Reportajes

ENTREVISTA A DANIEL STAMM

Los amiguetes de DeAPlaneta nos han facilitado una entrevista con el director de El íšltimo Exorcismo, Daniel Stamm, ya transcrita al español. Este viernes 6 de Mayo se estrena en cines la pelí­cula que revive el género de exorcismos de una forma muy digna y, por fin, terrorí­fica.

Hoy en dí­a se hacen muchas pelí­culas sobre exorcismos, ¿qué elementos nuevos aporta El íšltimo Exorcismo?

Creo que se pueden hacer miles de historias que traten sobre el exorcismo de la misma forma que se pueden hacer distintas pelí­culas sobre vampiros. Las pelí­culas sobre el exorcismo pueden ser tan diferentes como lo son las pelí­culas sobre vampiros entre sí­, está Drácula, está Crepúsculo y muchas otras historias de vampiros. Creo que sucede lo mismo con la posesión, se trata de un campo muy amplio. Creo que no hay que abandonarse a los efectos especiales, tienes que crear tu propia historia, que tus personajes sean únicos y que la gente los recuerde, unos personajes que tengan su propio conflicto. Se trata de una historia muy humana que planteé con Eli. Eli siempre cuéntala historia de cuando nos conocimos. Le pregunté y me dijo que El Exorcista era su pelí­cula de terror preferida. Rápidamente me puse serio y le dije que no habí­a hecho una pelí­cula de terror, que lo que habí­a hecho era un drama, sólo que habí­a salido realmente oscuro. Creo que gran parte de esa afirmación es cierta, hemos hecho una pelí­cula sobre personas, sobre su lucha interna, y lo sobrenatural es sólo el catalizador de esa lucha. Podrí­as hacer otras quinientas pelí­culas sobre exorcismos, igual que se pueden hacer de vampiros u hombres lobo. La clave está en tener una historia potente y unos personajes con mucha presencia.

Nos han impresionado mucho los increí­bles movimientos de Ashley Bell, ¿cuál es el truco para que sean tan aterradores?

Creo que el truco es que no hay truco. Ashley Bell tiene articulaciones ultraflexibles y puede moverse así­. No parece un efecto porque no es un efecto, y también implica que se suscite en el resto de actores nuevas reacciones que no están limitadas a una pantalla verde. Podrás ver cómo reaccionan ante esta chica que es capaz de doblarse de esa forma. Se trata de realismo y autenticidad, hemos hecho un gran esfuerzo para que todo pareciese completamente real, y esa es una de las mayores diferencias con respecto a una obra maestra como El Exorcista, en la que hay muchos efectos especiales.

Patric Fabian también parece muy convincente en su papel de reverendo Cotton Marcus, ¿se documentó mucho para alcanzar tal realismo?

Sí­, investigamos bastante, todos nosotros lo hicimos. Fui muy afortunado, ya que el reparto ha aportado mucho a la pelí­cula. Para mí­ era muy importante que ellos pudieran experimentar cómo es ese mundo, que ellos pudieran escuchar los sermones y leer libros sobre el tema. Investigaron mucho y me lo presentaron después. Se metieron mucho en sus papeles según investigaban el tema, hablaron con gente que sufrió posesiones y también vimos todas las pelí­culas sobre posesiones, porque querí­a asegurarme de que no hací­amos nada parecido a El Exorcista o El Exorcismo de Emily Rose. También contamos con un exorcista real, fue algo genial, porque allí­ es algo muy normal. Nos enteramos de que el hermano de nuestro conductor era un exorcista de verdad, así­ que nos lo llevamos como nuestro asesor en la materia durante el rodaje. Lo que fue realmente increí­ble es que no resultó nada fuera de lo común para él, porque se lo tomaba como si fuera un trabajo cualquiera. Tiene un trabajo real y también hace exorcismos. Patrick Fabian intimó muchí­simo con él e incluso calcó algunas de sus expresiones. La escena del sermón es una reinterpretación de uno de los sermones que le oyó pronunciar en la realidad.

La pelí­cula ha sido número uno en la taquilla estadounidense, ¿qué se siente al lograr un éxito así­ con tan poco presupuesto?

Te hace sentir muy bien, llegar a los 41 millones de dólares con un presupuesto de 1’8 millones es un gran éxito. Pero también soy consciente de que tiene mucho que ver con el marketing. La apertura de una pelí­cula de terror en la primera semana depende mucho del marketing. En Estados Unidos se ha hecho un trabajo de promoción increí­ble. Es auténtico poder ver los pósters de la pelí­cula por todas partes. Un dí­a estaba en un atasco en Los Ángeles y miré un gran cartel de la pelí­cula con mi nombre debajo y pensé “voy a mirar a otro lado, nunca he sido narcisista y así­ no hago más que alimentar mi ego”. Miré al otro lado y habí­a un autobús con el póster de la pelí­cula en una parada. No podí­as ir a ninguna parte sin encontrarte con ella. Fue tan surrealista que tardé una o dos semanas en digerirlo, es una locura.

La pelí­cula se rodó en Luisiana, tierra de supersticiones. ¿Hubo alguna anécdota que nos quieras contar?

Luisiana es históricamente muy especial, porque fue ocupada por muchos paí­ses, creo que hasta seis naciones diferentes ocuparon esas tierras, así­ que allí­ están todas esas culturas enfrentándose, así­ como distintas religiones. Hay protestantes, mormones, sectas, hay vudú, está también la Iglesia Católica… Y todas se enfrentan entre sí­, de alguna forma luchan por captar tu atención para que su mensaje llegue a más y más gente para prevalecer sobre otros cultos. Es un entorno en el que la religión es muy extrema, muy fanática, y es algo de lo que no puedes escapar porque están por todas partes y las supersticiones son algo con lo que viven todos los dí­as. Cuando los actores se sentaban para comer con el equipo de Luisiana, era bastante normal que surgiesen historias de terror y asuntos sobrenaturales. Sucedieron cosas raras en esa atmósfera, pero no sobrenaturales… Por ejemplo, un dí­a de pronto apareció un caimán en el set de rodaje a un metro de nosotros, mirándonos fijamente. Luisiana es como hacer un viaje en el tiempo, se trata de un mundo completamente distinto en sí­ mismo y es alucinante que los actores hayan vivido en ese mundo y se hayan sumergido en esa atmósfera. En lo que a lo sobrenatural se refiere, yo siempre estaba esperando que algo ocurriese, por todos esos sucesos que tuvieron lugar en el rodaje de El Exorcista, pero no sucedió nada durante el rodaje. Pero cuando la pelí­cula se estrenó, hubo un cine en Oklahoma que la estaba proyectando y se quemó hasta los cimientos. Salió en todas las noticias y allí­ estaba, en un fondo humeante sobre las ruinas se podí­a ver el cartel de El íšltimo Exorcismo, eso fue bastante inquietante…

¿Qué tal es tu relación con el productor, Eli Roth?

Bueno, fue muy í­ntima y muy intensa, porque si trabajas con alguien en una pelí­cula durante un año y medio, acabas conociéndolo muy bien. Lo conoces en profundidad porque una pelí­cula es básicamente cómo ves el mundo, cómo lo retratas. Y si al trabajar con el productor, él también es director y guionista es genial, porque acabas debatiendo mucho sobre asuntos creativos. Fue increí­ble contar con alguien como él, no siempre opinábamos igual, pero siempre llegábamos a un acuerdo. Habí­a muchas negociaciones, mucha colaboración y eso es genial para alguien como yo que nunca habí­a tocado el género del terror. Estoy muy agradecido por eso.

¿Crees en la existencia de dios, el demonio, las posesiones y los exorcismos?

No me crié en una familia religiosa, por lo que no crecí­ creyendo en dios. Pero resulta interesante, porque siempre pensé que la gente se hací­a más cí­nica a medida que crece, pero tengo la sensación de que a mí­ me ha pasado al revés. En mi niñez tení­a claro que no existí­a nada, y ahora no lo tengo tan claro. Creo que incluso me estoy moviendo en otra dirección, y al trabajar con gente como Night Shyamalan, que ha plasmado la espiritualidad y lo sobrenatural en su obra y su vida, he conectado con otra faceta. Es muy interesante y tengo la sensación de que deberí­a ver mi aspecto espiritual mucho más de lo que lo he hecho en el resto de mi vida.

Al público español le encantan las buenas historias de terror, ¿quieres enviarles un mensaje?

Queridos amantes del terror, por favor, continuad apoyando las pelí­culas de terror independiente, únicas y originales, porque es la única forma de que acabemos con todos esos remakes, secuelas y pelí­culas que sólo se estrenan para hacer dinero y no tienen nada más que ofrecer. Muchas gracias y un abrazo a todos.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://twitter.com/joshkortes CULTURETA

    La última frase está bien, pero desde luego su pelí­cula no voy a ir a verla, me parece poco original la idea de un exorcismo, creo que está hecha para sacarme el dinero ya que creo que no tiene nada nuevo que ofrecer.

  • Grigori

    Amén a la última respuesta.

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast