Críticas

LA BODA DE MI MEJOR AMIGA

Bridesmaids –¿título castellano? No en esta reseña– es una comedia de gags y una comedia de personajes. Los gags no llegarían muy lejos de no ser por los personajes que los interpretan, los personajes son salvados por los gags cuando comienzan a perder fuelle, cosa que sucede en torno a la última media hora, cuando la peli comienza a ponerse previsible. No parece gran cosa pero, claro, todavía no hemos hablado aquí de la protagonista del film, la veterana del SNL Kristen Wiig. Y Kristen Wiig, en este film, es algo parecido a esto:

Wiig es Annie, una casicuarentañera sin empleo y sin novio estable. Comparte piso con dos verdaderos gañanes, está agobiada por su madre (la mítica Jill Clayburgh) y agota sus noches de cama haciendo de “tercera opción” para un mindundi (Jon Hamm). Y su mejor amiga, Lillian (Maya Rudolph) está a punto de casarse en una ceremonia supervisada por la acojonantemente pija Helen Harris III (Rose Byrne), su rival enconada por belleza, estrato social y elevada autoestima. Está muy contenta por Lillian, pero para Annie la boda es la gota que colma el vaso, y su estado de nervios amenaza no sólo con reventar por los aires el feliz acontecimiento, sino con arruinar una oportunidad para recuperar no sólo el amor, en este caso el bonachón policía de tráfico interpretado por O’Dowd, el de Los Informáticos, sino a ella misma: una persona muy maja que prepara unos extraordinarios pasteles al ritmo del Paper Bag de Fiona Apple, en una secuencia íntima, sorprendente y reveladora. Vas con ella desde el minuto uno.

Bridesmaids tiene una gran pega: es enormemente conservadora. Sabéis qué es lo que va a suceder. Pero es conservadora desde el cariño y uno casi no tiene tiempo para abordar defectos del film, comenzando por su duración –una vez más: 120 minutos es demasiado para una comedia– cada vez que Wiig aparece en pantalla, dando forma a un personaje que a nivel emocional desata paralelismos con el Diablo de Tasmania. Sabréis qué va a suceder, pero no váis a saber cómo. La gran diferencia con la comedia femenina que ha representado Bridget Jones durante todos estos años es que (al margen de ser realmente DIVERTIDA) aquí nunca se victimiza a su heroína, y la queremos aún más por ello. Annie va a cometer muchísimos errores a lo largo del film y Wiig, como coguionista (la otra es Annie Mumolo, quien aparece en el film en un cameo memorable), se va a asegurar de que va a recibir lo que le corresponde. Ni va a encontrar un trabajo en la tele por arte de magia o se va de unas vacaciones pagadas a Tailandia, ni va a estallar en un brote histérico/etílico de autocompasión rodeada de diez amigos que van a recordarla lo maravillosa que es: o ella cambia o lo perderá todo.

Pero la peli, en sí, no abre nuevos caminos; los gags son en su mayoría chistes de cuescos, tacos, y de gente haciendo el ridículo en manos de un tío como Paul Feig, educado en la comedia desde Freek and Geeks y Arrested Development y que está más centrado en que los chistes lleguen en el momento apropiado que en hacer malabares con la cámara –la peli ni lo pide ni lo necesita–. Además, como sucede en la gran mayoría de los productos de Apatow, es una peli que parece mucho más cómoda con sus personajes que con las situaciones –lo que no quiere decir, ojo, que no me haya hecho gracia: los tres grandes gags de la peli me llegan– y excepcionalmente suelta con sus actrices, bien dando la vuelta a los estereotipos (Mellisa McCarthy es la amiga gorda y soez a la que terminamos queriendo por ser gorda, soez y absolutamente honesta) o bien abrazándolos sin miramientos –y por eso Hamm y Byrne están a punto de robar la película al proporcionar un agradecido contrapunto de parodia–.

Bridesmaids discurriría por el derrotero de “que me den una peli así cada semana” de no ser por Wiig, quien sube la película a otro nivel. Tengo que remontarme mucho para encontrar una interpretación tan genuinamente divertida y tan inteligente de tal forma que, si bien gran parte de su comportamiento es genuinamente femenino, cada segundo podemos encontrarnos guiños, réplicas con los que yo, como espectador masculino, puedo simpatizar porque Wiig sigue una lógica, extraña y fascinante, pero lógica al fin y al cabo. Es algo más que un papel y es una lástima que el resto de los elementos queden un poco por debajo en sus intenciones, porque realmente se trata de una patada a la puerta y una interpretación que combina la mirada “limpia” –Wiig no miente, todo lo que hace parece genuino– la comedia corporal (vease haciendo equilibrios sobre el arcén), la gestual (la secuencia del avión), la verbal (elegir un diálogo, el que sea) para estrechar la línea entre los sexos al tiempo que remarca las mejores diferencias. En suma: la quiero y me quiero casar con ella.

Tenéis que verla por Wiig: es más que “lo mejor” de este film, es el film, y a pesar de que la peli cumple de acuerdo al plan del equipo Apatow para renovar la comedia estadounidense contemporánea, recomiendo encarecidamente no perder ripio de lo que haga esta actriz en un futuro en el medio cinematográfico porque si elige bien, es probable que Bridesmaids termine siendo recordada por lo que debería ser –y la verdad es que es un motivo de sobra para estar orgulloso–: un gran principio.


Paul Feig | Kristen Wiig, Annie Mumolo. | Kristen Wiig, Maya Rudolph, Rose Byrne, Chris O'Dowd, Mellissa McCarthy, Matt Lucas, Jill Clayburgh, Ellie Kemper. Wendi McLendon-Covey, Jon Hamm | Robert D. Yeoman | William Kerr, Michael L. Sale | Michael Andrews | Jefferson Sage, Jefferson Sage | Judd Apatow, Kristen Wiig, Barry Mendel, Clayton Townsend | Paul Feig | Universal Pictures, Relativity Media, Apatow Productions | Universal Pictures |
  • hunk31

    Con perdones , pero discrepo , valla puta mierda de pelicula , no es graciosa en casi nada , los personajes son estrangulables sin excepcion , se alarga demasiado en ciertos gags hasta el punto de hacerse pesada.Un coñazo de principio a fin , que apenas me ha hecho gracia y mas bien ha sido todo lo contrario

  • Ned Devine

    Me lo he pasado bomba, combina muy bien distintos tipos de humor, tiene corazón y un poco de moraleja de la buena.
    También me quiero casar con Kristen Wiig, le vaticino globo de oro y algún buen papel dramático.

  • Adrenocromo

    Yo la he visto. Me reí en dos escenas (el avión y la fiesta de los regalos).
    El resto está muy visto. No entiendo dónde exactamente está lo rompedor…

  • Parasiempre

    “La boda de mi mejor amiga” vista.
    Grandísima comedia. Enorme Wiig.

  • http://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    O… o Chris Farley. Creo que se ajusta más. Con un poco de John Belushi.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast