Críticas

SALT

Una de las bases para enganchar al público con una pelí­cula es la empatí­a con el protagonista. No hablo de simpatí­a, sino de entender sus motivaciones, y por tanto, conocer su objetivo y el por qué de sus actos. Salt serí­a una estupenda pelí­cula de acción si hubiese respetado ese aspecto, que puede parecer menor, pero que no lo es en absoluto.

Kurt Wimmer, guionista de esta pelí­cula, juega al suspense con, quizás, el único elemento que deberí­a no esconder al espectador, y es precisamente ese, por qué Salt actúa como actúa. Como sabéis la pelí­cula parte de la premisa de una agente de la CIA, Evelyn Salt, a la que un espí­a desertor acusa de ser una inflitrada rusa que pretende asesinar al presidente de su paí­s, ella huye asegurando que es ví­ctima de un engaño. Ok. Pues a partir de aquí­ el engaño será de cara al público. No es que la peli no sea coherente, pero como digo, si no sabes qué pretende el protagonista, e incluso actúa al revés de como esperarí­as (en más de una ocasión) ¿cómo demonios te metes en su piel? Por mucho flashback que te presenten y por mucho que se hable de la importancia de su pareja, al espectador le pillan por sorpresa casi todos los cambios de actitud del personaje, un efecto sorpresa que obliga a ocultar datos del protagonista, y por tanto, a distanciarse del mismo.

salt-2

En definitiva, el gran problema es que la pelí­cula obliga al espectador a mantenerse distante, y eso, por mucho que luego las piezas encajen, por buena que sea la dirección de Noyce, es un error de bulto, y más en una pelí­cula de acción donde el público siempre va de la mano del héroe. No se puede mantener el punto de vista del protagonista sin la información que éste conoce. No es como en la saga Bourne, donde uno descubre datos del personaje a la vez que éste. Aquí­ la protagonista va por delante del espectador todo el rato y rara vez revela sus intenciones hasta muy avanzada la historia. Es muy difí­cil comprender y acompañar a Salt si no sabemos siquiera qué pretende, si estamos tan atónitos como sus perseguidores.

El resto de la peli, sin ser especialmente destacable, es más que digno. Escenas de acción potentes muy en la lí­nea de las pelí­culas de Jason Bourne, un ritmo que no decae, actores más que solventes y una trama, que aunque algo increí­ble a estas alturas de la vida (parece más propia de James Bond que de una de espí­as “más realista” como ésta), al menos queda bien atada.

salt-1

Si hubiesen cuidado más a su personaje protagonista, y sobre todo, al público, estarí­amos hablando de una de las mejores pelis de acción del año, por desgracia patinan en ese aspecto y la cosa se queda en un entretenimiento pasable, divertido y engañoso.


Philip Noyce | Kurt Wimmer | Angelina Jolie, Liev Schreiber, Chiwetel Ejiofor, Daniel Olbrychski, Augus Diehl, Daniel Pearce, Hunt Block, Andre Braugher, Olek Krupa, Cassidy Hinkle, Corey Stoll | Robert Elswit | Stuart Baird, John Gilroy, Steven Kemper | James Newton-Howard | Scott Chambliss | Lorenzo Di Bonaventura, Sunil Perkash | Ric Kidney, Mark Vahradian | Columbia Pictures, Relativity Media, Di Bonaventura Pictures, Wintergreen Productions | Sony Pictures | 5 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • freitag

    no me gustó salt, creo que a estas alturas hacer una peli de espí­as rusos está pasado de moda. y en las escenas de acción se flipan. pero vamos, que se quedan tan a gusto que no sabes si estás viendo una peli de acción o la secuela de los increí­bles…

  • Mr.Chance

    Biniwoo, despiertas al gran chorra que hay en mi.
    Que lo sepas.
    (Pero con todo lo que me he reido, no te falta un apice de razon).

  • Mr.Chance

    Mas que la “Asesina de la empatia” es la “Asesina de la plantilla” !se carga ella sola a un 80% del casting, oiga!. Ademas, armada con tan solo una pajita de bebida del McDonalds que le sobro del almuerzo. Y es que ella bebe a morro, faltaria mas.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast