Críticas

RANGO

NOTA: Con algo de tiempo en mis manos, vamos a ver si puedo ir rellenando unos cuantos huecos de pelis que servidor ha ido viendo estos últimos meses. Rango, Animal Kingdom, y, “sihaysuertecruzamoslosdedos” Ispansi, para comenzar. De todas formas, gracias a todos por vuestro interés en conocer nuestra opinión y espero que el tiempo de retraso no disminuya vuestro vigor en los comentarios.

Bien. Rango es una locura de pelí­cula en la que veo cierto problema que aqueja a determinadas producciones de animación infantil, destinadas clara y rotundamente a un público en concreto: por un lado, está la Pelí­cula que quiere el director, y por otro lado el producto fiable, planito, fácil de consumir, accesible, con el que el estudio desea rellenarse los bolsillos. No es un caso único ni mucho menos aislado (Disney por etapas, y sobre todo Ratatouille, de Pixar, son ejemplos válidos), pero muy pocas veces he visto que ambas intenciones estén tan increí­blemente distanciadas como en este film. Y eso afecta mucho a la peli, que se hace un poco larga y nunca encaja. Sin embargo, es diferente (si a veces se deleita demasiado con eso, lo dejo a vuestro parecer: yo creo que no) y, sobre todo, cuenta con una caracteristica particular que lo diferencia de todos los demás: en términos puramente técnicos y desde mi limitado conocimiento del género, es el film de animación más acojonante que he visto desde Akira.

rango1

Rango comienza con un monólogo completamente absurdo protagonizado por un camaleón parlante que se casca durante diez minutos lo que parece un discurso improvisado sobre, atención, el Existencialismo. Es difí­cilmente la clase de material que uno se espera de una pelí­cula de animación infantil y lo que viene a continuación sigue tirando las reglas por la ventana. Un accidente de tráfico deja a Rango (Johnny Depp) completamente perdido en mitad del desierto hasta que se encuentra un pueblo del oeste acosado por la falta de agua y dominado por un cacique local con forma de tortuga en silla de ruedas en flagrante homenaje –como la trama en sí­– a John Huston en Chinatown. Por una pura confusión, Rango acaba como sheriff local y tiene que hacer todo lo posible para convencer a la gente –que necesita desesperamente un héroe y sobre todo Beans (Isla Fisher), el interés romántico de la peli– que no es el farsante que en realidad es, por mucho que su comportamiento (Rango es un poco pijí­n, y tiene enorme tendencia a pasarse de listo)  difiera del resto del pueblo (de mentalidad más humilde y al borde de morir de hambre). Y de paso, resolver el misterio: ¿a dónde ha ido el agua?

Así­, Rango es una mezcla casi imposible de western y cine negro con la dificultad añadida de que Gore Verbinski, su director, está completamente desatado –se puede deducir que con este film se está soltando de años y años de Piratas del Caribe– y con unas ganas enormes de volver a sus raí­ces y al gusto tradicional que tení­a por el cine absurdo –Un Ratoncito Duro de Roer o las mejores partes de The Mexican–. Un film así­, muy simbólico (véase el personaje de El Espí­ritu del Oeste) que mete secuencias psicodélicas por doquier, referencias al drama clásico (un coro griego de pájaros mariachis, por dar color) e introduce un montón puyitas cinematográficas (Leone, anyone?), literarias y musicales, difí­cilisimas de pillar para un niño (o para los idiotas como yo, que seguro que se me han escapado unas cuantas), deberí­a hacerse complicado de querer.

Sin embargo, Rango triunfa aquí­ porque sabe lo que es y está encantada de serlo. Otras pelis que han intentado tomar un derrotero similar (y la Alicia de Burton es el primer ejemplo que me viene) se rajan. Intentan ponértelo fácil. Rango se alegra de ser así­ y cuánto más complicado te lo pone, más ganas tienes de acercarte, al menos en mi caso –y de todas formas, toda esa parte incluye algunos gags universalmente cachondí­simos: la mosca que se toma el vaso de licor, el cruce verbal entre  Beans y la “mujer fatal” del pueblo–. De alguna forma nos dice que no por absurdo tiene que ser difí­cil, o alienante. A todos aquellos que tengan por favorito el episodio de Los Simpson donde Homer se toma el peyote: esta es su peli.

rango2

Pero durante media hora (y lo que es peor, más o menos a mitad de pelí­cula, cuando el film deberí­a tomar impulso para la recta final) claramente podemos ver que Rango toma otro derrotero: se convierte en la pelí­cula que desea la productora. Os aseguro que no es una conjetura: me apoyo en el hecho de que, durante esos treinta minutos, las caracterí­sticas que he mencionado antes prácticamente DESAPARECEN por completo (los que la hayáis visto: es el conjunto de escenas que siguen a la partida de protagonistas a través del desierto para buscar agua y que concluyen con la persecución por el desfiladero, que es espectacular, sí­, pero también parece que sale de ninguna parte). Esta media hora es mucho más fácil, intenta desarrollar una trama medio romántica con calzador, y como os dije, la vena Chanante que dominaba la peli no es que brille por su ausencia, pero sí­ parece que le cuesta más entrar. El film recupera todas sus bazas en la última media hora –y para entonces el film se está haciendo pelí­n largo– en particular con un cameo absolutamente increí­ble, pero nunca te quitas de encima la sensación de que todo el equipo técnico se ha tomado un descanso antes de retomar la tarea y no sabe muy bien dónde se habí­a quedado.

Al margen de estas cuestiones, uno siempre puede ver Rango y flipar completa, total y absolutamente con la exhibición que realiza Industrial Light & Magic, a la que Weta Design, Pixar, Digital Domain parecí­an haberle comido la tostada a principios de década. Si esto no es un golpe sobre la mesa “NOSOTROS HICIMOS PARQUE JURÁSICO” que venga Dios y lo vea: al margen de que Gore Verbinski desarrolla el sistema de capturas de movimiento como nadie –primero rodó el film “al natural” ante los técnicos de animación, para que captaran los detalles particulares de los movimientos de los actores–, y al margen de que el film redefine el término “fotorrealismo” (ese desierto es de verdad, maldita sea), el mérito más sensacional de Rango reside en la manera en la que el diseño de personajes regatea a tu cerebro: todos ellos están realizados con un claro sentido artí­stico, distorsionados y aún así­ tu cabeza intenta encontrar equivalencias con la realidad.

Hay tres clases de personajes en el film: la mayorí­a –nuestros protagonistas– se encuadran en este grupo, otro segundo grupo, es calcado a la realidad (el águila es de verdad, maldita sea) pero un tercero, el de los dos o tres humanos… bien, es como ver, más o menos, una pintura de Norman Rockwell: no sabes donde acaba el “dibujo” (argh) y comienza el “realismo” (argh). El film parte de las sensacionales bases del Avatar de Cameron –donde hay muy pocos puntos de referencia con un ser humano, por lo que la comparación resulta tan odiosa como inexacta– y me proporciona una sensación extraordinariamente convincente: sabes que son caricaturas, pero el componente de realidad que hay en ellas (los ojos están vivos, gente, vivos) salta automáticamente. Y esto me parece jodidí­simo de conseguir. No sé vosotros.

rango3

En definitiva, creo que cuando comienzas a pensar en Rango como pelí­cula al completo, pierde. Pero como conjunto de méritos, cuando Rango ES realmente Rango, no tiene precio porque muy pocas veces se ha hecho algo parecido en el cine de animación de gran presupuesto. Es un film excéntrico, que no concibe otra forma de existir que siendo absurdo, algremente ilógico (en sentido de “valiente”, no “ilógico pero me rajo”), diferente y enormemente creativo,  a sabiendas de que es un material muy complicado como para meter dentro de él la clásica peli para niños. Creo que pelí­culas así­ enriquecen el género de la animación. Creo que Rango ha hecho 2011 enormemente más curioso y por ello no queda sino dar las gracias, y si de paso pegas una patada hasta la estratosfera al listón de los FX , pues casi mejor.


Gore Verbinski | John Logan | Johnny Depp, Isla Fisher, Ned Beatty, Abigail Breslin, Alfred Molina, Bill Nighy, Stephen Root, Harry Dean Stanton, Timothy Olyphant. | Roger Deakins | Craig Wood | Hans Zimmer | Mark 'Crash' McCreery | Gore Verbinski, Jacqueline M. Lopez, Shari Hanson, Adam Cramer | Tim Headington | Nickelodeon Movies |
  • carlo alberto ultengo caldron

    q significa los personajes

  • http://twitter.com/LeandreMarti Leandre Duran Tapia

    Sé que voy con años de retraso pero es que vi la peli tiempo después de salir y para entonces ya se me habia pasado esta crítica.

    Decir que coincido mucho contigo, solo en una cosa difiero. Para mi como película al completo no tiene precio, justamente porqué me es imposible separar el completo del conjunto de méritos.

    Para demostrar mi teoria decir que ayer pasé la película a la família (una vez al mes quedamos todos para ver un film) y a todos les encantó de un modo u otro. Y las edades iban de 12 años a 82. Las niñas de 12 años se reian. Yo y mis primos (18-26) apreciamos más cosas. Los adultos disfrutaron. Y mi abuelo que odia absolutamente el cine más allá de los 80 (aprox) quedó alucinado con la animación.

    En fin, que cada pequeño mérito hace que agrade a unos y a otros, por lo que este conjunto de méritos, creo yo, hace que la película al completo no tenga precio.
    PD: Siempre es un placer ver buenas críticas (menos esa media hora en la que concuerdo) de películas que te encantan xD

  • http://losextrasdeldvd.blogspot.com Hugweyn

    Me la apunto. En su momento no tuve ocasión de verla, aparte de que habí­a cosas en el trailer que me parecí­an concesiones muy burdos al público infantil, pero veo que mis impresiones iniciales, muy positivas, eran acertadas.

  • Don

    A mí­ me pareció una peli cojonuda. Diseño de personajes, BSO, fotografí­a,… todo está perfectamente medido. Y el guión no se queda atrás, creo que se trata de la peli con más referencias y además bien integradas que he visto. No es un Shrek donde se meten chistes sin ton ni son, aquí­ están integradas de forma perfectamente natural. Vamos una delicia y más para un fan de la trilogí­a del dolar como lo soy xD.

    Sin duda es la peli que acumulará premio este año en el campo de la animación y más viendo el ridí­culo trailer de Cars 2 que pinta realmente mal.

    Por cierto, me gustarí­a reivindicar “El hombre del tiempo” otra gran peli de Verbinski.

  • Chernobog.

    Totalmente de acuerdo con la critica. Salvo que a mi no se me hizo larga.

    Creo que hacia tiempo que una pelicula ( y quito “de animacion” ) me inspiraba tanto y me dejaba con la sensacion de estar viendo algo diferente y que se convertir en una pelicula de culto.

    La animacion es BESTIAL. El diseño de personajes es brutal (porque coño no hacen algo asi con el comic blacksad?). Los decorados, el principio (cuando tiene el accidente y cae encima del cristal tenia los pelos de punta), los guiños, ese espiritu del oeste!. El pez amarillo!.

    La fotografia y sobre todo la banda sonora que creo no has mencionado son de lo mejor del año.

    Lo que me jode es que la gente no la vaya a ver porque se venda como “producto infantil” cuando no lo es.

    En fin. para mi es una maravilla que hemos tenido la suerte de ver.

  • Sr.Eames

    Cuanta sabiduria en tus palabras Fare.La de Mr fox y como entrenar a tu dragón son bestiales.Ambas con bandas sonoras antológicas y con escenas que se me quedarán grabadas en la retina para siempre,como el robo desde las cámaras y el dibujo del dragón con el palo respectivamente.

  • Fare

    Pero es que Pixar y Miyazaki juegan en ligas distintas. Cada uno en la suya.

    No por que sean extremadamente mejores, la de entrenar a tu dragón es un buen ejemplo, Mr Fox otro, sino por que Miyazaki es el único autor japones que se dedica a existir por sí­ mismo en un mercado donde todos SE COPIAN y se FOLLAN A Sí MISMOS, y Pixar ha producido y estrenado lo más trascendente en animación americana de la historia. Aunque Pixar hiciese algo malo (difí­cilmente), serí­a aún más difí­cil que fuese un fracaso total.

    Mr Fox, para mí­, muy cerca de ser una grandí­sima pelí­cula. Pero muy que muy buena.

  • Jabbo

    Me gustó mucho cuando la vi. El problema es que hoy dí­a, o eres de las dos compañí­as que exprimen el cine de animación (Pixar, y un poco después, Dreamworks), o no te hacen ni caso. “Que me voy a ver Rango” “¿Eso que es?” “La peli del camaleón” Pero claro, es el tí­pico problema de siempre, de esos ignorantes que piensan que “si es de dibujos es para crí­os”.
    PD: Me hubiera gustado que SPOILER el Espí­ritu del Oeste hubiera sido doblado por Clint Eastwood (y por supuesto, Constantino Romero en español) en lugar de Timothy Olyphant, pero en fin, no se puede tener todo FIN DE SPOILER.

  • http://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    @doc

    Pues ahora que lo mencionas, también. Yo creo que no es el primer objetivo de la peli, porque me parece juega a otras cosas. Pero desde ese punto de vista está bastante claro.

    Ahora, lo que propones conciliar es chungo de hacer, pero CHUNGO, CHUNGO, CHUNGO.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast