Críticas

YO SOY EL AMOR

Cuando una actriz cumple una determinada edad se ve relegada por otras más jóvenes, y aunque el talento y el prestigio le avalen pasa a jugar en ligas inferiores. Ha pasado siempre, daba igual que la actriz se llamase Bette Davis, Joan Crawford, Barbara Stanwyck o Greer Garson, el paso del tiempo era imperdonable para todas. Pero en la actualidad ese problema es mucho más evidente. Por lo general no se escriben grandes personajes femeninos, aunque podemos citar muchas excepciones, y encontrar un gran personaje femenino escrito para una actriz de mediana edad es difí­cil, y que dicho papel no vaya a las manos de Meryl Streep es prácticamente imposible.

En este panorama aparece Tilda Swinton. La actriz escocesa, cuando está a punto de cumplir los 50 años, se ha consagrado como una de las grandes intérpretes actuales y ni el paso del tiempo ni las modas amenazan con apearla de su privilegiada posición. También es verdad que tiene muchí­simas cosas a su favor, un carisma arrollador, un talento fuera de toda duda, y un fí­sico único, que nos hacen verla como una actriz de otro planeta, como una intérprete rematadamente original, que no necesita imitar a otras. Ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto por sudar la gota gorda en Michael Clayton, un galardón erróneo con el que la Academia decidió reconocer el innegable prestigio la intérprete, y si los académicos hubiesen sido un poco inteligentes y no pensasen en gastar bromas pesadas, probablemente la Swinton hubiese sido nominada por Julia de Erick Zonca. Este año podrí­a convertirse en una candidata de peso con la cinta italiana Yo soy el Amor de Luca Guadagnino, cruzo los dedos para que así­ sea. Este realizador cuando era aún un estudiante de cine decidió escribirle una carta en donde le confesaba toda su admiración y de paso le comentaba que tení­a que dirigirla en una futura pelí­cula. Ella en ese momento no le hizo caso pero el director ha contado con la actriz en algunos de sus proyectos y juntos comenzaron a gestar hace once años Yo soy el Amor.

critica-de-yo-soy-el-amor-1

La protagonista de Yo soy el Amor es Emma, una mujer procedente de Rusia, que lleva más de media vida casada con Tancredi Recchi, perteneciente a la alta burguesí­a italiana y heredero de una importante industria textil. Con él tiene tres hijos, Edoardo, Elisabetta y Gianluca. Emma es la perfecta anfitriona de las fiestas y reuniones familiares pero no deja de ser un florero y muchas veces es invisible. Un buen dí­a su hijo mayor se hará amigo de Antonio, un cocinero por el que la mujer se irá sintiendo cada vez más atraí­da y con el que descubrirá todo un mundo que desconocí­a. Yo soy el Amor es un melodrama en toda regla, una puesta al dí­a, como ya hiciera Todd Haynes en Lejos del Cielo, de los clásicos melodramas en tecnicolor de Douglas Sirk, y es sobre todo un claro homenaje a Luchino Visconti, los Recchi bien podrí­an haber sido retratados en El Gatopardo, La Caí­da de los Dioses o Muerte en Venecia.

Guadagnino refleja en Yo soy el Amor toda la devoción que siente hacia Tilda Swinton y eso se nota en las dos horas de metraje del film. La Swinton es la ama y señora de la pelí­cula. Interpreta un personaje que apenas habla,  no perdérsela en versión original en donde pronuncia sus diálogos en un más que esforzado italiano con acento ruso, y no le hace falta porque es imposible superar los primeros planos de la Swinton en este film, no se puede expresar mejor los sentimientos. No voy a citar ejemplos porque destriparí­a bastante. La Swinton está por encima del bien y del mal y no es que esté de Oscar, está de lo que a ella le de la gana.

critica-de-yo-soy-el-amor-2

Lo malo de esta carta de amor a Tilda Swinton que es Yo soy el Amor, es que el resto del reparto no está ni de lejos a su altura, principalmente por el escaso desarrollo de los personajes, tan solo se han enriquecidos los del hijo mayor y la hija de la protagonista, interpretados por unos más que dignos Flavio Parenti y Alba Rohwacher, que bien podrí­a ser un clon de la propia Swinton, y de Antonio, el amante, al que da vida un poco menos esforzado Edoardo Gabbriellini, pero el resto son una mera comparsa, especialmente el marido, interpretado por Pippo Delbono, la suegra, a la que da vida Marisa Berenson, es increí­ble lo que la cirugí­a ha hecho en uno de los iconos estéticos de la década de los setenta, o el tercer hijo de la protagonista, al que da vida Mattia Zaccaro, del que se se conoce su existencia, se sabe que está en escena y nada más.

Tanto protagonismo tiene Tilda Swinton como los escenarios milaneses en donde se desarrollan el film. La puesta en escena es impecable, brillan el magní­fico el diseño de producción de Francesca Balestra Di Mottola, así­ como por el vestuario diseñado por Antonella Cannarozzi. Sin olvidarnos por supuesto de la bellí­sima fotografí­a de Yorick Le Saux, que hace que la Swinton aparezca realmente guapa en buena parte del film.

critica-de-yo-soy-el-amor-3

Yo soy el Amor no es una pelí­cula fácil ya que le sobra metraje , peca de ser excesiva, con planos muy rebuscados que muchas veces provocan el efecto contrario al pretendido, y en ocasiones se convierte gracias a la música de John Adams en una opereta. Por cierto, la música de Adams suena en el film de una manera cargante, su empleo no le hace nada de justicia ya que en solitario gana con creces. Pero aún así­ la pelí­cula del tandem Guadagnino-Swinton es una opción bastante recomendable.


Luca Guadagnino | Luca Guadagnino, Barbara Alberti, Ivan Cotroneo, Walter Fasano | Tilda Swinton, Flavio Parenti, Edoardo Gabbriellini, Alba Rohrwacher, Pippo Delbono, Diane Fleri, Maria Paiato, Marisa Berenson, Waris Ahluwalia, Gabriele Ferzetti | Yorick Le Saux | Walter Fasano | John Adams | Francesca Balestra Di Mottola | Luca Guadagnino, Tilda Swinton, Francesco Melzi D'Eril, Marco Morabito, Alessandro Usai, Massimiliano Violante | Christopher Granier-Deferre | First Sun, Mikado Film, Rai Cinema, La Dolce Vita Productions, Pixedna | Alta Films |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • http://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodrí­guez

    Aún no la he visto, pero me han comentado que no está nada mal. A ver si la veo.

  • Silvia Broone

    Hablando de la corriente alternativa-femenina-minoritaria-europea, pero no por eso menos importante, que a veces encuentra un hueco por aquí­…

    Mary Carmen, ¿has ido o vas a ver Gainsbourg?. Me han dicho que está genial.

  • faustina88_

    Me gustó mucho esta peli… si si.

  • Esteparia

    Perdón, Eweisze, perdón! :) No sé por qué siempre asumí­ que eras chica, sorry!!! :(

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast