Críticas

LA ESCALERA

Resulta extraño que a día de hoy, ya entraditos en el siglo XXI, una película de Stanley Donen haya permanecido censurada durante 35 años. ¿El motivo? Era una película que normalizaba una relación homosexual… en 1969. En España pudo verse de forma limitada en 1976 en los famosos cines de arte y ensayo, y desde entonces no ha podido verse ni en cines, ni en televisiones, ni en DVD… hasta ahora. Y es que a diferencia de lo que muchos podríais pensar, la censura no se debió a oscuros organismos gubernamentales patrios (que sólo hicieron efecto hasta el fin del franquismo) o extranjeros, sino a la recientemente fallecida viuda de Richard Burton, uno de sus protagonistas, que secuestró la cinta para salvaguardar la imagen de su difunto marido: lease homofobia.

Stanley Donen, director de comedias y musicales como Cantanto Bajo la Lluvia o Charada, grande entre los grandes, adaptó el texto teatral de Charles Dyer (que sí que ha sido representado en nuestros teatros) sobre una pareja homsexual que empieza a resentirse ante la inminente llegada de una denuncia de la policía por escándalo público. La película se basa en buena medida en experiencias vividas por el propio Dyer, que pone nombre también al personaje interpretado por Rex Harrison, y es una tragicomedia donde la sombra de la obra teatral está muy presente.

El guión tiene la virtud de, tratando un tema social y tabú por aquel entonces, no recurrir a la moralina barata o a señalar a la sociedad como antagonista típica de esta clase de temas. Cada uno de los protagonistas ejerce como contrario de su pareja en lo que se va desarrollando como una relación amor/odio donde cada uno de ellos achaca a su pareja sus propias debilidades.

Estupendamente interpretada por Burton y Harrison, cada uno de ellos enfrentados a miedos muy profundos (la calvicie y la fugacidad de la belleza en caso del primero, y la aceptación social por parte del segundo), la película transcurre casi exclusivamente en la vivienda/peluquería que ambos comparten felizmente, escenario que será reflejo de la frágil relación de ambos y de la doble vida que viven, una aparentemente feliz de puertas afuera (la tienda) y otra tormentosa en el interior, donde los desencuentros de ambos o la madre senil de Burton toman una presencia terrible. El gran acierto de Donen fue precisamente saber el poder de sus protagonistas y no recurrir a la parodia del “mariquita” para derivar la historia hacia una comedia excesivamente ligera, que desde luego no es la intención del guionista.

Pero si bien Donen acierta en el tema actoral y el tono, quizás no supo adaptar mejor un texto que se nota encorsetado por su forma teatral, tanto en escenarios como en ritmo y es por ello que a día de hoy es mayor el valor de la película como precursora de una normalización que por ser una obra capital en la filmografía de su director o de sus actores.

P.D.:Como curiosidad destacar la participación del posteriormente famoso Dudley Moore (Arthur, 10: La Mujer Perfecta) como compositor de la banda sonora.


Stanley Donen | Charles Dyer | Rex Harrison, Richard Burton, Cathleen Nesbitt, Beatrix Lehmann, Michael Rogers, Royston Starr, Dermot Kelly, Jake Kavanagh, Avril Angers | Christopher Challis | Dudley Moore | Richard Marden | Willy Holt | Twentieth Century Fox Film Corporation | Sherlock Films | Stanley Donen |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • JFSebastian

    En television sí se emitió, en los ochenta, un jueves a las diez o diez y media por TVE2 en Cine Club o Sesion de Cine o algo así, donde hacían ciclos monograficos.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast