Reportajes

ENTREVISTA A BORJA COBEAGA

Nuestro amiguete Borja Crespo, al que podéis leer en nuestra sección Firmas, ha entrevistado a su amiguete y socio Borja Cobeaga (son, junto a Nacho Vigalondo, Koldo Serra y Nahikari Ipiña propietarios de la productora Arsénico Producciones), director de Pagafantas, nominado al Oscar con el cortometraje Éramos Pocos, y que el próximo 5 de Enero estrena su nuevo largometraje, No Controles, tras clausurar con éxito el Festival de Cine de Gijón hace cosa de un mes, donde además anunció su próximo proyecto, sobre el que se explica de forma breve y clara aquí­. Aprovechando que hoy es Nochevieja (el mismo dí­a en que transcurre la pelí­cula), os dejamos con la entrevista, que no tiene desperdicio.

-Al principio la pelí­cula iba a llamarse “Retrasado”, un tí­tulo que podí­a dar lugar a equí­vocos…

Sí­, y sigo pensando que es el mejor tí­tulo posible, pero provocaba situaciones incómodas. Cuando en las entrevistas me preguntaban el tí­tulo y soltaba “Retrasado” habí­a un silencio helador de por lo menos 20 segundos. Por el tipo de pelí­cula que he hecho, una comedia romántica y alocada de corte muy clásico, no vení­a a cuento vivir ese tipo de situaciones.

-La huelga de controladores ha venido que ni pintada, como si fuese una campaña viral indirecta…

Con los retrasos en los vuelos, los problemas con el mal tiempo en los aeropuertos, la nube de ceniza, las huelgas de pilotos o controladores es fácil acertar. No creo que se base en una increí­ble casualidad sino en que algo que sucede cada año, varias veces además. En la pelí­cula sí­ jugamos con las estampas tí­picas de cada Navidad. Pasajeros tirados en el suelo esperando a que le den noticias de su vuelo. Es como el turrón o el Olentzero.

-En “Pagafantas” una canción de “Héroes del silencio” tení­a especial importancia en la banda sonora y aquí­ “No controles”, de Olé Olé, no se queda corta. ¿Marca de la casa?

Es una forma de conectar con el espectador. Creo que las referencias musicales o culturales en general sirven para que te identifiques con la historia, para hacerla más cercana y de verdad. Mi obsesión es que mis pelí­culas sean muy reales. De hecho creo que hago pelis costumbristas. Y para ello me sirvo de referencias comunes que ayudan a creerte lo que pasa en la pelí­cula. Da igual que haya personajes e historias locas e inverosí­miles, canciones como “No controles” ayudan a darle autenticidad a la peli.

-También suenan “Los Planetas”, en los créditos nada más empezar…

Sí­, porque cuando imaginaba el tono del inicio de la pelí­cula, “Segundo premio” de Los Planetas estaba siempre allí­. Por la melancolí­a que desprende retrata muy bien cómo se siente el personaje de Unax Ugalde al principio de la historia. Esa secuencia de créditos estuvo clara desde el principio.

-¿El público puede creer que va a ver “Pagafantas 2”?

Yo creo que al que le gustó “Pagafantas”, le gustará “No controles”. Y al que no le gustó “Pagafantas”, es posible que ésta sí­ le haga gracia. Es similar en tipo de humor, en el objetivo de buscar a la chica, en el patetismo de los personajes, pero creo que además hay nuevos elementos que contentarán a más gente. De todas formas, no me importa que se vea como “Pagafantas 2”, son pelis que tienen mucho que ver.

-Es curioso, “Pagafantas” acababa en un aeropuerto y “No controles” empieza en el mismo.

Un aeropuerto es un lugar dramáticamente fabuloso. Un viaje puede suponer el giro en la vida de alguien y Diego San José, el guionista, y yo hemos utilizado los aeropuertos como lugar de separación de los personajes, de gente que no se volverá a ver jamás. Ahí­ reside la gracia de rodar allí­. Una estación de autobús resulta dramáticamente menos extrema, la verdad. Siempre puedes hacer que el bus pare en el primer semáforo. Y si rodamos en Loiu es porque es el aeropuerto vasco más “filmable”. Si conoces el aeropuerto de Hondarribia, por ejemplo, sabrás que no es el lugar más fotogénico del mundo.

-¿Cómo fue rodar en el aeropuerto de Bilbao?

Complicado porque tení­amos mucho más lí­o que en “Pagafantas”, que fueron sólo un par de noches…. y sin nieve. No sólo tení­amos que rodar con un aeropuerto abierto al público donde figurantes abrigados hasta las cejas se cruzaban con pasajeros reales vestidos con bermudas, sino que habí­a que embadurnar toda la entrada de nieve. Todo salió muy bien pero esa semana que rodamos allí­ era la primera del rodaje y no está mal empezar por lo más complicado… Creo que las cosas salieron porque en el aeropuerto se portaron de maravilla con nosotros, porque mi equipo lo llevaba todo muy bien atado y porque los figurantes lo hicieron fenomenal.

-Vamos al grano, ¿la historia de dónde nace?

Diego San José imagina un cartel de pelí­cula donde vemos la cara de un tipo con el tí­tulo “Retrasado”. Ese juego de palabras nos anima a plantear una comedia romántica que en vez de alargarse en el tiempo transcurra sólo en una noche. Todos los elementos del género, como el encuentro, la separación, la vuelta a otra vez, los celos… en unas ocho horas.

-Desde el principio, cuando empezaste a escribir el guión con Diego San José, ¿tení­ais en mente determinados actores?

Sólo a Julián López como Juan Carlitros. Escribimos el papel a su medida. El resto vino de componer el puzzle. Es una pelí­cula muy coral y dependiendo de quién coges para un papel, escoges a otro para acompañarle.

-¿Cómo ha sido el trabajo con ellos?

He notado un cambio en mi forma de trabajar. En “Pagafantas” era más cuadriculado en cuanto al guión, la puesta en escena… incluyendo el trabajo con los actores. La seguridad adquirida tras dirigir una peli me ha llevado a ser más flexible, a probar e improvisar más. Si “Pagafantas” clavaba el guión, aquí­ hay muchas aportaciones de los actores. Sigue habiendo esa variedad de procedencia en cuanto a los actores que hay en todo lo que hago. Hay actores que vienen del sketch, otros del teatro, del cine o que no han hecho nada nunca, como Alfredo Silva, que interpreta a Jimmy, el trabajador ecuatoriano del hotel. La mezcla me parece interesante. Salen cosas muy chulas.

-Alguno echará en falta a Gorka Otxoa…

Porque Gorka es uno de los actores con más talento que hay actualmente. Pero es complicado el tema del reparto. Siempre quiero repetir con los que he trabajado pero hay un montón de actores con los que no he currado y me encantarí­a hacerlo. Gorka, Ladoire, Kiti Manver… todos los de “Pagafantas”, me gustarí­a contar con ellos otra vez. Y no lo veo difí­cil porque me gustarí­a hacer muchas pelis, llevar un buen ritmo. De momento no va mal la cosa.

-No falta Marivi Bilbao, ¿tu actriz fetiche? Suya es la última frase del filme…

Tení­a que volver a trabajar con Mariví­. Eso era ineludible. Además me gusta que a pesar de la brevedad de su papel, abre y cierra la pelí­cula. Está estupenda junto a Ramón Barea. Volver a tener a los dos tras el corto “Éramos pocos” me hace mucha ilusión.

-Y cameo de la chavalada de “Qué vida más triste”.

Eso era una cuenta pendiente porque cortamos el papel de Borja Pérez en “Pagafantas”. Era un guarda jurado del aeropuerto cuya intervención se eliminó del montaje. Y aquí­ les dimos un papel a ambos. Y no lo hemos cortado. Diego ha escrito para “Qué vida más triste” y creo que se nota mucho en los diálogos de “No controles”. Incluso hay un “toma, toma, toma” dicho por algún personaje.

-Has definido alguna vez la cinta como “La jungla de cristal” del amor…

Sí­, por la idea que te decí­a antes de la concentración. En un hotel. En una sola noche. Con un objetivo claro. Además es Navidad como en el edificio Nakatomi, con el aeropuerto nevado como la segunda parte… Querí­amos hacer una pelí­cula a contrarreloj, con el espí­ritu de peli de acción pero sin acción, sólo comedia loca. También la he definido alguna vez como “Notting Hill” con un petardo en el culo.

-El papel de Julián López se come el resto del casting. Da para un spin off

Nacho Vigalondo dijo el otro dí­a que querí­a hacer “Juan Carlitros va al Oeste”. Y Diego quiere hacer “Juan Carlitros 3D” pero en dos dimensiones. No sé si ver una pelí­cula con Juan Carlitros el cien por cien del tiempo en pantalla podrí­a resultar agotador. Pero no para Julián, sino para el espectador.

-“Juan Carlitros en el espacio” también puede ser una opción. Hay varios personajes secundarios con pegada, ¿Es tu especialidad? Heredero de las comedias corales de muchos grandes del cine español…

Me gustan los actores. Y sobre todo aquellos que suelen hacer secundarios. Me gusta plagar sus papeles de tics, de caracterí­sticas raras, de llevarlos a un extremo. De igual manera que los protagonistas son más normales, más reales, los secundarios aportan locura. Es cierto que “No controles” es una peli bastante coral y habí­a que crear personajes caracterí­sticos para actores más caracterí­sticos todaví­a. Tení­a muchas ganas de trabajar con Secun de la Rosa, por ejemplo, que es un actor que te levanta el guión de forma espectacular. Luego está muy bien hacer la primera pelí­cula de Mariam Hernández, que hace de azafata. No para de currar y creo que va a tener un carrerón.

-“No controles” es más redonda que tu ópera prima, más completa, ¿quizás es más comercial?

Creo que es más comercial porque gustará a un público más amplio. Puedo equivocarme pero creo que es una pelí­cula no tan para tí­os. “Pagafantas” pecaba de tener un personaje femenino muy potente pero a la vez muy idealizado. Era el tipo de tí­a perfecta, a veces asesinable, pero perfecta. Aquí­ Alexandra Jiménez hace un papel mucho más auténtico porque tiene sus vericuetos. Yo creo que “No controles” es más clásica y menos cruda que “Pagafantas”. Me da que la gente la verá como menos deprimente, más disfrutable de principio a fin. Estoy contento con la estructura y la intensidad de la peli. Para mí­ no decae el ritmo, cosa que en “Pagafantas” sí­ creo que ocurrí­a. La idea es que la gente salga más contenta del cine.

-¿Qué hay de ese proyecto que puede traer polémica, “Fe de etarras”? El tema se comió la rueda de prensa de presentación de la pelí­cula en el pasado Festival Internacional de Cine de Gijón.

Es raro porque llevo hablando de esta peli años y de repente llamó la atención el otro dí­a en Gijón. Es sólo un proyecto, no hay nada escrito y espero que sea mi siguiente peli, aunque tiene un poco el sí­ndrome de ser “la eterna siguiente peli”… El anuncio de hacerla es polémico pero la peli no lo será en absoluto. Confí­o en la experiencia que tenemos Diego y yo con “Vaya semanita” para hacer algo que critique a todos, no moleste a nadie y resulte liberador. Pero liberador en plan de que resulte oxigenante, no liberador por cualquier otra cosa.

-¿Te sientes presionado ante las expectativas de “No controles”? En Gijón fue muy bien acogida por crí­tica y público…

La verdad es que lo de Gijón fue un subidón importante. Cuatro dí­as antes estábamos acabando la pelí­cula y fue el primer pase con público. Lo bueno de las comedias es que sabes rápidamente si es buena o mala. Si te rí­es, es buena. Y en Gijón la gente se rió mucho. Y sí­, a la mayorí­a de las pelí­culas cómicas le suelen caer palos por parte de la crí­tica pero tanto “Pagafantas” como “No controles” han tenido buenas reseñas en general.

-¿Qué influencias te atreves a confesar?

Como decí­a antes, esta es una comedia muy clásica. Puede sonar a oportunista ya que ha fallecido hace poco pero Blake Edwards es una referencia clara. El cotillón de “No controles” aspira a tener algo que ver con “El guateque”. Pero aparte de comedias de toda la vida de triángulos amorosos como “Historias de Filadelfia”, “No controles” tiene elementos muy cercanos a “Mejor solo que mal acompañado” y “La cena de los idiotas”.

-¿No te gustarí­a volver a hacer tele?

Sí­, pero si se dan las condiciones. En el cine puedo hacer, dentro de los presupuestos que se manejan, lo que me da la gana. En la tele eso puede ser cuando tienes un poder que no sé si tengo aún. Procedo de la tele y es un medio que me encanta pero creo que la manera de hacer bien las cosas es con libertad creativa.

-¿Qué queda de tu etapa en “Vaya semanita” en ETB?

Es justamente donde tuve la libertad para hacer lo que me diera la gana y encima nos veí­a un montón de gente. Es una de las mejores experiencias profesionales que he tenido a pesar del sufrimiento que padecimos en el arranque y la barbaridad de horas que le echábamos. Allí­ conocí­ a la gente con la que trabajo habitualmente así­ que considero el programa algo muy importante en mi vida.

-¿Eres de los que piensa que la mejor ficción se está haciendo en televisión?

Empieza a sonar a tópico porque hay series que también son muy malas. Lo que pasa es que la tele, y hablo de Estados Unidos y Gran Bretaña, te permite desarrollar temas y personajes con otro ritmo y eso propicia que puedas hacer historias más adultas, más intensas, más disfrutables. Soy fanático de varias series, como “Mad men”, “The office” o “Breaking bad”, pero creo que la mejor ficción la está haciendo Pixar. En el cine.

-¿Cómo ves el panorama cinematográfico en general?

El español lo veo chungo pero siempre desde el optimismo. Es decir, que hemos estado en crisis desde siempre pero creo que hay un interés mayor que nunca por conectar con el público. Quizás fallemos muchas veces en ese aspecto pero por lo menos se intenta. Pero en términos generales creo que estamos como siempre. En todo el mundo se hacen pelis buenas y pelis malas. Lo que pasa es que o bien haces una peli carí­sima o una por dos duros. Es el fin de las clases medias. Yo me considero muy clase media. Hago pelí­culas que no son baratas ni caras. Y ahora mismo parece que son las pelí­culas más difí­ciles de hacer.

-¿Es vital para sacar proyectos adelante tener tu propia productora?

No lo sé. A veces parece más cómodo no implicarte en la parte de producción y actuar como “free-lance” porque autoproducirte puede traer muchos quebraderos de cabeza y no te aseguras que ese proyecto vaya adelante. Siempre dependes de otro, siempre hay alguien que va a tener que apoyarte. Lo que sí­ te puede dar tu productora es poder. Yo creo que lo que más ansiamos los directores, por encima de yates y mansiones, es poder hacer la peli que quieras sin rendir cuentas a nadie. Producirte a ti mismo no significa en absoluto eso, pues siempre dependes, pero sí­ estás más cerca de tener el control.

-¿Qué esperas del 2011?

Que “No controles” la pete bien petada a partir del 5 de enero y escribir mucho. El año que viene toca darle a la tecla.

Borja Crespo.

  • Leto

    Totalmente de acuerdo grijaldo. Fue el único punto que tacharí­a de esa pelí­cula. Pecó un poco de falta de huevos en el final, porque la historia en sí­ era exactamente lo que pedí­a.

    Me sumo a la petición de Fare, más entrevistas como esta!

  • George Kaplan

    A mí­ también me hubiera gustado preguntarle como comenta Grijaldo por qué era tan flojo el final de Pagafantas. Parece como si les hubieran obligado a acabarla así­ y empobrece bastante la opinión general de una pelí­cula en general recomendable.

  • Fare

    Por favor, más entrevistas como estas.

    Saludos

  • grijaldo

    Si el final de Pagafantas hubiese sido mas serio,mas duro,que creo que era lo que pedia la peli,estariamos hablando de una peli bastatnte buena,pero no fue así­,lástima.

    Esta pinta bien,la veré.

  • Elvira23

    Felicidades por la Entrevista. Muchas Gracias ha estado Genial. Dice cosas muy Interesantes!!!

    A mi también me moló Pagafantas y a mi madre que fui con ella por aquello de darnos un voltio y nos reimos bastante. Y fijo en Reyes vamos otra vez porque esta pelí­cula pinta genial. Eso de Juancarlitros en el Oeste yo quiero verlo jajaja!

    Por cierto Feliz Nochevieja y 2011!!!

  • Leto

    Jejeje,pues el tercero en discordia en comentar, me gustó “Pagafantas” y me ha encantado el tráiler. “La radio la radioo,quien va a pilotar este avión, el señor comandante…o Iñaki Gabilondo!”. Tengo ganas de ir a verla al cine.

  • http://www.yofriki.es Friki

    A mí­ me sucede un poco al contrario, Pagafantas me gustó mucho y ésta la verdad es que me da un poco de miedo a tenor del trailer.

  • Jocaiba

    Muy interesante la entrevista, hay ganas de ver No controles, y eso que Pagafantas no me acabó de convencer.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast