Reportajes

UNA DÉCADA DE MAGIA

Para quienes escribimos esta página, que ya peinamos canas (o no peinamos nada), nos resulta relativamente reciente el estreno de aquel primer Harry Potter en 2001. Por entonces, y bajo la sombra de El Señor de los Anillos, la película que se adaptaba a partir de la primera novela de la saga escrita por J.K. Rowling, se convirtió en un fenómeno sólo comparable al éxito de ventas de los libros de su autora. Orientada a un público infantil pero sin olvidarse de sus acompañantes adultos y bajo la batuta de Chris Columbus, Harry Potter y la Piedra Filosofal fue el primer ladrillo de un mundo mágico que ha ido madurando igual que su público, una película que recuperaba las superproducciones fantásticas orientadas a los niños con las que muchos de nosotros crecimos en los 80, algo en lo que seguramente tuvo un papel fundamental el trabajo del siempre genial John Williams, con una partitura genial y un nuevo tema principal convertido instantaneamente en clásico. Un regusto clásico que no ha impedido una muy coherente evolución hacia un estilo mucho más moderno, oscuro y acorde a la edad de los protagonistas.

La saga ha sido, desde entonces, un fenómeno de masas. Ha conseguido fidelizar a su público gracias, entre otras cosas, a una idea muy global y bien elaborada de cómo debía realizarse el proyecto que ha tenido como pilares fundamentales a unos protagonistas bien atados para no someter la saga a cambios bruscos de actores (lo que ha obligado a un sistema de producción en constante funcionamiento), un gran elenco de secundarios británicos del más alto prestigio (siempre con nuevas incorporaciones) y un ramillete de directores que han ido aportando en cada momento el tono necesario para la historia sin que eso haya supuesto cambios rotundos de estilo.

La segunda película de la saga, también dirigida por Columbus, sin dejar de ser una digna película resultó algo reiterativa respecto a la primera. Por ello, quizás, Columbus se limitó a ejercer de productor en la tercera parte, El Prisionero de Azkabán, y cedió la batuta de director a Alfonso Cuarón tras barajarse nombres como los de Guillermo del Toro, Marc Forster o Kenneth Branagh. Este cambio supuso el salto de calidad y madurez necesario en la saga, siendo para muchos la mejor hecha hasta ahora. Potter comenzaba a crecer, a sentir la soledad impuesta por su destino, que ha sido un tema constante en la saga, y a su vez, a sentir la pertenenencia a un grupo de gente mayor del que pensaba dispuesto a ayudarle a seguir adelante. La entrega, con un notable giro a un estilo más tenebroso, vino marcada también por el triste cambio de actor de uno de los secundarios esenciales de la saga, Albus Dumbledore, que tras la muerte del mítico Richard Harris fue interpretado por Michael Gambon, tras ofrecerse el papel también a Ian McKellen que, inmerso en la vorágine de El Señor de los Anillos declaró: “Ya tengo bastantes problemas dando vida a una leyenda. Dos serían demasiadas”.

El Cáliz de Fuego vendría de la mano de un nuevo director, Mike Newell, después de que Cuarón decidiera no dirigirla ya que mientras empezaba la preproducción de esta nueva parte, el mexicano seguía inmerso en la postproducción la anterior. El estudio pretendía realizar dos películas a partir de este libro, algo que Newell consiguió evitar tras ser convencido por Cuarón de que era mejor acortar la historia y eliminar subtramas que podían desviar la atención de la principal de la película. Esta cuarta entrega marcaría la continuidad sobre el estilo iniciado por Alfonso Cuarón y supondría la entrada en la saga de Ralph Fiennes como Lord Voldemort, resucitado por sus serviles mortífagos. Curiosamente en esta cinta se daría a conocer al gran público el ahora mojabraguer de Robert Pattinson, posterior protagonista de Crepúsculo. Por ello su muerte en la película alivia cual pomada toda la vergüenza ajena que ha desprendido su Edward Cullen, el vampiro que brilla al sol cual mosca de la caca.

Pattinson Potter

En 2007 sería el turno de La Orden del Fénix, la película que pondría sobre la mesa, claramente, los dos bandos que acabarían enfrentados en el cierre de la saga, y sería la película en la que Potter viviría el descrédito de muchos de sus presuntos aliados, profundizándose así en su aislamiento, ya propio de su adolescencia. En esta quinta entrega la dirección correspondería al desconocido David Yates después de que Mira Nair y Jean-Pierre Jeunet dijeran no a una saga donde el papel del director iba a estar necesariamente supeditado al ya titánico trabajo previo. Tarde para dar toques de personalidad. Quizás por eso Yates, director curtido en la televisión británica pero sin un sello autoral ni un nombre reconocido, fue la opción lógica y también la que más dudas sembró hasta entonces. Dudas que quedaron resueltas con el estreno de la película, y que acabarían convirtiéndole en el encargado de dirigir las películas restantes al dar continuidad y unidad estilística al trabajo previo y demostrar ser más que solvente en su papel. La Orden del Fénix sería también la única película de la saga con un guión no escrito por Steve Kloves, que sería relevado por Michael Goldenberg, conocido por los guiones de Contact y Peter Pan: La Gran Aventura.

dumbledorevoldemort

Harry Potter y El Misterio del Príncipe sería la película en la que Potter se vería obligado a tomar la iniciativa sobre su destino, hasta entonces protegido por sus aliados y mentores. Con un tono extremadamente frío Yates narra la muerte de uno delos personajes clave de la serie, Albus Dumbledore, en pleno climax de la película, lo que para muchos fue un final muy poco épico tanto para la película como para el mayor referente de Potter. Yates, a pesar de haber hecho una buena película, decepcionó con un final que, quizás al igual que en las novelas, estaba ya más pensado como un “continuará” que como un final en toda regla, un problema que arrastrará Yates de aquí en adelante.

El último libro de la saga, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, se adaptaría en dos películas distintas con el fin, seguramente más comercial que narrativo, de contar más ampliamente el desenlace y de paso sacar más rentabilidad a la historia, rodada del tirón pero estratégicamente estrenada en 2010 y esta misma semana en 2011. La primera película, como la calma que precede a la tempestad, narra el exilio de Potter de Howarts para buscar los horrocruxes, un palabro que para los neófitos hay que decir que son fragmentos del alma de Voldemort ocultos en distintos objetos que sólo pueden ser destruidos con objetos concretos. Este viaje por distintos rincones de Reino Unido funciona también como viaje interior de los tres protagonistas cuyas tensiones comienzan a aflorar ante un desalentador futuro y una búsqueda casi siempre infructuosa. La segunda película se centra sin embargo en el regreso a Howarts para finalizar la búsqueda de horrocruxes y enfrentar finalmente a Potter con su eterno enemigo. El resultado ya lo veréis a partir del viernes en los cines si no habéis leído los libros, pero sin duda satisfará a quienes se quedaron con la sensación anticlimática de la primera parte, finalizada a capón, uno de los peores fallos con packs de películas realizados del tirón.

Así que esta semana nos veremos ante una película que pone el cierre y broche final a una saga cinematográfica que, pese a sus irregularidades, siempre ha conseguido hacer del género fantástico destinado a niños y jóvenes un cine digno, esmerado, entretenido y de calidad. Ahora con el esperado cierre quedará un vacío que esperemos que se llene con nuevas ideas que atraigan a los chavales a las salas y que dignifiquen el género fantástico con un cine de calidad.

HARRY POTTER EN CIFRAS

En lo que a números se refiere la saga es, a día de hoy y a falta de esta última entrega, la que más ha recaudado en toda la historia del cine con más de 2000 millones de dólares acumulados sólo en Estados Unidos y 6371 en todo el mundo.

Título Presupuesto Ganancias
La piedra filosofal 125 millones $974 733 550
La cámara secreta 100 millones $878 643 482
El prisionero de Azkaban 130 millones $795 634 069
El cáliz de fuego 150 millones $895 921 036
La Orden del Fénix 150 millones $938 212 738
El misterio del príncipe 250 millones $933 959 197
Las Reliquias de la Muerte I 200 millones $952 088 280
Las Reliquias de la Muerte II s/d s/d
Totales a la fecha: $1.105 millones $6.369.192.352

Esto, añadido a los libros, con más de 110 millones de copias vendidas, y todo el merchandising generado por la franquicia, hace de la marca todo un hito empresarial.

LOS PROTAGONISTAS

Una de las principales dudas que quedan ahora es cuál será el futuro de sus tres jóvenes protagonistas. Mientras la mayoría de los secundarios ya venían abalados por carreras interpretativas más que prestigiosas, tanto Daniel Radcliffe como Emma Watson y Rupert Grint han estado vinculados casi únicamente a esta saga.

radcliffe_grint_watson

Radcliffe, actor desde niño (antes de dar vida a Potter ya hizo de joven David Copperfield y tuvo un pequeño papel en El Sastre de Panamá), ha estado siempre bajo la lupa de los críticos. Sus carisma y dotes interpretativas se han cuestionado durante buena parte de la saga y a eso hay que añadir los problemas con el alcohol que el propio actor a admitido recientemente, y que dice que fueron causados en gran medida por el estrés mediático de haberse convertido en icono siendo un niño. Por suerte, al menos según sus propias palabras, hace más de un año que superó ese bache personal y ha tratado de demostrar su valía con papeles tan arriesgados como el de la obra teatral Equus, en la que además de salir a escena el pobre muchacho sacaba su cibrel a pasear ante el público. Actualmente prepara su primer trabajo post-Harry Potter a las órdenes de James Watkins (My Little Eye, The Descent 2), The Woman in Black.

Como Radcliffe, Emma Watson ha estado casi exclusivamente vinculada a la saga de Harry Potter, aunque ya tiene tres títulos previstos para este año y el que viene, siendo en uno de ellos la actriz protagonista, concretamente en The Perks of Being a Wallflower, a las órdenes de Stephen Chbosky. Yo, como el grueso del público masculino de la saga, me congratulo de que los augurios de buenorrismo que apuntaba de pequeña se hayan hecho realidad con el paso de los años (juro que al comienzo de la nueva peli hay una fugaz pero siempre agradecida vista a su escote).

Rupert Grint no se queda atrás, y ya tiene también cuatro películas a la vista, siendo una de ellas el biopic del especialista en salto de ski Eddie “the Eagle” Edwards, además de dos películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial.

Es más que probable que el éxito futuro de estos tres jóvenes actores, que se han forrado con la franquicia, no llegue al mismo nivel que con esta saga, aunque bien es cierto que les quedan muchos años por delante y si el estigma de haber sido asociados durante diez años con un único personaje se va diluyendo, quizás dentro de un tiempo consigan convencer con otra clase de papeles.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • _Lumiere_

    Es curioso ver las similitudes que existen entre Star Wars, El Señor de los Anillos y Harry Potter, hay miles de páginas que las comparan y oye el resultado es muy curioso, supongo que es la esencia de la aventura clásica.

    Yo siempre he comparado la lucha de rayos de Harry Potter como se ve en la tercera foto con las luchas de espadas láser de Star Wars, si hasta comparten colores…

    http://www.theforceperu.net/files/2008/01/Dooku_vs_yoda.jpg

    O estas entre Gandalf y Dumbledore:

    http://img52.imageshack.us/img52/8923/gandalfthewhiter.jpg

    http://img535.imageshack.us/img535/7035/profdumbledore.jpg

    Sendas arañas de ambas sagas incluso la de Harry Potter se llama sorprendentemente Aragog ¿os suena?

    http://3.bp.blogspot.com/_nJLGJOxc1is/TRj2sKLHeGI/AAAAAAAAAFw/dQkfQAiZVJ4/s1600/Aragog.jpg

    http://st-listas.20minutos.es/images/2009-11/162684/1813485_640px.jpg?1296377387

    Incluso el plano en el que Dumbledore muere es practicamente el mismo al de Gandalf cuando este cae en el puente de Khazad Dum con esa camara lenta enfocando la caida.

    Esto no es nada, hay mil cosas para comparar algunas muy curiosas, buscad insensatos buscad…

  • DexterMorgan

    Pues no explicar la historia de Dumbledore y Grindelwald me parece un fallo gordo, sobre todo si la peli dura dos horas. Seguramente le podían haber puesto mas tiempo.

    Es lo mismo que con la sexta. Es ridículo suprimir la parte mas importante del libro, que es el pasado de Voldemort, su familia y su ascendencia.

    ¿Y voldemort muere al morir la serpiente?. ¿Es decir que no tiene que matarlo harry propiamente dicho?. Porque aparte de los Horcruxes (me niego a usar la cutretraduccion española) hay que matar el cuerpo propiamente dicho de Voldy.

    Ya me temía yo algo así, pensando que el tema de las varitas iba a ser demasiado dificil para la película. Pero podían explicarlo a modo de vuelta de tuerca final, a fin de cuentas rodaron la escena en la mansión de los malfoy y demás.

    ¿Merece la pena el 3D en esta peli?.

  • Matt Murdock

    Esta bien, comprendo que sean libros y peliculas sobre Magos que hacen Magia, el problema es que presisamente la magia siempre ha sido un recurso muy resultón, no dudo que la evolucion de lso personajes sea interesante y todo eso, pero es que ver Harry Potter es como ver un un enfrentamiento entre Bugs Bunny y el Pato Lucas o los inventos de Doraemon.

  • jorge4444

    En metacritic comentan que ha valido la pena este esperado final: http://www.metacritic.com/movie/harry-potter-and-the-deathly-hallows-part-2/critic-reviews?dist=positive

    Yo opino que es dificil tarea haber llevado 8 peliculas y que la mayoria (por no decir todas) hayan salido muy bien libradas (tanto en dinero como en calidad)

  • Fare

    Algún día, dice. Ya me veo dentro de poco Harry Potter 8. Luego el reboot.

  • http://www.lashorasperdidas.com/ Ángel Vidal

    “Lo realmente genial hubiera sido concebir Harry Potter como una película, no como una adaptación, por que esas partes que en las pelis se presuponen conocidas (leídas) no se saltarían y dejarían una narración más solida.”

    Para eso habría sido necesario que Warner se hubiera esperado a que Rowling acabara la saga antes de grabar una película, viendo todas las piezas antes de ponerse a montar el puzzle; cosa que no ha ocurrido.

    Sería interesante que se hubiera dado el caso y que lo que estuvieramos viendo este fin de semana fuera en realidad un Harry Potter y la Piedra Filosofal en la que se acentuaran desde un principio las escenas que tendrán vital importancia para el resto de la saga.

    Pero bueno, algún día llegará el reboot.

  • George Kaplan

    Ya Matt Murdock, algún recurso facilón hay, pero es lo que tiene que se trate de una serie de libros DE MAGOS.

  • Arthas_Nerzhul

    “Acá siempre pasa lo mismo, como por ejemplo la de Cuarón, película que me estaba gustando mucho hasta que se sacan de la manga lo de retroceder en el tiempo… ¿por qué?…pues porque es MAGIA!!!”

    Si eso pasaba tambien en el libro….. XD

  • Matt Murdock

    En lo personal nunca me he creído el mundo de Harry Potter, ni sus soluciones Deus ex machina, me resulta muy facilista el que todo se justifique con la MAGIA!!
    es como cuando vi Ninja Assasin ¿por qué pueden acuchillarlo, atropellarlo, dispararle y no salir herido?…AH, es que es NINJA !!
    Acá siempre pasa lo mismo, como por ejemplo la de Cuarón, película que me estaba gustando mucho hasta que se sacan de la manga lo de retroceder en el tiempo… ¿por qué?…pues porque es MAGIA!!!

  • Fare

    Yo creo que en el tema de adaptaciones, primero, prácticamente ninguno de los directores ha entendido la saga. No han sido capaces de traspasar las virtudes (muchas de las cuales tienen que ver con el medio) ni tampoco han entendido que todo puso ser más fácil si se hubieran limitado a rodar sobre las costumbres (costumbrismo mágico, pluf) y usos de la vida que se detalla en los libros, recreándose en eso sabiendo que es lo que engancha a mucha gente. El único libro de la saga que tiene cosas de literatura grande es el quito, por que sabe moverse estando quieto, prácticamente contemplativo, y se desarrollan cosas que nadie esperaba de una saga así. Han intentado rodar sobre los personajes, que en realidad son poco más que un elemento del paisaje del mundo que la autora ha creado. Si algo han demostrado las películas, es que no hay una base resistente sobre la que hacer una película, por que lo único bueno que tienen los libros es apuntalado continuamente por las virtudes propias de la literatura. O sea: los personajes son mediocres. Pero en libro no son tan malos, y a veces incluso buenos.

    Lo realmente genial hubiera sido concebir Harry Potter como una película, no como una adaptación, por que esas partes que en las pelis se presuponen conocidas (leídas) no se saltarían y dejarían una narración más solida.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast