Críticas

HEREAFTER

¡Que paren el mundo que yo me bajo¡ Esto es lo primero que me vino a la cabeza cuando empezaron a rodar los créditos finales de la nueva y magistral pelí­cula de Clint Eastwood, al recordar que no llega al 50% de crí­ticas positivas en Rotten Tomatoes.

Y es que si este alarde de buen gusto, de clase, de cine con mayúsculas en definitiva, le ha parecido una mala pelí­cula a más de la mitad de los profesionales de la crí­tica estadounidense es que algo va realmente mal en las tendencias y los intereses del público actual. Pero empecemos por el principio.

Hereafter, ajustadí­simo tí­tulo desprovisto de su doble sentido en la patética traducción española, parte de un guión original de Peter Morgan ( The Queen, Frost/Nixon) , escrito justo después de que éste perdiera a un amigo muy próximo, y nos cuenta la historia de tres personajes en diferentes partes del mundo, cuyas experiencias nos guí­an en una reflexión sobre la influencia de ese mundo desconocido que nos espera (o no) después de la muerte, en nuestra vida presente. Ese Hereafter titular hace referencia tanto a lo que pueda haber cuando caiga la cortina, como a lo que hagamos con el tiempo que nos queda a partir del instante actual.

Marie Lelay, una luminosa Cecile de France, cuyos ojos establecen un delicioso romance con la cámara del maestro, encarna a una periodista francesa que tras una experiencia cercana a la muerte descubrirá primero para su desconsuelo y finalmente para su liberación, que su aparente prosperidad está cimentada en un cúmulo de mentiras bien decoradas. Los hermanos Mclaren dan vida a unos gemelos británicos cuyo ví­nculo será puesto a prueba de la forma más terrible posible. Y, completando el terceto/cuarteto, el casi siempre estupendo Matt Damon, interpreta a George Lonegan, un médium que huye de un don que le hace imposible trabar contacto í­ntimo con ningún ser humano, sin acceder automáticamente a los rincones más privados de su psique. Todos ellos realizan un trabajo excelente pero quizás es Damon el que se lleva el gato al agua en una de esas sutiles interpretaciones que te permiten conocer a un personaje más por lo que calla que por lo que dice.

critica-de-hereafter-01

Los destinos de estos personajes acabarán finalmente entrecruzándose, en un clí­max que requiere una cierta suspensión de incredulidad, pero tan sólo en las circunstancias que los unen, siendo sus motivos y su evolución durante el film perfectamente coherentes y muy bien desarrollados en el guión de Morgan.

No cabe otra palabra que magistral para definir el trabajo como director de Eastwood. A su consabida elegancia y su implacable control de los tempos narrativos se une aquí­ una atención inusitada por el detalle, que nos permite saber muchí­simo de cada personaje a través de los más mí­nimos gestos y en algún caso incluso tan sólo por la forma en que los encuadra al presentárnoslos.

Nos encontramos ante una pelí­cula que embruja, que te pide que te relajes y te dejes guiar a través de un laberinto de emociones, que compartas sus miedos y esperanzas y que te permite empatizar con ellos a través de los sentimientos de pérdida y de búsqueda de un sentido y una dirección hacia donde encauzar nuestras vidas, que todos hemos sentido en algún momento.

Con este material de partida en apariencia, y solo en apariencia, tan alejado tanto de los libretos habituales de Morgan como del cine de Eastwood, tanto por el tema tratado como por las conexiones espirituales y/o mí­sticas del mismo, Clint articula una vez más su maravilloso discurso humanista y nos regala un trabajo honesto y muy arriesgado que recupera al cineasta en su mejor versión después de la simplemente correcta Invictus. Y remarco que tan sólo en apariencia, dado que más allá de otras consideraciones, el film, como el grueso de la filmografí­a del maestro, reivindica la capacidad redentora del amor y el abismo al que nos cierne su ausencia, ya sea éste a una mujer, a una familia, a amigos o pupilos que son parte de la misma o incluso a conceptos como la misma libertad.

critica-de-hereafeter-02

Arriesgado en lo formal, por iniciarse con una escena de cine de catástrofes pura y dura que deberí­a usarse en las escuelas de cine para futuros aspirantes a director de blockbusters , por el ritmo extremamente pausado del film, siendo este uno de sus mayores aciertos; abrir el angular, encontrar la posición perfecta para la cámara, dejar respirar el celuloide y hacer que los actores reciten sus lí­neas saboreándolas, sin ningún tipo de pudor en mantener un plano que dobla o triplica los tres segundos usuales de los perpetradores de pseudopeliculas para primates con déficit de atención.

Arriesgado en lo temático, porque no dejará satisfechos a los que creen y será objeto de cierta mofa entre los racionalistas intransigentes, que como nos muestra la pelí­cula no dejan de ser otros fanáticos que idolatran otro tipo de Dios. Porque echará para atrás a los consumidores habituales de dramones por su extrema contención. Y porque enojará a los que buscan respuestas donde Morgan y Eastwood sólo nos ofrecen preguntas y nos piden nuestra colaboración.

En definitiva arriesgado por ir a contracorriente de casi todo y casi todos, sin alinearse con ninguna doctrina ni credo, por su profundo respeto al ser humano como individuo, lo que cada vez más en los últimos veinte años ha ido erigiéndose en marca de fábrica de quien más allá de ninguna duda se ha convertido en el último cineasta clásico, en un Hollywood dónde priman los productos prefabricados dirigidos a un target especí­fico, independientemente de su mayor o menor calidad. Contrariamente a esto Eastwood filma para todo aquel que le quiera escuchar, para recordar a muchos lo que ya sabí­an y habí­an olvidado, y para recordarnos a todos lo importante que resulta mantener nuestra humanidad en un mundo cada vez más acelerado, frí­o y estéril.

critica-de-hereafter-03

Un cine que no necesita de coartadas intelectualoides ni de artificios de feria para existir, sólo el puro y llano placer de contar historias. Un cine hecho por y para el último hombre libre.

Doctor Diablo.


Clint Eastwood | Peter Morgan | Matt Damon, Cécile de France, Lyndsey Marshall, Bryce Dallas Howard, Jay Mohr | Tom Stern | Joel Cox, Gary Roach | Clint Eastwood | James J. Murakami | Clint Eastwood, Kathleen Kennedy, Robert Lorenz | Frank Marshall, Tim Moore, Peter Morgan, Steven Spielberg | Amblin Entertainment, Malpaso Productions, The Kennedy/Marshall Company | Warner Bros | 9 |
  • Silvia Broone

    Suscribo la nota: un 9.

    1. Jgarciam4, ¿sin profundidad?. Estoy completamente en desacuerdo.
    Me alineo más con la opinión de Doctor Diablo.
    La peli deja abiertas todas las preguntas, pero eso no es falta de profundidad.

    2. Matt Damon. Nunca ha sido de mis actores preferidos. Pero en esta pelí­cula está sensacional.
    Matt Damon es el hombre real. El sucesor de James Stewart, o Tom Hanks. Parece que lo han cogido de la calle, y lo han puesto en la pelí­cula.
    Esto chico no tiene ego, de verdad. No intenta exhibirse nunca, pero se le ve, vaya si se le ve.

    3. La pelí­cula visualmente es espectacular. Realmente vives Londres, ves Parí­s, San Francisco.
    En esto me ha recordado un poco Babel, de Iñarritu. Lo lograda que está cada atmósfera, el curso de cocina, la casa de la madre borracha, los lujosos estudios de televisión.
    Y por supuesto las escenas de acción.

    4. Al final es una pelí­cula de personajes perdidos. Me parece buení­sima la historia de la periodista. En la crí­tica se ha descrito muy bien.
    Te quieres llevar a ese nño desamparado a casa todo el rato. También conmueve el pobre Matt Damon, un hombre que lo que le gusta es leer a Dickens, pero tiene la desgracia de conectar con los muertos.

    4. Los actores. Aparte de Damon, creo que merecen una mención especial las dos chicas de la peli, Cecile de France y Bryce Dallas Howard. Las dos salen guapí­simas, y llenan de matices unos personajes que tampoco tienen tantas lí­neas para expresarse.
    El niño también está genial. Los niños de las pelis suelen ser bastante repelentes, pero éste es estupendo.

    5. Originalidad. Este tema en manos de otro guionista/ director hubiera podido ser una patata.
    Demuestra como un tema delicado, y difí­cil de abordar incluso en el terreno de la ficción, que abarca todo, se puede convertir en una gran historia.
    También destacarí­a su originalidad. Es una peli muy arriesgada. Me pasé la peli pensando en como iban a terminarla de forma satisfactoria, y eso me pasa pocas veces. No me parece nada previsible.
    El final es bueno. Sencillo, pero todo encaja, y con mensaje.

    Espero que Eastwood siga haciendo pésimas pelí­culas como ésta.

  • Jgarciam4

    Antes de empezar quiero aclarar dos cosas: la primera que soy un admirador de la carrera de Clint Eastwood, en todas sus facetas y la segunda que soy bastante escéptico en estos temas de médiums y todo lo relacionado a ello.

    En cuanto al largometraje en cuestión, no considero que sea uno de los mejores trabajos del cineasta, pues considero a Sin Perdón su obra maestra, y entre las últimas realizadas me quedo con Gran Torino y Million Dollar Baby.

    Realizada en una lí­nea clásica y sosegada, al estilo de anteriores largometrajes como Los puentes de Madison, o la más reciente Invictus. Esta pelí­cula no consigue calar en los sentimientos de los espectadores. También es de agradecer que no recurra al melodrama facilón. El comienzo con el Tsunami, tal como se muestra en el tráiler hay que reconocer que es espectacular, se nota la mano de Steven Spielberg aunque sea de productor asociado, pero poco a poco la trama se va moderando, eso sí­, sin llegar al aburrimiento en los 120 minutos de duración.

    En resumen: Cine bien hecho, pero sin profundidad.

  • Calamaro

    Vengo de verla.

    Tito Clint está ya viejecito, con miedo a La Parca, y se ha marcado una drama existencial que por momentos me ha remitido a pelí­cula (de las buenas, eso sí­) de sobremesa en cualquier canal autonómico.

    Lo que unos verán como un dominio del ritmo envidiable a mi me ha parecido un paso de tortuga, y lo que más me ha jodido es la distancia con que parece rodarlo todo.

    Creo que me he emocionado en 2 momentos, cuando la peli te pone unos 6 o 7 en bandeja.

    La peli es Damon. Deberí­an haberse limitado a crear una historia en torno a él. Su historia es la más interesante y la que puede dar mas juego. Además, el montaje de “A, luego B, luego C, y vuelta a empezar” no le hace mucho bien…

    Lo dicho, impecablemente rodada (el inicio, si vas al cine sin haber leí­do nada, es de pelos como escarpiad), pero no consigue transmitir, no logra tocarte adentro… y eso, en esta pelí­cula, es un fallo muy gordo.

  • grijaldo

    Jejejejeeje…tení­a la imagen ya preparada de antes,la ví­ el otro dia y me dije,esta de avatar fijo.
    Y justamente ayer echaron La de Golpe en la Pequeña China(Gran peli pardiez)y mira,a huevo lo tení­a.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast