Críticas

EL DISCURSO DEL REY

Dice el dicho que “menos es más”; esto pocas veces habí­a sido tan cierto como en esta espléndida pelí­cula de Tom Hooper.

Corren los años 20 y el prí­ncipe Albert (Colin Firth), Bertie para su familia, se enfrenta aterrorizado a un micrófono y a su tartamudez, cumpliendo el encargo de su padre, el rey George V, de clausurar la exposición universal de Londres. La cámara tras presentarnos a su antagonista, el micrófono, dedica unos primeros planos a un nervioso Colin Firth, abre el angular y nos pone en la piel del prí­ncipe, enfocando la multitud de rostros que esperan impacientes su discurso, y que progresivamente mutan en decepción, disgusto y compasión. Contraplano al rostro de Helena Bonham Carter que, sin apenas moverse, nos muestra su amor incondicional por su marido Bertie, y el sufrimiento que le acarrea su impedimento, para terminar volviendo al rostro abatido de Firth, después de una derrota más en una vida llena de ellas. En esta escena inaugural ya podemos detectar muchas de las virtudes que adornarán este drama histórico salpicado de humor.

critica-de-el-discurso-del-rey-1

A partir de esta pequeña anécdota el guionista David Seidler construye una épica í­ntima que pivota sobre dos ejes. El primero la imposibilidad de un hombre para cumplir su destino, condicionado por el peso de su infancia, sus carencias emocionales y su disfunción en el habla. El segundo, el choque de clases entre un prí­ncipe constreñido por las estrictas reglas del protocolo y un logopeda australiano con vocación de actor shakesperiano- Geoffrey Rush, a la sazón productor y principal impulsor del film- que desembocará en una amistad, a veces cálida, a veces combativa, que durará toda una vida.

Ambas temáticas están tratadas con suma elegancia e inteligencia, en un guión modélico que evita cualquier aspaviento y que hace de la modestia su bandera. Por brillantes que sean las réplicas, por ajustadas que sean las descripciones jamás tenemos la sensación de que el autor nos restriegue su talento por la cara, sino que nos hace partí­cipes de sus ideas, nos sugiere conexiones con nuestras propias vivencias, y a la vez lanza un mensaje de alegrí­a y esperanza en tiempos oscuros.

A pesar de la calidad del guión, lo que realmente eleva la pelí­cula es la “master class” que nos brindan Colin Firth y Geoffrey Rush. Firth es un prodigio de sensibilidad, cada gesto implica un mundo de sensaciones, cada mirada cargada de pánico nos conmueve y nos estremece a partes iguales. El gran intérprete inglés está portentoso en la medición de los tempos, en la administración de la energí­a, en la humanización de un personaje no exento de aristas. Rush, por su parte, no se queda atrás como el logopeda Lionel Logue, un tipo rebosante de humanidad, un actor fracasado que ve el potencial de Bertie y no dudará en desafiarlo a ser el rey y la persona que no se atreve a ser. Rush está chispeante, su energí­a brota de la pantalla y nos incita a soñar, a pensar que ser mejores siempre es posible. Ambos habitan sus personajes de forma brillante arropados por un texto que hace una descripción precisa de éstos, sin caer ni en la condescendencia ni en la crí­tica.

critica-de-el-discurso-del-rey-2

Tras ellos, Helena Bonham Carter me dejo atónito en su bondad y contención, y aunque algo caricaturizado, Michael Gambon, Guy Pearce y Derek Jacobi ofrecen jugosas y jocosas colaboraciones como George V, el Duque de York y el Arzobispo Cosmo, respectivamente.

Aunque quede en segundo plano tras la brillantez de actores y guión, la dirección de Hooper es realmente acertada. Dejando trabajar a los actores, dándole al film un aire muy natural y dejando respirar los diálogos usando un plano amplio para filmar las conversaciones entre Bertie y Logue, con mucho espacio a sus espacio a sus espaldas y dotando de sentido los escenarios, como por ejemplo, convirtiendo el pasillo que lleva a la habitación donde se desarrolla el discurso titular en un corredor tortuoso y angosto como la garganta de dónde Bertie tendrá que hacer brotar las palabras.

Los valores de producción son por supuesto “top notch” como corresponde a una producción tan british como esta. Estupendo vestuario, dirección artí­stica fidelí­sima-echad un vistazo a las fotos de los eventos reales- y pulcrí­sima fotografí­a.

critica-de-el-discurso-del-rey-3

En resumidas cuentas una digna postulante a pelí­cula del año, porque ¡qué maravilloso talento se necesita para extraer una historia tan emocionante de una anécdota tan pequeña!.

Doctor Diablo.


Tom Hooper | David Seidler | Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter, Guy Pearce, Jennifer Ehle, Derek Jacobi, Michael Gambon, Anthont Andrews, Timothy Spall | Danny Cohen | Tariq Anwar | Alexandre Desplat | Eve Stewart | Iain Canning, Emile Sherman, Gareth Unwin | Geoffrey Rush, Paul Brett, Mark Foligno, Tim Smith, Bob Weinstein, Harvey Weinstein | See Saw Films, Bedlam Productions, Aegis Film Fund, FilmNation Entertainment, Molmare London, Momentum Pictures, Prescience, UK Film Council, Wild Thyme Productions, The Weinstein Company | DeAPlaneta | 9 |
  • http://adadadad 00110011

    Impresionante articulo que me he encontrado de Christopher Hitchens. El muy cabron me ha abierto los ojos. Aun así­, la pelí­cula me sigue pareciendo una maravilla, pero es importante que se sepa la verdad.

    A punto estuvo de hacer lo mismo cuando machacó a Michael Moore, pero luego comprendí­ que solo defendí­an a sus amigos conservadores. La verdad es que nadie sabe porque se cambio de bando ¡¡Que decepción!! Mi capacidad intelectual no ha sabido comprender a este grandí­simo genio.

    En fin, no será la única pelí­cula que ha falsificado la historia.

    http://www.oem.com.mx/ELSOLDEMEXICO/notas/n1945884.htm

  • Eweisze

    Al fin la vi.
    Las interpretaciones son lo más destacable de la pelí­cula. Y con esto me refiero a Firth y a Rush, porque Bonham Carter tiene más bien poco que hacer, su nominación al Oscar podrí­a decirse que es de relleno.
    Cisne Negro y Origen me han gustado muchí­simo más, de las nominadas.

  • Jgarciam4

    Coincido plenamente mi critica con la aqui escrita, he aqui mi critica:A estas alturas, casi todo el mundo ya habrá visto el multipremiado largometraje de Tom Hooper, director de productos televisivos, que se dio a conocer el año pasado con “The Damned United”. Todo el mundo sabrá que se trata de los problemas de tartamudeo del rey Jorge VI de Inglaterra, y de su superación gracias a la ayuda del logopeda Lionel Logue.

    Como un Gin-Tonic, que con cierta acidez y amargor en su interior, pero que en el fondo te deja una agradable sensación en el paladar y en la mente, así­ es esta pelí­cula y como un Gin-Tonic debe tomarse, saboreándola, paladeándola, sin prisas, disfrutándola, tomándonos nuestro tiempo, percibiendo sus matices.

    Hay que reconocer que esta bastante lograda en todos sus aspectos: localizaciones, los diálogos entre los dos protagonistas, fotografí­a, vestuario, y esa banda sonora compuesta por una selección de exquisita música clásica. Geoffrey Rush está soberbio, aportando gran humanidad y sencillez al relato, consiguiendo sacar al espectador más de una sonrisa en cada intervención suya.

    Obligación, frustración, miedo, orgullo, esfuerzo, superación y amistad son los temas por los que pasa el protagonista.

    En resumen: largometraje bastante recomendable.

  • http://www.lashorasperdidas.com/ Ángel Vidal

    Bueno, por aquí­ ya la anuncian como próximamente.

    Con suerte, para cuando le den el Oscar a Firth ya podré verla.

  • grijaldo

    Me ha molado esto de Camelot,cuando se estrena?

  • http://adadadad 00110011

    Se me olvidaba. Aunque ya lo dije mas de una vez, Eva green, además de ser muy bella, es una esplendida actriz.

Críticas

wonder woman

Era de justicia.

dejame salir

Adivina quién viene a pringar.

covenant

Ridley Scott, el agua y el aceite.

guardianes2

De familias interestelares y ataduras formales.

fatefurious

No hay nadie al volante.

Twitter

Podcast