Críticas

LOS MERCENARIOS

Sé que para muchos de vosotros esta es una de las pelí­culas más esperadas de la temporada. Pues bien, no me andaré con rodeos. Es un pufo. De los gordos.

La megapublicitada reunión de estrellas ochenteras, que además no es tal, puesto que Jet Li y Statham tienen de ochentero lo que la Pe de filóloga, y faltan Van Damme, Seagal y sobretodo Chuck Norris, es una pelí­cula ramplona, dirigida de forma bastante inepta por Stallone, y que tristemente pasa la mayor parte de su metraje más hundida en el Limbo que los juanetes de la Cotillard.

critica-de-los-mercenarios-1

La cosa arranca francamente bien, con la consabida escena “trabajo anterior” para mostrarnos a los muchachos en faena. El rescate de unos rehenes en pleno mar del Chiquitistán permite que nos hagamos una idea de lo bad-ass que son los fulanos en cuestión y tiene gracia, ritmo y una cierta fuerza.

De vuelta a U.S.A nos pasamos unos ratejos en compañí­a de Sly y Stats, que muestran una excelente quí­mica y forjan unos lazos de simpatí­a con el espectador que luego serán absolutamente desaprovechados por el Stallone director. Tras un rasposo monologo de Mickey Rourke, entre lo sublime y lo ridí­culo, empieza la cuesta abajo, empezando con la famosa secuencia del cameo Willis/Chuache que está rodada de la forma más cutre posible y que solo se mantiene en pie gracias al indudable carisma de esas tres vacas sagradas.

El film remonta un poquito durante la primera incursión de Stallone y Statham en la isla bananera donde se supone deben derrocar a un dictador, más bananero todaví­a, que se salda con la primera irrupción de un CGI tosco y francamente cutre, que se da de hostias con el espí­ritu pretendidamente retro del film.

A partir de aquí­ el resto de la pelí­cula es material de derribo, cinematográficamente hablando.

La ¿trama? se convierte en una aburrida colección de clichés, y la dirección de Stallone deriva hacia unos aires videocliperos que para nada evocan los tiempos de la acción robusta y de ley que todos echamos de menos.

critica-de-los-mercenarios-2

Los valores de producción son prácticamente inexistentes; estamos ante un film realmente barato y, que a poco que recaude, le dará unos buenos dividendos a tito Sly. Y no entraré a valorar ni fotografí­a ni banda sonora ni edición, puesto que llegados a este punto se ha hecho absolutamente evidente que si queremos disfrutar algo de la propuesta nos la deberemos tomar como un conjunto de momentos aislados, alguno de ellos ciertamente molones, más que como una pelí­cula al uso.

Lastimosamente en este último tercio de la peli se desvanecen los indicios del tono nihilista que apuntaba la primera media hora, y lo que podrí­a haber sido una versión cafre y sanguinolenta de Grupo Salvaje deviene un paseo por el campo, donde nuestros héroes se dedican a matar secuaces ineptos compitiendo por hacer las cucamonas mas chula, sin apenas despeinarse y sin que tengamos la mas mí­nima sensación de peligro.

En ningún caso podemos culpar a los actores, sino que contrariamente son lo único que hace a Los Mercenarios una forma más o menos digna de pasar una tarde de verano: como ya he comentado antes, los dos protagonistas están francamente bien compenetrados y logran transmitir un aire de camaraderí­a muy real y muy divertido.

Dolph Lundgren está sorprendentemente acertado en su papel de pirado, Cotoure y Crews aprovechan bien los momentos de lucimiento que se les brindan y Mickey Rourke con su presencia marciana aliña esta jugosa ensalada con un personaje con un pie en el surrealismo.

El clí­max final es digno de la más rancia pelí­cula de videoclub y solo tiene cierta entidad por lo pasado de vueltas, en el buen sentido de la palabra, que vemos a Eric Roberts como el villano titular de la función.

critica-de-los-mercenarios-3

Después de la crepuscular y contenida Rocky Balboa y del espectáculo brutal y testosteronico de John Rambo, Stallone cae en una insí­pida tierra de nadie que no dejará plenamente satisfechos ni a los que quieran ver una pelí­cula de acción seria y bien planteada, a lo Mctiermann, ni tampoco a los fans de la violencia extrema y descerebrada.

En este caso Sly parece confiar en que la fuerza del cast y el efecto nostalgia sean bastante para vender el producto y, en un movimiento empresarialmente muy hábil, intenta mantener el target de espectadores lo más abierto posible, para garantizarse el poder rodar las dos continuaciones que tiene en cartera.

Los Mercenarios se convierte así­ en un espectáculo inocuo para ver acompañado de los crí­os en una calurosa tarde de verano, pero poco más. Cualquier intento de mitificación nos pondrí­a al nivel, testosterona mediante, de las “crepusculeras” que tanto cachondeo han generado en esta santa pagina.

Pero tranquilos, que si buscáis una peli con dos cojones y que os lleve en la máquina del tiempo a aquellos maravillosos años del cine para tí­os de pelo en pecho, la tendréis en unas pocas semanas. Se llama Centurión y os recomiendo encarecidamente que le deis una oportunidad.

Doctor Diablo.


Sylvester Stallone | Dave Callaham, Sylvester Stallone | Sylvester Stallone, Jason Statham, Jet Li, Terry Crews, Randy Couture, Mickey Rourke, Gisele Itié, Charisma Carpenter, Lauren Jones, Nick Searcy, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, David Zayas, Eric Roberts, Dolph Lundgren, Steve Austin, Gary Daniels, Antonio Rodrigo Nogueira, Amin Joseph, Senyo Amoaku | Jeffrey L. Kimball | Ken Blackwell, Paul Harb | Brian Tyler | Franco-Giacomo Carbone | Kevin King, Avi Lerner, Kevin King Templeton, John Thompson | Guymon Casady, Boaz Davidson, Danny Dimbort, Basil Iwanyk, Trevor Short, Les Weldon | Millennium Films, Nu Image Films, Road Rebel, Rogue Marble | Wide Pictures | 5 |
  • http://adadadad 00110011

    Suscribo todo lo que ha dicho spielberg.

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast