela Radha Mitchell, vuelve a sacar todo el provecho posible a un papel en principio desagradecido y ya van tres: Riddick, La Niebla y ésta. En lugar de ir de ví­ctima por la vida, asume una cierta responsabilidad sobre su función, lo que la convierte en un personaje muy humano e interesante. Davalos no tiene méritos por ser tan (increí­blemente) guapa. Los tiene por hacerse accesible al público. Lástima que, en otro genial despliegue de subnormalidad del film, el interés amoroso no sea ella, sino Io, una especie de ángel guardián de Perseo, quien se nos presenta como un cóctel indigerible de hada del bosque / princesa guerrera distante como su puta madre intepretada (por emplear la palabra al uso, otra vez) por Gemma Arterton, con la intensidad de un glaciar, lo que esconde, simplemente, que esta chica simplemente es guapa, y ya.

Ahora, si esto ya es mediocre, Fiennes, en full mode Voldemort On Blow, se merece nuestro apartado especial del dí­a porque está sencillamente para darle dos hostias. Neeson va a cobrar el cheque y vale para lo que vale. Fiennes es un actor más contenido, sutil, y tiene el problema de que no sabe desbarrar. Cuando desbarra, es la hecatombe pero nadie parece tener cojones de decí­rselo porque, hombre, es Ralph Fiennes, qué le vas a decir. Así­ sale lo que sale: su Hades tiene la voz de camionero, lleva media coronilla al aire, parece un mendigo, camina como si llevara una joroba de cien kilos y sólo le falta llevar un cartel encima que ponga “yo como niños muertos para desayunar”. Mira que he visto malos, y malos de mierda, pero el Hades de Fiennes se mueve en una dimensión superior. No sólo su presencia fí­sica no es imponente que se diga: para ir por la vida de genio maléfico, sus habilidades manipuladoras son de polí­tico español (se la meten doblada, y cómo). Una joya.

clashfien2

JO.

Total, que en mi opinión: Furia de Titanes es un pufo como un piano, pero si la peli funciona (y esta rajada que me he marcado da que pensar sobre ese “si”) es porque, seamos sinceros: una historia así­ no la podrí­as hacer aburrida ni a propósito. Puedes hacerla mediocre, chusca, chunga, desganada, lo que sea. Pero no aburrida. Y aburrida pues no es, cuando entra en faena. Los sesenta minutos siguientes son hostias y más hostias rodadas sin mucho aspaviento (es decir, profundamente convencionales salvo dos o tres planos guais) por Leterrier y la dinámica cámara de Peter Menzies Jr. (La Jungla 3). Tiene una Medusa modelada según Natalia Vodianova y un bestiardo final de sospechoso parecido con el bicho de Cloverfield multiplicado por cien. No se le podí­a pedir nada más, ni que no se tomara tan asquerosamente en serio a sí­ misma –en 1981 se incluí­an un par de referencias bastante cachondas al carácter viejoverde de Zeus–, ni un desarrollo un poco menos mecánico que no implique tan descaradamente ir a coger un objeto A para conseguir una cosa B, ni cierta sensación de fascinación por la historia que estás contando: no sé si en el mundo en el que transcurre Furia de Titanes es común ver escorpiones del tamaño de camiones de la basura; aunque lo fuera, yo, como espectador, querrí­a ver que los protas se sorprenden un poco, así­ me sorprendo yo también. Tampoco estarí­a de más algo de calor humano (que follen, o que se muestren una pizquitina de cariño o algo así­), menos voz en off, más intensidad dramática, menos ordenador y, en general, un poco más de estima y respeto por la audiencia. Menos mal que “no aburre”.

Salvo eso, la peli es perfecta.


Louis Leterrier | Travis Beacham, Phil Hay, Matt Manfredi | Sam Worthington, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Jason Flemyng, Pete Postlethwaite, Gemma Arterton, Alexa Davalos, Polly Walker | Peter Menzies Jr. | David Freeman | Ramin Djawadi | Martin Laing | Kevin de la Noy | William Fay, Thomas Tull | Warner Bros., Legendary Pictures |
  • danjandro

    El único que usa tópicos eres tú, en la crítica a esta película.

  • grijaldo

    A Jasón y los Argonautas,que la echaron por la tele y eso,que es un truñete de peli,simpatica pero truñete,la recordaba mejor.

  • Eweisze

    grijaldo, ¿a qué te refieres con “Pues yo la ví­ el otro dia y se me cayó del pedestal,que quieres que te diga,a mi primer comentario me remito”? ¿A Furia de Titanes, a Jason y los Argonautas, a Spartacus o a Lucy Lawless? Es que no me termina de quedar claro, xD.

  • JC_esar

    Recien la vi , y sera que fui con las expectativas hasta el suelo que me parecio bastante entretenida..no comparable a la original pues nos olvidaremos de ella en algunas semanas, pero no era la tragedia que espere encontrarme.

    Aparte de los puntos en contra ya mencionados por uds, le veo 2 cosas principales en contra:

    -todo los mejor ya se vio en los trailers, asi que van muy pocas sorpresas, salvo algunas secuencias de accion.

    -la historia ya es conocida , asi que ya sabes como va acabar y todo eso.Cero sorpresa tambien.

  • MARISOL

    este no es el tipo de peliculas que por lo general veo, pero puede ser interesante la pelicula,

  • pasatiempo

    furia de tetones.

  • pasatiempo

    furia de tetones.

  • pasatiempo

    furia de tetones

  • grijaldo

    Pues yo la ví­ el otro dia y se me cayó del pedestal,que quieres que te diga,a mi primer comentario me remito.

  • kikefriki

    Jasón y los Argonautas es, probablemente, una de las cinco mejores pelí­culas de aventuras de la historia. Un honor que no merece nada que haya visto en cine en los últimos… ¿10 años?

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast