Noticias

SE NOS HA IDO LA PINZA

De puro viejo, ya cansa, pero personalmente creo que hay que hablar de ello. El amiguete Fran me ha remitido el artí­culo que El Paí­s publica hoy en su edición impresa sobre la denuncia que la Fiscalí­a de Barcelona ha interpuesto a Ángel Sala, director del Festival de Cine Fantástico de Sitges, por proyectar A Serbian Film en su última edición.

Dejando de lado la calidad del filme, aquí­ lo que se juzga es la presunta exhibición de pornografí­a infantil en una sala de cine porque, tal y como reflejamos en su dí­a, el actual código penal recoge en su artí­culo 189.7 el posible castigo con penas de tres meses a un año de cárcel o multa a quien “produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare por cualquier medio material pornográfico en el que no habiendo sido utilizados directamente menores o incapaces, se emplee su voz o imagen alterada o modificada”.

Según El Paí­s, esta denuncia es consecuencia de otra interpuesta ante la Fiscalí­a General del Estado por parte de una asociación de protección al menor, tras el éxito de una tercera, interpuesta poco antes en la Semana de Cine de Terror de San Sebastián, que culminó con la prohibición cautelar de la exhibición de la pelí­cula por parte de un juez.

Según parece, tras ser llamado a declarar por la Fiscalí­a de Barcelona (que previamente visionó el film), Ángel Sala negó haber visto la pelí­cula (por lo que desconocerí­a su contenido), un argumento poco creí­ble viniendo del director de un festival, que además parece rebatirse con varios mails y documentos adjuntados en la denuncia. Obviamente Sala trata de cubrirse las espaldas agarrándose a lo que puede.

angelsala2

Enemigo Público.

El problema es que si bien la ley parece amparar la denuncia ya que la pelí­cula se ajusta a lo establecido en el artí­culo 189.7 como sancionable, lo cierto es que todo esto es el resultado de un juicio paralelo en los medios de comunicación ante la polémica levantada por una cinta que, de acuerdo, contiene imágenes bastante explí­citas de pornografí­a infantil SIMULADA, pero ni se hace apologí­a de dichos actos, ni se retratan de una forma que pueda resultar “disfrutable” (o hablando en plata, no vale para pajas de ninguna persona mentalmente sana), y, sobre todo, hay que tener en cuenta un elemento básico, estamos hablando de una FICCIÓN.

Y es que aunque a mí­ me parezca de perogrullo lo absurdo de todo esto parece que hay que explicar claramente que la única realidad de todo esto es que una persona puede acabar en la cárcel por exhibir públicamente una pelí­cula de ficción con contenido violento. Porque, amigos, la definición legal de pornografí­a es tan vaga y arbitraria que por esta regla de tres podrí­amos juzgar a cualquier exhibidor que haya programado pelí­culas como Kids (donde varios menores tení­an relaciones sexuales), Happiness (donde la peli culmina con la gayola de un chavalí­n cuyo padre es un pederasta), Rambo (donde el malo le peta el cacas a un niño y tiran a algún otro al fuego), Lolita (donde Jeremy Irons retoza en la cama con una doble de la niña protagonista), etc. Es de locos. Las ficciones sirven para contar historias, del tipo que sea. Es absurdo prohibir una pelí­cula como A Serbian Film y permitir otras como las citadas, eso por no decir de lo chorra que resulta valorar como “peor” un delito ficticio contra un menor y uno ficticio contra cualquier persona adulta, porque en ambos casos son ficciones, y por tanto las ví­ctimas no son tales. ¿A qué menor defienden quienes han interpuesto la denuncia inicial? Dudo que a ninguno de los participantes en la peli porque uno era un muñeco y el otro, ojo al dato, actuaba sólo en los primeros planos de la polémica escena. Y dudo, por supuesto, que a ninguno presente en la sala cuando se proyecto la pelí­cula porque, otro dato importante, la pelí­cula se mostró solo a público adulto y en una sesión de madrugada.

¿Entonces dónde está el daño? ¿Se trata de una afrenta moral a quienes no saben distinguir ficción de realidad? ¿O quizás se está haciendo daño a todos los niños del mundo aunque jamás vean esa pelí­cula? ¿Sómos tan ingénuos de pensar que esta pelí­cula va a generar ordas de pederastas tras ser proyectada? ¿Es que el público de El Silencio de los Corderos acabó imitando al refinado Hannibal Lecter por atractivo que nos lo presentasen? ¿O más bien es que no queremos reconocer que las ficciones no hacen más que reflejar determinadas realidades y buscamos culpables donde no los hay? Como en muchos casos anteriores, parece que siempre será más cómodo echarle la culpa al cine, la música, los videojuegos o la literatura de los males del mundo. Hay gente que se siente tremendamente cómoda señalando con el dedo todas estas cosas en vez de hacer frente a las reales.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • rafaelgg

    Bueno pues los 3 restantes puntos siguen vigentes.
    Quizás de toda esta polemica salga algo bueno, y a partir de ahora el bueno de Angel Sala:
    1-Descubra que el Festival de Sitges está dedicado al Fantastico EN GENERAL, y no solo al terror.
    2-Deje de lado un poco esa pose de “profeta de cine transgresor, provocador e incomod”, y a partir de ahora para seleccionar la programación del festival, use menos el criteroi del “morbo” y el “amarillismo” y más la calidad cinemtagráfica.

  • http://adadadad 00110011

    Rafael, tienes razón, pero no tienes razón en una cosa. No se ha metido un tijerazo en todos los festivales donde se ha proyectado la pelí­cula. Creo que en Cannes y en un festival de Portugal, no cortaron ninguna escena.

  • rafaelgg

    Vamos por parte:
    1-ANGEL SALA NO VA A IR A LA CARCEL, porque aún cuando fuera declarado culpable, al ser una pena menor de 2 años y no tener antecedente, se suspenderia dicha pena de cárcel.
    2-En los demás paí­ses se ha exhibido sin problema PORQUE SE HA DADO TIJERETAZO A LAS ESCENAS MAS BESTIAS, Y A TODO EL COMPONENTE TIJERETAZO. Ergo no procede quejarse de que en este paí­s hay menos libertad que en los otros.
    3-Que por un lado se hable de que las partes más bestias son necesarias para la integridad artí­stica, y por otro se amputen dichas partes para poder explotarla econocimante, me demuestra que no se trata de “arte” sino de mercantilismo basado en el morbo sensacionalista.
    4-Parece ser que El Fiscal alega que la pelí­cula puede promover la pederastia: PERSONALMENTE ME PARECE UNA GILIPOLLEZ, porque soy de los que cree que en este tipo de situacions el cine no es el deteonante de los actos criminales, sino la escusa para ejecutarlos y que el cieno ya se haya en la mente de quien mató o torturó tras ver la pelí­cula.

  • Bracero

    “En definitiva, que el fiscal ha actuado legí­timamente, pero con el sentido de la justicia de un inquisitor de la edad media y la sensatez olvidada en un cajón”

    Javier, como siempre, tienes las palabras perfectas

  • http://adadadad 00110011

    “…En ningún momento he dicho que sea CONDENADO , si lees mis comentarios dejo claro que veo correcto que sea JUZGADO y que visto el tema por el juez no creo que sea CONDENADO por ello, son dos términos que no tienen nada que ver el uno con el otro, ser juzgado no significa ser condenado como bien debes saber…”

    Tienes razón, pero joer, el tí­o puede ir a la cárcel, y eso no es una tonterí­a. ¿Lo aceptarí­as? A mi me parece muy fuerte si llegan a condenarle.

    Cuando dije que no tení­a en cuenta el artí­culo, no lo decí­a en el sentido de que no sabí­a nada. Solo dije que lo mas seguro es que lo habí­a dejado pasar, y por eso supongo yo, no le debió dar mayor importancia. Para la próxima estará mas atento.

    También pienso que si no hubiera habido una alarma social sobre la maldita pelí­cula, nadie habrí­a ido a denunciarle. El revuelo que se ha montado, por culpa de los medios de comunicación, que no saben como tienen que rellenar sus noticias, han despertado la ira y la curiosidad de muchas personas. Incluso hay personas que, sin haber visto la pelicula, irí­an más lejos que la fiscalí­a. ¿El pueblo ha hablado? ¿La fiscalí­a ha sido muy utilitario y oportunista?

  • Naginata

    00110011 cuando una ley se hace ambigua se deja abierta a futuras situaciones que en el momento en que se redactó no se conocí­an o no eran imaginadas en ese momento, muchas leyes por ejemplo de caracter penal no tienen en cuenta la existencia de internet justamente porque para entonces no existí­a y si fueran muy cerradas todo lo que fuera referente a internet (y solo lo pongo por ejemplo entendedor) no podrí­a ser interpretado legalmente.

    En ningún momento he dicho que sea CONDENADO , si lees mis comentarios dejo claro que veo correcto que sea JUZGADO y que visto el tema por el juez no creo que sea CONDENADO por ello, son dos términos que no tienen nada que ver el uno con el otro, ser juzgado no significa ser condenado como bien debes saber.

    “en su momento dí­a, no tuvo en cuenta un puto articulo!!! ”

    Si lo dices de esta manera claro que suena mal..pero a ver, es director de un festival de cine y debe conocer toda la ley (el o los abogados del festival) referente a todo lo que relaciones la difusión de films (coño, es su trabajo) así­ que si en el código penal hay 40 artí­culos referentes a “exhibicionista de imágenes ” de cualquier tipo debe conocerlos… es como saber el código de circulación cuando estas conduciendo..no conocer uno puede provocar un buen lí­o en una carretera.

  • verwirrung

    Yo, como he dicho otras veces, creo que estos casos tendrí­an que juzgarse mirando la intencionalidad de las imágenes. Retratar en cine sexo con un menor no tiene por qué ser pornografí­a infantil, igual que retratar una violación no se considera pornografí­a (tampoco el ejemplo de los desnudos, sean o no “gratuitos”, que de eso en nuestro cine sabemos mucho) Me parecerí­a un caso muy distinto si habláramos de una pelí­cula que, real o no, tuviera como público a un pedófilo, y cuya única finalidad fuera mostrar sexo con menores, fuera o no fuera de verdad. Pero si nos ponemos entonces en este plan(que me recuerda al mucho menos extremo caso de no querer que los protagonistas de las pelí­culas fumen), corremos el riesgo de ir acercándonos al punto en que las reglas de la sociedad se apliquen igualmente a la ficción o cualquier otro arte (por desagradable, absurdo, o chusco que sea, que serí­a una discusión totalmente distinta) y al final todo sea el mismo tipo de producto limpio, bonito, polí­ticamente correcto y agradable para todos que muchos quieren que impere.
    Y esto no te lo dice un defensor del cine “extremo”, te lo dice alguien que cuesta creer que a un tio le pueda gustar el cine gore teniendo más de 17 años; pero el cine es cine y uno deberí­a tener el derecho a rodar lo que quiera. Aunque sea una mierda, que posiblemente sea el caso.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast