Críticas

CARNE DE NEÓN

Frase titular obvia y trillada a estas alturas, pero es lo que mejor se me ocurre para describir el estilo, temas y tono de este segundo largometraje de Paco Cabezas como director tras Aparecidos (bastante recomendable también), y en el que retoma una historia que ya contó en el corto homónimo de 2005. Y es que al igual que en las pelí­culas de Guy Ritchie, aunque tenemos un personaje central, lo cierto es que hay cantidad de secundarios de bastante relevancia, girando todos en torno a una trama centrada en el mundo de la delincuencia, en este caso la prostitución, pero que en el fondo habla de la huida de la soledad y de la necesidad de amor de la mayorí­a de los personajes.

Se trata de una de esas pelí­culas que te anticipa el clí­max para a partir de ahí­ descubrir qué ha llevado al protagonista a esa situación. Ricky (Mario Casas) es un tipo que se dedica a chulear a putillas de medio pelo junto a su amigo Angelito, una mezcla entre mentor, colega y socio. Queda poco tiempo para que la madre de Ricky, que lo abandonó muchos años atrás, salga de la cárcel, y él quiere recuperar esa relación construyendo el sueño de aquella, un puticlub llamado Hiroshima. Como es de esperar, crear el puticlub supondrá un problema mayor del previsto, sobre todo, porque eso implica jugar en una liga en la que manda el Chino (Darí­o Grandinetti).

neon1

A partir de ahí­ tenemos un cruce de tramas e historias a cada cual más disparatada, pero todas con su correspondiente dosis de humanidad que hace que nos encariñemos de casi todos los personajes, aunque éstos se puteen mútuamente. Lo estúpido de los acontecimientos se debe, en gran medida, a la propia incapacidad de los personajes de salir del atolladero en el que viven sin pisar a los demás (o tienes cariño o tienes “éxito”, las dos cosas, no). Éste cruce de tramas es uno de los puntos fuertes de la pelí­cula, pero a su vez uno de sus problemas, ya que obliga a un cambio de punto de vista radical en más de una ocasión, y no siempre para contar algo sustancial (el que la hija del poli sea una lianta calientapollas, y perdón por la expresión, es meramente anecdótico, por ejemplo). Así­, aunque la pelí­cula no llega a las dos horas, da la sensación al final de que la cosa se ha alargado un pelí­n para lo que realmente habí­a que contar.

Pero lo que de verdad define la pelí­cula, más allá del estilo visual, es el conjunto de personajes que componen la historia. Hasta el secundario más prescindible tiene una historia suficientemente bien elaborada para que lo que les pase nos preocupe, y en algunos casos, nos emocione. Quizás a mí­, porque una de las historias me resultaba especialmente cercana y actual, me llegasé más de lo normal, porque lo cierto es que aunque la pelí­cula imprime unos correctos momentos dramáticos a lo largo del metraje, el conjunto se define esencialmente por un tono cómico. Lo bueno es que esa pequeña carga dramática, ese interés y cariño por los personajes, hace que la pelí­cula gane enteros, ya no sólo por la construcción de los mismos a nivel de guión, sino por un trabajo actoral, que por lo general es estupendo, destacando especialmente a Vicente Romero, Ángela Molina y Dámaso Conde, que clavan sus personajes.

A Paco Cabezas se le podrá achacar ser muy deudor de un estilo visual, tanto a nivel de puesta en escena como de montaje, muy concreto, pero al menos sabe imprimir su propia personalidad a esos elementos prestados y a sus personajes. Así­ podemos encontrar a un travesti como La Infanta (Dámaso Cónde), que lejos de ser el tí­pico personaje cargante que encontramos en cantidad de tí­tulos, consigue que empaticemos directamente con él cuando su historia gira a esa necesidad de cariño de la que hablaba al comienzo. Tampoco la madre de Ricky, Pura (Ángela Molina) es la tí­pica madre ni el tratamiento que se da a su enfermedad cae en lugares comunes y el drama fácil.

neon2

También hay que hablar del público potencial de la pelí­cula. Verla en el preestreno con cantidad de jovenes, y sobre todo, jovencitas, me sirvió para darme cuenta de hasta qué punto la peli puede funcionar. Por un lado está Mario Casas, reclamo total de la pelí­cula, y ahora mismo, quizás, el actor más taquillero de nuestra cinematografí­a (es el prota de la peli española más taquillera de 2010, 3MSC, y de dos de las principales de 2009, Fuga de Cerebros y Mentiras y Gordas), que siendo limitadito para mi gusto, cumple y se amolda perfectamente al personaje de esta peli, y por otro un lenguaje rápido, un humor cercano, muy visual a veces y verbal otras, que conecta perfectamente con la gente entre 15 y 25 años. La pelí­cula, como producto, creo que funciona a la perfección.

Yo me esperaba quizás algo más divertido por lo que habí­a oido previamente, veo algunos problemas como el hecho de que, pese al ritmo, se haga algo larga (tampoco mucho), pero también encontré personajes entrañables y una historia que, estando muy bien concebida como fórmula de reclamo juvenil, también funciona bien a nivel dramático y respeta a sus personajes hasta el punto de dar una conclusión más que digna al tí­tulo. Eso es algo que no se puede decir de otras pelis para un target similar.


Paco Cabezas | Paco Cabezas | Mario Casas, Vicente Romero, Macarena Gómez, Dario Grandinetti, Dámaso Conde, Ángela Molina, Blanca Suárez, Luciano Cáceres, Antonio de la Torre, Juan Carlos Vellido | Daniel Aranyó | Antonio Frutos | Óscar Araujo, Julio de la Rosa | Maria Eugenia Sueiro | Juan Gordón | Pilar Benito | Morena Films, Jaleo Films, Hepp Film, Mandarin Films, Film i Ví¤st, Oberón Cinematográfica | Vértice 360 | 6 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • acuariodeenero

    He visto la película y no me gustó en absoluto. Me parece increíble que guiones tan pobres cuenten con tanto apoyo por parte del ICAA y lo que es peor, que obtengan financiación por parte del ICO. En cambio yo como parado, si presento cualquier idea de emprendedor al ICO me dirán “búsquse la vida”. ¿De dónde ha salido este “director” Paco Cabezas? Menudo rotulito al final de la película, “DEDICADO A MI MADRE” Pues macho si es lo único que se te ocurría que dedicarle a tu madre, me parece que tienes un problema. Lamentable como se trata algo tan grave como la trata de blancas, la inmigración ilegal, o la venta de niños a parejas a cambio de dinero. De manera totalmente frívola y todavía habrá quien haya ido al cine a reirle la gracia al tal Cabezas. No me extraña que luego se diga lo que se diga sobre el cine español. Con “directores” como éste lo tenemos negro quienes nos gusta el buen cine español. Por otro lado, lamentable también que una empresa como SOGECABLE, a través de uno de sus canales, como CANAL + se haya atrevido a emitir este “producto audiovisual” y a los que tenemos el aparto “I-PLUS” no los metan en la sección “DIGITAL PLUS PROPONE” creyendo el iluso abonado (como yo) que va a ser un producto medianamente decente. CANAL + cada día va a peor y desde luego que como sigan apoyando bodrios como el tal “CARNE DE NEON” crudo lo llevan porque después de verla dan ganas de borrarse como abonado y desde luego de no volver a pisar ninguna sala de cine en una buena temporada. Es increíble que entre todos los contribuyentes tengamos que destinar dinero de nuestros impuestos para que frikis como el Cabezas y similares se beneficien por haber estudiado (si es que alguna vez estudiaron alguna asignatura relacionada con el audiovisual, cosa que dudo) en alguna escuela privada pagada por papá (cosa que en el mundillo audiovisual si quieres currar en ello, viste mucho).

  • Arambolo10

    Mi humilde crí­tica es que se pierde… La peli empieza siendo “Lock and Stock”, luego mete un pelí­n de tema social con moralina, para finalmente acabar como los buenos y añejos films de Tarantino -sangre y muertos, pocos, no por doquier-.

    Las mayores pegas; precisamente eso, que no se decide bien por el estilo en general, falta de “multiplicidad” de gente tan del gusto de Guy Ritchie -aquí­ se despachan con tres protas pricipales, un par de special guest starring y comparsas con tramas cruzadas que poco aportan-; vamos, que se nota “pobreza de medios y casting”. Considero que Angela Molina esta poco aprovechada, y desde luego, Grandinetti, lo poco que sale, se lo come todo, lo borda.

    No se si es una copia-plagio o un sentido homenaje, estoy deacuerdo, con un 5 o 6, se salva de la quema, !que es Española!. El trailer ENGAÑA PERO MUCHO, te mete por los ojos “eh, chaval, es una comedia negra”, y a los 15 minutos ves sodidez y dureza… Pero bueno, a este ritmo, para la década del 2020 por fí­n haremos peliculas decentes….

  • Bagauda

    Estoy con Grijaldo, aunque algunos estemos bien servidos no se puede entrar en este foro, hablar de pechugas e irse de rositas, la proxima vez movil y pruebas fisicas caramba.

  • grijaldo

    @Rafa: La envidia me corroe.

  • Fare

    Welcome to the Rileys: ungüento emocional.

    Es oficial: estoy loco por Kristen Stewart.

    En otro orden de cosas menos importantes, la pelí­cula trata el declive de un matrimonio que vive estancado en un hiel desde la muerte de su hija. Doug, un hombre de negocios, viaja a Nueva Orleans y allí­ conoce a Mallory, una joven stripper en la que el protagonista verá una chica dañada a la que reconducir. Esto conducirá al saneamiento de la relación entre Doug y su mujer, Lois.

    Los llaman telefilmes. Es cuando un director/ directora/ cineasta primerizo/ cineasta consumado en el medio (telefilmes) se encarga de un proyecto en el que un actor de segunda lí­nea y algún otro venido a menos dan vida a unos personajes prototí­picos en una trama prototí­pica de género. Todo esto son prejuicios, perogrulladas, opiniones deleznables e irracionales. He de ser sincero, si Kristen Stewart no figurase en el reparto, seguramente ni me hubiera molestado en mirar la pelí­cula. Craso error. Mis propios prejuicios y tonterí­as me hubiesen impedido desfrutar de un film con buenos valores, con cosas muy apreciables, y peor aún, me impiden asomarme al mundo de los telefilmes, donde seguro hay GEMONES de medio kilo esperándome.

    Todas estas pelí­culas tratan de lo mismo, no obstante, la aplicación del ungüento emocional y la escayola, la cicatrización emocional, de esa forma la estructura es adivinable y lo único que nos queda es la sorpresa por la hechura y el oficio del propio director. Craso error, de nuevo. Por que aquí­ están dos actorazos, capaces de expresar un mundo de emociones con un ademán, y uno de ellos derrocha talento cada vez que se pone delante de la cámara. Pondrí­a una cámara en la casa de James Gandolfini, un ángulo amplio, y le observarí­a moverse todo el dí­a, de un lado al otro, me gustarí­a escuchar su respiración, verle afeitarse por la mañana, ser una célula de su cuerpo y comprender cómo realiza el cambio interior y ordena a su cerebro convertirse en otra persona. Y harí­a lo mismo con Bill Murray, sólo que a Murray lo mirarí­a no hacer nada durante horas.

    Con Kristen Stewart es algo distinto. Es platónico. No quiero que sea la nueva Kate Winslet, ni que se convierta en una gran actriz; sólo quiero que sea más guapa cada dí­a, cosa que ya está haciendo. Tiene mucho talento y seguramente dentro de unos años glosaremos sus actitudes y recordando cuando era Bella Swan, que nos aburrí­a, y ahora es la nueva Meryl Streep. Chorradas, pamplinas, estupideces varias.

    Ser actor es algo complicado. Es tan complicado que ni siquiera tener talento es sinónimo de ser bueno. Es sobre momentos de intimidad, los actores nos hacen pensar en nosotros mismos mientras fingen ser otras personas, y hay algunos ni siquiera tienen que fingir, hay algunos que se pasean por los escenarios como si nada y les sale mejor, tienen algo, no sabemos muy bien qué, tenemos nosotros algo de ellos, realizamos un intercambio unidireccional, nos dan algo que ya tení­amos o nos hacen sentir. Es ridí­culo, sórdido y extraño. Y sobretodo es demasiado subjetivo y personal. Las actuaciones no se pueden calibrar, ni siquiera se las deberí­a premiar, pero bueno. Es la razón por la que Scarlett Johansson no pasa de ser una chica esforzada, y Dakota Fanning se coma todo lo que está a su paso. Stewart es igual, no tiene el mismo talento que Fanning, pero tiene un instinto especial, que la hace ver los puntos vitales de su personaje, le da las claves para saber en qué momento cambiar, por que dijeron que su actuación era superficial, pero los pobres infelices ni se dieron cuenta de los matices de Mallory, los gestos que implementa Stewart más allá de su ocasional sobreactuación. Gandolfini es, sin duda, un genio de la interpretación, o, mejor dicho, de la no-interpretación. No pude sino maravillarme del momento en que visita la tumba de su hija y la de su amante, se aleja unos pasos y mete las manos en los bolsillos ¿Y ahora qué? Me dice. Se ha muerto mi hija, se ha muerto mi amante, mi mujer es como una mota de polvo gris en la alfombra, vive pero no está viva, estoy cansado, el ciclo se repite over and over again, y no sé que hacer.

    Todo esto con una mirada; así­ de brutal es Gandolfini.

    Y si todo esto estuviera planteado por el film, serí­a una buena, incluso muy buena pelí­cula. Pero no, el guión subraya levemente este estado vital, no le da más armas a los actores, sólo les deja espacio para rellenar. Es simple, es directo, es efectivo. Y puedo parecer un tontico ahora mismo, pero tengo una excusa: tener un guión simple (y rutinario) y contar con dos actorazos para que llenen la pantalla no es vagancia ni suerte (por tener ese casting). Es querer contar una historia, sin más.

    Consciente de que esto es lo que es, un film de encargo en el que dos monstracos de la actuación se pasean para mandar sendos mensajes; Gandolfini se cuelga un cartel en el trasero que dice NOT ON SALE y Stewart se aleja de la inexistente Bella Swan, puedo disfrutar la pelí­cula de esta forma, pero sigo pidiendo más. Quiero que se queden en ese pozo de basura que es el sufrimiento, el desconcierto, el miedo al cambio y la ansiedad por el mismo, aunque sé que en estos años sólo he visto una pelí­cula que me ha dado eso, A Serious Man. Y sé que voy a tener que esperar mucho para tenerlo.

    Resumen: voy a empezar a tragarme telefilms como un cerdo.
    Resumen 2.0: Kristen Stewart es una diosa.
    Resumen 3.0: Rafa, mí­rala, ya, ahora, que sé que te gusta Stewart. Mí­rala.

    P.D: yo con las comas soy como Rafa con los puntos y seguido: una tortura.

    Saludos.

  • Fare

    He terminao de ver Welcome to the Rileys, if you don’t care, voy a poner mi critiquilla aquí­ en unos minutos. Te la regalo para que hagas lo que quieras con ella (esto es ponerla o no, ya me entiendes).

    Saluten.

  • http://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    @grijaldo

    Lo pensé obviamente, pero nada más acercarme… en fin, creeme si te digo que ese escenario era el lugar donde todas las erecciones iban a morir.

    Lo que dice Javi: eso eran tetas Matrix, esferas de Michael Crichton. Irreales.

  • grijaldo

    No hay foto de la de los “balones”?
    Habeis mencionado mi punto debil malditos.

  • aterrados

    Para todo aquel que guste del “ME GUSTA”…

    wwww.facebook.com/carnedeneon

    http://www.facebook.com/carnedeneon#!/pages/Vertice-Cine/351370538106

  • Fare

    ¿Y qué hiciste, por amor de Dios? Ahora me dice el menda que sacó el móvil y se puso a grabarlo…

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast