Críticas

LA PIEL QUE HABITO

Antes de comenzar quisiera hacer una pregunta, ¿se puede decir con libertad que una película de Almodóvar no ha gustado?. ¿Por qué hago esa pregunta?. Porque a lo largo de estos años cuando se estrena una película de Almodóvar se afilan los cuchillos para ver quién es el que se atreve a ponerla mal, porque encanta fomentar ese sentimiento victimista bajo el lema de “Almodóvar no es profeta en su tierra”. Soy fan del cine de Almodóvar, siento debilidad por títulos como ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, La Ley del Deseo, Todo sobre mi Madre o Hable con ella, por citar tan solo unos ejemplos, y detesto mamarrachadas como Kika. Del hombre con el ego sobredimensionado que se niega ahora a hacer ruedas de prensa porque considera que los medios de comunicación de la derecha se las va a boicotear y demás cuestiones extracinematográficas preferiría no hablar. Y hace dos años cuando con Los Abrazos Rotos me tocó hacer mi primera crítica de una película de Almodóvar en esta santa página vaya por Dios que no me gustó, casualidades de la vida, y me encontré con algunas respuestas típicas como que nos cebamos con Almodóvar porque triunfa fuera, que estamos deseando que fracase con sus películas, o que estoy ciega porque no supe valorar la genialidad que hay en Los Abrazos Rotos, ha pasado el tiempo y sigo sin verla, debo de estar muy mal.

Hace algo más de diez años Pedro Almodóvar anunció que iba a rodar una adaptación de la novela Tarántula de Thierry Jonquet. El director ha estado dándole muchísimas vueltas a este proyecto, porque no veía la manera de sacarlo adelante. Y después de verla me pregunto en qué estaba pensando Almodóvar el día en el que decidió rodar esta película.

No quisiera dar muchos detalles sobre la trama, aunque muchos medios se han encargado de destriparla. El protagonista del film es Robert Ledgard, un prestigioso cirujano brasileño, sin acento de Ronaldo, que gracias a los avances científicos ha logrado crear una piel artificial perfecta que puede sobrevivir a cualquier tipo de agresión. El protagonista al igual que el Doctor Frankenstein juega a ser Dios sin plantearse cualquier tipo de cuestión ética. Su criatura es una joven que ha ido modelando y a la que mantiene encerrada en su casoplón-laboratorio-quirófano. Pero quién era esa joven, esa es la cuestión.

La Piel que Habito qué es, drama, terror, ciencia ficción, comedia involuntaria, telenovela barata, el germen de un especial del programa de Ana Rosa o de Laura Bozzo… de todo un poco, y nada funciona, ni siquiera las tres últimas opciones, algo que es una verdadera tragedia. Strait-Jacket puede seguir ocupando tranquilamente el trono de la mejor comedia involuntaria de la historia del cine, porque me río viendo las escenas más dramáticas de La Piel que Habito, pero no hay color señores, no hay color. Este homenaje que ha hecho Almodóvar a algunos de sus referentes como Le Yeux Sans Visage de Georges Franju, El Coleccionista de William Wyler, algo que también hizo en ¡Átame! y con mejor fortuna, el cine de la etapa norteamericana de Fritz Lang o el giallo de Dario Argento se queda en un torpe intento, en ningún momento logra captar la esencia de todo el cine que pretende emular, quedando algo muy descafeinado, y es una pena porque Almodóvar, como buen animal cinematográfico que es, suele clavar los múltiples homenajes que ha ido realizando a lo largo de toda su filmografía.

La Piel que Habito supone el reencuentro entre Pedro Almodóvar y el que ha sido su actor fetiche hasta la década de los noventa, Antonio Banderas. La última película que rodaron juntos fue ¡Átame! estrenada hace 21 años. Almodóvar nunca ha sido un buen director de actores, porque no suele escribir buenos personajes masculinos, hay honrosas excepciones, y ninguna de ellas es Tony Cantó, y Banderas siempre se ha encontrado entre los actores que han funcionado en las manos de Almodóvar, especialmente en ¡Átame! o en La Ley del Deseo. Pero en La Piel que Habito Banderas está perdidísimo, en ningún momento llegas a creértelo ni a compadecerte de sus sucesivas desgracias, entre ellas que le apretaban una barbaridad los zapatos porque esa manera de caminar no es normal. Una lástima que el que se suponía el gran regreso de Antonio Banderas como actor después de, he perdido la cuenta de los años que lleva metiendo la pata hasta el fondo, quedase en nada. He llegado a una cruel conclusión y es que a Banderas le sacamos de los spots de colonia barata y está perdido, y que se ponga las pilas porque entre David Bisbal, Rosario Flores y Shakira le van a sacar a patadas del submundo de la colonia del supermercado.

Algo mejor está Elena Anaya, que interpreta un papel que en un principio estaba destinado a Penélope Cruz, al menos sí parece haber entendido en qué consistía su personaje, pero solo brilla en un par de secuencias, sobre todo en la parte final de la película. Aun así no es ni de lejos la mejor interpretación de la Anaya, que suele darme una de cal y una de arena, a veces me encanta, otras no la soporto, aquí se ha quedado en el medio.

En el aspecto de los secundarios destacaría a un Eusebio Poncela disfrazado de Nicole Kidman en Los Otros, perdón, Marisa Paredes, que interpreta a la ama de llaves brasileña con acento mutante, y que da la sensación de que para rodar esta película se ha puesto hasta arriba de Mio-Relax, tan solo tiene una escena en donde puede lucirse, qué desaprovechada está en su nueva colaboración con Almodóvar. Jan Cornet, que es quien tiene el otro personaje importante de la trama está correcto sin más, nada destacable.

Los que pasaban por ahí son Eduard Fernández, José Luis Gómez, Fernando Cayo, Bárbara Lennie y Susi Sánchez. Lo dicho, pasaban por ahí y sacaron el piloto automático y ya es mucho, en el caso de Bárbara Lennie fue todo un logro que no se le notasen las comas en sus poquitas frases, va prosperando.

Y no me puedo olvidar de Agustín Almodóvar, también coguionista de la película, que ha resultado ser el mejor actor de todo el reparto, y se supone que no es profesional. Porque si lo comparamos con Blanca Suárez y Roberto Álamo con horrendo acento brasileño, el hermano de Pedro es Charles Laughton en Esta Tierra es Mía. Siempre he considerado a Roberto Álamo un buen actor y también que trabajar con Almodóvar puede ser una maldición cuando se está mal, que se lo digan al pobre Fele Martínez y a tantos otros que la están sufriendo. No sé cómo describir lo que sentí viendo la interpretación, por llamarlo de alguna manera, que ha hecho, vale me animo a hacerlo, sentí vergüenza ajena. Al lado de esto, lo que hizo Rubén Ochandiano en Los Abrazos Rotos solamente es comparable con la interpretación de Anthony Hopkins en Lo que Queda del Día, un ejemplo de contención. Y a Blanca Suárez se le escapa la risa en una escena en la que tiene un ataque de pánico, no digo más, así están las cosas, si es que la cantera de Globomedia ha hecho mucho daño.

Eso sí, la puesta en escena es impecable, elegante y a la vez tenebrosa, mérito de Antxón Gómez en la dirección artística y de la fotografía del gran José Luis Alcaine. Me he sentido decepcionada con la música de Alberto Iglesias, omnipresente, visitando lugares comunes, machacona y muy poco brillante. Y la artista invitada es Buika, adalid ahora mismo de lo más de lo más en el pijo-progresis, Almodóvar, para la próxima peli te recomiendo que recuperes a Falete que añora los tiempos en los que le sacaban en El País Semanal.

Tras reposarla he llegado a la conclusión de que no está a la misma altura de Kika pero qué cerquita está. Aunque en defensa de Kika, la peor película que ha hecho Almodóvar, tengo que decir algo y es que Rossy de Palma pronuncia la frase más burra y al mismo tiempo la más genuina de los últimos veinte años del cine español, y no la mejor frase de la Historia del Cine español porque esa la pronuncia José Sazatornil en La Escopeta Nacional. Pero en La Piel que Habito no hay nada de eso.


Pedro Almodóvar | Pedro Almodóvar, Agustín Almodóvar. Basado en la novela Tarántula de Thierry Jonquet | Antonio Banderas, Elena Anaya, Marisa Paredes, Jan Cornet, Blanca Suárez, Eduard Fernández, Roberto Álamo, José Luis Gómez, Bárbara Lennie, Susi Sánchez, Fernando Cayo | José Luis Alcaine | José Salcedo | Alberto Iglesias | Antxón Gómez | Esther García, Agustín Almodóvar | El Deseo | Warner |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula, canallóloga y oscaróloga a mi pesar.

  • http://twitter.com/IreneHCarregal Irene Huerta
  • http://www.facebook.com/javiergarciajorge Javier Garcia Jorge

    En general me gustan bastante las criticas que hacéis en esta pagina pero tengo que decir que en esta ocasión voy a discrepar; me ha parecido una gran película; a mi en particular me sumergió en el gran misterio y contarla como está contada…. creo que es digno por lo menos de ponerla entre las mejores películas de este año. 

  • http://www.facebook.com/javiergarciajorge Javier Garcia Jorge

    En general me gustan bastante las criticas que hacéis en esta pagina pero tengo que decir que en esta ocasión voy a discrepar; me ha parecido una gran película; a mi en particular me sumergió en el gran misterio y contarla como está contada…. creo que es digno por lo menos de ponerla entre las mejores películas de este año. 

  • http://twitter.com/mundoalreves Mundo al Revés

    Le he puesto un 9. Se que críticas de hace tanto tiempo ni meráis los comentarios, menos Kendra (hola bicha rara como yo, aquí estamos escribiendo meses después del estreno 😛 😉 ).

    Me parece un buen esfuerzo de Almodovar para renovarse a si mismo.

  • http://www.facebook.com/people/Kendra-Love/100003247038188 Kendra Love

    umm no importa todo lo que la destroces, a mi me pareció fascinante,  lo único que importa es que al público le guste

  • buenaidea

    Con motivo del estreno en EEUU de la pelicula en el festival de Nueva York, he leido apuntes criticos que me han impactado mas que nada porque coinciden con mis propios pensamientos.
    Hay una frase especialmente del critico de la revista del New York Magazine que dice: ”Es demasiado obvio pero es verdad, La piel que habito de Pedro Almodovar es todo superficie”.
    Ay, que razón tiene. Sin embargo falla cuando dice: ” Aparentemente Almodóvar trabajó para eliminar las emociones de Banderas bajo la premisa de que la maldad puede medirse por la ausencia de empatía, la ausencia de conciencia. Por su ausencia. Y efectivamente, Banderas está ausente, igual que su director”. Porque según mi parecer el fallo en la mayoria de peliculas de Almodovar es precisamente que el director está demasiado presente (aunque tambien es verdad que en algunas es su mayor virtud). Y ésta es quizas una de las que más acusa este hecho.
    Para mi gusto un narrador debe acompañar a sus personajes, observarlos, retratarlos, dejarlos hacer. Y no dominarlos para hacer lo que él quiera: obligarlos, vampirizarlos. Y menos usar a los actores como herramientas para este fin, para dominar a los personajes.
    El resultado es un ejercicio estilisco de impactante belleza pero vacio de contenido. Los engranajes internos se adivinan pero no se resuelven, todo queda en un impacto visual falsamente emocional, que a mi parecer remite a otros formatos artisticos como podrian ser el comic a veces , o incluso esas viejas y desfasadas fotonovelas de los años 70 que nuestras madres leian como recurso facil a su aburrimiento.
    Y a todo ello no ayuda un hilo narrativo truncado en aras exclusivamente de epatar y propiciar la sorpresa.
    Qué podemos decir que no se haya dicho ya. Amamos a Almodovar como creador propio e inteligente, como artesano eficiente. Pero precisamente por eso cada vez exigimos más. Y más no significa pirotécnia ni grandilocuencia. Significa un pequeño grado de humildad para entender y empatizar con la pluralidad del mundo.

  • Jgarciam4

    Los largometrajes de Almodóvar, no es que me entusiasmen, la verdad, voy a verlos más por curiosidad que por agrado, tampoco es que haya mucho donde elegir en la cartelera.
    Pedro Almodóvar es como Woody Allen en español, sale a una producción anual y en ellas suele incluir sus tics, sus manías y sus desvaríos. Hacen largometrajes personales, que o te gustan o detestas. Tienen sus seguidores, que les aplauden aunque hagan una mierda (siempre será una mierda de Allen, o de Almodóvar), y sus detractores que siempre le sacaran pegas aunque esta vez hayan realizado una obra maestra.
    Este largometraje es la historia de una venganza y sus consecuencias. No se le puede considerar una película de terror, sino más bien un drama psicológico. Pues todos los protagonistas se nos presentan como seres delirantes y enfermizos que causan más lástima que miedo.
    En lo que se refiere a las interpretaciones, Elena Anaya consigue destacar dentro del equipo actoral. En el equipo técnico, la fotografía y la música, están bastantes conseguidos.

Críticas

amorport+

El Arrakis de la comedia romántica. (Por José Manuel Sala)

enfield

Wan, cabrón, has vuelto a hacerlo.

dosbuenosport

Demolition men.

greenroom

Ultraviolencia sin tregua.

acantilado

Del dolor al aislamiento.

Twitter

Podcast