Críticas

LA OTRA HIJA

De las pelí­culas vistas en el presente Festival de Sitges, ésta es la primera en llegar a nuestras salas. Yo, piratón, viéndome que no iba a llegar nunca, ya la vi hace unos 3 o 4 meses por esos cauces que la tecnologí­a nos ha dado, pero por suerte se estrenará en nuestras salas. En el festival pude verla de nuevo y volví­ a tener la misma sensación que la primera vez, la de estar viendo una pelí­cula con buenos ingredientes pero escasos y poco cocinados, especialmente en lo que a guión se refiere.

Estamos ante una historia de corte fantástico, no especialmente original, pero que tiene elementos suficientes para gustar a los fans del género. Un padre recién separado que se muda a una elegante casa en un pequeño pueblo norteamericano, rodeada de un bosque precioso. Con él, sus dos hijos, a los que nunca ha atendido demasiado bien y con los que tendrá que esforzarse para cumplir como padre, especialmente con su hija adolescente. La llegada al lugar se ve acompañada por un cambio cada vez más profundo en la actitud de la niña que parece ir más allá de lo puramente hormonal. Chan, chan, chaaaaan… algo raro pasa.

ivanaventana

El interés de la pelí­cula radicaba esencialmente en ser el debut de uno de los grandes cortometrajistas de nuestro cine, Luis Berdejo, guionista además de tí­tulos como [REC], Cuento de Navidad o Imago Mortis. La pelí­cula, como comentó el propio director en rueda de prensa, tiene dos elementos esenciales en su filmografí­a: niños y bosque. Ambos han sido la base de sus cortos La Guerra o For(r)est in the Des(s)ert, pero las similitudes prácticamente terminan ahí­. Berdejo, como director, tení­a un estilo muy particular, pausado, elegante y contemplativo, a veces incluso algo distante, algo que, debutando en el cine norteamericano, con una historia de género y con una estrella como Kevin Costner a sus órdenes, no iba a ser posible repetir. No porque no sea capaz, sino porque allí­ el dinero manda y una productora que apuesta por un director novel, también va a ponerle toda clase de lí­mites de antemano para que la pelí­cula responda a esos aparentemente efectivos parámetros de rentabilidad (que luego no tienen por que ser garantí­a de nada). Berdejo sabí­a a lo que iba y describió el proceso de trabajo con la productora como una negociación constante y en la que muchas veces, con la picardí­a de un empleado avispado, para conseguir algo que quieres hay que hacerle creer al jefe que lo que le propones en realidad es idea suya (tu polla nunca puede ser más larga que la del que te paga, vamos).

El problema es precisamente que entre limitaciones, negociaciones y un guión interesante en su planteamiento, pero pobre en su desarrollo, la pelí­cula se queda a medio camino de muchas cosas sin decantarse por una concreta, y con la terrible sensación de estirarse demasiado para encajar en el formato de largometraje (un mal cada vez más común en el cine actual). Se nota una dirección hábil de Berdejo, especialmente en lo que a los actores se refiere, con una puesta en escena muy elegante y clásica y que utiliza muchas veces la casa donde se desarrolla la historia para crear encuadres dentro del plano aislando a los personajes entre sí­, o bien, con geniales metáforas visuales como el montí­culo-vientre. El punto fuerte es quizás la relación entre padre e hija, enrarecida cada vez más y con una Ivana Baquero que borda su trabajo con un personaje a medio camino entre una niña necesitada de cariño y una mujer salvaje poseí­da por la naturaleza con todas las connotaciones que ese término pueda tener. Sin nada de sobreactuación pero con miradas que hielan la sangre y matizan todas las emociones de la niña.

ivanabanera

Achacar a Berdejo los fallos de la pelí­cula es tentador pero injusto. Algunos habrá cometido, está claro, pero no hablamos de un director consagrado y con libertad, sino de un debutante, que además es extranjero y encima está inmerso en la hipercontrolada maquinaria de Hollywood. Se ve que muchos de loor problemas gordos vienen de un guión en el que han debido meter mano más personas de las debidas y con decisiones que parecen casi exclusivas de los productores (como meter un personaje con calzador que explique las cosas poco antes del final, o la presencia de un doctor en arqueologí­a que no aporta nada a la trama salvo un par de datos que podrí­an haberse introducido de forma más sutil). De igual modo otros temas que se vislumbran en la pelí­cula como el despertar sexual de la adolescente, quedan en un mero susurro, sutil y elegante, pero insuficiente (moralina, probably).

Se notaba en la rueda de prensa que Berdejo no estaba especialmente satisfecho con el resultado, sin renegar del mismo, y que como ha declarado a otros medios, se toma la pelí­cula como lo que realmente ha sido (porque no le han dejado muchas opciones), un aprendizaje de lujo sobre dirección de largometrajes en la meca del cine.

Con todo, y a pesar de sus puntos flacos, que no son pocos, la pelí­cula muestra ideas visuales interesantes, recuperando un gusto por el clasicismo que se ve poco en la actualidad donde reina lo explí­cito, y donde para generar terror no sólo valen los sustos, sino también las atmósferas, los paisajes y los sonidos, algo que Berdejo conoce y maneja muy bien, y que esperemos que pueda desarrollar con más libertad y con mejores historias en sus futuros trabajos.

SITGES 2010 – Rueda de prensa “La Otra Hija” from Javier Ruiz de Arcaute on Vimeo.


Luis Berdejo | John Travis | Kevin Costner, Ivana Baquero, Samantha Mathis, Gattling Griffith, Erik Palladino, Noah Taylor, James Gammon, Sandra Ellis Lafferty | Checco Varese | Tom Elkins, Robb Sullivan | Javier Navarrete | Chris Shriver | Paul Brooks | Scott Niemeyer, Norm Waitt | Gold Circle Films, New Daughter Productions | Vértice 360 | 6 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Quetzalcoatl Wotan Hispano

    Tip para los directores (de cualquier nacionalidad que sean) de cine; cuando hacen una película mala, a pesar de tener actores como Kevin Kostner o actrices adolescentes que despiertan la excitación sexual, tanto de chicos, como adolescentes y adultos varones, si no saben cómo terminar el final de su película, haciéndolo tan estúpido y sin chiste como el de ésta, por favor, abran la historia, pongan tomas de la comunidad, hagan terror sociológico, más que psicólogico. Que involucre la amenaza a toda la comunidad y más allá de la comunidad… así dejan pensando al espectador… y no enojado con un final que se corta de tajo.

  • pasatiempo

    soys peor que mis amigos….

  • pasatiempo

    jajajajaaj jodidos perturbados

  • beukelaer

    Joder, qué burros sois.

    (Si se viste sola, ya tiene edad. Y si se esconde pa’mear, ya tiene estilo…)

  • grijaldo

    Bien,esta vez no he sido yo,las pastillas ya van funcionando….

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast