Críticas

HARRY POTTER Y LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE (PARTE 2)

Después de diez años siguiendo esta saga que ha sufrido altibajos, cambios de director e incluso alguna pérdida importante, cierto es que hay que reconocer el mérito de un trabajo bien hecho, de haber recuperado un cine juvenil y fantástico de calidad, y de haber tratado de ofrecer un espectáculo digno a la vez que se cuidaban la historia y los personajes. La saga ha sido un fenómeno de masas como pocas veces se han visto, una fuente inagotable de hacer dinero desde los libros hasta el merchandising más tonto, pero sobre todo ha sido la que ha devuelto a algunos de nosotros la ilusión en un cine comercial y juvenil del que sentirnos orgullosos a pesar de sus defectos, que también los tiene.

Esta octava película, viene a concluir la saga y la profecía que pesa sobre su protagonista, es la película que plasma finalmente el enfrentamiento entre Harry Potter y Lord Voldemort del que sólo uno de ellos podrá salir con vida. Es, sin embargo, un clímax repleto de acción pero algo frío después de tantos años esperando para verlo en pantalla. Como en alguna de las últimas películas, uno tiene la sensación de haber visto una final relativamente emocionante que se acaba resolviendo en los penaltis… no llega a ser tan épica como uno esperaba.

hp72-1

La decisión de haber contado el último en dos partes pesa en esta película igual que lo hacía en la anterior. Si a la primera parte, con un muy meritorio desarrollo de personajes respecto al resto de entregas, le faltaba un clímax en condiciones, a ésta le falta un comienzo más elaborado. El corte está ahí y se nota. Por lo que uno entra en plena vorágine de acción casi sin pausa y sin disfrutar de esa calma que precede a la tempestad, necesaria para abordar el enfrentamiento final con una verdadera noción de estar ante un momento definitivo, irrepetible y dramático. Dos películas de dos horas largas que podrían haberse concentrado con algo de esmero en el guión en una sola de algo más de tres horas, más aún cuando determinados momentos de una y otra, bien marcados por el libro, o bien por falta de tiempo, se resuelven con un deus ex machina justificado vagamente en el mundo mágico en el que transcurre todo (algo que, por otro lado, ha sido una constante en la saga), y que por tanto resulta mucho más intrascendentes de lo que deberían ser. Me refiero desde la destrucción de determinados horrocruxes a determinados usos de las reliquias de la muerte.

Pero si bien la película no es tan épica, memorable y especial como uno pensaba, hay que ser justos en reconocer que la película ofrece el espectáculo visual que se echaba en falta en la anterior entrega enfrentando en una auténtica batalla digna de El Señor de los Anillos a magos y mortífagos en el emblemático escenario de Howarts y, por supuesto, con el duelo entre Potter y Voldemort, en el que varios elementos y personajes acaban resultando trascendentales guiando, como siempre, al protagonista.

Es agradable ver, para alguien como yo que no se ha leído ni una de las novelas, cómo se recupera mínimamente a un personaje tan cojonudo como Severus Snape o la profesora Minerva McGonagall, si bien hay que lamentar que otros no menos importantes en la historia tengan apariciones fugaces para cumplir el expediente con ellos y poco más.

hp72-2

Potter, como tal, está cuidado en lo esencial porque, como comentaba al principio, ese corte tan evidente entre las dos películas y ese casi inexistente momento de reflexión previo a la batalla hacen que todo lo que pasa por su cabeza antes del enfrentamiento y de la asunción de su destino se resuelva de forma algo precipitada. No es que no se cuente, pero desde luego tampoco se cuida lo necesario.

Es por tanto un final esperado, en el que uno no echa en falta demasiado, que divierte y es espectacular, pero que no llega a emocionar como debiera. Se hubiera agradecido un poco más de dedicación y menos precipitación en construir un guión que hilase mejor las dos entregas (o uno solo para ambas) y que no estuviese tan marcado por una decisión más comercial que narrativa lastrada también por un calendario de producción y estrenos en el que el crecimiento de los protagonistas ha sido tanto una virtud como un lastre.

Sea como fuere, la historia llega a su fin, y como en un largo mundial, independientemente de la calidad de la final, tiene que haber un ganador, una celebración y la catarsis de ver culminadas las emociones acumuladas durante toda una saga. Los fans la disfrutarán casi con total seguridad.


David Yates | Steve Kloves | Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, Ralph Fiennes, Michael Gambon, Alan Rickman, Evanna Lynch, Domhnall Gleeson, Clémence Poésy, Warwick Davis, John Hurt, Helena Bonham Carter, Kelly Macdonald, Jason Isaacs, Helen McCrory, Tom Felton, Ciarán Hinds, Hebe Beardsall, Matthew Lewis, Bonnie Wright, Maggie Smith, Jim Broadbent, David Thewlis, Julie Walters, Mark Williams, James Phelps, Oliver Phelps, Chris Rankin, David Bradley, Emma Thompson, Robbie Coltrane, Gary Oldman, Geraldine Somerville, Adrian Rawlins | Mark Day | Stuart Craig | Alexandre Desplat | Eduardo Serra | David Barron, David Heyman, J.K. Rowling | David Heyman, Lionel Wigram | Heyday Films, Warner Bros., Moving Picture Company | Warner Bros. |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • araceli

    donde puedo comprar el libro

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast