Críticas

RED

No es que RED sea gran cosa. Sobre el papel, se trata de una comedia de acción con tintes absurdos, clase media y tan amena como se le puede pedir, pelí­n larga. Además, le cuesta encontrar el equilibrio: en muchos momentos nunca llega a resultar lo suficientemente ligera, y en otros se pasa alegremente al territorio Aterriza Como Puedas. Richard Donner sólo hay uno. Pero entre lí­neas, es un film mucho más revelador. Primero, es un film en el que tenemos a Tito Bruce (no Bruce Willis) y un REPARTAZO haciendo el gilipollas a diestro y siniestro, cosa que me llega al alma. Segundo, tiene empaque y su director, Robert Schwentke (Plan de Vuelo: Desaparecida) es un señor profesional. Además, para estar protagonizado por actores cuya edad sumada prácticamente supera los 300 años, se trata de un film extremadamente vital y que de alguna forma involucra a actorazos que podrí­an haber puesto perfectamente el piloto automático, y no lo hacen. Y finalmente, nos redescubre a un actor enormemente prometedor como es Karl “El Mago Blanco es Ladino” Urban quien, de seguir por estos derroteros, podrí­a terminar algún dí­a siendo el portador de la llama –junto a Timothy Olyphant– del largamente esperado nuevo héroe de acción masculino. Se pueden rascar cosas.

urban2

RED es la adaptación –por decir algo, ya que el parecido es mí­nimo– de una breve y bastante corrientucha miniserie de Warren Ellis (guión) y Cully Hamner (dibujos), en la que Frank Morris, agente secreto retirado, vuelve una vez más a la acción cuando el nuevo Gobierno estadounidense determina que su mera existencia es una amenaza nacional y debe ser eliminado. Su versión cinematográfica conserva los elementos más básicos, pero aquí­ se transforma en una comedia de acción y amplí­a el número de protagonistas: junto a Willis se haya un grupo de viejos espí­as internacionales, ajenos ya a cualquier tipo de lealtad para con naciones colapsadas o absolutamente irreconocibles, quienes se unen a la aventura por un denominador común: pasárselo de puta madre.

Como ellos lo hacen, nosotros también. Más o menos. RED tiene sus fallos en este aspecto pero nunca degenera en una orgí­a romana de estrellitas. Para Willis, Freeman, Malkovich, Mirren y Cox  la pelí­cula, en sí­, sigue siendo el elemento primordial y ni por un sólo segundo se permiten ignorar el material, mostrando primero un profundo respeto por la labor del resto de trabajadores del film y proporcionando después coherencia y foco al producto final. El problema no reside ahí­, sino que se encuentra dentro de la pelí­cula: hay momentos en los que RED cruza la lí­nea y se convierte en una autoparodia chorra, puntos aislados en los que el director pierde un poco los papeles y todo el conjunto –que no deja de ser en gran parte un thriller cómico pero con la cabeza bien asentada– bordea peligrosamente el ridí­culo.

mirrenre

De Quin!

Pero en la mayor parte de las ocasiones, funciona. Este reparto, posiblemente uno de los más espectaculares en lo que llevamos de década –con varios cameos de altura que no pienso desvelar, uno de ellos especialmente entrañable–, construye una orgí­a de guiños cómplices cuando hay tiros (la imagen de Dame Helen Mirren devastando un aparcamiento con una gigantesca Browning es simplemente histórica) y, cuando no los hay, se limitan a seguir el juego al aire romántico y “noble” que desprende el film: los momentos tranquilos  –en los que este grupo de viejunos recuerdan tiempos pasados, perdonan viejas rencillas y reconocen lo poco que realmente ha significado adscribirse a un bando en concreto– se esperan pero no por ello dejan de resultar entretenidos por variopintos, Freeman exhibe cómoda aceptación y black wisdom (lo que lleva haciendo en sus últimas diez pelí­culas pero es Freeman así­ que a callarse tol mundo coño) Malkovich hace gala de una paranoia setentera que arranca desde su brutal primera salida a escena y Cox imprime a sus frases la media sonrisilla que le distingue, todo ello con energí­a y ganas, como si se tratara de su debut en pantalla, más años de calidad y la “persona” que se han construido a base de actuar. Hacen de ellos mismos, pero es que son increí­blemente buenos haciendo de ellos mismos, si se entiende lo que quiero decir.

Mary Louise Parker y Karl Urban merecen mención aparte. A la primera todaví­a no la tengo tomada la medida, y mira que lleva años ya. No lo digo como si fuera algo malo –Parker transpira inteligencia friki y un aire extremadamente poco atractivo que la hace, paradójicamente, muy atractiva– pero esta mujer se cayó de pequeña en una marmita de LSD y parece que se ha dado cuenta todaví­a: nunca pestañea, arrastra las palabras cual Massiel en unos San Fermines y mira a la cámara como si acabara de besar a un unicornio, así­ que la dejo “a gusto del lector”. Total: es el interés amoroso del film, un papel al que dota de mil y una de las particularidades antes mencionadas, lo que se agradece. Pero Urban, en su segundo gran papel de badass tras El Mito de Bourne, es otro cantar. Muy serio, este tí­o. El film nos lo presenta en primer lugar como un asesino despiadado (funciona) y poco a poco descubrimos una faceta de padre de familia (que también funciona). El actor es el verdadero ancla del film, nuestro “narrador desde el exterior”, y el que evita que se convierta en un sindios. Además, dispara sin cerrar los ojos, encaja leches como un campeón, aguanta a Rebecca Pidgeon –esposa de Mamet, bestialidad de actriz, hace de zorra despiadada en este film, para variar– tiene presencia de hombre corriente pero curtido, y una buena mirada de mala hostia. No sé que más se puede pedir.

freered

Pero RED es, en última instancia, el show de Bruce Willis, una de esas pelí­culas en las que decide ponerse a actuar, un caso cada vez más excepcional para el que tienen que darse elementos muy concretos: un reparto de envergadura y un verdadero profesional al mando, cosa que Schwentke –dominador de todos los palos, con mayor o menor fortuna, pero siempre con responsabilidad– es, y a la legua. En faena, RED es un film extremadamente clásico en lo que a sus escenas de acción se refiere, que prefiere jugar al contraataque en lugar de impresionar de buenas a primeras al espectador y quizás por eso es tan eficaz. Para cuando Willis está destrozando a unos comandos a los cinco minutos de pelí­cula, uno comienza a especular con la idea de que Tito Bruce sigue vivo; cuando llega el combate a hostias con Urban en mitad de metraje, la sensación se confirma por unos breves segundos. Pero lo más satisfactorio, con todo, resulta ver a Willis interactuando sin ningún tipo de agobio con colegas inmensamente más reconocidos (y muy superiores a nivel técnico, Mirren, Cox y Malkovich en particular) como si no tuviera nada de lo que avergonzarse. Frank Morris, nuestro agente protagonista, puede estar cansado de la vida mundana en general, pero durante una hora y cincuenta minutos, Willis no lo está y sólo por eso, amigos fans, largo tiempo seguidores de la página, Rafita va a pagar otra vez siete euros este finde. Vosotros también deberí­ais, porque puede ser la última oportunidad.


Robert Schwentke | Jon & Erich Hoeber, basado en el cómic 'Red' de Warren Ellis y Cully Hamner | Bruce Willis y prácticamente los mejores actores del mundo. | Florian Ballhaus | Thom Noble | Christophe Beck | Alec Hammond | Mark Vahradian, Lorenzo di Bonaventura | Jake Myers, Gregory Noveck | Di Bonaventura Pictures, DC Entertainment | Aurum |
  • jutsu_ldz_

    solo puedo decir que es el tipo de peliculas que me encantan si te gusta la jungla de cristal esta peli te encantara

  • fabo

    Yo creo que es una muy buena pelí­cula, que no aspira a más de lo que proyecta. Verla a Helen Mirren con la Browning totalmente épico, y me parece que John Malkovich estaba haciendo de él mismo, nunca supo cuando se apagaban las cámaras…

  • grijaldo

    Como a todas Angel,como a todas.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast