Críticas

PRIMOS

Si hay algo que me gusta de Daniel Sánchez Arévalo es la capacidad que tiene para contar historias razonablemente dramáticas centradas en problemas más o menos cotidianos pero sin cargar demasiado las tintas y dejando siempre hueco para el sentido del humor y los momentos cómico-entrañables. Con esto no quiero decir que trate los temas de manera superficial, sus pelis te hacen reflexionar, darle al coco y sacar tus propias conclusiones.

Primos te llega, es de esas pelis que te cogen y te ponen directamente en la piel del personaje protagonista. Te involucras aunque no quieras porque te sitúa en un contexto en el que nos hemos criado el 90 % de los chavales que estamos entre los veintimuchos y los cuarentaipocos años. Joder ¿Quién no ha tenido un pueblo donde veranear con la familia, donde hacer el cabra con los amigotes (a los que no veí­as el resto del año pero que cada verano acudí­an puntuales a su “casa del pueblo”), donde despertar sexualmente, donde todo parecí­a más feliz y desenfadado? Ahí­ la peli te gana y notas que te atrapa con el cariño y la nostalgia que nos produce esa época de nuestras vidas.

quim-gutierrez

En este poderoso contexto Sánchez Arévalo encuentra un caldo de cultivo cojonudo para desarrollar sus personajes y sus conflictos. La trama principal gira entorno a Diego (Quim Gutiérrez), un chaval normal y corriente cuyo castillo de naipes sentimental se derrumba cuando su novia lo deja plantado en el altar. Con la nefasta ayuda de sus primos, un fucker con buen corazón (Raúl Arévalo) y un megahipocondrí­aco sobreprotegido por su novia (Adrián Lastra), Diego comienza a dar palos de ciego y decide volver al pueblo donde veraneaban de niños para buscar a su primer amor. Sin embargo lo que encuentra allí­ son las dudas existenciales e inseguridades que nos asaltan a todos cuando nos vienen mal dadas en el tema sentimental.

Cada primo tiene su trama y ahí­ es donde algunas veces me chirrí­a un poco el engranaje de la peli porque parece que cada uno hace la guerra por su parte. Cada uno tira de su historia pero pinta poco en la de los demás y precisamente cuando más mola la peli es cuando los tres juegan en equipo. Es cierto que de esta manera los secundarios adquieren mucho peso, además todos los actores son unos “jugones” y te arrastran con ellos, pero la sensación general es que las historias no se entrelazan, cada una evoluciona de forma lineal e independientemente de las demás. Esta desunión se suple en parte con el buen rollito y la quí­mica que hay entre los actores, sobre todo entre los tres primos. Es de esas pelis en las que se nota en el ambiente que los actores, director y equipo son coleguitas, se lo pasan muy bien haciendo cine y lo contagian al espectador.

quim-gutierrez-y-raul-arevalo

Es muy divertida, no es un humor de carcajadas ni de gags preparados sino que es mucho más entrañable que todo eso porque te sientes identificado ante las reacciones y la forma de actuar de los personajes. Quizá no porque tú las hayas vivido o porque reacciones así­ ante una determinada situación (que también puede ser) sino porque los personajes hacen gala de esa idiosincrasia tan marcada de la cultura española, y en ese aspecto tanto Raúl Arévalo como Quim Gutiérrez son unos verdaderos cracks. Esto Daniel Sánchez Arévalo lo sabe y lo tiene muy en cuenta a la hora de darle al teclado del ordenata, por eso el guión está plagado de diálogos rápidos que los actores interpretan con una soltura y un gracejo que hacen que te descojones. Tanto las chicas Inma Cuesta, Clara Lago, Núria Gago, Alicia Rubio como Antonio de la Torre están un escaloncito por debajo en el nivel de intensidad quizá obedeciendo a la jerarquí­a de roles secundarios que desempeñan, aun así­ todos y cada uno de ellos solventa su papel más que de sobra.

Me gusta Primos porque no es solamente una comedia, ahí­ dentro hay algo más. Hay historias, hay drama, te hace reí­r pero también te llega y te emociona. Me parece una combinación muy complicada y quizá no sea un peliculón pero es que el listón que se pone es muy alto. Hoy en dí­a ¿Cuántas comedias hay que no hacen ni puta gracia y cuántos dramas hay que no te llegan o que van directamente a cebarse en lo miserable? Por eso me parece que lo que consiguen Daniel Sánchez Arévalo y este fantástico grupo de actores es mucho más que una buena pelí­cula.


Daniel Sánchez Arévalo | Daniel Sánchez Arévalo | Quim Gutiérrez, Inma Cuesta, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Adrián Lastra, Clara Lago, Núria Gago, Alicia Rubio, Marcos Ruiz | Juan Carlos Gómez | David Pinillos | Julio de la Rosa | Curru Garabal, Fernando Garcí­a, Paco Rodrí­guez, Karmele Soler | Fernando Bovaira, José Antonio Félez | José Antonio Félez | Mod Producciones, AXN, Atí­pica Films, Canal+ España, Instituto de Crédito Oficial (ICO), Instituto de la Cinematografí­a y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Televisión Española (TVE) | Warner Bros. | 4 de febrero de 2011 | 7 |
  • sasha

    De acuerdo con la critica,excelente pelicula que sin ser una obra maestra o un peliculon, funciona mucho mejor que otros films más publicitados y más caros que éste.

    Lo mejor es el buen rollo con el que sales del cine una vez ha acabado el film.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast