Críticas

ORIGEN

Después de dos visionados y algunas horas de sueño me atrevo a formular algo parecido a una crí­tica de Origen. Y digo algo parecido a una crí­tica porque Origen es algo parecido a una pelí­cula. Es una experiencia única, un blockbuster para pensadores, un ensayo camuflado de novela, una gigantesca torre de marfil cimentada en un torrente de referencias cinéfilas y culturales. Origen es mucho más que una pelí­cula la mayor parte del tiempo, pero también mucho menos en algunos momentos.

Vaya por delante mi aplauso a Christopher Nolan por tensar hasta lo indecible los lí­mites del cine comercial y marcar un doble gol: a la Warner, vendiéndole un diplodocus de 250 millones de dólares con DiCaprio a la cabeza, con posibilidades de pegarse un hostión en taquilla que rí­ase usted de La Puerta del Cielo, y al lobotomizado espectador de multisalas, al que consigue meter pirotecnia y CGI mediante, un drama filosófico sazonado por Jung.

Origen es una pelí­cula valiente, grande, compleja, aunque bastante fácil de entender, un film que invita al debate y que debe ensalzarse pese a sus defectos, que los hay, porque Nolan demuestra tener unos cojones como el caballo de Espartero.

Me voy a saltar cualquier intento de resumir la trama porque si ya has visto la pelí­cula ya la conoces y si todaví­a no lo has hecho NO DEBES SEGUIR LEYENDO.

Después de media docena de pelí­culas, Nolan se confirma como un tipo obsesionado por subvertir las estructuras narrativas convencionales, disfrazando de cine pseudo-clasico las divagaciones oní­ricas propias del Lynch de Mulholland Drive, para completar un trí­ptico sobre la subjetividad de la realidad y la percepción formado por Memento (memoria), El Prestigio, (ilusión) y Origen (sueño).

critica-de-origen-1

Sus pelí­culas ,más que por personas, están pobladas por ideas andantes, por sombras que solamente encuentran su razón de ser como vehí­culos verbalizadores de un mundo de conjeturas e interrogantes. Nolan pone escaso o nulo interés en el desarrollo de personajes. Lo que importa es el que y el cómo, el quien es muy secundario, dándole a sus pelí­culas una distancia emocional que para mí­ se revela como su mayor defecto junto a su limitado talento para las escenas de acción. Resulta paradójico que sus incursiones en el universo Batman, estando pobladas por personajes de tebeo, sean las más humanas, quedándome la duda de si esta es una elección consciente o bien el hecho de trabajar con personajes tan icónicos nos hace preocuparnos por ellos instintivamente.

Después de consultar con un par de personas que no han leí­do Batman en su vida me quedo con la primera opción.

El segundo eje temático sobre el que se desarrolla Origen es la sanación y el avance vital a través de la asunción de la culpa, estableciendo que la paz interior es el camino para acceder a esferas más altas de realidad. En este sentido Nolan nos indica que el trabajo de Cobb, tanto sea en términos estrictamente reales, como si es un Origen auto-inducido, (sobre este tema, que es el que va generar más discusiones no siendo el más importante ni mucho menos, volveremos más tarde) le sirve para soltar el lastre del pasado y poder volver a mirar a la cara a sus hijos y continuar con su vida.

El director subraya este pensamiento con el uso de la canción de Edith Piaf “Je ne regrettte rien” (No me arrepiento de nada) como catalizador que despierta a los soñadores.

Hay un tercer nivel en la pelí­cula que no he visto comentar, aunque dudo mucho que sea la primera persona en ver. Todo el film funciona perfectamente como una disección/critica del mismo hecho cinematográfico, donde los diferentes miembros del equipo vendrí­an a ser los integrantes del “crew” de un film cualquiera que dirigidos por Nolan/Cobb llevan al espectador/Cillian Murphy a través de una narración inducida, resultante en una catarsis ya previamente mencionada por Saito, proporcionándole una sensación de felicidad basada en la manipulación.

Origen es un torrente de influencias y homenajes siendo las más claras ente las primeras Solaris, de Tarkovsky, donde otra esposa muerta se niega a languidecer en los pliegues de la memoria hasta convertir la vida/sueños de su cónyuge en una autentica pesadilla y donde la delgada lí­nea entre la realidad y lo oní­rico también es puesta en tela de juicio, The Matrix de los herman@s Wachowski, a la que evita parecerse formalmente a toda costa, pero a la que debe su eterna duda constante sobre la veracidad del mundo en que se desarrollan sus protagonistas, el mecanismo de inserción/salida en la meta-realidad sustituyendo conexiones neurales por poderosos sedantes y una llamada telefónica por la inmersión en agua, y también esos señores Smith de Cobol Enterprises que persiguen sin tregua al personaje de Dicaprio, y por encima de todo a Paprika de Satoshi Kon, con su trama de espionaje industrial, sus ladrones de ideas, su mundo plagado de siniestras corporaciones y su discurso sobre el poder sanador de los sueños.

Los homenajes van desde el hotel ingrávido en el sueño de Arthur a la 2001, de donde calca la composición de plano en el lecho de muerte del padre de Cillian Murphy dentro de la cámara de seguridad , al Rosebud de papel que encierra la caja fuerte directamente sacado de Ciudadano Kane, junto al plano de Cobb y Ariadne frente a los espejos emulando a Orson Welles y al millón de Charles Foster Kane(s) que veí­amos cuando el millonario pasaba inadvertidamente entre dos espejos, pasando por el calco casi exacto de una oscura pelí­cula sesentera llamada Los Héroes de Telemark en la escena de la nieve, más que de Al servicio de su Majestad como algunos crí­ticos han querido ver.

Menciono los más evidentes pero la pelí­cula está llena de ellos y estoy seguro que se me han escapado muchí­simos más que se irán manifestando en posteriores visionados.

critica-de-origen-2

El film extiende sus tentáculos más allá del universo cinematográfico nombrando a la mujer de Dicaprio como “Mal”, que todos sabemos que quiere decir en castellano, pero que mantiene el mismo significado en francés y en latí­n.

Asimismo el personaje de Ellen Page adopta el nombre Ariadne, siendo ella la encargada de guiar a Teseo/Cobb a la salida del laberinto donde se esconde su particular minotauro.

Dando por descontado que la sombra de Jung planea sobre todo el metraje, con su proceso de fundir el consciente con el inconsciente y su psicologí­a de los complejos mezclándose con destellos de Borges aquí­ y allá.

Y ya llegamos al punto que todos estabais esperando para poder destriparme en canal: ¿realidad o sueño?

Para mí­ es real. Lo que sucede es que Nolan, de forma brillante, ejecuta un Origen en la platea de tal manera que, aunque no exista un motivo racional para pensarlo, no podamos quitarnos de la cabeza (yo tampoco) que todo ha sido un sueño.

He aquí­ las herramientas/trampas que usa a tal propósito:

– La empresa que persigue a COBB durante todo el metraje se llama COB(b)OL Enterprises

– Saito tan solo conocer a Cobb le repite algo que Mal le dijo en un momento crí­tico: “Tienes que dar un salto de fe”. Esto nos induce a pensar que Saito es una proyección vehicular del subconsciente de Cobb para darse una posibilidad de redención. De hecho Cobb, al final de la pelí­cula, le dice a Saito: “te prometí­ que vendrí­a a buscarte”, cuando esa es la promesa que le hizo a Mal. Durante la trama existen más ejemplos de diálogos cí­clicos entre Mal-Saito-Cobb.

– Cada vez que se muestra a los hijos de Cobb, incluida la secuencia final donde están interpretados según IMDB por actores dos años mayores que en el resto de escenas, se desenfoca levemente la imagen, dándole un aspecto sutilmente irreal.

– Los diferentes miembros del equipo, de los que no se nos facilita ni el mas mí­nimo rasgo que les otorgue una personalidad propia pueden ser perfectamente escisiones de los diferentes roles o fases por los que ha pasado Cobb al largo de su vida.

– Las imágenes de Cobb y Mal envejecidos en el Limbo; si al ser arrollados por el tren y salir del Limbo aun tienen una apariencia joven en el sueño, ¿podrí­a esto inducirnos a pensar que las imágenes de la pareja de ancianos son reales y que asistimos a los
sueños de un hombre viejo que se resiste a aceptar la muerte de su esposa?

– El callejón de Mombasa que se contrae hasta lí­mites arquitectónicamente casi imposibles, coincidiendo con una imagen muy recurrente en cualquier sueño que hayáis podido tener, y la posterior irrupción “Deus ex Machina” de Saito para terminar con la
persecución.

– El discurso del viejo en el sótano de Yusuf sobre los soñadores que muy bien podrí­a ser un aviso del subconsciente de Cobb previniéndole de su propio engaño.

-Y, of course, la famosa peonza final.

De todos modos no existe ninguno de estos puntos que no admita una explicación completamente racional, y para ser tomados como indicaciones de que Cobb es ví­ctima de un Origen autoinducido exigen unas presunciones que la pelí­cula no ratifica jamás.

Para mí­ lo esencial es que Cobb, finalmente deja atrás la peonza sin esperar al resultado cosa que entronca con lo que he citado como los dos ejes temáticos primarios de Origen. Y debo añadir que, a mi parecer, Nolan no quiere que estemos al 100% seguros, pues subvierte una de las normas principales del film.

critica-de-origen-3

Nos advierte tácitamente de que el tótem es algo absolutamente personal e intransferible para después revelarnos que el tótem de Cobb pertenecí­a previamente a Mal, indicándonos con ello que su percepción, y con ella la nuestra, dado que la pelí­cula está narrada desde un punto de vista absolutamente subjetivo, no es en absoluto de fiar.

Los actores están todos muy correctos, pese a las pocas herramientas que Nolan les proporciona para defender sus personajes. Hardy es una fuerza de la naturaleza a seguir, Murphy sigue siendo una presencia deliciosamente extraña, Gordon-Lewitt tiene un dominio del plano y un magnetismo descomunal, Ellen Page está mucho mejor que de costumbre, pero los reyes de la función son claramente una hermosí­sima Cotillard con la dura tarea de recrear no a una persona, sino a la proyección del lado oscuro de esa persona en el cerebro de otro y un Dicaprio que, papel a papel, se va confirmando como EL actor, le pese a quien le pese.

Es impresionante verse de una tacada fragmentos de Revolutionary Road, Origen y Shutter Island, por la que personalmente deseo que le den el Oscar este año.

critica-de-origen-4

Magnifica la fotografí­a de Wally Pfister, especialmente esos juegos cromáticos en los diferentes niveles de sueño, sublime diseño de producción y agudí­simo uso del omnisciente score de Hans Zimmer para subrayar el gigantismo desaforado de la propuesta. A destacar el malicioso uso de los efectos de sonido para marear al personal. (Si no he escuchado mal, Nolan incluso incluye un simple jamesbondiano durante la escena de la nieve que es lo que ha llevado a muchos colegas a etiquetarla erróneamente como deudora de Al servicio de su Majestad).

A mi humilde entender los puntos flojos están muy claros. Nolan sigue sin ser un director muy dotado para dirigir la acción, y a veces da la impresión de que se dedica a tomar planos de todas partes e intenta posteriormente darles un sentido en la sala de montaje. Especialmente floja me parece la escena de la nieve, con muy poca personalidad y sacada de un gameplay de shooter genérico. Pero la verdad es que frente a la peliculaza que nos regala esto me parece más bien anecdótico.

Lo que ya no me parece tan banal y que aleja a la pelí­cula de ser absolutamente grande (que en muchos sentidos lo es) es el desprecio absoluto del director a generar cualquier tipo de empatí­a con los personajes. Tan preocupado esta porque el film nos provoque intelectualmente que capa deliberadamente cualquier atisbo de humanidad de él.

Y eso a mi humilde entender señor Nolan es un error garrafal que separa a Origen de la pelí­cula perfecta. Cuando Mal salta del balcón, se me deberí­an estar rompiendo las entrañas de dolor . Cuando Dicaprio cruza el control de inmigración se nos deberí­a salir el corazón del pecho y deberí­amos, o bien rezar para pudiera reunirse con sus hijos, o bien estar deseando con todas nuestras fuerzas que lo parasen y lo llevasen directito a la cámara de gas. Sinceramente usted consigue que me importe un comino.

Ya sé que usted me está echando en cara que eso es irrelevante, que me está desafiando a aceptar que no hay catarsis para el espectador, que usted no me va a manipular como manipulan al pobre Cillian Murphy, pero señor Nolan, yo en el cine además pensar quiero sufrir, reí­r, llorar y emocionarme y su excusa para ejecutar tal asepsia es muy pobre dado que muchí­simas grandes pelí­culas dirigidas por grandes hombres (Lean, Eastwood, Ford, Kurosawa) lo han conseguido sin recurrir a ningún tipo de truco y siendo a la vez intelectualmente estimulantes y moralmente mucho más ambiciosas. Ya sé que usted me está diciendo que no es un narrador sino un ensayista, y que lo suyo es más que cine señor Nolan, pero también es menos.

Y por eso al mismo tiempo que aplaudo y celebro su obra como el acontecimiento del año también debo decirle que queda lejos de ser la pelí­cula anglófona del año. Ese lugar quedara para un film que film que además de cerebro tenga tripas y corazón. Sea este radiante y luminoso (Toy Story 3) o negro como la ponzoña (El Escritor).

Doctor Diablo.


Christopher Nolan | Christopher Nolan | Leonardo DiCaprio, Ken Watanabe, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page, Tom Hardy, Cillian Murphy, Tom Berenger, Michael Caine, Dileep Rao, Lukas Haas, Pete Postlethwaite | Wally Pfister | Lee Smith | Hans Zimmer | Guy Hendrix Dyas | Christopher Nolan, Emma Thomas | Chris Brigham, Thomas Tull | Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures, Syncopy Production | Warner Bros | 8 |
  • yurani ortiz

    pero a un no lo entiendo como se maneja el tiempo en la pelicula el origen?

  • Doctor diablo

    l”””as almohadas no serí­an “suaves2 si nadie las tocase.””””

    Mundo bizarro en su maxima expresion¡¡¡

  • axdrra

    Si bien El Origen NO ES UNA OBRA MAESTRA, considero que es una cinta con muchos méritos en la que su director, Christopher Nolan, ha cometido la brutal genialidad de crear una pelí­cula que ES CASI EL PUNTO PERFECTO ENTRE EL CINE DE AUTOR Y EL CINE COMERCIAL.

    Es para mí­ una genialidad esta combinación pues EL CINE NETAMENTE COMERCIAL (BLOCKBUSTERS) ME RESULTA VACíO Y EL CINE EXTREMADAMENTE PERSONAL (DE AUTOR) IGNORA AL PíšBLICO.

    La definición misma del CINE implica que el público es vital para un filme, pues EL CINE SOLO ES CINE PORQUE EXISTE UNA AUDIENCIA: UNA PELíCULA QUE SE PROYECTE PARA UNA SALA VACíA ES COMO SI NO EXISTIESE, así­ como una canción no es canción si nadie la oye, o las almohadas no serí­an “suaves2 si nadie las tocase.

    En cuanto a NOLAN me hubiera encantado que lo nominaran para los OSCAR 2011 en la categorí­a de Mejor Director pues SE HA SUPERADO A Sí MISMO y es innegable su talento. Supongo que ha sido ignorado en esta categorí­a pues la Academia quizá considere que su mérito (y en general de toda la cinta) recae en el guión.

    En el caso de LEONARDO DICAPRIO, aunque lo han dicho ya muchas personas yo he de recalcarlo: ES EL MEJOR ACTOR DE SU GENERACIÓN, y hago énfasis en que he dicho “de su generación”, pues a los actores se les ha de comparar con sus pares y no con leyendas vivas como Dustin Hoffman, Daniel Day-Lewis o Jack Nicholson …

    Me habrí­a encantado que a este gran actor lo hubieran nominado en los OSCAR 2011 en la categorí­a de Mejor Actor pero no por su performance en esta cinta, sino en SHUTTER ISLAND, una cinta totalmente olvidada en los OSCAR de este año que ha OSADO olvidar al GENIO DE MARTIN SCORSESE.

    No me sorprende que la gente dude del talento de DiCaprio, pues como él dijo alguna vez en cierta entrevista, DE HABER RECHAZADO EL PAPEL DE JACK EN TITANIC Y HABER ACEPTADO PARTICIPAR EN “BOOGIE NIGHTS” SU CARRERA HABRíA TOMADO OTRO RUMBO, UNO EN EL QUE TAL VEZ NADIE SE SORPRENDIERA AHORA DE QUE HA MADURADO COMO ACTOR.

  • JB

    Por fin la he visto.

    Así­ de primeras, decepción del año. Se me ha hecho larguí­sima, ni de coña la vuelvo a ver, al menos de momento.

    Mucho rollo y muchos tiros, pero me ha costado casi acabarla.

  • F.R.D.

    Buenas a todos, escribo por el siguiente comentario:

    Ah, coño SPOILERRRRR la escena final es brillante. Para mí­, ni siquiera importan los debates, es puramente simbólica y encarna el tratado de la pelí­cula: ¿la vida es sueño, como decí­a shakeaspeare? ¿Por qué estamos tan seguros de nuestra percepción de la realidad? Ah… que maravilla. GRACIAS NOLAN.

    A parte de que no es shakeaspeare, es shakespeare, la vida es sueño es de Calderón de la Barca. Claro que los anglosajones han puesto a este escritor en el olimpo, lo cierto es que en España, han habido escritores que lo han superado ampliamente, y sin embargo en este pais, no se les tiene en cuenta y/o se les ha olvidado. Salvo claro está, ahora todo el mundo habla del gran Lope por haberse estrenado su peli.

    Con respecto a la pelí­cula, estoy de acuerdo en que hay escenas mal llevadas, como la muerte de mal (plana y sin sentimientos), pero en general, me ha gustado.

  • Vennora

    bueno por fin alguien habló. Michael Caine explica el final de la pelí­cula [y si dice M.Caine que el agua se congela a los 120Cº, es que el agua se congela a los 120Cº]:
    http://worstpreviews.com/headline.php?id=19157&count=0

  • Leto

    “que una pelí­cula tenga que ser visionada dos veces para ser entendida no dice nada bueno a su favor sino todo lo contrario”

    No sé, yo la primera vez que la vi la entendí­ más o menos perfectamente, al menos la trama importante no es compleja, y como bien se dice, el hecho de que Cobb sueñe o no termina siendo secundario. La segunda vez que la vi la disfruté muchí­simo más a sabiendas de lo que me esperaba.

    Y ver una buena pelí­cula (como es el caso) una sola vez es insuficiente a todas luces para cogerla el puntillo. Otro asunto totalmente diferente es que apetezca o no. Eso cada cual,pero insinuar que una pelí­cula que requiera más de un visionado está mal hecha me parece un poco…descabellado.

  • Vennora

    me hace gracia lo que ha pasado con OLYASSUS, porque es lo que pasa con todos: a la que dices ‘No me ha gustado Origen’, la respuesta automática es ‘Es que no la has entendido’.
    Pues una triste noticia para los fans: sí­, hay gente a la que no nos ha gustado ‘Origen’ y sí­ la hemos entendido. Somos varios los que creemos que esta pelí­cula es un coñazo y bastante embaucadora.
    es una peli y, como tal, no puede gustar a todos.
    no pasa nada. ¿segundo visionado? no me apetece en absoluto.

  • juancarlos73

    Hola soy nuevo en postear pero hace mucho tiempo que os sigo, hoy me estreno y es por comentar alguna cosa sobre esta magnifica peli.

    Varios de vosotros decis que flojea el final, que solo es una duda en si esta soñando Cobb o no lo esta haciendo. En otro sitio he leido una muy buena teoria en la que dice que todo es un “origen” al mismisimo Cobb e incluso que él se lo esta haciendo a simismo, eso seria lo mas “imposible” dentro de una peli de atracos en donde se busca eso mismo (el mas “imposible todavia”).

    La peli creia haberla captado a la primera pero despues de leer esa teoria creo que yo no lo hice asi, voy a volverla a ver y asi hacerme una idea mas formada.

    Creo que es realidad el dinal pero que el origen si que se ha hecho a Cobb, éste se despierta desorientado y ya no tiene el anillo como habeis dicho varios de vosotros.

    Creo que es real pero el origen se le ha hecho no a Fischer sino ha Cobb.

    Salu2

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast