Críticas

INSIDIOUS

Reconozco que cuando la vi en Sitges no me gustó nada, el estilo creepy de Wan, el uso de las ópticas con predominio de angulares muy acusados, la frialdad que emanaba la pelí­cula… en general elementos que en ningíºn momento me ayudaron a entrar en la pelí­cula aquella primera vez. La semana pasada, sin embargo, pude verla de nuevo en pase de prensa siete meses después y, como ocurre muchas veces cuando revisas una pelí­cula, la impresión fue distinta. No tiene nada que ver tragarte una pelí­cula después de tres dí­as viendo del orden de 4 pelis una detrás de otra y con un píºblico engorilado (y que me disculpen los fans de Sitges, pero a veces el cachondeo en la sala es excesivo para mi gusto) que verla tranquilamente con la cabeza despejada y la sala en silencio.

James Wan se ha convertido con esta pelí­cula, la más rentable de lo que va de año en Estados Unidos, en un tipo capaz de dar sorpresas inesperadas en taquilla (Saw fue un éxito totalmente impredecible) y también en un tipo que va encontrando su propio estilo haciendo un cine que puede gustar más o menos, pero que desde luego es muy personal y honesto con sus gustos e inquietudes sin que ello le lleve a conformarse haciendo siempre lo mismo. Se nota que es alguien que ama el cine de terror y que queriendo recuperar un género clásico como el de las casas encantadas ha evitado tirar de fórmulas trilladas al margen de los sustos casi inevitables en este tipo de pelí­culas.

insidious-1

Como decí­a al principio, su forma de narrar visualmente un género que todos conocemos no tiene nada de convencional. Desde las texturas digitales hasta los angulares, el sacar provecho de las carencias presupuestarias haciendo de la serie B ese cine más ingenioso que espectacular que era hace años, la irrupción de los espí­ritus en un hogar ya roto (a diferencia de su referente más inmediato, Poltergeist) y el hecho de que éstos no busquen otra cosa que joder la vida a las personas, sin motivos o desencadenantes previos, hacen de la pelí­cula algo distinto a lo que hemos visto dentro del cine de terror sobrenatural en los íºltimos años. Por eso seguramente gustará a unos que se enamoren de la propuesta por tratar de ser suficientemente original incluso en las escenas más referenciales, y disgustará a otros por lo artesano de la propuesta y por no encontrar en muchos casos los elementos esperados en ella, al menos tal y como acostumbramos en la íºltima década y media.

En la pelí­cula una familia se ve sorprendida por infinidad de espí­ritus cuando su hijo mediano se queda en un inexplicable coma. Espí­ritus que comienzan con apariciones sutiles para luego ir en aumento hasta el desenlace, haciendo a su vez que la iniciativa familiar en la resolución de semejante situación vaya derivando de la madre al padre, cuyo ví­nculo con su hijo es mucho más directo de lo que todos imaginan.

insidious-2

A lo largo de esa trama irán apareciendo personajes reconocibles también en el género, directamente referenciados el Poltergeist, pero claramente distintos tanto en el tono como en el carácter de los mismos. Lin Shaye da vida a una medium totalmente alejada de la mí­stica Tangina de Poltergeist, y los técnicos que la acompañan, uno de ellos interpretado por el guionista de la pelí­cula Leigh Whannell, son una suerte de pareja cómica que aligera la pelí­cula cuando ésta amenaza con ponerse excesivamente gris y malrollera. Hasta su forma de trabajar buscando entes o conectando con ellos resulta renovada con el uso de cantidad de gadgets absurdos que van desde una máscara de gas a un visor de fotografí­as de juguete. También hay homenajes actorales con la presencia de Bárbara Hershey, protagonista de otra de las numerosas fuentes de las que bebe la peli, El Ente (aquella con aquel sorprendente efecto de tetas amasadas por un guarrete invisible).

No es una pelí­cula que me haya entusiasmado, pero desde luego he podido redescubrirla como una pelí­cula distinta, interesante y también aterradora cuando tiene que serlo, en la que ni director ni guionista se han conformado con imitar sus referentes, sino en darles una vuelta y hacerlos propios, introduciendo además ideas novedosas como los viajes astrales.


James Wan, James Wan | Leigh Whannell, Leigh Whannell | Patrick Wilson, Rose Byrne, Ty Simpkins, Andrew Astor, Lin Shaye, Leigh Whannell, Angus Sampson, Barbara Hershey, Crobett Tuck, Heather Tocquigny, Patrick Wilson, Rose Byrne, Ty Simpkins, Andrew Astor, Lin Shaye, Leigh Whannell, Angus Sampson, Barbara Hershey, Crobett Tuck, Heather Tocquigny | David M. Brewer, John R. Leonetti, David M. Brewer, John R. Leonetti | Kirk M. Morry, James Wan, Kirk M. Morry, James Wan | Joseph Bishara, Joseph Bishara | Aaron Sims, Aaron Sims | Jason Blum, Oren Peli, Steven Schneider, Jason Blum, Oren Peli, Steven Schneider | Brian Kavanaugh-Jones, Brian Kavanaugh-Jones | FilmDistrict, Stage 6 Films, Alliance Films, IM Global, Automatik Entertainment, Blumhouse Productions, FilmDistrict, Stage 6 Films, Alliance Films, IM Global, Automatik Entertainment, Blumhouse Productions | Aurum, Aurum |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • javiknight

    Yo la vi ayer y me lleve un chasco, es verdad que da mal rollo, pero al final es un resumen de golpes de efecto, elevacion de la musica, y caretos tras la puerta, vacia tanto en la direccion cutre de serie Z hasta la interpretacion sin calibre.

    Se olvida rapidamente.
    El Sexto Sentido no.

  • javiknight

    Yo la vi ayer y desde luego provoca mal rollo y situaciones acojonates pero es muy vacia, con tantos golpes de efecto “Wes Craven” y una direccion insipida aunque sea serie B que cuando termino ya casi la tenia olvidada.

    Desde “El Exorcismo de Emily Rose” no he visto nada realmente estimulante al terminar la proyeccion.

  • De Kere

    A mi también me gusto bastante la pelí­cula. De hecho, hací­a tiempo que no lograba ver algo decente en el cine de ‘terror’. La ultima que vi fue ‘el ultimo exorcismo’ y…. pche…
    Salvando las distancias, esta me ha recordado aquel film de ’13 fantasmas’.
    De todos modos, estas pelí­culas son MUY susceptibles del entorno de donde la veas. En el cine rodeado de gente y encima con hormonas alteradas o en casa solito metido en la camita de tu cuarto oscuro…. Las sensaciones son diametralmente distintas.

  • Vennora

    a mí­ me encantó la pelí­cula.
    por cierto, habéis visto el cartel español?
    ya le vale al que ha escrito el subtí­tulo.

  • Walter

    Gracias por tu comprensión Javi. Veo que no soy el único al que no le parece raro pensar que al cine se va para ver pelí­culas y no para hacer el mono.

    Dicho esto, ayer estuve viendo “Insidious” y me parece una de las pelí­culas de terror más estimulantes que he visto en los últimos años. James Wan consigue un trabajo que produce miedo de verdad desde el primer minuto, con unos escalofriantes tí­tulos de crédito en los que vemos las distintas estancias de la casa en las que se proyectan extrañas sombras, con el estridente sonido de violines de fondo. El director utiliza el modelo clásico de historia de casas encantadas e introduce unos cuantos elementos innovadores en el argumento, que consiguen que el visonado de la pelí­cula resulte algo fresco ante la contí­nua avalancha de remakes que se estrena mes tras mes. Es evidente que bebe de muchos otros trabajos, como “Polstergeist” o “El exorcista”, pero Wan logra impregnar a la pelí­cula de una entidad y personalidad propias mediante un inconfundible sello personal. Del mismo modo, la falta de presupuesto se viene a paliar con una genial puesta en escena que consigue crear un ambiente enrarecido y siniestro incluso en los momentos en los que aparentemente no sucede nada fuera de los normal. En el apartado interpretativo encontramos a unos siempre efectivos Patrick Wilson y Rose Byrne en los papeles principales, secundados por una Lyn Shaye muy alejada de su papel en “Algo pasa con Mary” emulando a Zelda Rubinstein y a una breve intervención de Barabara Hershey que parece haberle cogido el gustillo a participar en pelí­culas inquietantes tras “Black swan”. Como puntos negativos tal vez el tercer acto no resulta todo lo intenso que deberí­a comparándolo con lo que le precede y alguna aparición espectral no consigue ser tan terrorí­fica como deberí­a, pero esto son faltas menores ante un trabajo que ralla el notable en términos generales. Es de agradecer que una pelí­cula sea capaz de amedrentar al público, hasta el punto de que al menos en mi proyección no se oyó ni un sólo suspiro salvo algún grito de terror esporádico.

    Nota: 8/10

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Una joya no es, y es cierto que ciertos detalles del final, como ese rollo cabaretero que le montan al demonio, a mí­ me echa para atrás que te cagas, pero al verla con más calma pude disfrutar también de sus aciertos, que los tiene, y de una atmósfera de terror que obviamente no funciona cuando la gente aplaude o rie cualquier chorrada que sale en pantalla.

    Yo entiendo lo que dice Walter, también he ido varias veces a la Muestra SyFy y me toca las narices el exceso de cachondeo. No me molesta una risa puntual o un aplauso a alguna escena en particular, pero cuando esa excepción se convierte en norma y el visionado en un “vamos a tomarnos unas cañas y nos echamos unas risas” me toca las narices. Yo voy a ver la peli, no ha escuchar las gracias del grupete empeñado en convertirse en el centro de atención.

  • Leto

    Pues la vi anoche, y no está mal la verdad. No es ninguna maravilla, pero entretener entretiene, y da mal rollo. Es cierto que en el tercer acto la cosa se desmadra un poco demasiado con elementos fantásticos, pero al final la cosa remonta bastante.

    Eso sí­, me pasé la mitad de la peli riéndome, mi novia pegaba unos gritos curiosos con los sustacos, y la cosa es que no era la única. En fin, no está mal.

  • Mr.Langosta

    Sin duda, lo mejor de ver “Insidious” en Sitges fue tener la oportunidad de ver a James Wan con un resacón del 15. Tal y como él confesó, si no llegan a llamarle a la habitación desde la recepción del hotel, se hubiese perdido su propia premiere. Mí­tico.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast