Reportajes

ENTREVISTA A XAVI BERRAONDO

Xavi Berraondo ha estrenado hace un par de meses su pelí­cula Ens Veiem Demí , una pelí­cula que narra cómo cambia la vida de su alter ego tras el asesinato de su hermano. Y es que Berraondo tuvo que sufrir en sus carnes semejante trauma, pero lejos de enfocar su proyecto como una forma de hacer justicia, de explicar una determinada verdad o incluso como un drama sobre la pérdida y el duelo ante semejante barbaridad, el director ha querido hacer un sentido homenaje a su hermano desde el amor a la vida y con la locura como medio de salvación ante ciertas situaciones. Un planteamiento tan poco común como el montaje del amiguete José Ramón Lorenzo, que fue quien nos habló de ella.

xaviberraondo

A continuación os dejamos con la entrevista que hemos tenido el placer de realizar a Xavi Berraondo, que aunque no sea un nombre muy conocido en el mundillo del cine, está más que curtido como realizador en series como Sin Tetas No Hay Paraí­so, 700 Euros o Ventdeplá, siempre a medio camino entre la ficción nacional y la catalana.

P – Imagino que hay varias formas de afrontar la muerte de un ser querido, y quizás en las circunstanciás de tu hermano, las distintas posibilidades no fuesen las más idóneas para sobrellevar algo así­ con más facilidad. ¿Cómo surgió la idea de hacer una pelí­cula sobre él y cómo te ha ayudado a lidiar con su ausencia?

R- Después del asesinato de alguien tan próximo a uno mismo, lo primero que te viene a la cabeza es que esa clase de cosas sólo suceden en las pelí­culas; o que cuando suceden en la realidad, les pasan a otros, nunca a ti. Pero tarde o temprano –es ley de vida- no tienes más remedio que sacudirte de encima esa estúpida incredulidad y enfrentarte cara a cara con el agujero negro de la pérdida. Entonces tienes dos alternativas: revolcarte en él o, a base de color y poesí­a, convertirlo en algo hermoso y útil. Siguiendo la idea del maestro Wenders, pensé que valí­a la pena transformar ese vací­o, ese dolor, en una historia que sirviera a otras personas a sobrellevar mejor las pérdidas de seres queridos. Así­ surgió la idea de “Ens veiem demí â€. Y la verdad es que me siento más en paz conmigo mismo y con el mundo después de haber hecho esa pelí­cula.

P – Como has comentado en otras entrevistas y en la web de la pelí­cula, ante todo querí­as que la pelí­cula fuese un homenaje a tu hermano, un canto a la vida y una pelí­cula esperanzadora. ¿Tener la serenidad para concebir ese tono para tu peli te llevó mucho tiempo?

R – En efecto, mi pelí­cula es un homenaje a la gran persona que fue mi hermano Jordi; y por encima de todo un canto a la vida y a la locura, que finalmente en esta historia vencen por goleada a la muerte y a la cobardí­a. Tuve que dejar transcurrir un par de años desde la muerte de mi hermano hasta reunir el valor suficiente para enfrentarme a la historia. Y entonces, cuando estuve delante del papel en blanco, me di cuenta de que no tenia ni idea de cómo enfocarla. Así­ que utilicé el viejo truco de ir descartando las distintas pelí­culas que no me interesaban para nada: no querí­a hacer una peli de denuncia, ni policí­aca, ni melodramática… Finalmente, pasados por el cedazo todos los enfoques, el que quedó, como una piedra ní­tida delante de mi vista, fue la que escribí­: una historia de amor y segundas oportunidades.

P – Tratas también la idea de la locura como ví­nculo con los seres queridos y como una ví­a de escape para sobrellevar mejor los traumas de la vida. ¿Cómo te documentaste sobre ello?

R- Siempre me ha interesado la locura y he leí­do bastante sobre ella. Creo que se ha estigmatizado demasiado, destacando únicamente su vertiente de enfermedad mental y que la locura tiene otras caras, algunas de ellas, hermosas y sublimes. Deberí­amos reivindicarla como algo necesario en nuestras vidas. Frente a un precipicio, sólo el loco es capaz de saltar al vací­o sin pensárselo dos veces. Y mi filosofí­a particular de vida –me he separado siete veces- es que siempre es mejor saltar hacia delante, aunque abajo nos espere un gran batacazo, que quedarse cómodamente apoltronados en situaciones que ya no dan más de si, que no nos hacen crecer.

P – Se menciona Radio Nicosia, que es una emisora realizada por gente con distintas enfermedades mentales y que colaboran habitualmente en La Ventana. ¿En qué medida ayuda también tener una ventana libre de prejuicios para aliviar la carga de la locura?

R- Cuando me enteré, hace años, de la existencia de Radio Nikosia, me planteé enseguida la posibilidad de rodar un documental sobre ellos. Luego, al conocerles, al entablar amistad con algunos de sus entrañables y esquizofrénicos tertulianos, me di cuenta de que habí­a algo de predestinación en ese encuentro. Nunca les agradeceré lo bastante que me sirvieran de inspiración para crear uno de los personajes principales de mi pelí­cula: Azucena, un ser lleno de luz, amor y poesí­a… Pero frágil. Como la mayorí­a de ellos. La putada de la locura es que sea tan difí­cil de gestionar.

ensveiemdema1P – ¿Cómo conseguiste sacar adelante el proyecto una vez finalizado el guión?

R- Tuve la suerte de encontrar a un productor –Aureli de Luna- que además de un enamorado del cine, es un gran amigo. Me dijo literalmente que sacarí­a adelante la pelí­cula aunque fuera la última de su carrera y aunque luego tuviera que cerrar el negocio. De todas formas aún me parece un milagro que hayamos podido hacerla y, aún más, estrenarla. Y que hayamos hecho exactamente la pelí­cula que ambos querí­amos, no otra. Y ver la reacción del público y constatar que valí­a la pena el esfuerzo.

P – Quisiera saber también cómo fue la elección del reparto y sobre todo cómo fue el proceso de selección de los actores que te encarnan a tu alter ego y a tu hermano.

R- Por suerte o por desgracia llevo treinta años escribiendo y dirigiendo series de televisión. En todo este tiempo no solamente he conocido a los mejores actores y actrices de Catalunya, además he tenido la oportunidad de entablar amistad con muchos-as de ellos-as. Así­ que cuando me enfrenté al casting no tuve que ceñirme a ningún tipo de autocensura: escogí­ el reparto que quise y tuve la suerte de que todos-as aceptaron la invitación y se involucraron al cien por cien en el proyecto. Al margen de agradecer especialmente a los protagonistas: Marc Cartes, David Selvas y Mercí¨ Llorens, su entrega, también querrí­a dar las gracias encarecidamente a todos los actores y actrices de primera lí­nea que no dudaron en aceptar colaborar en “Ens veiem demí â€ aunque en algunos casos sus papeles fueran de una sola secuencia.

P – ¿Cómo trabajaste con David Selvas su personaje? ¿Surge de la imaginación y recuerdos de Xavi reflejando lo que él quiere ver o toma entidad propia?

R- David es una bestia actoral. Me pidió que le contara cosas de mi hermano y que le pasara fotos de él. Hice ambas cosas. Y os puedo asegurar que, aunque fí­sicamente no se parezcan en nada, todos los amigos y amigas de Jordi que fueron al estreno, salieron impresionados-as de lo bien reflejado que aparecí­a mi hermano en la pelí­cula. Y en cuanto a Marc Cartes, ni que decir tiene que me he buscado un alter ego bastante más atractivo que yo –ventajas de ser el director-. En la historia hay, por supuesto, muchas vivencias personales. Y otras cosas son inventadas en función de la trama. Pero, si de algo estoy convencido, es que me costará mucho hacer otra pelí­cula tan personal como “Ens veiem demí â€.

P – Habiendo venido de trabajar como guionista y realizador en series de ficción como Sin Tetas No Hay Paraiso o La Señora, y tras el largo Working Class, ¿cómo ha influido esa experiencia previa en un proyecto tan personal? ¿Te supuso un problema el tratar algo tan cercano y delicado durante el rodaje?

R- Mi hijo mayor, Marc, se encargó del making off de la peli. Y a menudo, en el rodaje, le sorprendí­a observándome. Me confesó que no entendí­a cómo podí­a estar tan alegre, tan entero, teniendo que rodar escenas tan duras como la del asesinato de Jordi. Yo también, a estas alturas, sigo preguntándomelo. Supongo que al tener tan claro que estaba rindiéndole un homenaje a Jordi, contando la verdad de lo que le sucedió, en todo momento pesó más la felicidad que la zozobra. El dí­a del estreno me puse un abrigo que habí­a pertenecido a mi hermano, su preferido. Y sentí­ más que nunca su presencia. Estoy convencido de que, cuando alguien muere, algo de la energí­a de ese ser queda repartido entre todos los que querí­a y le quisieron.

ensveiemdema2P – El tema del haber rodado en catalán imagino que parte directamente de tu dí­a a dí­a en Barcelona y en tu familia, pero ¿crees que supone un handycap de cara a un estreno más o menos mayoritario o eso depende más de elementos como la popularidad del reparto, el género o una campaña potente?¿Qué pesaba más en el proyecto su viabilidad y visibilidad o acercarlo lo más posible a tu visión siendo una historia nacida de algo muy í­ntimo?

R- Hoy en dí­a rodar en catalán es un suicidio a nivel comercial. Si algunos seguimos insistiendo en ello es porque creemos que algún dí­a será posible hacer pelí­culas en el idioma de nuestro paí­s –Catalunya- sin estar abocados por ese motivo al desastre. Hay muchos factores que influyen en la penosa situación actual: históricos, polí­ticos…, e incluso algunos debidos a nuestra propia idiosincrasia –por no decir provincianismo-. Es lamentable que al cabo de más de un mes de aguantar en la cartelera de Barcelona, la mayorí­a de los crí­ticos de aquí­ aún no hayan ido a ver “Ens veiem demí â€. Agradecerí­a incluso alguna mala crí­tica antes que esta poco profesional indiferencia. Creo que es verdad el tópico de que para que te hagan caso en casa antes tienes que triunfar fuera.

P – José Ramón Lorenzo, el montador, también me comentó que a nivel narrativo y de montaje la pelí­cula es bastante distinta a lo habitual. ¿Qué habéis tratado de reflejar en la planificación y el montaje? ¿Buscabais crear alguna sensación concreta con la historia?

R- Cuando conocí­ a Joserra en “Sin Tetas No Hay Paraí­so” tuve claro que él serí­a el montador de mi pelí­cula y de todas las que vengan detrás –si vienen-. Nunca me habí­a encontrado, y eso que como he dicho antes llevo tres décadas en el oficio, con alguien que lo tuviera tan claro: cogió todo el material filmado, lo puso del derecho, lo puso del revés… Y al final consiguió que la historia fluya en la pantalla y te atrape desde el primer acto. Un acto algo caótico, tal vez, pero está claro que cuando el espectador deja de intentar entender la historia con la mente y pasa a sentir la historia con el corazón, se produce la mágica conexión. Joserra lleva el montaje en las venas y eso se nota en el resultado de “Ens veiem demí â€.

P – Espero que la pelí­cula funcione bien en Barcelona y que podamos verla pronto en el resto de España. Gracias por tu tiempo ¡y suerte!

R- Gracias a vosotros por amar el cine.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast