Críticas

BIUTIFUL

En el 2006 se separó una de las parejas más estimulantes que surgieron en el cine de la primera década del siglo XXI, la formada por el realizador Alejandro González Iñárritu y el guionista Guillermo Arriaga. El tandem mexicano consiguió tal estatus con su primera pelí­cula, Amores Perros, estrenada con gran éxito en el Festival de Cannes, y que conquistó a la crí­tica internacional y a personalidades de prestigio como Sean Penn. Los siguientes proyectos de este dúo fueron 21 Gramos y Babel, que se desarrollaron en los Estados Unidos, el último de ellos con el respaldo de la Paramount, y con estrellas como el citado Sean Penn, Naomi Watts, Benicio del Toro, Brad Pitt o Cate Blanchett. Al mismo tiempo que se presentaba Babel en Cannes estallaba la guerra entre González Iñárritu y Arriaga, ya que al guionista no le sentó nada bien que el director introdujese una serie de cambios en el film, e insistí­a en decir que era tan autor de Babel como el realizador. Arriaga debutó en la realización con Lejos de la Tierra Quemada, estrenada el pasado año,  y González Iñárritu acaba de estrenar Biutiful, un film que comenzó a rodarse en Barcelona hace dos años, y que está protagonizado por Javier Bardem. que fue premiado por su interpretación en el pasado festival de Cannes.

El protagonista de Biutiful es Uxbal, un ex drogadicto que trafica con emigrantes y que también se gana un dinero extra visitando velatorios para hablar con los muertos. Tiene dos hijos, fruto de una relación con una prostituta adicta a las drogas, su hermano es un verdadero cafre, y para colmo de males le acaban de diagnosticar un cáncer en un estado muy avanzado. Con todo este panorama intentará ponerlo todo en orden para poder irse en paz.

critica-de-biutiful-1

Tení­a mucho interés por ver Biutiful, porque González Iñárritu siempre ha sabido tocarme la fibra. Además, creo que uno de los puntos fuertes del realizador reside en la manera en la que dirige a los actores, y de esa unión con Javier Bardem me esperaba fuegos artificiales. Pero Biutiful ha resultado ser mi decepción cinematográfica del 2010. Por diferentes razones.

A pesar de ser vendido como un proyecto personal, que comenzó a escribir González Iñárritu hace cuatro años, y que ha terminado gracias a la colaboración de Armando Bo y Nicolás Giacobone, no logro empatizar con lo que me está contando. Ninguna de las tragedias a las que asiste el protagonista me conmueve, y no porque sea insensible, sino porque nada de lo que me presenta, a pesar de ser muy reconocible, me resulta auténtico, todo me parece superficial, como si estuviese contado por un pijo que tiene cargo de conciencia, no profundiza en ninguno de los temas que trata. Además, me daba la sensación de que a González Iñárritu tampoco le interesa del todo lo que está contando y para eso fuerza aún más las cosas, por ejemplo, perdí­ la cuenta de los planos de Bardem orinando sangre, ya sé que está enfermo no hace falta que me lo recuerden cada vez que el hombre va al baño.

Javier Bardem es uno de esos actores que a pesar de tener una gran proyección pública logran camuflarse a la perfección con el personaje, de tal manera que no le veo a él sino al personaje al que interpreta. Creo que ahí­ reside su grandeza como actor, ya que no todos suelen lograr tal efecto. Pero en Biutiful, a pesar de ser de lejos lo mejor de la pelí­cula, no llegué a ver mucho del personaje y sí­ mucho a Bardem, con cara de pasarlo muy mal y pasándose de intenso. No me transmite emoción, sólo lo hace en un momento con el personaje de su hija, y eso en dos horas y media de metraje es insuficiente. Nada que ver con cualquier escena de Naomi Watts en 21 Gramos, como por ejemplo cuando cuenta cómo es su vida sin su marido y sus hijas, ahí­ se me escaparon dos lagrimones y no me di cuenta de ello. Biutiful no es la mejor interpretación de Bardem y tampoco la pondrí­a en el podio.

critica-de-biutiful-2

Con Biutiful tuve la misma sensación que viendo un espectáculo de Lina Morgan, y es que todo o casi todo lo que rodeaba a la musa por excelencia del mundo del espectáculo cañí­ era tan mediocre que ella parecí­a la digna sucesora de Sarah Bernhardt. Y en Biutiful sucede un tanto de lo mismo, lo que rodea a Bardem es tan flojo que él parece que hace una interpretación monumental. González Iñárritu falla en el que era uno de sus puntos fuertes, la dirección de actores, hasta ahora el realizador era capaz de sacar petróleo de cualquier tipo de intérprete. Maricel Álvarez con cada escena nos podí­a dar una de cal o una de arena, cuanto más pasado estaba su personaje más insoportable estaba ella como actriz. Y de la larga lista de cameos tendrí­a que destacar a Rubén Ochandiano, el único capaz de ser más intenso que Bardem, que a su lado parecí­a César Cabo, todo un ejemplo de tí­o zen, la interpretación de Ochandiano no llega al nivel de lo que hizo en Los Abrazos Rotos, tampoco le dio tiempo ya que sólo aparece en dos escenas, pero la maldición de Almodóvar le ha afectado de lleno, si logra salir de ella será un milagro. En el buen sentido destacarí­a la breve intervención de Ana Wagener, que haga lo que haga es una actriz como la copa de un pino. Y aunque el personaje de Eduard Fernández fuese absolutamente prescindible y él pareciese ir por libre, cada vez que aparecí­a en escena yo respiraba aliviada, será porque llevo tiempo reclamando una rotonda en su honor.

De la música de Gustavo Santaolalla, ganador de dos de los Oscars más injustificados de la historia, y encima consecutivos, prefiero no decir mucho, me siguen pareciendo unos molestí­simos efectos de sonido.

critica-de-biutiful-3

Por lo demás, Biutiful es el anti Vicky Cristina Barcelona, la Barcelona que se muestra en el film no tiene nada que ver con la postalita que presentó Woody Allen, aunque mostrase a las putas de El Raval, eso también formaba parte de la ruta turí­stica. Muestra los bajos fondos de la ciudad, que puede ser cualquier gran ciudad occidental que explota a los que llegan a ella para lograr una vida mejor.

Cuando vi Biutiful hubo gente que se fue y también hubo quien insultó al director al finalizar la proyección. Yo no me arrepiento de ver la pelí­cula, no puedo decir que sea mala, pero sí­ que me resultó muy decepcionante. Me dejó más satisfecha Lejos de la Tierra Quemada de Guillermo Arriaga, a pesar de sus fallos, que Biutiful de Alejandro González Iñárritu, por lo menos Arriaga sí­ que demostró que en solitario puede contar una historia y sacar lo mejor de los ingredientes de los que dispone, por eso creo que Biutiful es la mejor venganza que Arriaga podrí­a haber planeado. Espero que en el futuro González Iñárritu recupere el norte y encuentre a un guionista que sea mucho mejor que él. Todos saldrí­amos ganando.


Alejandro González Iñárritu | Alejandro González Iñárritu, Armando Bo, Nicolás Giacobone | Javier Bardem, Maricel Álvarez, Eduard Fernández, Hanaa Bouchaib, Guillermo Estrella, Rubén Ochandiano, Ana Wagener, Cheikh Ndiaye, Diaryatou Daff, Cheng Tai Shen, Luo Jin, Karra Elejalde, George Chibuikwem Chukwuma, Lang Sofia Lin | Rodrigo Prieto | Stephen Mirrione | Gustavo Santaolalla | Brigitte Broch | Alejandro González Iñárritu, Fernando Bovaira, Jon Kilik | David Linde | Menageatroz, Mod Producciones, Ikiru Films, Focus Features, Televisió de Catalunya (TV3), Televisión Española (TVE), Universal Pictures | Universal |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula, canallóloga y oscaróloga a mi pesar.

  • Leto

    Buuff,poquitas ganas tení­a de ver esta pelí­cula debido al tremendo dramón que vende, pero es que tras la crí­tica pasando todaví­a más. Iñárritu debiera de cambiar un poco el registro, dramón viene y dramón va no sé yo…

Críticas

ahorameves2

El mismo truco no impacta igual la segunda vez.

The_Shallows-782573002-large

Batalla a muerte en Boca del Cielo.

gigante

Spielberg y el milagro del último tercio.

moneymonster

Jodie Foster se marca un agradecido thriller noventero.

un espia y medio

Casi, pero no.

Twitter

Podcast